Infovaticana
Cuando Planned Parenthood admitió que el aborto ‘acaba con la vida de un bebé’
a3, Noticias, Vida

Cuando Planned Parenthood admitió que el aborto ‘acaba con la vida de un bebé’

INFOVATICANA
18 Mayo, 2017

En los folletos repartidos por la Federación Americana Planned Parenthood en el año 1952, se podía leer que “el aborto acaba con la vida de un niño después de que su vida haya comenzado”.

Cuando una mujer embarazada llega a cualquier centro de Planned Parenthood para someterse a un aborto, le impiden ver la pantalla donde se muestra la ecografía. Además, los empleados del centro tienen prohibido dirigirse a ella como la madre y evitan por encima de todo llamar al niño “bebé”.

Todas estas normas, establecidas a conciencia y cumplidas sin excepción, no tienen otro objetivo que ocultar la realidad, que el aborto acaba con la vida de un bebé inocente.

Por ello, los defensores del aborto han enarbolado durante décadas el argumento de que el no nacido es simplemente un conjunto de células, en contraposición a aquellos que defienden que la vida comienza en el momento de la concepción.

La multinacional del aborto en Estados Unidos, Planned Parenthood, se ha negado a admitir que el aborto acaba con una vida humana, una realidad que han ocultado con la defensa del aparente “derecho” de las mujeres a decidir.

Sin embargo, no siempre ha sido así. Basta con echar un vistazo a los folletos repartidos por la Federación Americana Planned Parenthood en el año 1952. Tal y como recoge la web estadounidense Live action News, la entidad, antes de convertirse en el gigante abortista que es ahora, señalaba que “el aborto acaba con la vida de un niño después de que su vida haya comenzado”.

En los años 50, antes de que el aborto fuera legal, la llamada Planned Parenthood Federation of America promovía el control de la natalidad mediante diferentes procedimientos.

En los panfletos, aseguraban que el aborto “es peligroso para tu vida y salud” y una práctica que puede “esterilizar a la mujer”.

INFOVATICANA


4 COMMENTS ON THIS POST To “Cuando Planned Parenthood admitió que el aborto ‘acaba con la vida de un bebé’”

  1. Cristina dice:

    Qué gigantesco engaño hay en contra de la mujer. Primero sacan a la mujer de su hogar a trabajar por un salario, incitandolas a “realizarse ” y bajando a su vez el sueldo al hombre, que muchas veces era pluriempleado. Así, dónde antes vivía toda la familia con un salario, y podían tener muchos hijos, grandes viviendas en propiedad, autos y vacaciones, ahora con los dos salarios apenas llega para vivir, en una situación de semiesclavitud o “cuencoarrocismo”. Aducen que los hijos ya no se pueden mantener, ni hay espacio apenas, ni por supuesto tiempo. Al mismo tiempo que han convertido a la mujer en una semiesclava, se han encargado muy a conciencia de presentarla ante el varón como un objeto sexual, una simple mercancía de usar y tirar (mediante la pornografia), y la han vuelto a ENGAÑAR. Dónde antes le dijeron que tenía que realizarse, ahora le dicen que tiene que liberarse sexualmente. Y ya el varón deja de respetar lo que antes le era sagrado : la mujer. El fruto del vientre de la nueva mujer, no es ya de usar y tirar, sino directamente de tirar. Ya no hay amor, ya no hay compromiso, ya no hay dinero, ya no hay espacio, ya no hay tiempo.
    Y llegan las clínicas abortistas, negocios de oro con las fauces abiertas, como el dios semita Moloch, ( que al fin es un sacrificio con víctima) y vuelven a engañar limpiando conciencias, y persuadiendo con lo del montón de células.
    El resultado es que esto es un montaje de principio a fin, del príncipe de la mentira, que ha hecho del mundo un gigantesco aquelarre. Con sus orgías y sus sacrificios humanos. Con la sangre que más le gusta. La de los inocentes.

  2. María R dice:

    ¡Que razón tienes Cristina ! Es muy políticamente incorrecto decir esto; pero una gran culpa del caótico estado en que se encuentra la sociedad actual se debe precisamente a que la mujer ha dejado de ser la capitana de la familia ; la han sacado de su hogar , privándola del derecho de disfrutar y educar a sus hijos, robándola el tiempo para estar con su marido , destruyendo la conviviencia familiar , de modo que todos acaban siendo unos perfectos desconocidos entre sí. Las amas de casa tiene una función tan importante en la sociedad, que se les debería dar un sueldo , en lugar de criticarlas y llamarlas despectivamente marujas , cuando han sido el elemento vertebrador de la familia . Pero la intención , no era efectivamente la promoción de la mujer como se ha dicho , pues generalmente ha accedido a los peores puestos de trabajo y ha sido discriminadas salarialmente . El objetivo ha sido la destrucción de la familia que es la base de la sociedad .

  3. Cristina dice:

    Ok María. Has puesto el broche final. Y encima el Estado les ha robado la custodia de los niños, desde pequeñitos en sus manos para implantarles su diabólica ideología. Plan maestro de engaño y astucia.

  4. Carmen dice:

    Soy una felicisima maruja . Mis amigas que trabajaban no eran más felices que yo. Mis hijos iban mejor vestidos y mejor educados mi casa estába mas limpia y con más gusto, yo he tenido tiempo de leer y formarme literatura, teatro, poesía, arte, historia astronomia etc.. no hablaban de nada y me aburria con ellas, los fines de semana estában en chándal desgreñadas y cansadas. ¿quien ha progresado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a InfoVaticana


Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: