La masonería comienza su lavado de imagen en Canarias

|

La masonería quiere crecer en España y empiezan una campaña para atraerse a la opinión pública. El primer paso la han dado recientemente en Canarias.

Juan E. Pflüger / La Gaceta- El pasado 23 de junio, la Gran Logia de España, coordinada con su subalterna en la provincia de Canarias, celebró una marcha masónica en Las Palmas de Gran Canarias. El objetivo, según ellos, era el de rendir homenaje a los cuatro alcaldes de la localidad que habían pertenecido a esa obediencia masónica.

La realidad es otra: los masones en España no logran desarrollarse a niveles de otros países europeos y pretenden salir del armario para intentar captar adeptos. Por eso eligieron la comunidad autónoma donde más miembros tienen: Canarias.

En España existen dos logias masónicas reconocidas: la Gran Logia de España-Gran Oriente Español, dependiente de la masonería francesa; y la Gran Logia Simbólica Española. En total no llegan a los 4.000 miembros.

La Gran Logia de España está más extendida y cuenta con algo más de 3.000 miembros de los que casi 500 están en las Islas Canarias. Mantiene 180 logias -centros de reunión- locales y tiene un Supremo Consejo que regula toda la actividad de los miembros. Al frente del Gran Oriente se encuentra, con el título de Gran Maestre, el abogado valenciano Óscar de Alfonso. Uno de los principales impulsores de esta salida del armario para intentar expandirse socialmente.

La Gran Logia Simbólica es mucho más reducida, aunque a diferencia de la anterior admite mujeres entre sus miembros. A penas sobrepasa los 300 iniciados en el total de España. También tiene su propio Supremo Consejo y su Gran Maestre, desde 2012, es la aragonesa Nieves Bayo Gallego, que ha hecho del laicismo su principal bandera dentro de la organización.

El número de masones en España es muy inferior al de otros países. Francia e Inglaterra tienen cerca de medio millón de inscritos en sus logias, en Estados Unidos los masones se cuentan por millones y en Alemania se acercan a los 300.000. Gracias a la legislación impuesta durante el franquismo, que prohibía el desarrollo de estos grupos secretos, en nuestro país siguen siendo muy minoritarios. Ahora, pretenden darse a conocer y expandirse en un entorno en el que muchos de sus planteamientos ya se imponen socialmente.

Entre estos objetivos se encuentran aquellos que pretenden la implantación de la ideología de género, el ataque a la familia y el globalismo. La ingeniería social que hoy en día se implanta en España con medidas favorables a colectivos LGTB, la inmigración descontrolada o los movimientos de ruptura de España, son los éxitos de sus postulados que les dan alas para intentar crecer.

Los éxitos de la masonería se han dejado sentir incluso dentro de las jerarquías eclesiásticas. Recientemente el Cardenal Ravasi, responsable del Pontificio Consejo para la Cultura, se dirige a los “queridos hermanos masones” pidiéndoles superar años de enfrentamiento y solicitando que se creen “Puentes y no muros”.

Una forma de actuar, por parte de un responsable de la Iglesia Católica, que choca con la excomunión que pesa sobre los miembros de la masonería y que les hace incompatibles -en tanto que sigan con sus obediencias masónicas- con el cristianismo. Es más, desde principios del siglo XX todos los ataques a la religión Católica han venido inspirados por la masonería. Así ocurrió en el México postrevolucionario de Plutarco Elías Calles o en la España de la Segunda República.

Como asegura Alberto Bárcena, uno de los mayores especialistas españoles en el estudio de la masonería, “Están en un proceso de normalización, de ‘salir del armario’ como ellos mismos dicen. Aspiran a blindar a la masonería, blindar la honorabilidad de la masonería. Han acuñado ya la palabra ‘masófobo’. Cuidado, que cuando acuñan la palabra tipifican la conducta. ‘Masófobo’ es el que denuncia las políticas de la masonería. Y ‘masófobo’ es el equivalente al ‘homófobo’, que esa palabra hace poco no existía siquiera y ahora, no solo existe, sino que puedes llevarlo a la ley, se tipifica como una conducta punible”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
34 comentarios en “La masonería comienza su lavado de imagen en Canarias
  1. La Iglesia Católica no precisa de mucha masonería para ser destruída, le basta y sobra con la nueva iglesia de la misericorditis y su afición enfermiza por emborronar toda la doctrina.

  2. Lo que todos los españoles nos preguntamos es por qué desean, ahora, «salir del armario». ¿Qué se supone que han estado haciendo hasta el día de hoy? Si un grupo se esconde tras el anonimato o el secreto es porque tiene algo que ocultar. ¿Se encuentran las logias detrás de la aprobación de las leyes del aborto, el divorcio, la pornografía o de la ideología de género?

    Lo que debe ser salvaguardado de la curiosidad pública es la conciencia individual y no la del grupo porque, si lo hacen, se constituyen en secta al segregarse del dominio público fundamental que es la sociedad. Sabemos quiénes pertenecen al Cuerpo de bomberos y cuáles son sus medios y fines. Sabemos quiénes pertenecen a la Guardia civil y cuáles son sus medios y fines. Sabemos quiénes pertenecen al Colegio de periodistas y cuáles son sus medios y fines. Sabemos quiénes pertenecen al clero de la Iglesia católica y cuáles son sus medios y fines. Y lo mismo podría decirse de tantas otras corporaciones, empresas, agrupaciones, centros, partidos, etc.

    Cuando las logias den a conocer el nombre de sus miembros, de todos sus negocios, locales y fines podrá hablarse de normalización. Hasta entonces seguirán siendo como cualquier secta que esconde su acciones delictivas bajo la supuesta independencia de sus acólitos y sólo los saca a relucir en caso de éxito. De ese modo, desde la oscuridad, se atribuyen méritos que no les corresponden: el sufragio femenino, la libertad de prensa, la separación de poderes, los derechos básicos…

    El reconocimiento social, que tanto parecen porfiar, exige la transparencia en sus actividades con el fin de que el cuerpo social pueda valorar su conveniencia o no. Si se desconoce la pertenencia de una persona física o jurídica a la masonería nunca podrá la sociedad civil dilucidar su comportamiento como tal y defenderse en caso de necesidad. No es exigible una significación externa del individuo pero sí, como mínimo, un registro al que acudir en caso de acusaciones infundadas.

  3. La inscripción, estatutos, comités directivo, cuentas anuales, etc de las logias están registrados en el registro de asociaciones como cualquier otra asociación. Sus propiedades aparecen en el registro de la propiedad. Tienen páginas webs, grupos de Facebook, sus actos son públicos y los realizan en centros culturales o espacios alquilados. Salen en prensa y dan entrevistas. Los que piensan que la masonería está detrás de todo, deberían hacérselo mirar….

  4. Pues me parece muy bien, a ver si captan a sacerdotes y obispos pagándoles más que lo que cobran ahora, y así nos dejan en paz, que queden los curas que tienen que quedar, y de paso que e hagan una buena oferta por el Vaticano.

  5. ¿Como sociedades masónicas o con otros nombres (sociedades pantalla)? ¿Por qué nunca, y cuando nunca es nunca, se ha publicado ni un sólo hecho delictivo en el que pueda estar involucrado la masonería? Asesinatos, presiones, extorsiones, condenas civiles, pedofilias, adulterios, robos, estafas, conspiraciones, falsificaciones, tráfico de influencias…sabiendo, como sabemos, de la presencia efectiva de personal masónico en instituciones del poder financiero, mediático, político, judicial, legislativo, administrativo o empresarial? Hay cargos con responsabilidades muy difíciles de sobrellevar si no es con el apoyo de una «fraternidad».

  6. No se publican delitos de masones pues en esa sociedad no se aceptan delincuentes, siendo lo primero un exhaustivo análisis de los candidatos, lo que incluye este tema de manera muy particular. Por otra parte, cuando un masón comete un delito es irradiado (Expulsado). La primera mentira es que hay manga ancha para quienes pertenecen a esta Institución y que poco menos es una lámpara a la cual se buscan adherir las mafias como polillas. Todo lo que plantean acá lo hacen desde la más pura ignorancia y eso es lo penoso. La masonería es discreta y busca gente discreta para integrar sus filas. Su carácter «secreto» es su forma tradicional. Eso de que no salen a la palestra a «defender» ni decir cosas es producto de su propia orgánica y en pos de la Tolerancia y, les podría decir incluso, la fraternidad no sólo entre masones sino con las demás Instituciones. Cómo hay cosas de su orgánica que no van a hablar, mejor no decir nada. Lo que si les puedo asegurar es que los pensadores de pacotilla que defienden credos absolutos como el católico, no le duran ni medio round a un Maestro Masón que se haya preparado de acuerdo como la Institución lo exige. He visto cómo se desmoronan argumentaciones en círculos de discusión cerrados al punto que los «atacantes», al cabo de un rato, quedan asintiendo a todo pues su nivel es bajísimo e inspirado exclusivamente en un dogma.

    PD: Lean más y de más cosas. Estos charlatanes toman algo que no comprenden y lo desmenuzan mal, llegando a los ingenuos con aproximaciones que no vienen al caso y sobre temas que no manejan.

  7. La masonería es una forma más de rebelarse ante las injusticias del mundo, cuyo origen es el pecado introducido por el demonio, en vez de hacer como Nuestro Señor Jesucristo que voluntariamente, siendo Dios, no teniendo por qué hacerlo y para mostrarnos cuánto nos amaba, se hizo uno de nosotros y sufrió la mayor de las injusticias cuando lo mataron los mismos hombres a los que tanto amaba.

    Es por eso que la masonería es una obra del demonio, que odia lo que hizo Nuestro Señor y seguirá dando formas «alternativas» para ocultar el gran amor que Dios nos tiene y engañar a los hombres al hacerles creer que Dios, o no existe, o si existe es malo porque el mundo está lleno de injusticias.

  8. Ya empezamos con las «obras del demonio». Entiendan que el demonio, como ser real e independiente, NO EXISTE. Todo es una alegoría de las condiciones internas del propio Ser Humano. La única manera de «combatir al demonio», es realizando una introspección y eliminar aquellas aristas que nos acercan a la animalidad, potenciando lo que conforma la idea del bien. Ese es el misterio tan grande. Lo que se plantea «del demonio» no es más que la antigua manera de mantener a raya la maldad interior de cada persona; su animalidad que atenta contra la espiritualidad y el bien (Situación deseable), en un contexto social (Y por ende Moral) determinado. Ahí pueden ver como un «argumento» religioso (Porque no da para teológico), se cae por su propia liviandad y carencia absoluta de sustento intelectual.

    Jajajaja… Dan risa estos fanáticos.

  9. ¿Cómo es posible que todos los políticos, empresarios, jueces, diplomáticos y personajes públicos en general señalados como pertenecientes al Opus Dei o a la Legión de Cristo, por poner un ejemplo, hayan confirmado o desmentido su pertenencia y ninguno de los pocos señalados como masones lo hayan hecho? ¿No le resulta extraño? Pues esa es la extrañeza que causa en el sentir popular la filiación masónica.

    Una sociedad pantalla, sea mercantil o no, es aquella cuyo verdadero origen está más allá de un clic de su presentación oficial. Una organización se puede considerar «irradiada», por un grupo sectario, cuando más de tres pertenecen a ella. Si fueran dos necesitarían descubrirse a demasiados antes de encontrarse. Mientras las actividades de una sociedad, constituida de ese modo, sean públicas y notorias y no atenten contra el bien común no merecerá el calificativo de sectario aun cuando se le pueda achacar las características propias de los que reman en una misma barca. El delito o el bien esporádico es atribuible al individuo pero es lícito endosárselo a la organización cuando se produce reiteradamente.

    «Lo que si les puedo asegurar es que los pensadores de pacotilla que defienden credos absolutos como el católico, no le duran ni medio round a un Maestro Masón que se haya preparado de acuerdo como la Institución lo exige. He visto cómo se desmoronan argumentaciones en círculos de discusión cerrados al punto que los “atacantes”, al cabo de un rato, quedan asintiendo a todo pues su nivel es bajísimo e inspirado exclusivamente en un dogma.»

    Menos lobos, caperucita, que no ha habido debate con un católico bien formado en el que no hayáis echado mano del público o del moderador para cerrarle la boca. Remóntese a los programas en TVE de los setenta y de los ochenta cuando, todavía, no estaba tan mediatizada. La sociedad española es hoy, con sus luces y con sus sombras, tal y como es por algún motivo y entre ellos debe contarse la influencia masónica. Lo único que se pide es saber qué es lo que aporta esa institución y para eso es necesario una mínima transparencia. Y déjese de «sociolectos» que irradiar tiene un significado muy concreto. No se puede ser luz desde las sombras.

  10. La masonería no es una secta pues cualquier miembro se puede retirar libremente y cuando lo desee, solamente realizando un trámite administrativo. No hay un condicionamiento ni dependencia sicológica del grupo y, para que sepas, el número de personas que se alejan sin problemas es alto, toda vez que muchos van buscando otras cosas (Producto de toda esta propaganda que los mismos católicos hacen), y al encontrarse con una escuela de formación moral y ciudadana, caen en cuenta que no cumple sus «expectativas». Quienes se mantienen y persisten son quienes comprenden qué es la masonería. En cuanto a la pertenencia de profesionales de toda índole a la Institución es algo lógico: Hay que tener cierto grado cultural e intelectual para poder «dar el ancho» en tan excelente Orden. Esto no quiere decir que no exista gente sin tanto diploma, sino que quién esté en condiciones de buscar la Luz masónica, es invitado. Obviamente en los ambientes académicos e intelectuales es más fácil encontrar personas con inquietudes más profundas. Además, como los masones activos ya pertenecen a ese mundo, es ahí donde, por un tema de relacionamiento, encuentran gente con ideas afines: científicos, juristas, artistas, etc. En cuanto a «multimillonarios», claro que hay, los menos, que pueden ser gente de dinero, pero NO ES LA TÓNICA. Un mito muy extendido este. Los que sí ven todo en función de las posesiones son otros… En cuanto a los debates: Aquí mismo puedes plantear un tema doctrinario y verás como se diluyen rápidamente tus «conocimientos» y terminas por darte cuenta que lo que manejas es poco más que propaganda y mentiras inculcadas por agentes católicos. Realmente penoso.

  11. Echemique, no sea sonso mihijo, la iglesia nunca sera destruida ni x la masoneria, ni x la misericorditis, ni x el mismisimo ANTICRISTO…. x tanto no sea sonso y no comente estupideces….

  12. El demonio, más allá del «daimon» griego, es decir, como reflejo del mal en una posición dual, proviene del zoroastrismo, en donde Auhra Mazda y Ahrimán conformaban los opuestos. Esta idea fue tomada por algunas escuelas del judaísmo y luego cristalizada por su subproducto, el cristianismo, el cual más tarde le atribuiría características físicas al asimilarlo al antiguo Dios Pan. En si mismo lo que tenemos es una alegoría , un contrario a lo deseable o ideal, representado en la idea de bien. Debes entender que seres humanos iletrados y con carencias fuertes, sometidos a la autoridad eclesiástica oscurantista, no podían realizar abstracciones mayores en cuanto a ideas, lo que dejó el plato servido para caricaturizar y diseminar la idea de un «demonio» real, con personalidad, lo mismo que la idea de Dios. El Renacimiento trajo consigo nuevos aires. A la vez que se extendían las fronteras de los Reinos Europeos en lo geográfico, también se expandían los conocimientos. Con la imprenta muchas personas tuvieron por vez primera acceso a un libro. A estas alturas cambiar el paradigma ante gentes que cada vez demandaban más conocimientos, con una clase intelectual que por primera vez se daba fuera de los monasterios, no era conveniente. Esa es la idea general para que desarrolles y te respondas el resto. Efectivamente el «Diablo» NO EXISTE. Fue una idea que se generó para instruir «espiritualmente» a las masas incultas a través del MIEDO. El demonio son, en realidad, los aspectos más densos y animales de este ser pensante llamado Hombre. Hoy ya no es necesaria una espiritualidad que guíe por el MIEDO, toda vez que ha triunfado la razón. Sin embargo la raigambre de 1.800 años de dogmas no colaboran mucho y la ignorancia institucionalizada tiene un Estado y un Banco… Ya vendrán tiempos mejores, cuando el «demonio» que existe dentro de los propios religiosos termine por derribar tan absurdo credo, esto si no hacen los cambios necesarios y comienzan a trabajar en Ser su interior.

  13. Ahora desarrolla tu una idea propia, en minutos (Para ver que no copias cosas) y que sea coherente, esto sin caer en metafísicas incomprensibles e incomprobables. Que sea información clara y bien expresada; sin propaganda… A ver que puedes hacer…

  14. Muchas personas abandonan la masonería, pero muy pocas lo cuentan. Es el caso de Serge Abad-Gallardo, arquitecto francés que tiene ahora 60 años y pasó 24 como miembro de una de las obediencias más importantes de Francia, Derecho Humano. Su libro Por qué dejé de ser masón (LibrosLibres), publicado ahora en español, relata su apasionante experiencia. Tras su conversión al cristianismo (estaba bautizado, pero alejado de la Iglesia), percibió la incompatibilidad entre la religión católica y la ideología masónica y decidió irse. El proceso de vuelta a la fe resultó largo.

    -¿Por qué ingresó en la masonería?
    -Tenía la edad y la situación social ideales para la masonería: tenía 33 años y era alto funcionario municipal como director de urbanismo. Estaba alejado de la Iglesia y mi fe era bastante tibia. Un amigo que yo no sabía que era masón me propuso entrar. Me atrajo la curiosidad por los secretos que la masonería dice tener.

    -¿Cuándo empezó a ver o saber cosas que le desagradaban?
    -Al principio algunas palabras del ritual masónico (Rito Escocés Antiguo y Aceptado) me sugirieron una relación entre la masonería y la Iglesia. Por ejemplo, en la iniciación hay frases como “busca y encontrarás” o “llama y se te abrirá” que se encuentran en los Evangelios. Pero poco a poco me di cuenta de que su sentido no era el mismo. También escuché expresiones muy anticlericales. Eso no me gustó, pero me adapté, porque yo me encontraba lejos de la Iglesia. Además, en la masonería se hablaba mucho de fraternidad, pero me di cuenta de que detrás de esa “fraternidad” se encontraban algunos “arreglos” y luchas por el poder dentro de la misma masonería. Por último, cuando volví a la fe, comprendí las incompatibilidades entre el catolicismo y la masonería.

    -¿Cómo fue ese proceso de conversión?
    -¡Duró unos 9 años! Creo que Dios me dejó pasar tanto tiempo en el error de la masonería (24 años, hasta ser venerable maestro e ingresar en los altos grados) para que hoy ningún masón pueda decirme –como algunos lo han intentado, con mucha mala fe- que no comprendí nada. Pasé por varios estadios. Primero, como explico en el libro, tuve conciencia de la presencia de Cristo a mi lado. Esto empezó en 2002, cuando conocí a un padre franciscano cerca de Aix-en-Provence. Sus palabras al principio me parecieron masónicas y me gustaron porque pensaba que había una relación entre masonería y catolicismo, pero a medida que le iba escuchando comprendí que el sentido de esas palabras era fundamentalmente distinto.

    -¿Por ejemplo?
    -Cuando la masonería habla de “Luz”, habla de un “Conocimiento”, un saber esotérico, hermético y oculto. Mientras que aquel franciscano me hablaba de “Luz” como el amor de Dios por nosotros. Otro ejemplo: cuando la masonería dice “busca y encontrarás”, se trata de buscar por uno mismo y encontrar en uno mismo, es la palabra hermética masónica “V.I.T.R.I.O.L.” (Visita Interiorem Terrae Rectificando Invenies Occultum Lapidem: Visita el interior de la tierra y rectificando encontrarás la piedra oculta). Pero las palabras del Evangelio no significan nada de eso: significan que Dios nos busca antes incluso de que nosotros pensemos en buscarle a Él. Es Dios quien da el Amor al hombre, más que al revés. El amor del hombre es una imagen del Amor de Dios, Dios nos ha hecho a su imagen. ¡Todo esto no tiene nada que ver con la magia, el ocultismo o fórmulas simbólicas! Salí de este encuentro con el franciscano totalmente conmovido, y sentí la presencia de Cristo a mi lado. No podía imaginar que Él me amaba con ese Amor inmenso que ahora sí sentía. No hay palabras para expresarlo.

  15. Leyes como el aborto, la eutanasia o el matrimonio homosexual estaban preparadas en las logias antes de ser votadas por los diputados”, afirma un ex masón.

    -Pero aún no se convirtió del todo…
    -Empecé de nuevo a rezar, aunque no a ir a misa. Un día de 2005, en una época mala de mi vida, estaba en la capilla cuando Cristo me contestó. Fue una experiencia tremenda, casi me caigo del banco. Aun así, seguía resistiendo y no comprendía lo que Cristo esperaba de mí.

    -¿Qué pasó después?
    -En 2012 experimenté lo que podríamos llamar “el Mal”. Me encontré de frente a lo más negro del alma humana y ante la presencia del diablo en nuestras vidas con embrujos y magia. Puede parecer increíble, pero no tengo más remedio que contar las cosas como pasaron. El mundo se cerró para mí. En unos meses perdí mi empleo, mi buen sueldo, el chalet donde vivíamos, mi velero de doce metros, mi coche deportivo, mis amigos… Me sentía totalmente perdido y no hallaba respuestas en la masonería, que no podía contestar a la pregunta de por qué existe el mal en el mundo. Se me ocurrió pasar unos días de retiro en la abadía de Lagrasse, y allí, ante Cristo en la cruz, me puse a llorar y me di cuenta de que aquel Cristo lloraba conmigo. Ese amor fue como una luz. Pasé una semana con los monjes, y mi corazón se abrió ya totalmente al Amor de Cristo.

    -Y entonces se fue de la masonería definitivamente…
    -Todo lo que vivía en ella me pareció falso, o por lo menos tibio. No pude quedarme, porque además, comprendí que la masonería es totalmente incompatible con la fe católica.

    -¿Tiene tanto poder como dice su leyenda?
    -Sí, lo tiene. En Francia, desde 2012, muchos ministros son masones. Y los grandes maestros del Gran Oriente, de Derecho o de la Gran Logia Femenina quieren cambiar la sociedad. Leyes como el aborto, la eutanasia o el matrimonio del mismo sexo vienen de ideas masónicas. Un gran maestro de la Gran Logia de Francia, Pierre Simon, ha confesado que todas esas leyes estaban ya preparadas en las logias antes de ser votadas por los diputados.

    -¿Y es conspiradora?
    -La masonería cree en la “utopía”: es decir, que todo lo que resulta posible para un ser humano debe y puede permitirse: no hay límite en una ley natural que venga de Dios, la moral sólo proviene del pacto social. Luego no hay otro modo de vivir que el hedonismo: el placer y la felicidad en la vida son el único objetivo, no hay salvación eterna, hay que gozar de la vida. La masonería conspira, entonces, contra toda forma diferente de pensar a la suya.

  16. Ya, ¿Cuantos libros ha vendido este buen siervo de Dios y de pasadita le echa una mano a la alicaída Iglesia Católica que no tiene como sacudirse de los escándalos que afloran por todos lados? Claramente la bomba de humo de un tipo que tiene todo el derecho de retirarse de la Orden (Y lo hace sin problemas), es insignificante. En masonería, el Hombre es su propio Rey y Sacerdote, y sus límites están muy bien establecidos por una de sus propias herramientas. En cuanto a las ideas que se dicen disemino la masonería, no es tal, pues los masones actúan a titulo personal, no en nombre de la Institución, que, por lo demás, los deja en absoluta libertad de conciencia. Por eso en masonería hay espacio para todas las religiones. Incluso hay ritos distintos (No rituales, sino ritos), algunos de ellos más cercanos a corrientes espirituales diversas. El REEA es un rito más neutros, pero que igual da cabida a todas las expresiones. En masonería regular no pueden ser iniciadas ni siquiera las mujeres, menos un homosexual declarado (Es decir una «loca»)… Eso no quiere decir que no hayan homosexuales (¡Como en todos lados!), pero no pueden salirse de sus límites (Comportamiento público), pues es motivo de irradiación. Esto apunta a que las vidas privadas son realmente privadas en tanto aquello no traspase las normas de la moral y el buen gusto. No hay «locas» en logia masónica regular alguna, pero pueden existir personas con esa tendencia que, por deber, no pueden llevar ese tema a las Logias. Y eso está INSTITUIDO. Aquí deben tener claridad en el tema de la regularidad, pero no se puede pedir más a gente que, cuando se toca este tema, termina hablando del diablo… Insisto aunque suene majadero ¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo?

  17. Ya Mario, yo no he profundizado tanto en la masonería que tú seguramente conoces mejor, pero yo te digo que confieso que he vivido, y constato que no hay sociedad perfecta en este mundo ni masón, ni partidos políticos, ni clubs deportivos. La lucha por el poder en el ser humano es innata, y dentro de esas sociedades ahora uno está en la cima y luego en la arena. Uno cae en gracia ahora y luego en desagracia, todo es lo que puedas ofrecer. La razón que somos mortales, ahora tienes 40 años y estás en la cima, pero el declive llega y un gallo más joven te desbanca. Si la iglesia que se supone que es de Dios está como está, puedes imaginarte lo otro.

  18. «En si mismo lo que tenemos es una alegoría , un contrario a lo deseable o ideal, representado en la idea de bien»
    El resto de lo que ha dicho es paja.
    Así que se lo preguntaré con otras palabras, ¿existe la alegoría, o lo contrario, o lo deseable?

  19. Si algo existe es porque, ese algo, es una esencia. No existe esencia sin existencia, ni existencia sin esencia por lo que no puede decirse que la existencia sea un atributo más de la esencia. Esencia y existencia se dan al unísono en el ser y se necesitan mutuamente. Si existe una esencia, una sustancia, puede ser definida, esto es, acotada y distinguible de otras. Usted plantea el argumento metafísico del mal entendido como ausencia de bien (mal entitativo) o ausencia de bien debido (mal moral) aunque ambos puedan ser reducidos al segundo (nacer ciego o manco no es un mal porque nunca estuvo ordenado a su fin aun cuando la mayoría vea o maneje).

    Pero, según lo dicho, la ausencia de un bien -o la ausencia del ser- no puede dar lugar a una definición porque de la nada no se puede decir nada: no es causa, no es efecto, no es posible… en definitiva, no es. Esta definición de mal adolece del mismo defecto que el argumento ontológico de San Anselmo. Se identifica el ser o ente con el ente de razón, el mal como ausencia o la existencia como perfección o punto de llegada (ya vimos que el acto universal precede a la potencia singular). Sin embargo, falta todavía una definición de mal que pueda convencernos de su existencia.

    ¿Existe?. Sí, la mentira. Afirmar aquello distinto de lo que se piensa con intención de engañar o por simple estupidez. La mentira que conduce a la confusión, y tan bien expresada alegóricamente por Pablo VI como -humo de Satanás-, sí es causa, tiene efectos y es posible (es el primer acto después de la Creación). El humo, niebla la vista, atenúa el oído, confunde el tacto, limita el gusto e impide el olfato. La mentira tiene entidad propia porque existe y su esencia es su propia contradicción. La mentira no se define como ausencia de verdad porque siempre cabe el silencio y, por tanto, no equiparable a los entes de razón.

    ¿Es la mentira, entonces, el mal por antonomasia?. Así parece ser y así lo encontramos en las Sagradas Escrituras. Pero vayamos al punto de discusión que no es la existencia del mal sino la de un agente del mal o sujeto malicioso.
    Tomemos prestado lo que podría ser el principio gnoseológico hegeliano que, amablemente, publican hoy en la prensa los amigos de Mario.
    – Se dice que «Todos los masones mienten».
    – Mario es masón.
    – Mario miente, ergo Mario dice la verdad sobre la proposición en contradicción con su mentira.
    – Mario dice la verdad, ergo Mario miente sobre la proposición en contradicción con lo que dice.

    Lo mire por donde lo mire, existe una contradicción entre «lo que se dice» y quién lo dice. Pero no se rompa los sesos con el silogismo porque lo original no es el principio de contradicción del que nada se puede concluir. Fíjese que no es posible predicar verbalmente de Mario la verdad como si es posible hacerlo de la mentira. Mentir es a mentira lo que _________ es a verdad. La mentira se predica de un sujeto, Mario, pero la verdad se predica de un objeto. Por esta razón, la verdad es siempre objetiva e informa al sujeto desde el exterior -decir la verdad- pero la mentira es siempre subjetiva y tiene en el sujeto su origen -mentir-. La verdad es transitiva y por eso se dice que es, como el bien, difusiva de por sí. Pasa de mano en mano y siempre es bien recibida mientras que la mentira acaba diluyéndose en la nada cuando es rechazada.

    De este modo, se puede hablar de la existencia del mal y de un sujeto personal causante del mal que lleva a la confusión de aquellos, que sin mentir, permanecen en el error al que se llega por el pecado. Incluso mintiendo Mario dice la verdad sobre la proposición «Todos los masones mienten». Al Demonio le pasa lo mismo y su esencia se resume en aquél que engendra la mentira o es -padre de la mentira- en cualquiera de sus vertientes pero nunca por encima de la Verdad. Cuando uno se mueve en un ambiente masónico puede percibir como el engaño causa angustia (hasta el suicidio, por desgracia) y cómo, los dos, desparecen ante la luz a de la Verdad.

  20. Existe un fanatismo que podríamos denominar “científico” practicado por aquellos que sólo creen ciertas las cosas que se pueden demostrar empíricamente. Esto es un tipo de fanatismo porque no toda la realidad se puede explicar desde el punto de vista de lo que denominamos método científico. Dicho en pocas palabras: la realidad es “cuadrada” y lo que puede explicar la ciencia es “circular”, estando “el círculo de lo que puede explicar la ciencia dentro del cuadrado de la realidad”.

    La Verdad de la existencia de Dios nunca se podrá demostrar, no ya desde el punto de vista del método científico, sino desde cualquier método que asegure al 100% la existencia de Dios, ya que no tendríamos los hombres libertad para creer o no creer en la existencia de Dios y una de las cosas más grandes que nos ha dado Dios es nuestra libertad.

    Todo esto que digo viene a raíz de los que nos denominan, masones o no, fanáticos a los que creemos en los dogmas de la Iglesia Católica.

  21. ¿El demonio?… El mal existe sólo en un contexto humano. El Hombre hace el mal, más este no existe en una condición anterior al Hombre. No hay nada fuera del Hombre que pudiéramos considerar malo y al no estar comprobado el origen divino del mismo (Es más, la ciencia ya nos ha aclarado que es producto de procesos evolutivos), esa idea no tiene razón de ser. En función de mentir: ¿Qué sucede si se entiende que la religión católica no sólo no tiene bases sólidas en cuanto a la realidad de sus planteamientos, sino además está totalmente errada en sus conceptos? ¿Están mintiendo sus sacerdotes y promotores? La religión católica es un constructo; una creación humana. En ese caso estaríamos ante la mentira más grande de toda la historia considerando el engaño sistemático hacia la población ignorante por casi dos milenios, esto sin contar la sangre que sus adeptos han derramado o la pira que quemó a gentes que pensaron distinto. Aquí hay una regla de oro: Cuando no existen buenos argumentos se echa mano a la confusión, con silogismos y cosas de difícil digestión, esto con el hecho de encubrir la pobreza de los argumentos para defender una idea que aquí planteo claramente y sin ambages. EL MAL NO EXISTE INDEPENDIENTE DEL HOMBRE QUE ES QUIEN LO HACE, Y AL NACER DE SU ANIMALIDAD LAS CONDUCTAS QUE DIRECTA O INDIRECTAMENTE LO CAUSAN, NO EXISTE FUERA DE EL. Ya pues, córtenla con el demonio. No existe.

  22. «Tranquilo Mario que tras tu comentarios en esta página ya has conseguido el ascenso al grado 6 y medio en la secta con derecho a mandilón a cuadros abierto por detrás con braga tanga y puesto en la carroza del Orgullo que fomentais. Ahora cuéntanos otra vez ese chiste de que no admitís delincuentes. Me partoooooo.»

    En masonería se sube de grado tras un arduo proceso de estudio y en donde incluso existen tiempos de rigor. Nadie subirá ni por hacer un comentario en una web ni por prestar servicios ni nada. Es una meritocracia. Por otra parte, eso del Orgullo… la masonería no se presta ni se debe prestar para manifestaciones públicas. Yo se que en vuestro país han optado por ese tipo de manifestaciones, pero en el mío no y definitivamente estoy de acuerdo con que no se debe hacer. Eso deberán verlo los masones españoles; ellos claramente necesitan incrementar sus filas y han tomado un camino para cristalizarse primero y luego crecer. Acá en mi patria, la masonería es muy seria, a la antigua, como debe ser. Acá el verdadero orgullo es pertenecer a la institución. Además como lo planteas es irrespetuoso. Es lo mismo que yo dijera que las procesiones católicas son el «Orgullo» en donde un degenerado pedófilo y homosexual reprimido (Y a veces no tanto), guía a los feligreses ignorantes que le pasarán sus hijos para ser «instruídos». Ese no es nivel aceptable y déjalo ahí.

  23. «Ya Mario, yo no he profundizado tanto en la masonería que tú seguramente conoces mejor, pero yo te digo que confieso que he vivido, y constato que no hay sociedad perfecta en este mundo ni masón, ni partidos políticos, ni clubs deportivos. La lucha por el poder en el ser humano es innata, y dentro de esas sociedades ahora uno está en la cima y luego en la arena. Uno cae en gracia ahora y luego en desagracia, todo es lo que puedas ofrecer. La razón que somos mortales, ahora tienes 40 años y estás en la cima, pero el declive llega y un gallo más joven te desbanca. Si la iglesia que se supone que es de Dios está como está, puedes imaginarte lo otro.»

    María, respeto y admiro mucho vuestra sensatez e incluso le otorgo razón en sus planteamientos. Que su Dios la bendiga a Ud. y a los suyos. Es clara en decir «Esto no lo conozco…». Eso siempre es lo mejor; ser honesto consigo y con los demás.

  24. “En si mismo lo que tenemos es una alegoría , un contrario a lo deseable o ideal, representado en la idea de bien”
    El resto de lo que ha dicho es paja.
    Así que se lo preguntaré con otras palabras, ¿existe la alegoría, o lo contrario, o lo deseable?

    ¿Paja? Que buena expresión para un siervo de Dios. Bueno si ya bajaste a ese nivel, paja es la que escribiste tu para esconder una verdad: No tienes argumentos ante un a SÍNTESIS, sencilla, que explica cómo se llegó a construir la idea del bien y el mal en un contexto teológico. La alegoría es precisamente todo el contexto que rodea a esta idea del bien y el mal, que se puede sazonar con lugares comunes como «El padre de la mentira» y cosas por el estilo. El único padre de la mentira es el Hombre mismo, en función que puede elucubrar y expresarla.

    PD: Si un texto claro y comprensible es «paja», lo que tu hiciste sería como un onanismo extremo. Vaya al médico que eso no es normal… ¡Cómo le bajan el pelo a sus propios planteamientos!

  25. Si el mal, en sentido genérico, no existiese fuera del hombre nunca podríamos equivocarnos ni hacer daño a otros. Quien miente hace el mal a quien dirige su mentira y a sí mismo. Pero nadie, en sus cabales, busca hacerse daño si no es porque ha sido confundido y esa confusión sólo puede proceder de otro al que llamamos malo. El padre de toda falsedad es el tentador porque nos hace ver como bueno hoy, lo que es malo eternamente. Percibir la maldad, arrepentirse, es sólo cuestión de tiempo y de la misericordia de Dios.

    Debemos distinguir el calificativo de malo del sustantivo maldad. Hablamos de acciones malas cuando sus efectos producen un mal (incapacidad, enfermedad, muerte, injusticia…) a otro o a uno mismo. Sin embargo, nunca las llamaríamos así si no hubiese un agente malo. El clamor que se escucha ante la ignorancia sobre el origen del mal es -¡esto es una injusticia!- sin que medie ser humano a quien achacárselo o incluso con la participación activa de otros en solventar o evitar el mal. Esa injusticia denota el fin al que está llamado todo ser, la subsistencia.

    De ahí surge la pregunta, ¿es posible, entonces, que el mundo creado por Dios contenga en sí la maldad? No. Si existe la maldad, debe existir un sujeto, una persona, que predisponga la creación según un orden distinto del deseado por Dios y que sea causa del mal. Por eso, la ausencia del bien debido no puede titularse como maldad porque no exige la presencia de un agente externo, a diferencia de la omisión, en cuyo caso sí sería pertinente hablar de ella. De los cuatro tipos de pecado de los que nos arrepentimos en la Santa Misa -de pensamiento, palabra, obra y omisión- el más grave de todos ellos es el último (vg.: permanecer en la mentira introduce el espíritu demoníaco en el alma).

    El mal puede tener su origen en otro ser humano pero no puede negarse la existencia de otro ente como causa del mal cuando el hombre se hace daño a sí mismo o se produce un daño sin intervención humana (resbalón y fractura de cadera cuando podría haber sido sólo un hematoma). Ciertas pulsiones irracionales que aparecen en momentos determinados de la vida hacia objetos o personas, incluido uno mismo, no tienen explicación psíquica ni material. Y ciertas situaciones malévolas, donde todos cooperan al bien, tampoco.

    Todo lo que existe tiene una causa de su existencia y un fin al que se ordena. Si el fin es malo, la destrucción, el ser personal que lo causa es malo, sea hombre o ángel, aunque la acción que ejercite no lo parezca o incluso no lo sea. El movimiento de una silla, el sonido de un timbre, recibir un correo -sin intervención humana- con un fin malo, atemorizar, no ocurre por casualidad.

  26. El detalle es muy sencillo: «El mundo fue creado por Dios» ¿Cómo podemos aseverar eso y al mismo tiempo hablar de mentir? En realidad ese es un supuesto basado en la fe, pero científicamente está muy lejos de ser verdad. Hasta el momento la única verdad establecida como tal (Fuera de los aspectos testimoniales veraces y que también deben ser comprobados), es la verdad científica, aquella que puede ser comprobable por medio de la experimentación y de manera permanente. El resto es sólo una elucubración imprecisa y personal. Además en el mismo plano metafísico, que es lo único que saben plantear, existen dos concepciones distintas: El Deísmo y el Téismo. La postura que se asume por vuestra parte es absolutamente Teísta, es decir, un Dios que «interactúa» en otros planos. Eso implica la asimilación de esta idea con cosas propiamente humanas como el bien y el mal; la asignación de un pensar humano… La perspectiva Deísta niega la revelación y la relación Dios Hombre de manera directa. Entonces hay otras posturas que no necesariamente niegan la existencia de un principio creador pero que lo desligan totalmente de nuestros mundanos conceptos. Ese es otro punto que ni siquiera entienden los que basan todo en un dogma. Como puedes ver, cuando empezamos con los término «diablo» , «padre de la mentira», etc., estamos haciendo alusión a algo que no sabemos si es tal y lo damos por hecho. Si no se comprueba pasa a ser una mentira sostenida en el tiempo y que queda demostrada lo es ¿Qué pasa ahí? Sencillamente nada pues se mantendrá, por conveniencia, como lo que es, una mentira para llevar incautos a creer en ella y continuar con su sojuzgamiento moral y espiritual.

  27. Mario mis felicitaciones, es difícil hacer ver a quien no quiere abrir los ojos, sin embargo, la manera en que fue expuesta todas sus mentiras mediáticas y doctrinales, tan clara y precisa, es algo con lo que desgraciadamente, la ignorancia, el fanatismo y la ambición, no es facil de lidiar, se nota claramente la desesperación en las respuestas, e inclusive maldicen a unos tales «hijos de la viuda» ignorando completamente el por que de dicha frase…te agradesco todo el Gran esfuerzo por reinvidicar una linea de pensamiento humano de una calumnia histórica y finalmente se
    entiende que todo ser humano esta en un proceso de aprendizaje, nunca se debe imponer una verdad por muy justa que paresca a quien no tiene el alcance a comprenderla, el que esta en una fé u otra, en una corriente de pensamiento u otro, sólo debe aspirar a las siguientes máximas, Ama a tu prójimo como a ti mismo, no hagas a alguien lo que no quieres que hagan contigo, haz tu felicidad y la de tus semejantes, encuentra tu propia verdad y compartela al universo y una de un gran ilustre pensador, el Respeto al derecho ajeno, es la paz y como anexo, la conservación de los dientes. Gracias a todos por sus comentarios humildemente aprendí mucho, gracias.

  28. Los principios sobre los que se sustenta el método científico no pueden ser comprobados experimentalmente. Usted no da razones de aquello en lo que cree. Simplemente, niega categóricamente las proposiciones ajenas. “El mundo fue creado por Dios. (…) En realidad ese es un supuesto basado en la fe, pero científicamente está muy lejos de ser verdad». Bien, pues demuestre científicamente el origen del mundo «por medio de la experimentación y de manera permanente».

    La metafísica, a la que tanto miedo parece tener, busca las causas primeras que anteceden a la simple descripción de los efectos. El movimiento de los cuerpos celestes se rige por los principios de la mecánica clásica. Sin embargo, no puede dar explicación al porqué de las fuerzas gravitatorias entre los planetas. De eso se encarga la metafísica. Y gracias a ella, el científico se plantea las leyes que rigen el movimiento. Si la relación causa-efecto (dinámica-cinemática) no existe, ¿cómo puede afirmar que dos cuerpos se atraen según la ley de gravitación universal? ¿cómo puede prever la situación de un cuerpo sin observarlo directamente?

    Lo del Teísmo y Deísmo no deja de ser una clasificación para introducir el agnosticismo como una creencia. Pero el agnosticismo es imposible porque afirma la existencia de algo o Alguien que no podemos conocer. La existencia de Dios es deducible a partir de la evidencias del mundo sensible como la relación causa-efecto, los grados de perfección de lo similar, del primer motor inmóvil, del orden de los cuerpos animados y el desorden de los inertes, etc. El lenguaje utilizado por la física no es necesario para la metafísica pero sí el de esta última para la primera. Los principios de la física son enunciados por la metafísica. El principio de no contradicción, del todo y la parte, de la analogía, el de identidad o el de contrario se encuentran entre ellos.

    Usted no proporciona ni evidencias, ni razones, ni conclusiones. Y se permite el lujo de usar nuestro lenguaje sin saber qué significa. Aprenda primero qué es el dogma y podrá hablar luego con cierta propiedad. La comprobación empírica de la física la encontramos en la verificación histórica de la metafísica. Lo que para la física es un pronóstico para la metafísica es una profecía. Verdad, certeza, error, principio, demostración, razonamiento, deducción, inferencia, sofisma, silogismo y todo aquello que trate de ideas, conceptos y realidades en cuanto tales es objeto de la metafísica, no de la física.

  29. Lo que se niega no son las proposiciones ajenas. Trato de ser lo más respetuoso con las posiciones ajenas pero lo que llegan son solamente ataques infundados. Es cosa que mire Ud. las opiniones entregadas. Cuando la usuaria María plantea un razonamiento inteligente, su claridad y sensatez me hace agradecer sus palabras. Cuando Ud. solicita un desarrollo y se realiza de manera sencilla y comprensible, es Ud. mismo el que lo denigra sin siquiera referirse a él ni analizarlo y profundizarlo. Después insiste en presentar como comprobable (Y hasta comprobado) lo que no se puede comprobar. Anteriormente y para desarrollar una idea sobre el mal y su naturaleza fuera del Hombre mismo, saca hasta una caída en una silla como prueba de «algo», demostrando que el tema se comienza a disolver a su voluntad y por caminos que no llevan a parte alguna. Creyendo que argumenta fantásticamente sólo se da vueltas en su propia palabrería y no concreta nada. Por otra parte la especulación no es una verdad: Es una posibilidad. Incluso lo que plantea la fe ni siquiera es una posibilidad pues escapa a todo lo posible ¿Cómo Ud. pretende imponer al resto que crea en ello? Entonces vamos creyendo hasta en el Sol bailarín de Fátima y una serie de cosas que sólo pueden «existir» en el dogmatismo de vuestro credo. Si quiere ver lo pernicioso de este proceder, sólo lea la historia de esos pastorcillos y cómo los religiosos que los utilizaron arruinaron sus incipientes vidas al punto de que la única que logró llegar a edad adulta fue completamente infeliz y vivió desconectada del mundo para evitar que pudiera terminarse con tan excelente negocio. Una vergüenza.

  30. Es comprensible el odio visceral de los masones hacia las apariciones de Fátima, quedaron muchos de ellos acongojados cuando vieron bailar al sol, fueron allí a reírse de los pastorcillos y de la iglesia católica y quedaron estupefactos.

    Es comprensible que lancen toda clase de calumnias y mentiras sobre Fátima, porque debió de ser un golpe muy fuerte para todos los masones que vieron el milagro y seguro que ha quedado como una especie de pesadilla su historia.

  31. Momo como así llamábamos en Canarias a Jerónimo Saavedra -dudo mucho descendiente de Cervantes- debe estar celebrándolo. Pero yo me preguntaría si alguien realmente leyó a Lessing…y me dijera qué coño tiene que ver ese espíritu romántico de la francmasonería con este NOM que bajo su manto se tutela. Quizá soy absolutamente ignorante o no seguí a Umberto ECO en «obra abierta» y seguramente no he sabido «interpretar» su exégesis que ya se va consumando hasta el detalle…., por supuesto desde una libre interpretación. Debo ser un perfecto IGNORANTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles