El Papa recibe junto a su familia al escritor que acusó de ser modelo de «satánicos» a los cuatro cardenales

|

Stephen Walford firmó un artículo en Vatican Insider acusando a los cuatro cardenales de alentar un «abuso satánico» contra el Papa. Francisco no les ha concedido una audiencia a pesar de que la solicitaron hace casi un año.

El Papa Francisco ha concedido recientemente una audiencia privada y larga a un escritor y profesor de piano católico relativamente desconocido que, un mes antes, había escrito un artículo denunciando a los tres cardenales que habían cuestionado la doctrina del Papa Francisco sobre el matrimonio en su Exhortación apostólica Amoris Laetitia, afirmando que habían provocado un «maltrato satánico» del Papa.

A Stephen Walford y a toda su familia se les concedieron 45 minutos con Francisco, durante los cuales Walford le ofreció unos regalos y recibió la bendición papal mientras sus hijos jugueteaban y se hacían selfies con el Papa.

Este tipo de encuentros son un privilegio muy raro para los laicos católicos, e incluso para el clero; normalmente el Papa recibe grupos más grandes en los que, de manera individual, intercambia unas breves palabras con cada persona.

El artículo de Walford, escrito para Vatican Insider, se presenta como una «carta abierta» a los tres cardenales que presentaron una series de «dubia», o preguntas, al Papa con las que le pedían que aclarara las afirmaciones que hace en Amoris Laetitia, que parecen permitir a los que viven en uniones adúlteras recibir la Comunión.

Aunque el propio Walford ha sido recibido en una larga audiencia privada por Francisco justo un mes después de publicar su artículo, los cardenales que presentaron los «dubia» nunca han sido recibidos en audiencia por el Papa para discutir sus preocupaciones.

En su «carta abierta», Walford da lecciones a los cardenales sobre doctrina católica y les regaña por ser los «modelos de referencia» de los «blogs tradicionalistas» que rechazan el aparente apoyo del Papa a que los adúlteros accedan a la Comunión.

Walford lamenta que exista «un sector cada vez más numeroso de tradicionalistas, e incluso algunos católicos conservadores, que les consideran a ustedes como los abanderados del rechazo a este papado», lo que, según él, es un fenómeno «profundamente inquietante».

«El maltrato de todos aquellos -incluyendo los que gestionan websites y blogs tradicionalistas- cuyo objetivo es el Papa y los que le son fieles, es simple y llanamente satánico», les dice Walford a los cardenales.

Aconseja a los cardenales que presentaron los «dubia» que se adapten a los tiempos, afirmando que «debemos ser conscientes que en el mundo real, en el que la mayoría de nosotros, laicos, vivimos y trabajamos, los antiguos métodos de conversión ya no funcionan».

«No tenemos más elección que salir al encuentro de la gente allí donde esté y trabajar a partir de ese punto. No podemos predicar el infierno a gente que considera la eternidad del cielo como algo aburrido e inútil… Lo que veo es un Papa con un verdadero realismo cristiano», les dice Walford a los cardenales.

Walford es autor de dos libros sobre temas católicos publicados por Angelico Press. En el artículo de Vatican Insider se autodenomina «teólogo», aunque no está claro si tiene formación teológica. Parece ser que su trabajo principal es dar clases de piano a estudiantes privados.

Walford muestra orgulloso sus fotos con el Papa y su familia en su cuenta de Twitter y en su página de Facebook.
«¡Felicidades!», le ha escrito un sacerdote en su página. «Parece que has conseguido atraer la curiosidad del Papa… no todos pueden decirlo; ni por asomo».
(Publicado originalmente en Lifesitenews. Traducción de Helena Faccia Serrano para InfoVaticana)

 

A continuación, la carta que Walford escribió a los cuatro cardenales y que le ha valido una audiencia con Francisco:

Eminencias Señores Cardenales,

Me gustaría comenzar afrontando las preocupaciones expresadas en sus ’dubia’. Parece que, en relación al primer ’dubia’, tienen una cierta dificultad para aceptar las dos auténticas intervenciones del Papa Francisco en las cuales afirma que, en algunos casos, la disciplina de los sacramentos ha sido cambiada: en primer lugar, como respuesta a la pregunta de Francis Rocca en el vuelo de Lesbos a Roma el 16 de abril de 2016 y, en segundo lugar, el 5 de septiembre de 2016, cuando elogió el documento que contiene los criterios fundamentales presentados por los Obispos Argentinos que afirma que “no hay otras interpretaciones” del capítulo VIII de Amoris laetitia.

Respecto a los otros cuatro ’dubia’, estoy desconcertado sobre el porqué han sentido la necesidad de hacer estas preguntas. En ninguna parte de Amoris laetitia el Papa Francisco ha cambiado ninguna de estas enseñanzas. Permítanme poner algún ejemplo. En el punto 295 de Amoris laetitita, el Santo Padre propone las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la “ley de la gradualidad” como oposición a la “gradualidad de la ley” y afirma: “Porque la ley es también don de Dios que indica el camino, don para todos sin excepción”. Mientras en el punto 311, el Santo Padre reitera: “Hay que cuidar la integridad de la enseñanza moral de la Iglesia” refiriéndose al divorcio como a un mal (n. 246). Cabe señalar también que el Santo Padre reafirma Humane Vitae: “Entonces, ningún acto genital de los esposos puede negar este significado de generar una nueva vida”.

Por lo que respecta a la conciencia, en el punto 37, el Papa sostiene que las conciencias deben ser “formadas”, y añade que cuanto más las parejas escuchen a Dios y sigan sus mandamientos haciéndose acompañar espiritualmente “tanto más su decisión será íntimamente libre de un arbitrio subjetivo y del acomodamiento a los modos de comportarse en su ambiente” (p. 222). En el punto 303 se lee: “Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada”. Si hay un desarrollo doctrinal en términos de conciencia, éste se relaciona con el magisterio del Papa (n. 303) que enseña que una persona puede tener una “cierta seguridad moral” por lo que respecta a la “respuesta generosa” que puede ofrecer a Dios en un momento de su vida, en el caso en el que no sea capaz de responder objetivamente a la “propuesta general del Evangelio”.

También aquí varias veces el Santo Padre hace referencia al hecho de que la “respuesta generosa” no debe ser vista como el ideal objetivo. En el punto 305, el Papa Francisco afirma la existencia de un pecado grave objetivo –que define como una “situación objetiva de pecado”– sin embargo elige tratarla en relación con el aspecto más importante de la culpabilidad subjetiva, como había hecho la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo el cardenal Joseph Ratzinger. Me gustaría llamar su atención sobre los numerosos documentos clave en el que este concepto está explicado: La norma moral del Humanae Vitae y la Carta Homosexualitatis problema y Persona humana. En cualquier caso se puede afirmar que el Papa Francisco no ha cambiado el magisterio sobre el pecado grave.

Eminencias, una atenta lectura de Amoris laetitia revela todo lo que han preguntado en los ’dubia’:

1) Las enseñanzas sobre la indisolubilidad del matrimonio permanecen.

2) Cada persona debe esforzarse en seguir las enseñanzas morales de la Iglesia.

3) El divorcio es un mal y el adulterio es siempre un mal. Incluso si la culpa puede ser reducida o cancelada del todo.

4) Las conciencias deben ser formadas. Ninguna parte del texto puede llevar a nadie a la conclusión de que puede hacer lo que quiera.

5) De ningún modo el Papa Francisco sugiere que las uniones irregulares son una opción alternativa “buena” al matrimonio original. Sin embargo, no se puede negar la obra de la gracia en acto en algunas de estas uniones.

Por tanto, lo que permanece es un desacuerdo con el cambio aportado por el Papa respecto a la disciplina de los sacramentos. ¿Ha cambiado quizá el Papa Francisco la doctrina? No. Queda bastante claro que aquellos que muestren una situación irregular deben ser convertidos. E incluso si no lo dice, se supone que estas almas están probablemente manchadas por un pecado mortal.

Si el Papa estuviese predicando una falsa misericordia, daría la bienvenida a que cualquier persona divorciada y casada de nuevo recibiera al Señor, sin importar el estado espiritual. Al contrario, el interés del Papa y su preocupación pastoral están dirigidas a aquellas almas que aman profundamente el Señor pero se encuentran en una situación extremadamente difícil; y es por esto que creo que Francisco es un Papa muy valiente, enviado por el Espíritu Santo en este momento para afrontar también la realidad de una Iglesia y un mundo herido que no pueden ser abandonados. Por lo que respecta a la solicitud de Juan Pablo II de vivir como hermano y hermana, el realismo nos dice que esta situación ideal no es siempre posible. Recordamos el magnorum est del Papa Gregorio II, que afirma que esto es sólo posible en caso de gran virtud moral. Sin embargo, incluso en el caso de un completo fracaso en este sentido, la auténtica teología moral nos dice que la culpa puede ser mínima o inexistente: “La gente se fija en las apariencias pero el Señor mira el corazón” (Samuel 16,7).

Eminencias,

me gustaría llamar su atención sobre las enseñanzas encontradas en diversos documentos magisteriales de gran importancia. En Donum Veritatis (n. 17) leemos: “Hay que tener en cuenta que las intervenciones del Magisterio derivan de la misma fuente, es decir, de Cristo que quiere que su pueblo camine en la verdad plena. Por este mismo motivo las decisiones magisteriales en materia de disciplina, aunque no estén garantizadas por el carisma de la infalibilidad, no están desprovistas de la asistencia divina y requieren la adhesión de los fieles”.

El Papa León XIII en su Encíclica Satis Cognitum afirmó: “Esta expresión figurada: atar y desatar, designa el poder de establecer leyes y el de juzgar y castigar. Y Jesucristo afirma que ese poder tendrá tanta extensión y tal eficacia, que todos los decretos dados por Pedro serán ratificados por Dios. Este poder es, pues, soberano y de todo punto independiente, porque no hay sobre la tierra otro poder superior al suyo que abrace a toda la Iglesia y a todo lo que está confiado a la Iglesia”.

Querría sugerir humildemente que no se puede llegar a otra conclusión que no sea la de que el Papa Francisco –siendo el beneficiario del carisma del Espíritu Santo que lo asiste en el magisterio ordinario (como dijo San Juan Pablo II)– ha hecho posible legítimamente recibir la Santa Comunión a parte de divorciados vueltos a casar, en casos que se han estudiado atentamente, en cuyas almas está la gracia del Espíritu Santo, y donde existe un sincero esfuerzo hacia la santidad. Si no conseguimos aceptar esta premisa, entonces no estamos aceptando las enseñanzas de los Papas precedentes. Si hay algo que la Tradición nos enseña es que existe una hermenéutica de la continuidad en el hecho de comprender la autoridad espiritual del papado en cuestiones de fe y de moral, y como subraya el Concilio Vaticano I: “Ciertamente su apostólica doctrina fue abrazada por todos los venerables padres y reverenciada y seguida por los santos y ortodoxos doctores, ya que ellos sabían muy bien que esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de error alguno”.

En la Apostolicae Sedis Primatus el Papa Inocencio III afirmó: “El Señor insinúa claramente que los sucesores de Pedro no se desviarán nunca de la fe católica sino que más bien ayudarán a volver a los desviados y afianzarán a los vacilantes”. Mientras que el Papa Benedicto XVI dijo: “El ministerio petrino es garantía de libertad en el sentido de la plena adhesión a la verdad, a la auténtica tradición, de modo que el pueblo de Dios sea preservado de errores concernientes a la fe y a la moral” (Homilía en la solemnidad de los apóstoles San Pedro y San Pablo, 2010).

En la carta del 25 de abril declaran rechazar esas afirmaciones que no consideran al Papa Francisco el verdadero sucesor de San Pedro –una admisión que induce a pensar que son conscientes perfectamente de la actitud de muchos que les ven como una guía– y por tanto, teniendo en cuenta las enseñanzas expuestas anteriormente, no existe la posibilidad de una corrección formal. En términos de acciones personales como la corrección de San Pablo hacia San Pedro, cuyo comportamiento, según San Pablo, era contrario al de un Papa, o también a las actitudes pecaminosas de los Papas de la Edad Media, entonces sí, es posible una corrección, pero en relación a cuestiones de fe o de moral que forma parte del magisterio no es posible.

Eminencias,

si no les importa, me gustaría hacerles algunas preguntas que quizá podrían ayudarles a ver el carisma del Papa Francisco de una forma nueva:

1) ¿Fue escandaloso el hecho de que Dios usase una prostituta pagana impenitente, Rahab, para ayudar la “Historia de la Redención”?

2) ¿Fue escandaloso el hecho de que Jesús se quedara en espera de una mujer adúltera junto al pozo de Jacobo y que le concediese inmediatamente la gracia de la evangelización? ¿Fue escandaloso el hecho de que no le dijese que debía dejar al hombre con el que estaba o que debía vivir como hermano y hermana?

3) ¿Fue escandaloso el hecho de que Jesús hubiese incluido un nuevo canon en la ley de Moisés para salvar a una mujer adúltera de la sentencia que merecía? En este caso, ¿el espíritu de la ley superó el de la ley escrita para llevarla a la salvación?

4) ¿Qué obtenemos espiritualmente luchando contra aquellas almas llenas de gracia que pertenecen a los divorciados vueltos a casar que sinceramente desean la unión sacramental con Jesús? ¿Creemos que no es posible obtener nada para ellos? Las palabras de Jesús: “No rechazaré a nadie que venga a mí” (Juan, 6:37) no valen para ellos? ¿Qué ha cambiado desde la afirmación del Santo Papa Pío IX, según el cual el matrimonio civil para los católicos “no es otra cosa que torpe y pernicioso concubinato” (Allocuzione Acerbissimum vobiscum), a Papa Benedicto XVI que afirma que el sufrimiento de estas personas es “un regalo para la Iglesia” (Encuentro Mundial de las Familias, 2 de junio de 2012)?

Tenemos que darnos cuenta que en el mundo real –donde la mayoría de nosotros laicos vive y trabaja– los viejos métodos de conversión ya no funcionan. La gente necesita testigos de amor y misericordia en grado de ofrecer una razón para creer. No tenemos otra elección que no sea la de encontrar las personas donde se encuentran actualmente y comenzar a trabajar desde allí. No podemos predicar el infierno a personas que consideran la eternidad del paraíso como algo aburrido e inútil. El amor y la compasión son las claves que el Señor ha usado para desbloquear los corazones, y esto el Papa Francisco lo ha entendido. Las doctrinas son inútiles si las almas no están tocadas antes por la gracia de Dios.

No veo el motivo de temer la veracidad de cualquier doctrina. Lo que veo es un Papa movido por un sincero realismo cristiano; un Papa que se ha tomado a pecho las palabras narradas en la parábola del matrimonio: “Dijo el señor al siervo: Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23). Este es el momento de la misericordia, un momento que necesita tomar medidas especiales, pero también arriesgar. Creo firmemente que el Señor quiere esto de nosotros porque haciendo esto afirmaremos: “Señor, haremos todo lo posible para ayudar a las almas débiles y pecadoras a llenar tu casa”. Y no nos olvidemos nunca que nosotros no somos nada sin la Misericordia Divina.

Concluyo pidiéndoles humildemente revisar sus posiciones. Quizá no sean conscientes que existe un grupo creciente de tradicionalistas e incluso de algunos católicos conservadores que les ven a la cabeza de aquellos que rechazan este papado. Se por experiencia que algunos de éstos son profundamente inquietantes. El abuso de muchos, incluidos aquellos que gestionan páginas web y blog tradicionalistas dirigidos al Santo Padre y a sus fieles, es como poco satánico. Ustedes son su modelo y esta es una situación intolerable. En realidad, no existe ninguna confusión sino solo un obvio rechazo y desconfianza hacia el Papa legítimo y sus enseñanzas magisteriales.

Si todos los cardenales hubieran aceptado y defendido las claras enseñanzas del Papa Francisco, el fuego de la disidencia no habría sido alimentado. Con el deseo de una Iglesia unida entorno a Pedro, es fundamental afirmar que el Papa tiene la autoridad, ratificada en el cielo, para aportar modificaciones disciplinares por el bien de algunas almas divorciadas vueltas a casar y, por tanto, les pido que pongan fin a esta situación aceptando la constante tradición de la Iglesia, que los Papas son infalibles en cuestiones de fe y de moral, fruto encarnado de una determinada oración de Jesucristo: “He rogado por ti para que tu fe no falle” (Lucas 22:32).

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, 23 de junio de 2017

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
28 comentarios en “El Papa recibe junto a su familia al escritor que acusó de ser modelo de «satánicos» a los cuatro cardenales
  1. Privilegio raro recibir a laicos católicos por parte de Francisco? Por favor, verifiquen la información porque puedo mencionar a 20 conocidos que ya han estado con el Santo Padre.
    En cuanto al tema de fondo me alegra que los cardenales se hayan llamado a un prudente silencio en de su imprudente reclamo.

  2. Franciscono recibe a la familia de Asia bibi, no recibe a loscardenales dubitosos, no recibe alos teólogos dubitosos. Francisco recibe a musulmanes, francisco recibe acardenales, obispos y presbíteros favorables a la sodomía y fornicacikón e insultan a los dubitosos, francisco recibe a laicos que tratan de satánicos a los dubitosos. Paz, amor, concordia, solidaridad, todos somos buenos menos lo dubitosos, que son satánicos. Maravilloso.

  3. Vamos a quedarnos con un dato positivo, haciendo no poco esfuerzo. Esta vez no ha recibido a una pareja gay ni trans para confirmarlas en su status de pecado, sino a una familia numerosa que, seguramente, le hará reconsiderar su decisión de revisar la Humanae Vitae para someterla al rodillo del discernimiento inclusivo.

  4. SATÁNICO ES PONER A JESÚS EUCARISTÍA EN TEMPLO DE PECADO, oficializando de manera implícita el acceso a la Comunión a quienes, sin arrepentimiento, confesión y propósito de enmienda, viven en pecado mortal.
    Satánico es el trato lamentable que se dio en Fátima a la Madre de Dios (con cruz y altar masónicos incluidos), guardando Su mensaje profético en un cajón y reduciendo a la Madre al grado de mera figura evangélica, a gusto de los protestantes.
    SATÁNICO ES PREPARAR UN ATENTADO CONTRA LA VIDA DE JOSEPH RATZINGER, EL PAPA EMÉRITO VIVIENDO DENTRO DEL VATICANO QUE TANTO ESTORBA AL ACTUAL PONTIFICADO GLOBALISTA, APROVECHANDO LA AUSENCIA DE FRANCISCO EN PRÓXIMOS VIAJES COMO EL DE COLOMBIA:
    http://gaceta.es/noticias/mezquitas-ocultas-los-subterraneos-ciudad-vaticano-27032017-1828

    En Febrero de 2012 dio la vuelta al mundo un artículo del periódico Il Fatto Quotidiano titulado: «COMPLOT CONTRA EL PAPA. MORIRÁ EN EL PLAZO DE 12 MESES». Aunque la Santa Sede restó entonces credibilidad a dicho artículo se inició una investigación al respecto; exactamente 12 meses después, Benedicto XVI anunciaba su dimisión como Papa de la Iglesia Católica.
    Ahora mismo lo que se interpone ante el asesinato del Papa somos NOSOTROS MISMOS HABLANDO DE ELLO. La entrada masiva de «refugiados sirios» que está desbordando a Europa ha sido la jugada maestra de la Sinagoga de Satanás para consumar lo profetizado hace 100 años en Fátima.

  5. ACLARACION: Me vi en la obligación de agregar el apellido Blaine porque había aparecido otro forista con el nombre de Ricardo. Señalo esto para que algun insultar serial de este foro a quien no contesto no se vaya a creer que me he fugado por temor a sus insultos.

  6. Satánico es decir, como dice la Amoris 303, que mantener relaciones sexuales extramatromoniales, pecaminosas por tanto, es la respuesta generosa que Dios les pide a los adúlteros consolidados con la excusa de los límites que ellos mismos se han impuesto.

  7. Como se dice en otro comentario: Ojalá la familia de Asia Bibi por ejemplo, hubiera tenido la misma suerte ya que su apoyo podria resular vital. Tambien es verdad que cabe el consuelo de que en este caso no se trata de un gaymatrimonio como a los que besó en la cara.

  8. RICARDITO BOBAINE
    El único imprudente eres tu, con las bobadas que sueltas habitualmente. Si, si, no contestas por que nos ignoras. Ya, jajajajajajajjaj.
    Veras tontopo… que decimos en España. Eres el tonto dando lecciones. Eres tu el que tienes que verificar informaciones. Vete al Evangelio y veras que los amancebados, ni nadie, puede comulgar en pecado. Aceptar o promover eso es una de las cosas mas estúpidas del mundo. Y ni tu ni el Lutero porteño lo podeis cambiar.
    No seas imbécil, si eres amancebado, no te dejes engañar, porque no te va a servir de nada y vas directo al hoyo. Rectifica que aun estas a tiempo.

  9. Vatican Insider, de Andrea Tornielli, se despacha agusto contra los críticos a Francisco. Nuestras críticas son todas insinceras, basadas en prejuicios, sistemáticas y ridículas. ¿ Cabe mayor papolatría ? Lean, lean.

    -Estas críticas diarias a Francisco, sobre todo en blogs que lo acusan de ser populista, ambiguo en cuanto a la doctrina y de estar desacralizando el papado, ¿pueden llegar a dañarlo?

    -Cuando las críticas no son sinceras, sino hechas sobre la base de prejuicios, cuando se convierten en sistemáticas, incluso ridículas, por su insistencia y por su inconsistencia, al final se vuelven en contra de quienes las hacen.

  10. Lo mejor es que en la visita o audìencia va incluìdo la propaganda de su libro, que como se ve, se muestra a los consumidores. Se ve que resulta rentable atacar a los pastores que cumpliendo con su deber van contra el pensamiento unico

  11. Es curioso, muy curioso, como no pueden calificar a los críticos a este papa como heterodoxos, los califican de satánicos, pero Satanás es el padre de la mentira y la mentira está relacionada con la heterodoxia propagada por los francisquitas y demás papólatras actuales. Luego los satánicos son .. Pues eso.

  12. Al respecto el Pontífice recordó a un sacerdote —«conocido hace mucho tiempo, no aquí»— que, «pobrecillo, se creía todas las adulaciones que le hacían, era su debilidad. Y los compañeros decían de él que había aprendido mal la liturgia», porque no había comprendido bien el verdadero sentido de la «incensación». PALABRA DE FRANCISCO.

  13. el abogado canonista Kurt Martens, dijo que el mensaje del Papa Benedicto era «una asombrosa pero diplomática forma de apoyo a los cardenales de la dubia» en el siguiente tweet:

    Kurt Martens @DrKurtMartens
    Message of Pope Benedict XVI read by Abp Gänswein at funeral Cdl #Meisner is amazing yet diplomatic form of support for dubia Cardinals.
    1:47 PM – 15 Jul 2017

  14. Vamos a ver, todos sabemos y de sobra que Francisco no tiene ninguna intención de contestar a los dubia, pues ya los ha contestado indirectamente bendiciendo las interpretaciones más heterodoxas inspiradas en el punto 303, por lo que procede la CORRECCIÓN YA. No sé a qué están esperando. Tengo la impresión que me están tomando el pelo unos y otros. Echo de menos a un Pablo que corrigió en caliente y por las bravas a un Pedro timorato. Gracias a esa corrección los dos son santos y gozan de la presencia de Dios.

  15. Aparte las personas, que la operación dubia es en sí demoniaca me parece claro. Se trata de hacer daño a la Iglesia, chantajearla. El tema en sí de la comunión de los divorciados en nueva unión es mera excusa. Con el diablo no se dialoga, ha dicho el Papa. Lógico que no reciba a la operación dubia en sus manifestaciones externas. Ojalá lo hiciera siempre y no dialogara con otros demonios. ¿Recibió en Audiencia a Isidre Fainé de La Caixa, como asegura el opusino José Apezarena, que tiene la exclusiva del 11-M y de la performance siniestra de Barcelona?

  16. Cristo lo dijo muy claramente: «Quien quiera venir en pos de Mí, cargue con su cruz, niéguese a si mismo y sígame». Y ser cristiano es ser seguidor de Cristo. Decir que se puede seguir a Cristo rechazando la cruz que Dios ha dado a cada uno y haciendo lo que cada uno quiere sin someterse a la ley de Dios ni a sus mandamientos es simplemente mentira. En la Sagradas Especies está el Cuerpo de Cristo, su Sangre, su Alma y su Divinidad. Recibir a Cristo en pecado mortal es un sacrilegio real y uno de los pecados más graves que existen. Por ello nos dice S., Pablo: «De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere el cáliz del Señor indignamente, reo será del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Por tanto, examínese a sí mismo el hombre y de esta suerte coma de aquel pan y beba de aquel cáliz. Porque quien lo come y bebe indignamente se traga y bebe su propia condenación, no haciendo el debido discernimiento del Cuerpo de Señor» (I Corintios, 27-29).

  17. Dice el interfecto: «¿Qué obtenemos luchando espiritualmente contra aquellas almas llenas de gracia que pertenecen a los divorciados vueltos a casar, que sinceramente desean la unión sacramental con Jesús?. 1. No se trata de una lucha contra nadie, sino de una lucha por defender la verdadera doctrina de Cristo y a nuestra Santa Madre Iglesia. Además, es un acto de caridad fraternal hacia el hermano equivocado . 2. Si el divorciado vuelto a casar estaba previamente casado por la Iglesia vive en adulterio; si estaba casado por lo civil, vive en concubinato 3.- El adulterio es un pecado mortal. El concubinato también. 4. Si el alma está en pecado mortal no puede estar llena de gracia, sino al contrario, porque el estado de gracia implica ausencia de pecado mortal. 5.No se puede comulgar en pecado mortal porque se comete un sacrilegio. 6. Si se desea sinceramente la unión sacramental con Jesús, hay que confesarse y abandonar el adulterio o el concubinato , viviendo separados o como hermanos. 7.- Si no se quiere o no se puede abandonar el adulterio o concubinato, no se puede comulgar, pero se puede colaborar con la iglesia. 8.-Si uno NO quiere renunciar a sí mismo y quiere seguir viviendo en adulterio y además quiere recibir a Cristo y comulga, comete un sacrilegio y se come su propia condenación.

  18. En el escrito llama la atención, como siempre en estos casos, el juego semantico y la manipulación retorica con que se envuelve lo que se dice . Todo ello para crear lio y hacer que lo que es blanco parezca negro o gris y viceversa, segun quien lo mire. Por lo demas resulta escandaloso el marketing del jefe del vaticano a un producto en venta como parece que es el «libro-panfleto, corta y pega» de un «escritor» cuyo vagaje cultura parece ser que es ser profesor de piano y haber escrito otro panfleto en los ultimos meses.
    Lo que parece claro es que para ser recibido por el jefe del vaticano, basta con dorarle la pildora, o dicho popularmente: ser pelotillero, y ademas eso te ayuda a vender tu libro osea a vivir del cuento.

  19. Siguen aumentando: 63 Prelados (28 Cardenales, 9 Arzobispos y 26 Obispos) apoyan las «dubia» sobre «Amoris laetitia» enviadas al Papa Francisco, defienden la Doctrina y Magisterio de la Iglesia y rechazan dar los sacramentos de la Penitencia y la Eucaristía a los adúlteros

    En las dos entradas anteriores sobre este tema (ver aquí y aquí) ya había contabilizados 32 Prelados:
    15 de ellos son Cardenales, de los cuales:

    1 es el Cardenal Protodiácono.
    3 son Prefectos de Congregaciones.
    6 son Arzobispos.
    11 son Obispos.
    A ellos hay que añadir a otros 31 Prelados más:
    13 de ellos son Cardenales, de los cuales:
    1 es Cardenal-Arzobispo Primado.
    9 son Arzobispos.
    2 son Arzobispos eméritos.
    5 son Presidentes de Conferencias Episcopales (1 de ellos honorífico).
    1 es Presidente emérito de una Prefectura de la Santa Sede.
    1 es Presidente emérito de una Academia Pontificia.
    3 son ex Presidentes de Conferencias Episcopales.
    3 son Arzobispos.
    15 son Obispos.
    Bajo estas líneas pongo la lista con las nuevas incorporaciones y, a continuación, la lista completa con los 63 Prelados:

    S. E. R. Velasio Card. De Paolis, Presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.
    S. E. R. Moran Mor Baselios Card. Cleemis, Arzobispo Mayor de Trivandrum, Catholicós de la Iglesia católica siro-malankar y Presidente de la Conferencia Episcopal de la India.
    S. E. R. Dominik Jaroslav Card. Duka, O.P., Arzobispo de Praga y Primado de la República Checa.
    S. E. R. John Olorunfemi Card. Onaiyekan, Arzobispo de Abuya (Nigeria).
    S. E. R. Willem Jacobus Card. Eijk, Arzobispo de Utrecht (Países Bajos).
    S. E. R. Thomas Christopher Card. Collins, Arzobispo de Toronto (Canadá).
    S. E. R. Daniel Nicholas Card. DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston (EE.UU.) y Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.
    S. E. R. Timothy Michael Card. Dolan, Arzobispo de Nueva York (EE.UU.).
    S. E. R. John Card. Njue, Arzobispo de Nairobi y Presidente de la Conferencia Episcopal Keniana.
    S. E. R. Elio Card. Sgreccia, Presidente emérito de la Academia Pontificia por la Vida.
    S. E. R. Antonio María Card. Rouco Varela, Arzobispo emérito de Madrid y ex Presidente de la Conferencia Episcopal Española.
    S. E. R. Jorge Liberato Card. Urosa Savino, Arzobispo de Caracas y Presidente «ad honorem» de la Conferencia Episcopal Venezolana.
    S. E. R. Jānis Card. Pujats, Arzobispo emérito de Riga y ex Presidente de la Conferencia Episcopal Letona.

    S. E. R. Mons. Stanisław Gądecki, Arzobispo Metropolitano de Poznań, Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca y Vicepresidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa.
    S. E. R. Mons. Richard W. Smith, Arzobispo de Edmonton (Canadá).
    S. E. R. Mons. Gerard Pettipas, CSsR, Arzobispo de Grouard-McLennan (Canadá).

    S. E. Mons. Scott MacCaig, Obispo del Ordinariato Militar de Canadá.
    S. E. Mons. Philip Egan, Obispo de Portsmout (Reino Unido).
    S. E. Mons. Thomas J. Olmsted, Obispo de Phoenix (EE.UU.).
    S. E. Mons. James Conley, Obispo de Lincoln, Nebraska (EE.UU.).
    S. E. Mons. Ignazio Zambito, Obispo de Patti (Italia).
    S. E. Mons. Juan Rodolfo Laise, OFMCap, Obispo emérito de San Luis (Argentina).
    S. E. Mons. Taras Senkiv, O.M., Obispo de Stryi (Ucrania).
    S. E. Mons. Frederick Henry, Obispo de Calgary (Canadá).
    S. E. Mons. Mark Hagemoen, Obispo de Mackenzie-Fort Smith (Canadá).
    S. E. Mons. Paul Terrio, Obispo de St. Paul (Canadá).
    S. E. Mons. José Francisco Ulloa Rojas, Obispo de Cartago y Presidente de la Comisión de Familia y Comunidad de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.
    S. E. Mons. Adriano Langa, Obispo de Inhambane (Mozambique).
    S. E. Mons. Jonas Kauneckas, Obispo de Panevėžys (Lituania).
    S. E. Mons. Anthony Lee Kok Hin, Obispo emérito de Miri (Malasia).
    S. E. Mons. Gregory J. Bittman, Obispo auxiliar de Edmonton (Canadá).

    En el cuadro bajo estas líneas está la LISTA COMPLETA, que hasta la fecha suma 63 Prelados (28 Cardenales, 9 Arzobispos y 26 Obispos), contándose entre ellos:
    El Cardenal Protodiácono.
    El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
    El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
    El Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.
    El ex Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica.
    El Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca.
    El Vicepresidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (el mismo que el Presidente de la C. E. Polaca).
    El Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.
    El Presidente de la Conferencia Episcopal de la India.
    El Presidente de la Conferencia Episcopal de Kenia.
    El Presidente «ad honorem» de la Conferencia Episcopal Venezolana.
    El ex Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana.
    El ex Presidente de la Conferencia Episcopal Española.
    El ex Presidente de la Conferencia Episcopal Letona.
    El Presidente del Consejo para la Familia de la Conferencia Episcopal Polaca.
    El Presidente de la Comisión de Familia y Comunidad de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.
    El Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
    El Presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.
    El Presidente emérito de la Pontificia Academia para la Vida.
    El Presidente emérito del Pontificio Comité de Ciencias Históricas.
    El Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Familia.
    El Presidente emérito del Pontificio Consejo «Cor Unum».
    El Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz.
    El Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes (el mismo que Justicia y Paz).
    El Presidente emérito de «Peregrinatio ad Petri Sedem».

    S. E. R. Walter Card. Brandmüller, Presidente emérito del Comité Pontificio de Ciencias Históricas.
    S. E. R. Raymond Leo Card. Burke, ex Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y Patrón de la ex Soberana Orden de Malta.
    S. E. R. Carlo Card. Caffarra, Arzobispo emérito de Bolonia (Italia)
    S. E. R. Joachim Card. Meisner, Arzobispo emérito de Colonia (Alemania).
    S. E. R. Robert Card. Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
    S. E. R. Paul Josef Card. Cordes, Presidente emérito del Pontificio Consejo «Cor Unum».
    S. E. R. George Card. Pell, Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.
    S. E. R. Wilfrid Fox Card. Napier, Arzobispo de Durban (Sudáfrica).
    S. E. R. Gerhard Ludwig Card. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
    S. E. R. Renato Raffaele Card. Martino, Cardenal Protodiácono, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y ex Observador Permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas.
    S. E. R. Camilo Card. Ruini, Vicario General emérito de Su Santidad para la diócesis de Roma, ex Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Arcipreste emérito de la Basílica Papal de Letrán, Gran Canciller emérito de la Pontificia Universidad Lateranense y Presidente emérito de «Peregrinatio ad Petri Sedem».
    S. E. R. Francis Card. Arinze Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
    S. E. R. Angelo Card. Scola, Arzobispo de Milán (Italia).
    S. E. R. Ennio Card. Antonelli, Arzobispo emérito de Florencia (italia) y Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Familia.
    S. E. R. Joseph Card. Zen Ze-kiun, S.D.B., Arzobispo emérito de Hong Kong (China).
    S. E. R. Velasio Card. De Paolis, Presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.
    S. E. R. Moran Mor Baselios Card. Cleemis, Arzobispo Mayor de Trivandrum, Catholicós de la Iglesia católica siro-malankar y Presidente de la Conferencia Episcopal de la India.
    S. E. R. Dominik Jaroslav Card. Duka, O.P., Arzobispo de Praga y Primado de la República Checa.
    S. E. R. John Olorunfemi Card. Onaiyekan, Arzobispo de Abuya (Nigeria).
    S. E. R. Willem Jacobus Card. Eijk, Arzobispo de Utrecht (Países Bajos).
    S. E. R. Thomas Christopher Card. Collins, Arzobispo de Toronto (Canadá).
    S. E. R. Daniel Nicholas Card. DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston (EE.UU.) y Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.
    S. E. R. Timothy Michael Card. Dolan, Arzobispo de Nueva York (EE.UU.).
    S. E. R. John Card. Njue, Arzobispo de Nairobi y Presidente de la Conferencia Episcopal Keniana.
    S. E. R. Elio Card. Sgreccia, Presidente emérito de la Academia Pontificia para la Vida.
    S. E. R. Antonio María Card. Rouco Varela, Arzobispo emérito de Madrid y ex Presidente de la Conferencia Episcopal Española.
    S. E. R. Jorge Liberato Card. Urosa Savino, Arzobispo de Caracas y Presidente «ad honorem» de la Conferencia Episcopal Venezolana.
    S. E. R. Jānis Card. Pujats, Arzobispo emérito de Riga y ex Presidente de la Conferencia Episcopal Letona.
    S. E. R. Mons. Stanisław Gądecki, Arzobispo Metropolitano de Poznań, Presidente de la Conferencia Episcopal Polaca y Vicepresidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa.
    S. E. R. Mons. Charles Joseph Chaput, O.F.M. Cap., Arzobispo Metropolitano de Filadelfia (EE.UU.).
    S. E. R. Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata (Argentina).
    S. E. R. Mons. Tomash Peta, Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Santa María en Astaná (Kazajistán).
    S. E. R. Mons. Jan Pawel Lenga, Arzobispo emérito de Karagandasu (Kazajistán).
    S. E. R. Mons. William E. Lori, Arzobispo de Baltimore, Maryland (EE.UU.).
    S. E. R. Alexander K. Sample, Arzobispo de Portland (EE.UU.).
    S. E. R. Mons. Richard W. Smith, Arzobispo de Edmonton (Canadá).
    S. E. R. Mons. Gerard Pettipas, CSsR, Arzobispo de Grouard-McLennan (Canadá).
    S. E. Mons. Fernando Arêas Rifan, Obispo de la Administración Apostólica Personal de San Juan María Vianney (Brasil).
    S. E. Mons. Steven Lopes, Obispo del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro (EE.UU.).
    S. E. Mons. Jan Wątroba, Obispo de Rzeszów y Presidente del Consejo para la Familia de la Conferencia Episcopal Polaca.
    S. E. Mons. José Francisco Ulloa Rojas, Obispo de Cartago y Presidente de la Comisión de Familia y Comunidad de la Conferencia Episcopal de Costa Rica.
    S. E. Mons. Ratko Peric, Obispo de Mostar-Duvno (Bosnia y Herzegovina).
    S. E. Mons. Vitus Huonder, Obispo de Coira -Chur- (Suiza).
    S. E. Mons. Antonio C. Rossi, Obispo de Frederico Westphalen (Brasil).
    S. E. Mons. David Kagan, Obispo de Bismarck, Dakota del Norte (EE.UU.).
    S. E. Mons. Juan Antonio Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares (España).
    S. E. Mons. Scott MacCaig, Obispo del Ordinariato Militar de Canadá.
    S. E. Mons. Philip Egan, Obispo de Portsmout (Reino Unido).
    S. E. Mons. Thomas J. Olmsted, Obispo de Phoenix (EE.UU.).
    S. E. Mons. James Conley, Obispo de Lincoln, Nebraska (EE.UU.).
    S. E. Mons. Ignazio Zambito, Obispo dee Patti (Italia).
    S. E. Mons. Juan Rodolfo Laise, OFMCap, Obispo emérito de San Luis (Argentina).
    S. E. Mons. Taras Senkiv, O.M., Obispo de Stryi (Ucrania).
    S. E. Mons. Frederick Henry, Obispo de Calgary (Canadá).
    S. E. Mons. Mark Hagemoen, Obispo de Mackenzie-Fort Smith (Canadá).
    S. E. Mons. Paul Terrio, Obispo de St. Paul (Canadá).
    S. E. Mons. Adriano Langa, Obispo de Inhambane (Mozambique).
    S. E. Mons. Jonas Kauneckas, Obispo de Panevėžys (Lituania).
    S. E. Mons. Anthony Lee Kok Hin, Obispo emérito de Miri (Malasia).
    S. E. Mons. Gregory J. Bittman, Obispo auxiliar de Edmonton (Canadá).
    S. E. Mons. Jósef Wróbel, Obispo titular de Suas y auxiliar de Lublin (Polonia).
    S. E. Mons. Athanasius Schneider, Obispo titular de Celerina y auxiliar de María Santísima en Astaná (Kazajistán).
    S. E. Mons. Andreas Laun, Obispo auxiliar de Salzburgo, miembro de los Oblatos de San Francisco de Sales y Profesor de Teología Moral en la Facultad de Filosofía y Teología de Heiligenkreuz (Austria).

  20. José Ramón: Muchas gracias por la interesantísima información que nos das sobre la jerarquía católica que defiende la verdadera doctrina católica de la Iglesia. La doctrina que fue depositada en ella, que es la doctrina de ayer, de hoy y de siempre, y que no puede cambiar. Reconforta enormemente saber que no estamos sólos y que la Iglesia católica sigue teniendo entre sus mandatarios capacidad de reacción frente a los graves errores que se están produciendo en su seno. Lo que significa que el Ejército de Cristo, del que nosotros somos soldados rasos, sigue teniendo capitanes. ¡Dios bendiga a todos ellos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles