PUBLICIDAD

Long, el obispo australiano que coquetea con el ‘matrimonio gay’

|

No es cuestión de “sí” o “no”, ha dicho en su carta pastoral el obispo de Parramatta, Vincent Long, ante el referendum convocado en Australia para decidir si se aprueba en el país austral el llamado ‘matrimonio homosexual’. Más bien, la consulta es “una oportunidad para que escuchemos lo que nos está diciendo el Espíritu a través de las señales de los tiempos”.

Aparte de la Iglesia, la familia es la última célula de resistencia ante los caprichos del poder, razón por la que está especialmente en el punto de mira de todas las grandes ofensivas modernas de la mentalidad dominante.

Un arma ‘nuclear’ en el arsenal de esta ofensiva es el llamado ‘matrimonio de personas del mismo sexo’, que se extiende casi automáticamente de unos países a otros por un irreflexivo ‘ir con los tiempos’, sin que la institución tenga una urgente y amplia demanda real ni sentido evidente.

Y no está su gravedad en el uso, que son minoría los homosexuales que se decantan por esta opción y aun seguiría siendo marginal si la aceptaran todos ellos, sino en su verdadero objetivo, que no es otro que vaciar de contenido la institución matrimonial.

Ahora le toca a Australia, y en un asunto que no es en absoluto dudoso o controvertido en la doctrina, es dramático que los católicos se vuelvan a sus pastores esperando una guía segura y se encuentren este “ni sí ni no, sino todo lo contrario” que expresa el ordinario de Parramatta.

Vicente Long, que llegó a Australia como refugiado vietnamita, afirma en su carta pastoral que “para muchos católicos, la cuestión del matrimonio homosexual no es simplemente teórica, sino también profundamente personal”.

Habla el purpurado de aquellas personas que tienen familiares o amigos que experimentan atracción hacia personas del mismo sexo y concluye que “en estos casos, se hallan dividas entre su amor por la Iglesia y su amor por su hijo, nieto, hermano, primo, amigo o vecino atraído por el mismo sexo”.

Es un argumento sorprendente en boca de un sacerdote, mucho más en un obispo. Precisamente las cuestiones que conciernen a la moral son siempre “no simplemente teóricas, sino también profundamente personales”, por repetir las palabras de Long. En el supuesto de que Australia propusiera un referendum para ilegalizar el aborto, ¿dudaría el obispo en aconsejar a su grey un entusiasta voto afirmativo porque casi todos tenemos “una hija, nieta, hermana, prima, amiga o vecina” que ha abortado?

La cesión del obispo de Parramatta al espíritu del mundo es deprimente, pero en absoluto excepcional. Sin salir de Australia, dos de los colegios católicos más prestigiosos del país se decantan vagamente por el “sí”. ¿La excusa? Que el amor es el valor prioritario del Evangelio.

El rector del Xavier College, Padre Chris Middleton, ha pedido a la Iglesia que reflexione sobre el abrumador apoyo al ‘matrimonio paritario’ por parte de los jóvenes, y pafraseó al obispo de Dublín, Diarmuid Martin, quien en ocasión de un referéndum idéntico en Irlanda demandó que la Iglesia hiciera un “examen de realidad”.

Middleton señala que los jóvenes se sienten movidos por un fuerte compromiso emocional con la igualdad, algo que, dijo, “es sin duda algo respetable y admirable”. “Son idealistas en el valor que atribuyen al amor, el valor primordial del Evangelio”.

Por su parte, el rector del St Ignatius, Padre Ross Jones, recuerda que las parejas homosexuales ya gozan de todos los derechos de la ley, y solo quieren casarse “por las mismas razones que las parejas heterosexuales”.

Es precisamente el pseudoargumento arriba reseñado el que más se esgrime para socavar la doctrina católica sobre el matrimonio, el sexo y la familia.

Es lo que podríamos llamar ‘la Tentación Puritana’. En un sentido, el progresismo dogmático que reina sobre Occidente es hijo bastardo del puritanismo. Esta secta protestante niega la libertad del hombre -incompatible con la soberanía absoluta de Dios- y entiende las consecuencias del Pecado Original de un modo completamente diferente al dogma católico.

Mientras para los católicos cualquier ser humano es una criatura dañada, capaz de lo mejor pero tentada por lo peor, para el calvinismo -del que el puritanismo es la versión sajona- Dios crea a cada hombre destinado desde la eternidad a la salvación o a la perdición, sin que los Justos puedan pecar ni los Réprobos hacer méritos.

Esto hace que el hecho objetivo de pecar me señale como un réprobo, condenado sin remedio por toda la eternidad. Sin la salida del arrepentimiento y la confesión, la única solución a esta insoportable certeza es negar que lo que se ha hecho sea pecado.

Esta mentalidad transciende la fe y se ha instalado por defecto en la opinión secular dominante a través del país hegemónico, Estados Unidos, fundado precisamente por puritanos, y podría expresarse burdamente y sin matices así: hacer algo malo me convierte en alguien malo; yo hago esto, y yo no me puedo considerar malo, luego esto no es malo.

Las relaciones homosexuales son malas o no lo son. Si no lo son, la Iglesia se equivoca y, por tanto, no es la verdadera Iglesia; si lo son, el amor no prescribe el aplauso, igual que ninguna madre, por amor a su hijo alcohólico, va a aplaudir el alcoholismo.

Ayúdanos a seguir trabajando, a seguir diciendo lo que nadie más dice:

24 comentarios en “Long, el obispo australiano que coquetea con el ‘matrimonio gay’
  1. El Espíritu hace tiempo que se manifestó a través de Jesucristo con el matrimonio indisoluble de uno con una y ya anteriormente con la aniquilación de Sodoma y Gomorra. Lo que pasa es que este obispo, además de inculto, es un inepto que quiere tapar su ignorancia invocando al espíritu, pero el Espíritu le dice ” estudia, estudia y no te sometas al espíritu del mundo, que te encanta “. Se ha ganado la destitución, pero Francisco sólo la aplica a los ortodoxos como Livieres, por cierto del Opus Dei, que gozará en el cielo de la presencia de Dios con san Josemaría Escrivá.

  2. El matrimonio gay es poco relevante, lo relevante es que de una vez por todas la iglesia asuma lo que la sociedad ya entiende, que la homosexualidadces una condición natural de un porcentaje de la población humana y que no tirne nada que ver con el pecado o la virtud, es tan absurdo decir que lascrelaciones homosexuales son pecado solo por el hecho de ser homosexuales como decir que alguien comete pecado porque le gusta el color azul, es pura arbitrariedad y superstición , que la mayoría de personas sean heterosexuales no significa que la minoría que no lo es cometa pecado por amar a personas de su sexo, ¿quien dice que todo el mundo tiene que ser igual?, antes o despúes la iglesia tendrá que asumir lo que es obvio para cualquiera que piensa sin prejuicios, muchos curas, obispos y cardenales ya se están dando cuenta de eso porque aparte de católicos tienen cerebro y se dan cuenta de la contradicción, iros mentalizando para el cambio en el punto de vista incluso dentro de la iglesia, porque la sociedad ya asume la realidad, que un gay es un ser perfectamente normal, como pueda serlo un zurdo

  3. Excelente artículo. Muchísimas gracias por ponerlo tan claro. “Y no está su gravedad en el uso, que son minoría los homosexuales que se decantan por esta opción y aun seguiría siendo marginal si la aceptaran todos ellos, sino en su verdadero objetivo, que no es otro que vaciar de contenido la institución matrimonial.”. Tal cual.

    ¡Dios mío, ven en nuestro auxilio. Señor, date prisa en socorrernos!

  4. “Es vuestro deber tener claras las líneas [de la doctrina] en la mente y, si queréis traspasarlas, debéis cambiar de profesión. Es vuestro deber no solo como cristianos o sacerdotes, sino como hombres honrados. Existe el peligro de que los clérigos se creen una conciencia profesional especial que oscurezca una cuestión moral muy sencilla.

    Aquellos que han traspasado estas fronteras en cualquier dirección suelen alegar que son sinceros en sus opiniones heterodoxas. En defensa de esas opiniones, están dispuestos a sufrir condenas y a perder ocasiones de promoción profesional. De esa forma, terminan por sentirse como mártires. Todo esto, sin embargo, nada tiene que ver con la cuestión que tanto escandaliza a los laicos. Nunca hemos dudado de que las opiniones heterodoxas sean sinceras: de lo que nos quejamos es que continuéis ejerciendo vuestro ministerio después de que hayáis adoptado esas opiniones heterodoxas.

    Siempre hemos sabido que alguien que se gana la vida como agente asalariado del Partido Conservador puede cambiar sinceramente de opinión y convertirse sinceramente en un comunista. Lo que negamos es que pueda seguir siendo sinceramente un agente Conservador y continuar recibiendo dinero de un partido mientras apoya las políticas del otro“.

    Dios en el banquillo, C.S. Lewis

  5. Si la Santa Sede transmite y alienta estos disparates doctrinales, puedes esperar cualquier sinsentido. Es la aplicación práctica del discernimiento de la misericordia infinita, la cual nos lleva, en la praxis, a la negación del pecado y por ende el sacramento de la reconciliación o penitencia, por la puerta de atrás, sin decirlo ni que se note. Supongo que es la consecuencia de los acuerdos firmados por el papa Francisco con lo luteranos. El ecumenismo a cualquier precio y caiga quien caiga. Sobre todo los ortodoxos, rígidos o nostálgicos.

  6. De todos modos, la culpa de todo este desastre que estamos padeciendo no la tiene especialmente Long Gay, aunque también, sino Francisco, quien ha asegurado recientemente que no tenemos que ser nostálgicos de las respuestas unívocas. Long Gay no hace sino de altavoz del sumo liante. ¡ Hagan lío !

  7. “en estos casos, se hallan dividas entre su amor por la Iglesia y su amor por su hijo, nieto, hermano, primo, amigo o vecino atraído por el mismo sexo”.

    Al 90% de los padres con hijos homosexuales lo único que les duele y, lo único que se preguntan, es en qué fallaron para que su hijo saliese así. A los abuelos, hermanos, primos y no digamos amigos o vecinos les importa un bledo las inclinaciones sexuales del susodicho. Al restante 10% les da igual que su hijo sea gay, mecánico o subnormal, los quieren igualmente.

    El Espíritu Santo dice que no, que los matrimonios son entre un hombre y una mujer. Ahora bien, el espíritu de Manitoba o el de Chankaisek quizá digan otra cosa. No sé quizá con la güija…o la ayahuasca.

  8. José:
    “El matrimonio gay es poco relevante, lo relevante es que de una vez por todas la iglesia asuma lo que la sociedad ya entiende, que la homosexualidadces una condición natural de un porcentaje de la población humana”. No es una condición natural, sino normal o normalizada.
    De todos los seres vivos de la Creación sólo la especie humana practica la homosexualidad y sodomía. Será acaso por comer del Árbol Prohibido y hacer mal uso del libre albedrío otorgado por Dios. De ahí proviene el pecado original y nuestra inclinación hacia el mal. Comprendemos al pecador pero negamos el pecado.

  9. Que pena de obispo y que pena que le dejen seguir siéndolo. O es más corto que las mangas de un chaleco o algo peor. Nadie cuestiona el respeto a los homosexuales, pero eso no puede justificar el ataque al matrimonio natural y la familia. Llamar matrimonio a la unión de homosexuales es una perversion del lenguaje, utilizada para atacar la familia y el sacramento matrimonial.

    Ya está bien de ambigüedades. Menos política, menos relativismo, menos buenísimo, menos mitos y menos cuentos.

    Si hace falta limpieza, que limpien y después que cierren las ventanas al humo de Satanás.

  10. Efectivamente es muy opinión, la De Dios no la conozco porque nunca se me apareció ni a mi ni a ningún ser humano, solo le conozco a través de mi razón y mi conciencia.

    El hombre es el unico animal que compone música, construye ordenadores y adora a Dios, ¿será por qué cometió el pecado otiginal impulsado por la única serpiente de la historia que tenía cuerdas vocales para poder hablar?, no creo que sea por eso, creo que es porque esa es su naturaleza,
    las serpientes reptan y no hablan porque son serpientes y los hombres componen música y naven heterosexuales u homosexuales porque son hombres, lo que les convierte en pecadores es causar un mal no sentir amor por otra persona

  11. El estilo de vida sádico es poco relevante, lo relevante es que de una vez por todas la iglesia asuma lo que la sociedad ya entiende, que el sadismo es una condición natural de un porcentaje de la población humana y que no tiene nada que ver con el pecado o la virtud, es tan absurdo decir que los comportamientos de quienes disfrutan haciendo sufrir a otros son pecado solo por el hecho de ser de condición sádica como decir que alguien comete pecado porque le gusta el color azul, es pura arbitrariedad y superstición , que la mayoría de personas no gocen haciendo daño no significa que la minoría que si lo goza cometa pecado por ello, ¿quien dice que todo el mundo tiene que ser igual?, antes o despúes la iglesia tendrá que asumir lo que es obvio para cualquiera que piensa sin prejuicios, muchos curas, obispos y cardenales ya se están dando cuenta de eso porque aparte de católicos tienen cerebro y se dan cuenta de la contradicción, iros mentalizando para el cambio en el punto de vista incluso dentro de la iglesia, porque la sociedad ya asume la realidad, que un sádico es un ser perfectamente normal, como pueda serlo un zurdo

  12. Jose: mira que eres cansino y duro de mollera. La Biblia es la palabra de Dios, y está clarísimo que la sodomía es uno de los 3 pecados que claman al cielo.
    Pero si no quieres creer en la Biblia, no hay problema porque todas las culturas no cristianas también consideran una aberración la homosexualidad ¿casualidad o es que la naturaleza humana es la que es, y no la que te gustaría que fuera ?
    Cualquier persona normal, pueden entender perfectamente que el homosexualidad es estéril por tanto ni es normal ni es natural. Además, la homosexualidad ha sido considerada un trastorno psicológico, hasta que por motivos ideológicos -no médicos- fue quitada de la lista de trastornos.
    El amor de por si no justifica nada, porque uno puede sentir amor por la mujer de su vecino, por varias mujeres a la vez, por una vaca, y no por eso el adulterio, la poligamia o el bestialismo es algo noble. El mal también se causa por un amor desordenado. Haz un esfuerzo que no es tan difícil de entender.

  13. “La humanidad se hundiría en la oscuridad eterna, caería en un estado sombrío y primitivo, si los judios ganan esta guerra” — Joseph Goebbels, “Die Urheber des Unglücks der Welt (Los creadores de las desgracias del mundo)” Das Reich, 21 de enero de 1945, p. 2.

  14. Mire H.C. no sabemos que tiene que ver su cita de Goebbels, factor de la mentira nazi, pero la humanidad se hundió en la oscuridad temporal con ese régimen asesino, con sus campos de exterminio de judíos, de católicos -me acuerdo de Kolbe ahora- de gitanos, de polacos, de cualquier gente que cayera en desgracia por el gusto de la muerte y el asesinato nazi.

    Hoy los nazix tienen una continuidad perfecta en los abortistas, la lacra del siglo XXI.

  15. IL VESCOVO SCHNEIDER
    «Servono voci che chiedano chiarezza su AL»
    ECCLESIA19-09-2017

    Mons. Athanasius Schneider, vescovo ausiliare di Astana, e firmatario, insieme al prof. Josef Seifert e molti altri dell’Appello Filiale al Pontefice affinché facesse chiarezza su alcune affermazioni ambigue relative ad Amoris Laetitia, ha commentato in una lunga intervista con il sito cattolico OnePeterFive l’allontanamento di autorità del prof. Seifert dall’Accademia Internazionale di Filosofia a Granada, proprio per aver espresso, in maniera rispettosa, le proprie perplessità e timori su alcuni punti di Amoris Laetitia. E ha parlato anche del dovere di parlare, da parte di vescovi e cardinali, e della situazione attuale della Chiesa: una nave che rischia di affondare nella tempesta.
    È un’intervista molto lunga e documentata, e consigliamo a chi padroneggia l’inglese di vederla sul sito originale.
    Ne abbiamo tradotto alcuni brani, che ci sono sembrati di particolare interesse. Dice mons. Schneider: “Il professore Seifert ha compiuto un atto urgente e molto meritorio formulando pubblicamente e in modo rispettoso domande critiche riguardo ad alcune affermazioni di Amoris Laetitia evidentemente ambigue, considerando che queste affermazioni stanno causando un’anarchia morale e disciplinare nella vita della Chiesa, un’anarchia che è sotto gli occhi di tutti e che nessuno che usi la sua ragione e abbia vera fede può negare. La misura punitiva contro il professor Seifert da parte di un responsabile di un ufficio ecclesiastico non è solo ingiusta, ma rappresenta in fondo una fuga dal dialogo che è proclamato come la maggiore priorità nella vita della Chiesa nei nostri giorni. Un comportamento clericale del genere contro un vero intellettuale cattolico come è il professor Seifert, mi ricorda le parole con cui San Basilio il Grande descriveva una situazione analoga nel IV secolo, quando i chierci ariani hanno invaso e occupato la maggioranza delle sedi vescovili: “Una sola offesa è ora vigorosamente punita – l’accurata osservanza delle tradizioni dei nostri padri….le persone religiose restano silenziose, ma ogni lingua blasfema è scatenata”.
    Mons. Schneider ricorda che la base dell’autentica unità nella Chiesa è la verità, un principio valido sin dai tempi apostolici. “Sin dall’inizio della Chiesa Dio ci ha mostrato l’obbligo di difendere la verità, quando è in pericolo di essere deformata da parte di un membro qualsiasi della Chiesa, anche se questo fosse pronunciato da parte del Supremo Pastore della Chiesa, come è stato nel caso di Pietro ad Antiochia. Questo principio della correzione fraterna dentro la Chiesa è stato valido in ogni tempo, anche verso il Papa e dovrebbe essere valido anche nei nostri tempi”. Ma oggi chi osa affermare la verità, anche se lo fa con rispetto “è classificato come un nemico dell’unità”.
    La situazione nella Chiesa è critica, secondo mons. Schneider, che ha condiviso le osservazioni del professor Seifert e ha parole severe verso le persone come il card. Maradiaga e Schönborn che hanno criticato i cardinali dei Dubia. “Possiamo paragonare la situazione a quella di una nave in un mare tempestoso, in cui il capitano ignora gli ovvi pericoli, dove la maggioranza degli ufficiali si avvolge nel silenzio dicendo: ‘Va tutto benissimo nella nave che affonda’. Quando in tale situazione una piccola parte degli ufficiali della nave alzano la voce per amore della salvezza di tutti i passeggeri, loro sono grottescamente e ingiustamente criticati dai loro colleghi come dei guastafeste o degli ammutinati. Anche se lì per lì il capitano trova la voce dei pochi ufficiali fastidiosa, riconoscerà con gratitudine il loro auto più tardi, quando dovrà affrontare il pericolo, guardandolo in faccia, e quando apparirà davanti al Giudice divino”. Saranno ricordati nella Storia con gratitudine i nomi di quei pochi ufficiali che parlarono; “ma non quelli di coloro che per opportunismo, ignoranza o servilismo hanno taciuto hanno assurdamente criticato chi ha agito in quella nave che affondava”.
    Ora che due cardinali, dei quattro firmatari dei “Dubia” sono scomparsi, è necessario che altre voci si levino per chiedere al Pontefice una parola di chiarezza: “Spero che sempre più cardinali, come gli ufficiali di quella nave nel mare in tempesta, uniranno ora le loro voci a quella dei quattro cardinali, senza tenere conto della lode o del biasimo”. C’è il rischio che esprimendo perplessità si esca dalla comunione con la Chiesa? Mons. Schneider risponde così:
    “Quando sacerdoti e laici rimangono fedeli all’insegnamento costante e immutabile e alla pratica dell’intera Chiesa, sono in comunione con tutti i papi, i vescovi ortodossi e i santi di duemila anni, e in particolare comunione con San Govani Battista, San Tommaso Moro, San John Fisher e gli innumerevoli coniugi abbandonati che sono rimasti fedeli al loro voto matrimoniale”.
    Marco Tosatti

  16. La victoria de Cristo esta asegurada, pobre de aquellos que se colocan neciamente del lado perdedor, apoyando perversas doctrinas y leyes mundanas que defienden y fomentan los vicios carnales.

    El Iscariote lleva mas de dos mil años ardiendo en los estanques del infierno, eso lo sabemos, especialmente quienes profesan la consagración religiosa, sabemos como termino allí, sabemos que Dios no se anda con rodeos y dobleces, para Él lo blanco es blanco y lo negro es negro, y a pesar de todo insistimos en hacerle compañía al tremendo Judas.

    La practica homosexual es un acto gravemente pecaminoso y condena eternamente al infierno a sus practicantes, que nadie se engañe ni se deje engañar pensando que “si hay amor, si hay compromiso, si hay esto, si hay aquello, si no hago mal a nadie” el pecado deja de ser pecado y las puertas del infierno se me cierran, esto es un engaño y sera neciamente tarde esperar a estar en el infierno para reconocer la verdad.

  17. ¿ Cómo lo van a destituir en Roma si Roma está a favor del discernimiento, la nueva palabreja encubridora del pecado ?.
    HUMANAE VITAE ¡ A por ella oé ! Hay que aplicarle el discernimiento para hacerle decir lo contrario de lo que dijo. Me pregunto ¿ podemos cohabitar en la Iglesia Católica los católicos y los protestantes en vías de extinción ? ¿ porqué no se van con los suyos ? ¿ será que no se resignan a morir sin antes matar ? E “Avvenire” tira la volata alla contraccezione EDITORIALI20-09-2017 Che cosa dobbiamo aspettarci dal gruppo di studio storico sull’enciclica Humanae Vitae di Paolo VI? Come vi ricordate, e se no ve lo ricordiamo ora, nel maggio scorso si è parlato di una possibile commissione di studio sull’Humanae Vitae, per vedere se fosse possibile attualizzarla. In soldoni: trovare il modo di addolcire, piegare, stemperare il “no” categorico a ogni forma di contraccezione chimica o meccanica. L’esistenza della commissione fu smentita dall’arcivescovo Paglia, Presidente della Pontificia Accademia per la Vita. Venti giorni più tardi la Radio Vaticana annunciava l’esistenza di un gruppo di studio guidato da mons. Gilfredo Marengo. Lo stesso Marengo dichiarava alla Radio Vaticana che con questo lavoro «sarà possibile mettere da parte molte letture parziali del testo». Il gruppo studierà quei documenti che finora erano ancora sub secreto, per mettere in luce «tutta la vicenda complicata della Pontificia Commissione, che lavorò dal 1963 al 1966, e che alla fine non riuscì a dargli [a Paolo VI, n.d.a.] quello che gli era utile per poter procedere ad elaborare l’Enciclica. Cosicché Paolo VI quasi ha dovuto reiniziare da solo, con l’aggravante che in quegli anni c’era un’opinione pubblica ecclesiale non solo polarizzata tra favorevoli e contrari alla pillola, ma analoga contrapposizione era anche molto presente nella comunità dei teologi di allora». Dell’argomento si è occupato a più riprese sul quotidiano dei vescovi, Avvenire, Luciano Moia, che spesso interviene in temi relativi alla famiglia e alla teologia morale. Il 30 agosto scorso Moia scriveva, parlando del gruppo di lavoro: «Uno studio per riattualizzare il messaggio di Paolo VI sulla vita, per riportare alla luce il procedimento rigoroso scelto per documentarsi e approfondire la questione prima di scrivere Humanae vitae. Chi ha parlato di commissione segreta per azzerare o ribaltare con un ipotetico, futuro documento, le indicazioni di papa Montini sulla regolazione delle nascite, è quindi del tutto fuori strada». Ma sarà proprio così? Ci sembra che la questione Humanae Vitae sia in rapida evoluzione, con continui aggiornamenti. E sarà forse per questo motivo che lo stesso Luciano Moia scriveva, su Facebook, dialogando con due specialisti di teologia: “Caro XXXX. La tua domanda è evidentemente un artificio retorico. Sai meglio di me che il dibattitto sulla contraccezione va avanti da mezzo secolo, che lo stesso Paolo VI disse con chiarezza che Humanae Vitae non doveva essere inderogabilmente impegnativa per le conferenze episcopali. Quindi lui stesso era aperto ad altre considerazioni. Ora Amoris Laetitia, introducendo la grande svolta del discernimento, riapre con forza il dibattito. Lo studio di don Marengo è ufficialmente di carattere storico. Ma quando si conosceranno tutti i passaggi che portarono Paolo VI a decidere in quel modo, inevitabilmente ci saranno nuovi argomenti per rivalutare la questione». E rispondendo a un altro amico di Facebook, una persona impegnata in un istituto focalizzato a far approvare il diaconato femminile, una nuova etica sessuale per la Chiesa e l’approvazione da parte della Chiesa stessa dei contraccettivi, diceva: «Hai studiato benissimo il caso. Capisci benissimo però che in un articolo di quotidiano tutta questa ricostruzione storica non possa trovare spazio. E soprattutto che tu possa esprimerti con una spigliatezza, diciamo così, che in altri contesti non è consentita. O almeno opportuna. Detto questo il prossimo 20 settembre daremo spazio al vostro documento. E continueremo a seguire passo dopo passo questo dibattito che è davvero esemplare per capire il difficile contraddittorio e complesso rapporto tra Chiesa e sessualità». Ora, Luciano Moia è qualcuno certamente informato non solo dei fatti, ma anche delle atmosfere. Voi, leggendo queste righe, che opinione vi siete fatti? Che il gruppo di studio lavori solo per mettere in luce il valore delle conclusioni a cui arrivò Paolo VI? Personalmente, mi sembra che il riferimento ad Amoris Laetitia e al discernimento sia indicativo. Si è malevoli a ipotizzare che, come in Amoris Laetitia il discernimento porta chi lo vuole ad avvicinarsi ai sacramenti anche se il primo legame è ancora valido, per la Humanae Vitae “attualizzata” si potrà ipotizzare un discernimento che consenta l’uso dei contraccettivi?

  18. ¿Porque fue que hasta la decada de los 70s se comenzaron a dar los pasos para normalizar la homosexualidad? sera porque todos los cientificos y psiquiatras de entonces estaban influidos por “prejuicios religiosos”? ¿es que acaso la psiquiatria antes de la decada de los 70 era una ciencia dominada por la religion “ultraconservadora”? mas bien pienso que los lobbys de presion influyeron mucho para que ese “cambio de opinion” en favor de la homosexualidad fuera ocurriendo y estos mismos lobbys estan influyendo de alguna manera para que personas como este obispo y muchos mas aparescan como abanderados de la homosexualidad a pesar que la Biblia y 2000 años de enseñanzas catolicas la han condenado. El amor de un padre por un hijo que se siente atraido por su mismo sexo es razon para que este adore la homosexualidad? pues si a mi hijo a quien amo tanto le encantaran las drogas o visitar burdeles no seria razon para que a mi como padre me gustaran estas cosas .
    Y con respecto a lo que dice este obispo. Pues es que acaso las enseñanzas de la Iglesia se basan en “lo que la mayoria de gente opine”. Que si la mayoria o buena parte de los jovenes salen en defensa del gaymonio pues eso agradescamoslo a la TV, el cine, la musica, los famosos de cine, si ahora es una moda ver que los “idolos de la juventud” aparescan declarandose bisexuales, homosexuales o pansexuales y tirandole besitos a todo lo que sea homosexual, es que la mente adolescente y del adulto joven es inmadura y facil de manipular. ¿cuantos no tuvimos en nuestra adolescencia o en nuestros 20s ideas que luego de cierta edad abandonamos por completo y hasta las rechazamos rotundamente? yo a mis 20s me encantaba coleccionar dibujos de demonios y a muchos de mis contemporaneos tambien, ahh queria decir que la Iglesia deberia de adaptarse a esos tiempos y bendecir demonios?? mas bien la Iglesia actua como reverenda ALCAHUETA y COBARDE si ve que sus educandos niños y jovenes favorecer cierto pensamiento y esta no llama la atencion aun cuando esto no pueda gustarle a la mayoria de estos.

  19. Que bueno Iushon, genial tu comenario para demostrar lo absurdo que es condenar la homosexuallidad, donde decís que la homosexualidad es pecado podríais decir que ser católico es pecado, de hecho para los musulmanes lo es, que ser heterosexual es pecado, que ser mujer es pecado, ¿por qué no?, solo hay que cambiar una palabra, por que para decir que algo es pecado no basta afirmarlo hay que razonarlo, quien afirma debe demostrar, ¿tienes alguna demostración racional de lo que dices?, ¿no?, cuando la encuentras me avisas y vemos si es pecado.

    Fred, no es que sea duro de mollera, es que opino distinto de ti y además es que no se por qué la biblia es la palabra de Dios y no lo es el Corán o el señor de los anillos, no se por qué tengo que creer que las serpientes hablan pero los elfos no existen, o Dios no es Alá no veo la diferencia. Si se que la razón y la conciencia son obra de Dios, pero los libros mágicos son obra del hombre, no creo que sean obra de Dios solo porque tu mamá lo creyera y te lo enseñara de pequeñito, prefiero usar el cerebro que repetir lo que otros digan, no se si eso será ser duro de mollera, quizás

  20. Prefiero alinearme con los millones de duros de mollera que usan su cetebro, entre ellos montones de premios nobel, que con el monton de lumbreras que pueden leer la mente de Dios, porque su mamá les explicó el secreto de pequeñitos y no puede ser que su mama estuviera equivocada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles