PUBLICIDAD

‘Los masones están en un proceso de normalización y aspiran a blindar la honorabilidad de la masonería’

|

InfoVaticana entrevista a Alberto Bárcena, autor del libro “Iglesia y masonería: Las dos ciudades”, que desgrana cuáles son las características y objetivos de la masonería, y cómo la victoria de Donald Trump ha supuesto un duro revés a su estrategia globalista.

Por qué dejé de ser masón

“Estamos promoviendo la honorabilidad de la masonería a nivel de todas las instituciones”. Con estas palabras, un miembro de la Gran Logia de España explicaba hace apenas unos días al diario El Confidencial  la decisión de invitar a Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña a la cena de gala de la masonería española.

En los últimos meses, instituciones como el Parlamento de las Islas Baleares o el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria han aprobado declaraciones institucionales en favor de la “honorabilidad” de la masonería, contribuyendo al objetivo marcado por esta organización.

Por qué dejé de ser masón

Ante este apoyo institucional que está recibiendo la masonería en España, Alberto Bárcenaautor del libro “Iglesia y masonería: Las dos ciudades” y uno de los grandes expertos sobre masonería habla en una entrevista con InfoVaticana de esta organización, de sus objetivos y ritos, de su relación con el proceso de ingeniería social y con el establishment y de las condenas pontificias de los tres últimos siglos.

¿En qué situación se encuentra la masonería en España y cuáles son ahora sus aspiraciones?

Están en un proceso de normalización, de “salir del armario” como ellos mismos dicen. Aspiran a blindar a la masonería, blindar la honorabilidad de la masonería. Han acuñado ya la palabra “masófobo”. Cuidado, que cuando acuñan la palabra tipifican la conducta. “Masófobo” es el que denuncia las políticas de la masonería. Y “masófobo” es el equivalente al “homófobo”, que esa palabra hace poco no existía siquiera y ahora, no solo existe, sino que puedes llevarlo a la ley, se tipifica como una conducta punible.

Los pontífices de la Iglesia católica han condenado la masonería durante los tres últimos siglos. ¿Puede haber ahora un acercamiento entre la Iglesia y la masonería?

No, a no ser que la masonería cambiara de tal forma que llegara incluso a desvirtuarse por completo. Como digo en el libro que he publicado sobre el tema, ya hubo un diálogo de seis años entre la Conferencia Episcopal alemana y la Gran Logia de Alemania, y detrás estaba Doctrina de la Fe, que pretendía averiguar si en el siglo XX había habido algún cambio, al menos en algunas logias, que permitiese la doble pertenencia, que el católico fuera también masón. Y después de unas conversaciones que van de 1974 a 1980, los obispos alemanes publican un documento en el que se dice que la masonería no había cambiado y que la doble pertenencia es imposible.

¿Cuándo empezaron las condenas pontificias a la masonería?

La primera es de 1738, In Eminenti de Clemente XII. La masonería había nacido muy poco antes, en 1717, y ya en 1738 hay una condena con excomunión por parte de la Iglesia. Y su sucesor, en su condena Providas, de 1751, dice que quedan excomulgados quienes ingresen en la masonería o colaboren con ella y da dos argumentos fundamentales: el peligro que representan los masones para la seguridad de los estados y la salvación de las almas. En el siglo XIX hay muchísimas más. Las últimas condenas son del siglo XX, la última de Juan Pablo II, de 1983, que dice claramente: “El masón está en pecado grave y no puede recibir la Santa Comunión”.

¿Por qué no es posible la doble pertenencia, ser católico y masón?

Los masones han trabajado contra la Iglesia e incluso la han infiltrado al comprobar que desde fuera era más complicado atacarla que desde dentro. Son incompatibles con cualquier iglesia cristiana, no solo por los rituales, sino también por su relativismo absoluto, relativismo que se ha impuesto en Occidente, y con cuya imposición ellos han tenido mucho que ver. Luego hay rituales en los que expresamente hay consagración al demonio. ¿Cómo va a pertenecer a la Iglesia católica una persona que en algunos grados tiene que pisar un crucifijo y consagrarse a una encarnación luciferina llamada Baphomet? Y eso se sigue haciendo. Por ejemplo, en el rito escocés, uno de los ritos mayoritarios que hay en el mundo, en España también.

¿Existe, por tanto, una vinculación entre masonería y satanismo?

En algunos rituales la masonería es claramente satánica. Nunca hablan de Satanás, le llaman Lucifer, que es otra criatura, le consideran “el portador de la luz”. Hay rituales en los que expresamente hay consagración al demonio. Aunque algunos no son conscientes, porque le llaman Baphomet, que es una figura que tiene cuernos y alas, al que se le presta sumisión y se arrodillan ante él después de haber pisado un crucifijo y piden que la luz de Baphomet brille.

¿De qué manera ha influido la masonería en el pensamiento occidental de los últimos siglos y en el proceso de ingeniería social?

A la vez que el relativismo han impuesto un proyecto de ingeniería social anticristiano, no sólo anticatólico. Yo ido rastreando la ingeniería social desde el siglo XVIII hasta ahora, que tiene como línea fuerte de actuación lo que llaman reforma de la familia. En el XIX pedían el divorcio, desacralizar el vínculo, y a medida que ha avanzado el proceso hemos llegado a las leyes del aborto, las leyes contra la vida en las que han tenido un protagonismo grande. No han ido solos en todo este proceso, pero si se busca a los que impulsaban el proyecto de esta ingeniería, son masones.

¿Dentro de esa reforma de la familia se incluye la ideología de género?

Por supuesto que sí. Eso es el punto final. El concepto de familia basado en un núcleo formado por padre, madre, hijos, eso había que dinamitarlo cuanto antes. Y ahora se le llama familia a casi cualquier asociación de personas, del mismo o de distinto sexo. La ideología de género la han impulsado, el aborto lo han impulsado.

¿Por qué ese empeño en dinamitar la familia?

Porque para crear un hombre nuevo, con creencias y valores distintos, es necesario dinamitar la familia. Mientras la familia resista, es muy difícil, porque es ahí donde se transmiten creencias y valores, lo que recibe el individuo en ese núcleo es difícil arrebatárselo. La familia es el pilar fundamental de cualquier sociedad. Si controlas la enseñanza y deshaces la familia, todo lo demás está hecho. Y esa batalla la llevan dando con tenacidad durante siglos. Ahora parece que tocan el final del proyecto, pero esto no es nuevo y quieren imponer una religión nueva.

Por qué dejé de ser masón

Usted señala que la masonería quiere imponer una religión nueva. Pero, ¿en qué cree la masonería?

En mi libro explico en el primer capítulo las creencias de la masonería. Hay un fuerte componente panteísta, de ahí que hayamos presenciado esa curiosa evolución del ecologismo mal entendido, hasta convertirlo en una religión de la tierra, “la diosa tierra”, “la madre tierra”. Hay otros elementos gnósticos y la gnosis es la más perversa de las herejías, porque está diseñada antes de empezar a propagarla, con documentos falsos si es necesario. En el caso de la masonería, en el siglo XVIII, redactan el primer reglamento masónico que es absolutamente gnóstico, y se inventan que son depositarios de un saber oculto que se les ha venido transmitiendo desde Caín.

¿Ha ayudado el globalismo a los objetivos de la masonería?

Ha ido en paralelo, porque además el globalismo es otro objetivo masónico. Es una concentración de poder como no se había conocido, eso del gobierno mundial único o el mínimo de gobiernos en el mundo, a poder ser uno solo, que podría ser Naciones Unidas como gobierno mundial. Eso está en el proyecto masónico desde muy antiguo. Quieren un gobierno mundial controlado por ellos, porque será la manera de imponer sus creencias, la gnosis, al mundo entero, y de paso beneficiarse de un poder sin límites.

¿Qué relación existe entre el proyecto mundialista y la ingeniería social?

El proyecto de ingeniería social sirve al proyecto mundialista porque una sociedad desestructurada, sin firmes creencias, con valores relativizados, es mucho más fácil de manipular, es mucho más fácil que no se resista a perder la soberanía de su país, es mucho más fácil que no defienda la patria, que no defienda la familia. Has creado un individuo indefenso, has creado sociedades indefensas que se convierten en verdaderos rebaños que pueden pastorear desde el poder sin la menor dificultad. Si a eso le sumas el asentamiento del dogma relativista, el “todo vale” y que la ley natural no existe, tienes un poder sin límites.

El establishment está totalmente metido en estas políticas mundialistas, en esta ingeniería social. Es muy curioso lo que ha pasado con la derrota de la Sra. Clinton. Trump, con todos sus fallos, errores y políticas descabelladas en ocasiones, ha hecho algo que hay que subrayar: cuando anuncia que elimina las subvenciones a las organizaciones que practican abortos.

¿Cómo valora la victoria de Donald Trump en Estados Unidos? 

Trump, no sé cómo evolucionará o qué significará su mandato, pero de momento ha chocado contra ese establishment, le están cargando encima cosas que ya habían hecho los anteriores sin que nadie protestara, como es el famoso muro. Millones de personas fueron expulsadas de Estados Unidos con Obama, pero como él era un mundialista preclaro, que imponía todas estas políticas de ingeniería social, era intocable.

¿La victoria de Hillary Clinton habría supuesto un triunfo para la masonería?

Absolutamente. Primero, porque son una familia, tanto ella como su marido, que le deben muchísimo a la masonería. Bill Clinton ha estado en la trama masónica más fuerte desde antes de ser presidente, y se ha mantenido en ella. Las políticas que él impulsó son las propias de sus logias, las políticas de su mujer son las mismas. Se ha lamentado la derrota de Hillary Clinton como algo personal por parte de todos los medios. La prensa internacional y europea se ha rasgado las vestiduras por la victoria de Trump unánimemente, cuando la victoria de Hillary Clinton suponía ya casi el final de un proceso de descomposición de la sociedad occidental a corto-medio plazo y no decían nada de ella. Eso es masonería.

Por qué dejé de ser masón

14 comentarios en “‘Los masones están en un proceso de normalización y aspiran a blindar la honorabilidad de la masonería’
  1. Ya se ve su táctica. Primero, honorable; después honorabilísima, con servicios cualificados a la humanidad; por último, indiscutiblemente honorable. Quien lo discuta va a la cárcel por masonófobo. La misma táctica que el lobby gay. Quizás es que son lo mismo, como el pensamiento único, el politically correct y el gender. Quien se oponga, a la cárcel. El difunto Sanahuja sabía mucho de todo esto, pero se topó con demasiados muros del silencio. Estos sí que son muros, alzados por los media anticatólicos, también dentro de la Iglesia.

  2. Hay algo a lo que la masonería nunca estará dispuesta y es a una confrontación abierta de ideas con quienes no comparten sus postulados. Por eso es una sociedad sectaria y en la medida en que otros hacen lo mismo también lo son. ¿Qué es lo que ofrece, entonces, la masonería? Cargos y puestos de poder en las estructuras humanas. Si alguna vez surge la pregunta de cómo “fulano” ha llegado tan lejos, a pesar de su inmoralidad, no debe uno confundirse; alguien más corrupto lo ha colocado a costa de la verdad por medio de la extorsión (“¡Sería un escándalo si se llegase a saber que…!”).

    Así llevan funcionando desde hace más de tres siglos. No suben en la escala social los más valiosos sino los más corrompidos. De eso se dio perfecta cuenta el Beato Pere Tarrés tras acabar la 2ª Guerra mundial. Cuántos pequeños burgueses viajaban a Londres o París a rendir pleitesía a las Grandes Logias con la esperanza de que les guardaran un puesto en el nuevo orden social que se preveía en los países de tradición cristiana. A los instigadores de los asesinatos en la zona roja ni el ejército de Franco se atrevió a tocarles un pelo tras su entrada en Barcelona. Algunos huyeron a refugiarse a “países amigos” y otros se quedaron. Si no es así, que los masones presenten una lista de ejecutados por serlo.

  3. No sé cómo se pueden dar un cúmulo de argumentos como pretexto de defender a una “causa inmaculada”, cómo la iglesia católica, la cuál protege la vida (su máximo defensor Torquemada) aún cuando halla que aliarse con dictadores como Franco, Pinochet y otros… Me gustaría leer un libro de este “experto” sobre la colusión entre el vaticano (su banco) y la mafia; o mejor aún, sobre la “protección” que le han dado a Miles de niños en el mundo, en asilos, casas de acogida y otros, los cuales han sido usado para violar a niños (como ha ocurrido en USA, Irlanda, Latinoamérica y tantos otros lugares) para “mantener su celibato”.

  4. ¡UN MILLÓN DE GRACIAS POR ESTA ENTREVISTA INFOVATICANA Y ALBERTO BÁRCENA! Me parece una gema, recomiendo difundirla en redes sociales.

    “Pero, ¿en qué cree la masonería?
    «En mi libro explico en el primer capítulo las creencias de la masonería. Hay un fuerte componente panteísta, de ahí que hayamos presenciado esa curiosa evolución del ecologismo mal entendido, hasta convertirlo en una religión de la tierra, “la diosa tierra”, “la madre tierra”. Hay otros elementos gnósticos y la gnosis es la más perversa de las herejías»”

    Aquí tenemos el por qué del respaldo descarado de este pontificado a postulados antinatalistas dentro de la llamada “sostenibilidad del planeta” promovidos a través de la ONU (que considero es la bestia mencionada en Apocalipsis 17), el por qué de la encíclica Laudato si sobre el cuidado de nuestra casa común, el por qué de la restitución del repartidor de condones en la “Soberana” Orden de Malta, o el por qué del punto 149 de la exhortación apostólica Amoris Laetitia promoviendo la “ampliación de la consciencia”, gnosis contenida en un documento pontificio:
    http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1607190902-que-alguien-nos-explique-en-q#more31336

    El establecimiento del gobierno mundial es el punto culminante de la guerra espiritual que estamos librando desde Adán y Eva, nuestros primeros padres, y dentro de esta guerra nos encontramos hoy en un momento crítico en el que tiene lugar la madre de todas las batallas: EL CONTROL DE LA IGLESIA DE CRISTO Y SU ALINEAMIENTO CON LOS POSTULADOS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL (Ap 13, 11-12). De hecho, no se culminará el establecimiento del gobierno mundial si la masonería no se hace con el control total de la Iglesia de Cristo, algo que a día de hoy está obstaculizando la jerarquía fiel a Cristo, encabezada por Raymond Burke. Si la masonería eclesiástica, a cuya cabeza está la COMPAÑÍA DE JESÚS, consigue “DESDIOSAR” AL HIJO DE DIOS otorgando primacía a la conciencia humana sobre los Mandamientos divinos (el “seréis como dioses” de la serpiente antigua, señalado en el CIC n. 675) y diluyendo el catolicismo en una religión mundial sin dogmas, sin pecado, SIN JESÚS-DIOS, entonces la protección divina sobre la humanidad quedará desactivada y el portador de luz tendrá vía libre para reinar sobre ella; en cambio, si la jerarquía fiel a Cristo logra revertir el rumbo de este pontificado CUESTE LO QUE CUESTE y preservar el cumplimiento de los Mandamientos divinos y a la Eucaristía como la actualización del Sacrificio del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y nos devuelve al Padre celestial, entonces el Nuevo Orden Mundial se derrumbará como un castillo de naipes. La masonería sabe que es ahora o nunca y se va a delatar de manera cada vez más descarada en su intento de demolición de la fe católica, sobre todo su rama eclesiástica, de hecho ya lo está haciendo:
    https://infovaticana.com/2017/02/22/general-los-jesuitas-cuestiona-rigor-los-evangelios/

  5. llevan un tiempo agitando el fantasma de la masonería en los medios de comunicación españoles. Es de risa.
    En un país controlado al 100 % por la mafia del OPUS, sacan a la masonería como el espantajo a quien responsabilizar de las acciones que son del OPUS. Tiene gracia que hasta les asocian y les culpan a los masoncillos españoles de la cosa catalanista, como si el catalanismo no fuese el asunto principalísimo del OPUS y de la oligarquía globalista española ( antiespañola, opusina y catalanista al 100% como en el franquismo)
    NO es la masonería la responsable del triunfo separatista en España, tampoco el del triunfo de la ETA y el catalanismo. Es el OPUS nacional católico el responsable.
    España es una finca del OPUS , de nadie más. El OPUS tiene terminales en sindicatos, en judicatura en la política , en todos los partidos, en la prensa y en el CNI, hasta los tenía en ETA… ¿ Como no los va a tener en la masonería ( supuesta) y entre los jesuitas ( también supuestos) ?
    Los medios controlados opusinos ( tienen para elegir igual que partidos políticos) repercuten igual lo de Burke que lo de echar la culpa del separatismo a la masonería. Lean El confidencial ( no el confidencial digital, el otro, el de Zarzalejos) Basta de mendacidad , basta de mentiras!

  6. Buena entrevista, lo que dice este escritor es realmente serio y nosotros no seguimos comiendo a esta tropa de de corruptos que nos quieren llevar a una esclavitud. Quieren deshacer los simientos de la familia.

  7. “Andres” y “Chus” se os ve demasiado la patita negra. Vuestra argumentación es propia de la masonería y de algunas “verduleras”, no daís más que argumentos manidos y sesgados, y os metéis con otras instituciones para hacer cortinas de humo; es mueve el odio y la destrucción, no el amor por lo que se sabe de que espíritu sois. La masonería, y los que a ella pertenecen, son inmorales y luchan contra el Dios único y verdadero y, por supuesto, contra todo lo que supone el Derecho Natural y Divino, plasmado en los Mandamientos; dime de qué presumes y te diré de lo que careces. Decís que tenéis un Ser supremo , ¿supremo de qué? , de mentiras, triquiñuelas, crímenes si se tercía, manipulación, robos y rapiñas, etc. etc. Ese es un ser pero diabólico, padre de la mentira, homicida desde el principio, como enseñó Cristo Jesús. La Iglesia Católica es Santa, sus miembros en muchos casos, grandes pecadores, pero ella no bendice ni dice que el mal es el bien y viceversa, ¿errores a lo largo de los siglos? algunos pero no los que se le atribuyen en leyenda negra, sobre todo masónica y protestante porque muchas de sus acciones eran válidas en su momento histórico. ¿Apoyadora de regímenes dictatoriales? La Iglesia no tiene por bueno ningún régimen sino las acciones que éste realiza, y no es mejor una república o una dictadura (que en muchos casos ha beneficiado al conjunto de los ciudadanos, aunque se quiera vender por los “mass-masones” una historia diferente), por sí misma sino por el gobierno con honradez, buscando el beneficio de los ciudadanos, sin manipulaciones para el mal, etc. Pero de los cardos no se cogen higos, y las obras de las tinieblas masónicas y las de la Iglesia, son muy diferentes. La masonería destruye y no sabe construir (cfr. César Vidal) porque el Diablo es oponente pero no constructor, a pesar de los signos masónicos las sociedades se derrumban por vosotros y se alzan por Dios.

  8. Chus: eres especialista en negar la realidad , además de estar obsesionado contra el Opus. Tendrías que pedir trabajo de Mortadelo y Filemón al CNI, seguro que con tus teorías tan fantásticas, te fichan.

  9. Cualquier tipo de organización que trate de llevar a cabo ingeniería social y en consecuencia, manipular a la gente, debería ser considerada como enemiga del ser humano. Eso es puro afán de acaparar poder. Poder corrupto y dictatorial para ejercer sobre la gente y controlar sus mentes y su comportamiento. Eso es una manifestación de la peor parte del ser humano. No de divinidades. La esencia de las religiones y de corrientes filosóficas se va al garete si tratan de ser impuestas sobre la gente porque en ese caso lo más importante no es su mensaje sino la finalidad escondida de éste.

  10. Siempre hubo y habrá sociedades secretas que aspiren al control del poder en los países e incluso en todo el mundo. Cada una trata de imponer sus ideas y creencias a toda la sociedad. El Opus Dei tiene un gran parecido con la masonería en cuanto a organización, lavado de cerebro y control férreo de sus asociados, así como la utilización del poder y el dinero como medio idóneo para imponerse en la sociedad mediante lo que ellos llaman “apostolado”. Dicen ser fieles cumplidores de la doctrina católica, igual que hacían los fariseos con la ley de Moisés, pero olvidan lo principal: Jesús y su Evangelio que nos enseñan el amor a Dios y al prójimo.

    «Los reyes de las naciones las dominan, y los que ejercen la autoridad se hacen llamar bienhechores. Vosotros no hagáis así, sino que el mayor entre vosotros se ha de hacer como el menor, y el que gobierna, como el que sirve.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles