PUBLICIDAD

Diez cosas que debes saber sobre el Domingo de la Divina Misericordia

Jesucristo reveló a Santa Faustina su Divina Misericordia, una de las devociones católicas recientes que más fieles tiene.
|

¿Qué es y por qué es tan importante el día de la Divina Misericordia para los católicos? Estas son 10 cosas que debes saber al respecto:

1. El Domingo de la Misericordia se basa en revelaciones privadas

Esta celebración se lleva a cabo en el segundo Domingo de Pascua. Se basa en las revelaciones privadas de Santa Faustina Kowalska, religiosa polaca que recibió mensajes de Jesús sobre su Divina Misericordia en el pueblo de Plock, Polonia.

La figura de Santa Faustina Kowalska

2. Forma parte del calendario de la Iglesia por acción de San Juan Pablo II

En el año 2000 el Papa Juan Pablo II canonizó a Santa Faustina y durante la ceremonia declaró: “así pues, es importante que acojamos íntegramente el mensaje que nos transmite la palabra de Dios en este segundo domingo de Pascua, que a partir de ahora en toda la Iglesia se designará con el nombre de ‘Domingo de la Divina Misericordia’”. (Homilía, 30 de Abril, 2000)

3. Esta revelación privada tiene efectos válidos en la liturgia

En su comentario teológico sobre el mensaje de Fátima, el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, ahora Papa Emérito Benedicto XVI, escribió: “podemos añadir que a menudo las revelaciones privadas provienen sobre todo de la piedad popular y se apoyan en ella, le dan nuevos impulsos y abren para ella nuevas formas. Eso no excluye que tengan efectos incluso sobre la liturgia, como por ejemplo muestran las fiestas del Corpus Domini y del Sagrado Corazón de Jesús”.

Imagen original de la Divina Misericordia

4. La Iglesia invita a celebrar la Divina Misericordia de varias formas

Entre otras cosas, ofrece una indulgencia plenaria: “para hacer que los fieles vivan con intensa piedad esta celebración, el mismo Sumo Pontífice (Juan Pablo II) ha establecido que el citado domingo se enriquezca con la indulgencia plenaria para que los fieles reciban con más abundancia el don de la consolación del Espíritu Santo y cultiven así una creciente caridad hacia Dios y hacia el prójimo, y una vez obtenido de Dios el perdón de sus pecados, ellos a su vez perdonen generosamente a sus hermanos”. [Decreto de la Penitenciaría Apostólica del 2002]

5. La imagen de la Divina Misericordia fue revelada por Jesús mismo

Esta imagen le fue revelada a Santa Faustina en 1931 y Jesús mismo le pidió que se pintara. Luego el Señor le explicaría su significado y lo que los fieles alcanzarán con ella.

En la mayoría de versiones Jesús se muestra levantando su mano derecha en señal de bendición, y apuntando con su mano izquierda sobre su pecho fluyen dos rayos: uno rojo y otro blanco.

“El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas (…). Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos” (Diario, 299). Toda la imagen es un símbolo de la caridad, el perdón y el amor de Dios, conocida como la «Fuente de la Misericordia».

Conocemos los secretos de la Divina Misericordia

Oraciones de la Divina Misericordia

6. Esta devoción cuenta con oraciones particulares

La Coronilla es un conjunto de oraciones utilizadas como parte de la devoción a la Divina Misericordia. Se suele rezar a las 3:00 pm (el momento de la muerte de Jesús) utilizando las cuentas del Santo Rosario, pero con un conjunto diferente de oraciones. Puede acceder a la Coronilla en el siguiente enlace.

7. La Divina Misericordia está vinculada al Evangelio del segundo Domingo de Pascua

La imagen de la Divina Misericordia representa a Jesús en el momento en que se aparece a los discípulos en el Cenáculo –tras la resurrección–, cuando se les da el poder de perdonar o retener los pecados.

Este momento está registrado en Juan 20: 19-31, que es la lectura del Evangelio de este domingo.

La lectura se coloca en ese día porque incluye la aparición de Jesús al apóstol Tomás (en la que Jesús lo invita a tocar sus llagas). Este evento ocurrió en el octavo día después de la Resurrección (Juan 20:26) y por ello se utiliza en la liturgia ocho días después de la Pascua.

8. Los sacerdotes tienen un empoderamiento especial para administrar la Divina Misericordia

En Juan 20, 21-23 dice: “Jesús les dijo otra vez: ‘La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío’. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos’”.

La importancia de la confesión

9. La confesión es la acción de la Divina Misericordia hasta el fin de los tiempos

Jesús capacitó a los apóstoles (y sus sucesores en el ministerio) con el Espíritu Santo para perdonar o retener (no perdonar) los pecados.

Debido a que están facultados con el Espíritu de Dios para hacer esto, su administración del perdón es eficaz: realmente elimina el pecado en lugar de ser solo un símbolo de perdón.

10. En las revelaciones privadas Jesús le da suma importancia a su Segunda Venida

Jesús promete regresar en gloria a juzgar al mundo en el amor, como claramente lo dice en su discurso del Reino en los capítulos 13 y 25 de San Mateo.

Solo en el contexto de una revelación pública como es enseñado por el Magisterio de la Iglesia se puede situar las palabras de la revelación privada dada a Sor Faustina:

“Prepararás al mundo para Mí última venida”. (Diario 429)

“Habla al mundo de mi Misericordia….Es señal de los últimos tiempos después de ella vendrá el día de la justicia. Todavía queda tiempo que recurran, pues, a la Fuente de Mi Misericordia”. (Diario 848)

“Habla a las almas de esta gran misericordia Mía, porque está cercano el día terrible, el día de Mi justicia”. (Diario 965)

“Estoy prolongándoles el tiempo de la misericordia, pero ay de ellos si no reconocen este tiempo de Mi visita”. (Diario 1160)

“Antes del Día de la justicia envío el día de la misericordia”. (Diario 1588)

“Quien no quiera pasar por la puerta de Mi misericordia, tiene que pasar por la puerta de Mi justicia”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

26 comentarios en “Diez cosas que debes saber sobre el Domingo de la Divina Misericordia
  1. Primero, cuando esta devoción fue analizada por Pío XII, él no estaba preocupado con las oraciones de la devoción, pero sí con las circunstancias de las autoproclamadas apariciones a Sor Faustina y su contenido. Esto es, le preocupaba lo que supuestamente Nuestro Señor le dijo a Sor Faustina y cuánto de ésto se hizo publico.

    Entonces, Pío XII, ubicó esta devoción, incluyendo las apariciones y escritos de Sor Faustina en el Index Librorum Prohibitorum (Índice de Libros Prohibidos). Esta lista no existe más, desde que fue abolida oficialmente por Pablo VI el 14 de Junio de 1966. Por una parte, es desafortunado que no exista. El Índice de Libros Prohibidos era un catálogo que señalaba qué literatura (profana o religiosa) era contraria a la Fe Católica.

    Así, Pío XII puso los escritos de Sor Faustina en el Índice de Libros Prohibidos.

    Pío XII consideró la obra de Sor Faustina como algo contrario a la Fe Católica, por causa de las “apariciones” y mensajes que ella recibió.

    Luego, vinieron otras prohibiciones hechas por Juan XXIII. Dos veces en su pontificado, el Santo Oficio condenó en sendas oportunidades los escritos de la Divina Misericordia.

    No fue una vez, sino dos veces durante Juan XXIII, que esta devoción en particular fue condenada por el Santo Oficio. La primera condena vino en una reunión general realizada el 19 de Noviembre de 1958. La declaración del Santo Oficio presentó tres conclusiones sobre esta devoción:
    No hay evidencia del origen sobrenatural de estas revelaciones. Esto significa que los miembros del Santo Oficio analizaron el contenido y decidieron que no había nada que indicara que dichas apariciones eran sobrenaturales. En una aparición auténtica (por ejemplo, Nuestra Señora de Lourdes o Nuestra Señora de Fátima), puedes mirar el contenido y afirmar que puede no haber dicho nada definitivamente de que sean de origen divino, pero hay suficiente evidencia para decir que es posible que lo sean. Contrario sensu, en las apariciones de la Divina Misericordia, ellos dijeron que definitivamente no hay evidencia fehaciente de que éstas sean sobrenaturales. En pocas palabras, “No pensamos que estas apariciones vengan de Dios”.
    No se debe instituir la fiesta de la Divina Misericordia. ¿Por qué? Porque si se basa en apariciones que no vienen de Dios, entonces podría ser apresurado y temerario instituir en la Iglesia una fiesta basada en una falsa aparición.
    Está prohibido difundir imágenes y escritos dedicados a propagar esta devoción bajo la forma descrita por Sor Faustina. Aún, está prohibido presentar públicamente la imagen de Nuestro Señor con la advocación de la Divina Misericordia.
    El 6 de Marzo de 1959, el Santo Oficio presentó un segundo decreto por orden de Juan XXIII. Una vez más, prohibió la difusión de las imágenes de la Divina Misericordia y los escritos de Sor Faustina que propagaran esta devoción. También dispuso que los Obispos decidieran qué medidas serán necesarias para remover las imágenes que ya habían sido dispuestas para la veneración pública.
    No necesito ahondar mucho sobre esas declaraciones. Dos Papas alertaron fuertemente a los fieles sobre el peligro que entraña esa devoción. Pío XII la puso en el Índice; Juan XXIII emitió dos condenas por medio del Santo Oficio sobre el peligro espiritual que esta devoción conlleva a los fieles. Sobre esto, basta lo ya dicho.

    PRINCIPAL ERROR: SE PRESENTA UNA MISERICORDIA INCONDICIONAL

    Consideremos la verdadera imagen de Cristo, Nuestro Salvador. Probablemente, la más segura representación de Él y la más rica simbólicamente, después del Crucificado, es la imagen del Sagrado Corazón, porque la imagen de Nuestro Señor con el Sagrado Corazón representa toda la Teología de la Redención.

    El Sagrado Corazón de Jesús contiene todo el Misterio de la Redención. Además, se distinguen el Halo de Su divinidad y el Corazón (y la mano derecha -claramente llagada- dando una bendición).

    Traspasaron sus Manos, sus Pies y su Sagrado Corazón; la Corona de espinas rodea su Corazón, que arde de amor por los hombres. Este es el precio que Él Pagó, el Sacrificio que hizo por nuestra Redención. Él se ofrece a Sí mismo por el ardiente amor hacia nosotros, pese al hecho de que nosotros somos creaturas ingratas y rebeldes hacia nuestro Creador. Pensemos en ello. Él nos creó y Le clavamos en la Cruz aún pensando que Él era Dios e inocente de toda culpa. De esta forma, el Sagrado Corazón representa todo esto.

    En las imágenes del Sagrado Corazón, Él apunta a esta fuente simbólica de su amor y misericordia para nosotros. Las devociones al Sagrado Corazón siempre suponen la reparación por nuestros pecados. Somos pecadores, debemos hacer reparación. A pesar de la promesa de Nuestro Señor y el hecho de que Él pagó un precio infinito para nuestra Redención, nosotros debemos hacer reparación. Deberíamos hacer siempre penitencia por causa de nuestros pecados y hacer varias resoluciones para reparación.

    Ahora, consideren la imagen de Nuestro Señor representando la Divina Misericordia. Esta es una imitación del Sagrado Corazón (pero sin el corazón). Si analizan con atención, ustedes notarán que en la imagen no hay corazón. Sólo unos simples rayos que salen de algún punto en medio de Su pecho. Esto simboliza el error de la devoción de la Divina Misericordia. Predica que podemos esperar una misericordia incondicional sin ninguna contraprestación, sin ningún precio, sin ninguna obligación. Ese no es el mensaje de Cristo.

    Cristo es misericordioso. Vez tras vez, Su misericordia perdona nuestros repetidos pecados en el Sacramento de la Penitencia (la Confesión), siempre nos devuelve el estado de Gracia sin tener en cuenta qué tan graves son nuestros pecados. ¿Y qué sucede en el Sacramento de la Confesión? El mismo nombre del Sacramento nos presenta lo que sucede: se requiere la Penitencia para la eficacia del Sacramento. En el Saramento no sólo reconoces tu plena sumisión a la Iglesia y tu dependencia de los Sacramentos para obtener el perdón, pero debes salir del confesionario con una penitencia impuesta.

    Tal vez recuerdes desde este púlpito que no sólo debes cumplir plenamente esa penitencia (la que te impone el confesor); debes hacer continuamente penitencia, tu propia penitencia. No es sólo hacer una parte del Rosario y decir: “Bien, ya cumplí mi penitencia. Ahora, seguiré alegremente mi camino”. Debes tener siempre el espíritu de penitencia por tus pecados pasados; y debes vivir con ese espíritu.

    El error central de la Divina Misericordia es que promete muchas recompensas espirituales sin requerir penitencia de ninguna clase, sin necesidad de reparación, ni cualquiera otra condición.

  2. Clarificador el Congreso de los laicos en Roma. Tomen nota los pastores whttp://www.lanuovabq.it/it/articoli-laici-liberi-e-innamorati-della-chiesa-da-hobbitchiediamo-verita-sui-sacramenti-non-rivolte-19624.htm

  3. La misericordia del Congreso está unida a la Justicia y a la Verdad, y no desgajada, como la que se predica hoy par hacerse el simpático. Es una misericordia que reclama conversión. Sin conversión no hay aceptación de la misericordia sino rechazo.

  4. Yo, la verdad sea dicha, si que en algo he practicado esta devoción, pero no obstante no me parece una cosa pedida por el Señor. Parece ser como una especie de «imitación» al Sagrado Corazón de Jesús, como si la tal Santa Faustina Kowaslka copiase a la de la Santa Margarita María de Alacoque. Lo que no entiendo es porqué se le da más importancia a esta devoción y práctica a la Divina Misericordia que a la del Sagrado Corazón de Jesús. Muchos dicen que Su Santidad Juan Pablo II la elevó a los altares como Santa a FFaustina Kowalska porque era polaca. Además dicen que, la Misericordia Infinita de Dios ya está dentro de la Devoción del Sagrado Corazón de Jesús. No se´, no sé…

  5. No es casualidad que el Papa Benedicto XVI haya elegido esta misma fecha para canonizar al Papa polaco, devoto de la Divina Misericordia, junto con Juan XXIII, dice erróneamente Gabriel Ariza. Debe rectificar su otra entrada sobre la misericordia, que no admite comentarios, pues no fué Benedicto XVI quien canonizó simultáneamente a ambos sino el actual Pontífice, saltándose por cierto la regla del milagro previo en lo que respecta a Juan XXIII.

  6. Además la fiesta de la divina misericordia ha sustituido en el calendario al domingo » in albis».
    En las revelaciones de Jesús a sor Lucia en 1931, no me suena nada que Él recomendase recitar la coronilla.

  7. Pues yo recomiendo leer el diario de Santa Faustina y os daréis cuenta de las maravillas que encierran esta devoción. De verdad. Leedla. Os va a convencer seguro. El perdón de Dios es incondicional en tanto que Cristo ya pagó por nuestros pecados,de nosotros espera que le pidamos perdón y reparemos en la medida que El nos va concediendo su Gracia para hacerlo. Hoy las iglesias llenas con confesiones por cientos en cada vez más lugares de España. Benditos ea Dios y su infinita Misericordia

  8. Excelente
    Yo en vez de discutir
    Prefiero CONFIAR EN SU DIVINA MISERICORDIA , En vez de pensar en un Dios castigador como los abuelitos y bisabuelos nos enseñaron a tener pavor de Dios, en vez de un Temor de ofenderlo x ser tan bueno, tratando en lo maas mínimo que sea reciproco (aún que jamás podremos comparar nuestro amor a Él a dif.del amor que nos tiene a nosotros)
    Quien kiera discutir que si es un libro prohibido o no 😛 Equis prefiero el mensaje de Sor Faustina que los comentarios en contra.
    GRACIAS JESÚS X TU DIVINA MISERICORDIA
    Ahora no te tengo miedo, ahora más bien no quiero volver a pecar para no ponerte triste, ya que tu todo lo ves y conoces las intenciones de cada corazón. TE AMO* TE AMO* TE AMO* GRACIAS XQUE TU ME AMASTE 1o. 😀

    1. Creo que no terminaste de entender correctamente el mensaje de la Divina Misericordia. En las revelaciones privadas que transmite Santa Faustina en su Diario, queda claro que quien no se someta a la Divina Misericordia, será sometido a la Divina Justicia. Es un ultimatum al arrepentimiento, la reparación y la confianza en el Amor divino. Asi lo veo yo. Atte. en Cristo.

    2. Fabiola,yo también lo veo como usted,la Divina Misericordia,mueve al amor y la confianza,y el temor de ofender a Dios por su gran Bondad y Amor con nosotros,por no querer entristecer al que ha dado su Vida por nosotros,y solo puede Amar.

  9. Sra. María:

    ¿Que tiene la devoción de la Divina Misericordia que no tenga la del Sagrado Corazón de Jesús o la del Santo Rosario Mariano? A propósito. Algo he leído de Faustina Kolwaska y no tiene mucha especialidad de la vida de la Santa.

    1. En realidad es lo mismo,pero actualizado.Y los rayos de luz que salen de sus heridas,son las gracias que da,a los que en El confían.

  10. Me parece que cada una de las apariciones tiene un mensaje específico para cada época de la historia de la salvaci en especial.
    Fátima prevenía del comunismo
    Garabandal prevenía de los errores que se derivarían del CVII
    En el Tepeyac se aparece a un indígena ya católico para bendecir el mestizaje e inculturar el Evangelio lo que sustituiría los sacrificios humanos por el Sacrificio Incruento. Además para dar identidad a un pueblo que todavía no existía porque eran infinidad de etnias sin cohesión.
    En Santa Margarita María Alacoque era rescatar el culto al Sagrado Corazón.
    En Santa Faustina, era un mensaje para el futuro, precisamente para este tiempo que estamos viviendo previo a la Segunda Venida de Nuestro Señor.
    Son muchos los detalles que anuncian que sí es una devoción auténtica: precisamente para estos tiempos:
    Falleciste Señor pero de tu Corazón brotó para el mundo entero el amor, la paz el perdón y la misericordia.
    Cualquiera puede entender que el perdón se otorga después de

  11. No hagan caso de nada de lo que dice este artículo.
    Lo que entra en el INDEX, se queda en el INDEX condenado para siempre jamás. No hay más vuelta de hoja. Cuando un p4p4 condena, está queriendo ser infalible. Es la supresión del INDEX la que es de dudosa legitimidad. Y son los p4p4s que no condenan nada ni renuevan ninguna condena los que no están cumpliendo con su oficio. Porque su oficio no es viajar ni ser simpático, es transmitir lo que reciben sin alterar absolutamente nada. Y eso es lo que juran cuando reciben el cargo.

    1. Si no es así y todo lo que era definitivo es revisable, entonces todo es suprimible y revisable, incluso lo que se ha revisado se puede volver a revisar. O eso ya no?. Alteran todo para hacerlo nuevo, pero lo hecho nuevo ya no se puede alterar. Pues por ese mismo principio de evolución es como se va a restituir todo a su estado original. Todos los concilios son papel mojado menos el último, pues por ese mismo principio se restituyen las cosas.

        1. Uno.
          El catolico promedio no lee, no va a las fuentes, esta en manos de lobos que los pervierten y los conducen a un abismo de ignorancia.
          Se le agradece que trate de enseñarles algo aunque siempre reciba insultos como respuesta.
          Al igual que usted creo que la Iglesia postconciliar es una caricatura grotesca de la otrora Iglesia Catolica Apostolica Romana.
          Mons. Lefevbre tenia razon pero esto muy pocos lo van a entender…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles