PUBLICIDAD

Las bodas católicas, en mínimos históricos: Sólo el 22% en España se casan por la Iglesia

|

La Iglesia Católica ha perdido su relevancia en la sociedad española. Cada vez menos parejas eligen la Iglesia Católica para contraer matrimonio, tanto en términos absolutos como en porcentaje de los enlaces que se celebran en España. 

La situación es catastrófica. En 20 años, España ha pasado de ser un país mayoritariamente católico a que la Iglesia ocupe un papel irrelevante en la sociedad. Ya ni para el folklore: Los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística son descorazonadores. Veamos el gráfico realizado por un periódico español:

Evolución del número de matrimonios

Año 2000. Se celebraron en España 216.451 matrimonios. De ellos, tres cuartas partes, más del 75%, por la Iglesia Católica.

Año 2015. Se celebran en España 168.910 matrimonios. De ellos, los matrimonios no llegan a los 50.000. Menos de un tercio de los enlaces son por el rito católico.

El análisis por provincias arroja datos para echarse a temblar. Si bien quedan provincias como Córdoba, con un 43% de bodas católicas, en Barcelona sólo el 10,5% eligen a la Iglesia Católica para sellar su alianza matrimonial. EnTarragona no llega al 12% y en Vizcaya alcanza el 12,3% de los enlaces. No hablemos ya de Ceuta, donde de 253 bodas celebradas, sólamente 10 fueron católicas.

¿Qué está pasando?

La Iglesia Católica ha perdido su relevancia en la sociedad española. El tesoro de tantos siglos de historia católica se ha dinamitado en pocas décadas, y los datos difícilmente podrían ser más desalentadores. Al descenso estrepitoso de las bodas católicas se suma el dato fiscal: Sólo un tercio de los contribuyentes deciden apoyar con la X a la Iglesia Católica, a pesar de que no hacerlo no les supone pagar menos impuestos. ¿Y la asistencia a la Eucaristía dominical? El CIS cada vez muestra una España más secularizada, en la que son minoría quienes acuden cada domingo a Misa.

Si continúa este ritmo de descenso, en unos años las estadísticas ya ni reflejarán las bodas católicas, como hoy no reflejan las bodas por el rito hindú. Y mientras tanto, ningún plan, ninguna estrategia, sólo millones de euros en medios de comunicación del politiqueo, y documentos programáticos de la Conferencia Episcopal que sólamente leen un puñado de sacerdotes, entregados a la causa burocrática. Como decía Bruno Moreno:

Los planes pastorales son cada vez más largos y complejos, los sínodos diocesanos se celebran por doquier, las reuniones se multiplican y alargan, los papeles se amontonan hasta el cielo como modernas torres de Babel… pero, a juzgar por los resultados, apenas quedan tiempo y fuerzas para la evangelización de las gentes.

Lea también:

La derogación del Concordato, necesaria para la libertad de la Iglesia

 

19 comentarios en “Las bodas católicas, en mínimos históricos: Sólo el 22% en España se casan por la Iglesia
  1. No me extraña. Si, como dijo Bergoglio, la gran mayoría de los matrimonios canónicos son nulos y muchas parejas de hecho son auténticos matrimonios sacramentales, ya saben los jóvenes lo que tienen que hacer : vivir en pecado, que es mucho más virtuoso para la nueva iglesia bergogliana.

  2. La propia Iglesia en los tiempos recientes ha corrompido terriblemente el matrimonio, entre las nulidades express y los amores de Letizia, que implícitamente relativiza y blanquea el adulterio. Por lo tanto, primero deberían enmendarse estos errores, antes de clamar contra la secularización de la sociedad (que también es un factor importante claro está), por pura coherencia y para que el sacramento sea respetado.

  3. Hay menos matrimonios católicos porque hay menos católicos. Y la verdad es que para hacer el “paripé” con ceremonias y ritos en los que en el fondo no se cree, más vale que el el que se case por la Iglesia y en la Iglesia sepa lo que hace de verdad. El matrimonio-sacramento es algo muy exigente y aquí se han “colado” muchos/as que no dan la talla, con el consentimiento de una pastoral de masas que ha sacramentalizado a todo bicho viviente sin evangelizar ni convertir. Y eso es lo que tenemos hoy día. A mí no me sorprende la noticia esta.

  4. “Sólo un tercio de los contribuyentes deciden apoyar con la X a la Iglesia Católica”. Pues con lo que está haciendo ka conferencia episcopal aun será menos. Yo la voy a quitar: millones de euros en medios de comunicación anticatolicos (grupo cope, 13tv), compadreo de la cee con el pp y con podemos (Osorio y Carmena por ejemplo, osiro y cifuentes), degeneracion de centros de enseñanza de la iglesia (enseñando doctrina y moral anticristiana), exhorbitanrte y costosa maquinaria burocrática de la cee (personal y recursos humanos y materiales), publicaciones que nadie lee y que no tienen la menor trascendencia ni influencia, documentos pastorales que ni sirven más vque para quedar bien ante Roma…..
    Lo mejor seria que la cee desaparezca, a fin de cuentas no forma parte de ka estructura de la Iglesia que va del papa a los obispos (príncipes en sus obispados y de ellos ablis sacerdotes) ¿para que la cee? Para gastar el dinero del fiel pueblo de Dios y crear banderías y grupitos de poder e influencia que viven del chiringuito e intentan acojinar al resto de obispo, presbíteros y del pueblo fiel.

  5. Mezcle un tercio de secularismo interno en la iglesia, con otro de individualismo consumista, y otro tanto de ideologías izquierdistas, nihilistas, panteístas, sincretistas, etc.

    Y entonces revuelva todo con televisión, cine, radio e internet, póngale durante unos años un smartphone en el bolsillo a todo adolescente y adulto joven, y tendremos por resultado una tasa de 0 % de matrimonios sacramentales.

    Seremos pocos predijo Benedicto XVI, recemos por estar entre esos pocos!

  6. Este fenómeno obedece a muchos factores, primeramente la disgregación de las familias, ya no hay respeto, ni valores. La «Sociedad» debiera llamarse «suciedad» los niños y la juventud de hoy, no tienen la contención debida en sus familias y cuando buscan afuera, es peor! Cuando miramos las instituciones que décadas atrás inspiraban solidez, confianza y respeto como las escuelas, la policía, la Iglesia, hoy son reductos de corrupción y perversión. Qué podemos esperar de la sociedad que hemos heredado a nuestros hijos? Hoy enumeramos sus falencias pero eso no mitiga sus daños. Y sorprende que una juventud descreída de todo hoy no se case? Qué hipócritas!

  7. La gran amenaza, que es ya una realidad, como es el gender, no se ha merecido una encíclica que aborde la cuestión desde el humanismo cristiano. Bergoglio carece del bagaje intelectual y arrestos para abordarla en todas sus implicaciones. La Iglesia renuncia a los dogmas eclesiales. En compensación, el pensamiento único, el politically correct y el gender llenan ese vacío con los nuevos dogmas laicistas, cuya inobservancia conlleva multas, retirada de conciertos y cárcel. No es ciencia ficción. Es pura realidad. Y la nueva iglesia bergogliana del diálogo y la inclusión mirando para otro lado, pues no quiere enfrentarse.

  8. A la estadística le falta un dato, cuantos de esos matrimonios civiles lo son entre solteros, porque los matrimonios entre divorciados suponen ya un porcentaje importante.

    La crisis ha dado la puntilla a las bodas en la iglesia, lo mismo que a los bautizos y a las comuniones aún no porque os niños quieren ser como sus compañeros, pero ya falta poco, pues cuando los no bautizados sean significativos, los niños ya no querrán comuniones porque sus compañeros no las quieren y es una pesadez ir a la catequesis.

    La gente se casa en la iglesia porque queda espectacular y luego se hace una buena fiesta y todos contentos. Pero para la fiesta hace falta dinero y con la crisis si lo hay se guarda por si acaso y no se casan o van al juzgado a firmar los papeles. Por tanto, hay un descenso real de bodas porque hay menos jóvenes católicos, pero no podemos fijarnos en las cifras de antes porque muchos lo hacían por el espectáculo.

  9. La gente no se casa por la Iglesia pero luego acuden en masa a bautizar a sus retoños y a llevarles a catequesis para hacer la comunión. Somos incoherencia en estado puro.
    La mayoría de las personas que forman la sociedad española están cansadas y espantadas de las barbaridades que lleva a cabo la cúpula católica y que quedan sin castigo. A eso le añadimos unos cuantos curas y monjas que educaron a los que hoy se casan siguiendo el viejo “la letra con sangre entra” et voilà, aquí tenemos los resultados.
    Poquísimas personas conocen la vida de parroquia, lo que implica formar parte de una comunidad ni lo van a hacer. Porque algunos valores que promulga la Iglesia Católica están caducos hoy en día y espantan a la población (como la de las relaciones sexuales siempre con un fin reproductivo o la confesión de pecados a otro ser humano como tú). Una pena, porque la Iglesia Católica tiene también mucho que aportar como la vida en comunidad, la oración, la visión de la vida.

  10. Y si en vez de buscar culpables fuera, miramos hacia la Propia iglesia?
    La Iglesia en sí, está podrida. Si creemos en la historia que cuenta la biblia, esta no es la iglesia que fundó Jesucristo. El se rodeaba de prostitutas y leprosos, los últimos serán los primeros dijo, y la iglesia actual solo se codea con la nobleza y los pudientes, olvidándose de todo lo demás. Renegando de homosexuales por ser diferentes, cuando una gran cantidad de casos de abuso infantil salta mes a mes a los telediarios (y los que no sabremos).
    Yo soy creyente, fui monaguillo durante muchos años, scout y practicante de misa semanal, pero ya no creo en la institución. No me case por la iglesia y dejare que mi hija decida cuando crezca, pero no la voy a bautizar, yo no tomaré esa decisión hasta que la institución cambie.

  11. Pues que les vaya bien a los obispos. Creo recordar que un tal Don enrique Vicente y Tarancón decía que “con estados menos católicos a la Iglesia le va mejor.” Sagaz analista, 40 años después el tiempo pone a cada cual en su sitio y se sabe quien era el charlatán y quien el profeta. Repito ¡Que les vaya bien!

  12. ¿En serio le están echando la culpa al Papa Francisco?

    Por Dios, miren las estadísticas. Es una caída BRUTAL de los matrimonios por la iglesia desde 2000 hasta 2013 (Papas Wojtila y Ratzinger), Y COMIENZA A REPUNTAR EN 2013 (Papa Bergoglio).

    O sea: que si esto fuese culpa de algún Papado, será del que existía durante esta brutal caída, y no durante el repunte. ¿O los jóvenes decidían no optar por el matrimonio canónico en 2001, 2005, 2008, 2010… en previsión de que llegase Francisco al Papado?

    En fin: para quien tiene una idea fija, el mundo está lleno de argumentos a su favor.

  13. Que puedo decir que no esté dicho?. Lo triste es ver la realidad y que el trampolín de caida va de libre. ¿Que más da quien fuera Papa en tal o cual momento; creo que este viene de lejos: ¿ponemos como punto de arranque la democracia de 1978, p.e.?. en cuanto a l CEE.. ya está dicho todo. Desde que oí al nuevo cardenal español “yo estoy a muerte `por el Ppa Francisco… Y la Iglesia, ¿qué?. ¿Es que hasta a esas altura eclesiales llega alcanza el trepismo?. Esto, no es un lío, es un cisco al que no se vislumbra arreglo. Y eso que uno tiene en casa un hijo seminarista -de vocación tardia, con títulos de ingenieria, al que hay que ayudar y cuidar “como oro en paño”. Cuantos me preceden en los comentarios tienen más o menos razoón, pero ¿quién tiene cogida la sartén por el mango?. No veo más solución inmediata y a largo plazo que la oración, la humildad (sobra soberbia, del Papa para abajo a cataratas), la entrega y las virtudes de los santos. Juanestella.

  14. El problema que se plantea tiene muchas facetas. No es tan simple como parece.
    La actuación de la CEE ha sido nefasta desde la salida del Cardenal Tarancón, sobre todo en la época Rouco. Hoy es un grupúsculo de Obispos funcionarios que no tienen nada que ver con su auténtica misión Pastoral. Hasta han perdido la conciencia de que el Papado significa “TU EST PETRUS”. cada grupúsculo mira a su lado. Cierto que es un vivo reflejo del Colegio Cardenalicio. Por coherencia con mi fé, mantengo firmemente que el Papa tiene la asistencia del Espíritu Santo; entonces a que juegan Müller, Burke, Caffara, Meisne, Rouco…..y la propia CEE?
    En España concretamente, el Pueblo de Dios vive como un rebaño sin Pastor (léase unidad Pastoral). No citaré nombres, pero solo hay que asomar un poco por la CEE o estar atento a los signos de los tiempos, para vislumbrarlo. ¿Si el Señor asomase por la puerta de la CEE…. no echaría a burócratas mercaderes del Templo?
    Cierto que en España existe un ancestral e irracional anticlericalismo fruto de graves errores eclesiales, pero seamos sinceros: frecuentando los Palacios Episcopales de nuestras Diócesis, Tribunal de la Rota, Nunciatura, etc. nos damos cuenta de donde sale el abono del odio a la fé en nuestro País

  15. El problema es más amplio. Desde hace ya más de 40 años la Iglesia en España se ha dedicado a mantener una situación de de hecho ya no existe. Se mantiene una estructura que ya no sirve. Se está dando sacramentos a gente que es pagana de facto. Se habla o se producen documentos sobre la evangelización, pero no se evangeliza. No se sabe qué hacer. Si Jesucristo no es nadie para la mayoría de los católicos, ¿entonces por qué nos extrañamos al recibir estas noticias? Las parroquias se dedican a dar unos tres años de catequesis para la Primera Comunión, pero los padres no tienen ningún interés en colaborar en la tarea. Por otro lado, ¿cómo se va a catequeizar a gente que no ha recibido ni el kerigma, que no está evangelizada? Es una tomadura de pelo, pues el domingo siguiente de la fiesta en la que visten al niño de marinero y a la niña de princese, ya ni se le ve ni se les espera en las parroquias.
    Además, hay un notable disminución de los matrimonios, incluso civiles, por lo cual se deduce que muchos ni se preocupan por la boda civil tampoco. Están en uniones de facto.
    Pasa lo mismo en otros países tradicionalmente católicos como Irlanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles