Activista LGTB: ‘No hay ningún derecho humano intrínseco a tener hijos’

|

Gay Powell, homosexual y defensor del colectivo LGTB desde hace más de 30 años, explica las razones por las que se opone a los vientres de alquiler, al mismo tiempo que defiende que llamar a alguien «homófobo» es silenciar el debate. 

Durante una conferencia de la plataforma en contra de los vientres de alquiler llamada Stop Surrogacy Now -a la que acude InfoVaticana-,  Gary Powell, homosexual y activista LGTB en Reino Unido, explica las razones por las que, a pesar de su orientación sexual y de ser gran defensor del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales desde hace más de 30 años, está en contra de la popularmente conocida como gestación subrogada.

«Los acuerdos de maternidad subrogada pueden causar importantes daños físicos y psicológicos a algunas donantes de óvulos y a las madre subrogadas, además de provocar importantes daños psicológicos a algunos niños traídos al mundo como resultado de este proceso. Aquellos que están a favor de esta práctica no tienen en cuenta estos aspectos», denuncia Gary.

Para el activista LGTB, el proceso de subrogación despierta serias cuestiones éticas y morales, entre las que se incluyen la explotación de las mujeres en situación de desventaja económica y la mercantilización de las mujeres y los niños por parte de empresarios «con motivaciones menos éticas en este ámbito, cuya prioridad de maximizar el beneficio económico puede eclipsar su conciencia de responsabilidad ética».

El líder LGTB en el país británico explica que tener hijos «no es un derecho», un argumento que enarbola el colectivo LGTB para apoyar la llamada maternidad sobrogada. Defiende que se debe desafiar «el apoyo incondicional a la maternidad subrogada en la comunidad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, sobre todo porque algunas personas LGTB llegan a considerar equivocadamente el ‘derecho’ a desarrollar acuerdos de maternidad subrogada para tener hijos como un derecho LGTB intrínseco. No lo es», sentencia.

Asimismo, Powell subraya que «no hay ningún derecho humano intrínseco a tener hijos, y, en particular, a traer a los niños al mundo con riesgo de causar daño a las mujeres y a los niños vulnerablea».

«En mi opinión, debe dibujarse una línea roja ante la opción de maternidad subrogada y esto debe hacerse en servicio de los derechos humanos, incluso por parte de una comunidad LGTB reflexiva y madura que debería estar particularmente preocupada por cuidar la protección y la promoción de los derechos humanos».

‘Llamar a alguien homófobo es silenciar el debate’

El activista LGTB defiende la igualdad «siempre y cuando no se hiera al otro». Asimismo, asegura que llamar a alguien «homófobo» es silenciar el debate, y que es un gran error «callar a la gente». «No existe homofobia cuando alguien se opone a algo que hiere a los niños», sentencia.

Powell concluye sus declaraciones explicando que «la maternidad subrogada no puede ser altruista», ya  que siempre existe un contrato de por medio, «una transacción comercial, el contrato de una vida humana», concluye.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
7 comentarios en “Activista LGTB: ‘No hay ningún derecho humano intrínseco a tener hijos’
  1. «El activista LGTB defiende la igualdad “siempre y cuando no se hiera al otro”. Asimismo, asegura que llamar a alguien “homófobo” es silenciar el debate, y que es un gran error “callar a la gente”. “No existe homofobia cuando alguien se opone a algo que hiere a los niños”, sentencia.».
    Me opongo a las LGTB no sólo porque se hiera al otro o a los niños, sino por algo mucho más profundo:
    «El incesto, las prácticas sodomitas y pedofilas, consentidas o no, son un atentado contra las leyes naturales, morales y de Dios.
    Las lgtb, el islam y el comunismo las toleran, promueven o practican.
    El incesto, tiene el agravante de la debilidad genética de sus descendientes o malformaciones.
    Estas prácticas están relacionadas entre sí y son inseparables.
    Son de naturaleza cultural y derivan en ciertos grupos humanos en prácticas satánicas.
    Las lgtb las intentan normalizar mediante leyes impositivas, considerando que su raíz es natural, sin informes científicos contrastados y de peso. Por ello se consideran leyes idiologicas, propias de regímenes autoritarios.
    A sus militantes se les considera los creadores de la “cultura de la muerte” y que se refleja, indirectamente, en muchas actividades humanas aparentemente lúdicas.
    Son sectas tan peligrosas como el islam y los comunistas, que no se permite la apostasía sino es bajo pena de muerte fisica o social. El camino que nos conduce al infierno está empedrado de buenas y lúdicas intenciones.
    En el mundo animal libre no se realiza el incesto, por conllevar una degeneración genética. Sería una regresión no al animalismo, sino al satanismo o barbarie.»
    Esto indica que puede considerarme homófobo o lgtbfobo.
    También diverjo en lo referente a los vientres de alquiler por que lo importante es el niño, la madre y la familia natural no la parte ética o comercial:
    «Vientres de alquiler.
    El nascituros en su desarrollo crea vínculos afectivos y sanguíneos con la madre y su entorno, muy importantes para su ulterior desarrollo. La madre gestante también. El separalos genera en ambos fuertes problemas neurológicos, que derivan en alteraciones sicosomaticas posteriores. ESTE ES EL PRINCIPAL PROBLEMA DE LOS VIENTRES DE ALQUILER, mas allá del aspecto mercantil, que también lo es. A todo ello hay que añadirle que el nascituro es un ser humano con derechos naturales independiente de la madre, por lo que ésta no le puede eliminar ni transferir, sin causas naturales muy justificadas. Por ello es imprescindible que la madre,junto al padre, sea siempre la gestante, independientemente de quien sea el óvulo y el esperma. Lo único importante es que el bebé nazca en una familia natural, formada por un hombre y una mujer y la madre sea la que los lleve en su vientre, pues desde él comienza a relacionarse y conocer a sus padres, siendo estos vínculos los más importante para el desarrollo natural y equilibrado del mismo, muy superiores a los genéticos. »
    De todas formas es de agradecer que por lo menos sea más tolerante al intercambio de ideas razonadas.

  2. Pero Powell dice una cosa importantísima que es verdad : que el tener hijos no es un derecho intrínseco del ser humano y si esto es así , no es lícito emplear cualquier medio ó técnica para tenerlos . Aquí habría que incluir la fecundación in vitro dónde se producen muchos embriones , que son seres humanos vivos , que se seleccionan , se catalogan y se puntúan en virtud de su calidad : los malos , no son viables y se desechan . Los mejores embriones , es decir , los seres humanos vivos con mejor puntuación , siguen cuatro caminos : unos se implantan en el útero , otros se congelan en unidades especiales de los hospitales , lo que significa que tenemos seres humanos vivos en estado de hibernación ( 5 años ) y otros se donan a otras mujeres o se dan para que se investigue con ellos . La fecundación in vitro tiene que evolucionar hacia la consecución de un único embrión , para que sea una técnica ética .

  3. Como evidencia la Fetologia , la vida del ser humano comienza desde el primer instante de la concepción y así , por orden cronológico , la primera etapa de su vida es el embrión , luego el feto y después la niñez . Lo que se implanta en los vientres de alquiler son embriones no niños y lo que se manuipula en la fecundación in vitro y en otras técnicas son embriones , es decir seres humanos , pero en la fase inical de su vida . Efectivamente , no confundamos una cosa con otra .

  4. Maria R.
    «La fecundación in vitro tiene que evolucionar hacia la consecución de un único embrión , para que sea una técnica ética «. O los embriones que se vayan a implantar «in situ» y los que queden hibernando sean utilizados sólo para ser implantados en otras mujeres con fines reproductivos para la formación de una familia natural.

  5. J. M.R. , aunque se hiciera así , muchos otros embriones vivos se matan . Estamos hablando de los embriones que se implantan y congelan que son básicamento áquellos que han obtenido una puntuación superior , es decir , los mejores, y que por ello , han sido catalogados como óptimos ; pero muchos de los que han obtenido la segunda puntuación , catalogados como buenos , casi todos los que han obtenido la tercera puntuación catalogados como subóptimos y todos los que han tenido la peor puntuación catalogados como no viables , se desechan, y son también seres vivos . A mí me produce escalofríos la manipulación que se está haciendo del ser humano en la primera fase de su vida y luego , encima, hasta los utilizan para para hacerse joyas . ¡Da miedo la sociedad en que vivimos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles