Infovaticana
‘Se están aplicando las técnicas de la ganadería a la reproducción humana’
a3, Noticias, Vida

‘Se están aplicando las técnicas de la ganadería a la reproducción humana’

LA GACETA
5 Abril, 2017

María Poumier, una mujer provida, denuncia en su documental ‘El fruto de nuestras entrañas’ cómo poderosos organismos internacionales están, sin que nos demos cuenta, acaparando nuestra vida hasta el extremo.

Rosa Cuervas-Mons/ La Gaceta.-¿Cómo explicar, entonces, que las leyes de mayor y peor ingeniería social hayan venido, casi siempre, de la izquierda? Opina Poumier que el derrumbe de la Unión Soviética dejó a la izquierda desorientada, deseosa de encontrar una causa para seguir existiendo.

Visitaba Madrid desde su Francia natal para participar en elcongreso internacional ‘Por más vida’, celebrado el pasado 25 de marzo. María Poumier, una mujer provida, denuncia en su documental ‘El fruto de nuestras entrañas’ cómo poderosos organismos internacionales están, sin que nos demos cuenta, acaparando nuestra vida hasta el extremo. Hasta, incluso, la reproducción. Situada políticamente en la izquierda, viaja con la memoria hasta la revolución cubana y afirma que los fundadores del marxismo y los padres de la revolución soviética fueron gente respetuosa con la naturaleza y la familia. ¿Cómo explicar, entonces, que las leyes de mayor y peor ingeniería social hayan venido, casi siempre, de la izquierda? Opina Poumier que el derrumbe de la Unión Soviética dejó a la izquierda desorientada, deseosa de encontrar una causa para seguir existiendo. Y encontró una causa… pero -explica María- muy equivocada: “Meten la pata y se equivocan al aceptar cualquier delirio que sea seductor”, afirma, para defender después que los “comunistas han sido el grupo de militantes políticos menos corruptos”, muchos derivados de un alejamiento del cristianismo, que viven una fe -una fe política- de sustitución. Pero, como dice ella ante las muchas preguntas y el enorme debate que surge tras esta afirmación, “no vamos a cambiar de tema”. María Poumier ha venido a España a denunciar el negocio indigno de los vientres de alquiler… y de eso hablaremos.

Un congreso internacional para hablar de dos asuntos trascendentales: aborto y ‘maternidad subrogada’. ¿Cómo ha ido?

Se abordaban estos dos temas y la principal conclusión es que a todo el mundo le ha quedado claro que los dos temas van unidos. Si quieres lograr la maternidad subrogada hay que practicar abortos selectivos en embriones y también matar a muchos para que uno salga adelante. Es decir, que la maternidad subrogada descansa sobre el principio de destrucción de la naturaleza.

En su discurso denuncia con frecuencia la existencia de una élite política empeñada en acabar con la familia. Habla incluso de ‘mafias’. ¿Quién quiere acabar con la familia? ¿Qué gana? 

Sólo se entiende con la perspectiva de la globalización. En realidad muchos estados están tratando de resistir a estos nuevos inventos [maternidad subrogada, vientres de alquiler, leyes de ingeniería social]. Los únicos que están a favor son los organismos internacionales y, en el caso del lobby de los vientres de alquiler, eso supone empresas de escala similar a las de Google o Facebook ante las que no se puede resistir. Es como intentar resistirse a Facebook y Google, ¿se imagina? El enemigo es ese que no tiene alma, no tiene patria, no tiene madre, ni padre.

Pero ese enemigo invisible… ¿qué interés tiene en atacar a la familia? O, dicho de otra manera: ¿Hay un ataque programado contra la familia o el llamado desarrollo social de las últimas décadas ha acabado perjudicando a la familia sin que hubiera una mala intención previa?

Es verdad que muchos hablan de ‘conspiración’, pero para mí no es cierto. Incluso gente que puede considerarse muy dañina entre quienes tienen poder en la masonería o los lobbies son gente que tiene padre e hijos… por lo tanto en algún momento respetan su naturaleza.

Por eso, ¿por qué decimos que la familia está en peligro?

Porque hay inventores, ingeniería biológica que se va de las manos a sus creadores, y hay quienes recogen esos logros y los convierten en algo monstruoso buscando, exclusivamente, un beneficio económico de eso.

Los vientres de alquiler…

En Europa la resistencia a los vientres de alquiler es muy fuerte. Francia, Italia y Alemania se niegan a aceptarlo. En muchas partes del mundo, donde no se vio que eso iba a ser mucho más que marginal, hay una marcha atrás. La India y Tailandia, por ejemplo, ya no aceptan a parejas homosexuales ni extranjeras en sus clínicas de fertilidad. Los países de habla hispana que han caído en la trampa -México, por ejemplo, y algunos estados de Estados Unidos- se han dejado vencer por cálculos comerciales.

Aquí el abogado del diablo preguntaría qué hay de malo en esa ingeniería social si se hace libre y voluntariamente…

Es lo que buscan estas organizaciones supranacionales como Naciones Unidas, Organización Mundial de la Salud y todas estas instituciones internacionales. Adoptan todas el mismo razonamiento: quieren sustituir las leyes internacionales y nacionales por una nueva legalidad inspirada en las leyes del comercio: Entre individuo e individuo o persona jurídica, todo es posible si hay contrato o consentimiento. Este razonamiento sustituye a la verdad, la justicia y la ética.

¿Se puede poner cara o nombre a ese enemigo invisible? ¿Son esas organizaciones supranacionales a las que se refiere? 

Sí. Algo que ocurre, y que quizá la gente no sabe bien, es que Naciones Unidas tiene leyes para desarrollar la noción de “derecho a la sexualidad”. Eso supone que a partir de los diez años el niño tiene derecho a la sexualidad que quiera: los derechos reproductivos -que comenzaron como una incitación a no reproducirse- evolucionan ahora hasta decir que un niño tiene derecho a tener relaciones sexuales con cualquiera; que sus padres no le pueden enseñar una moral sexual y que ese niño puede denunciar a su padre o madre por violar su derecho a la sexualidad. Es muy grave, se utiliza el sexo para pervertirlo todo.

Otro escenario al que se debe llevar esta pelea es el poder médico. Nos dejamos llevar por cualquier cosa que dice la Medicina, desde los diagnósticos preimplantatorios hasta los prenatales sobre la perfección del hijo. El poder médico lo controla todo y te sugiere con mucha insistencia abortar, no tener hijos… (siempre, por cierto, con el sentido de recortar vidas, nunca a la inversa), te habla de niños más sanos, más perfectos… niños artificiales. Se están aplicando las técnicas de la ganadería a la reproducción humana. ¿Es esa la dignidad que exige la condición humana? El ser humano es otra cosa, no debemos dejar que nos traten como ganado.

Llegamos de nuevo a los vientres de alquiler…

Lo más monstruoso es la posición de los ecologistas. Dicen que hay que proteger la naturaleza, luchan contra los transgénicos, denuncian la artificialización de la naturaleza… una lógica muy sana que se detiene en cuanto hay que abordar el futuro de la humanidad. Somos una especie animal y estamos en grave peligro porque la esterilidad está ganando en nuestra especie hasta un punto terrible.

¿Por qué?

Por la contaminación; por el vertido constante de hormonas femeninas a la naturaleza; por la alimentación preparada, porque ingerimos venenos y estamos rodeados de tóxicos (las ondas wifi, por ejemplo, afectan a nuestras células reproductivas). Porque se dice a las mujeres que primero tienen que tener una carrera y un futuro profesional y después, a los cuarenta, ser madres. Y, si no pueden serlo y tienen dinero, pueden comprar un hijo… En España, por ejemplo, hay un gran negocio. Desde Francia vienen mujeres solteras y parejas de lesbianas a inseminarse. Es la artificialización de la vida humana. Las clínicas compran óvulos en Ucrania porque las mujeres allí son de ojos azules y rubias, el tipo físico que gusta más a la gente rica. Se extraen los óvulos, se paga 300 euros a la mujer a la que se somete antes a un chute de hormonas y se extrae cierto número de células para fabricar embriones congelados.

En alguna ocasión ha dicho usted que la legalización del matrimonio homosexual, lejos de ser una lucha social, era el primer paso para llegar a los vientres de alquiler…

En 2013 Francia se movilizó contra el matrimonio gay porque no se nos había pasado por la cabeza que pudiera darse, fue un despertar súbito. Ahora, pasados cuatro años, hemos tomado conciencia de que no fue más que una etapa para hacer que cualquier cosa sea posible para cualquiera. Los homosexales no se casaban y no había una demanda real por su parte. Fue algo impuesto por quienes calculaban que eso servía para otra cosa.

¿Para qué?

La vida sólo se reproduce cuando hay un encuentro entre lo masculino y lo femenino y no se puede hacer una parodia entre esta unión. Con la legalización del matrimonio gay es como si ellos aceptaran ser parte de una raza superior que va a quitar el papel a los padres y las madres. Quieren sustituir el papel de los padres naturales -los que inseminan a las mujeres- y las madres naturales siendo ellos quienes deciden: “Yo me compro con tal útero a quien me dé la gana”. Y, si cualquier día pueden prescindir de las mujeres de alquiler -con los úteros artificiales-, lo harán. Ese es el fondo de la cuestión: el matrimonio homosexual y los vientres de alquiler usurpan los papeles naturales del hombre y la mujer.

LA GACETA


5 COMMENTS ON THIS POST To “‘Se están aplicando las técnicas de la ganadería a la reproducción humana’”

  1. M. D dice:

    El ser humano procrea. Los animales son los que se reproducen.
    ¿Conocen la” Natural Procreative Technology ( Naprotecnología)”? Respetuosa con la naturaleza de los esposos y del acto conyugal, respetuosa con la vida del no nacido y con el Magisterio de la Iglesia. Opuesta a la cultura de la Muerte : Contracepción, reproducción artificial, aborto, maternidad subrogada…
    Ayuden a su difusión entre las parejas con dificultades para concebir o con abortos de repeticion. Genuina Medicina Procreativa al servicio de la Verdad y del Amor Humano.
    En España http://www.naprotec.es
    Gracias

  2. Francisco Rodríguez Mateos dice:

    Con lo que no estoy de acuerdo es con eso de asociar a la izquierda con la ingeniería social. En España los peperos han sobrepasado a la izquierda en estos temas, y encima la gente votándoles igual.

  3. denis dice:

    Estos tiempos que vivimos son de terror. Creo que nunca la humanidad ha estado tan perdida. Ni las peores películas de ficción científica y horror imaginaron estas posibilidades.

  4. Pepe dice:

    Corrijan que vino a Madrid para el Congreso Internacional “Pedimos la palabra”, organizado por la Fundación +Vida.

Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: