PUBLICIDAD

Abel Azcona, de la profanación a la humillación de las víctimas del terrorismo

|

A través de las redes sociales, el “artista” ha definido el asesinato del embajador ruso en Turquía como una “increíble performance”. 

“Increíble performance, visual y políticamente hablando, hace dos horas en una galería de arte de la ciudad de Ankara”. Con estas palabras ha descrito el asesinato del embajador ruso en Turquía Abel Azcona, el “artista” que alardeó de haber utilizado formas consagradas para formar la palabra “pederastia” en una exposición en Pamplona en 2015.

Sobre el ataque a Andrei Karlov que ha conmocionado a la opinión pública por su cruda violencia, Azcona ha asegurado a través de las redes sociales que el embajador ruso asesinado y su ejecutor formaban parte de “una performance”.

El polémico individuo vuelve a dar muestras de su bajeza moral aprovechando el asesinato del embajador ruso en Turquía para provocar definiendo como “performance” un crimen con víctimas mortales.

Ya en el año 2015, Azcona mostró su desprecio por la sensibilidad de los ciudadanos, en este caso de los católicos, al asegurar a través de las redes sociales que había utilizado 242 formas consagradas para formar la palabra “pederastia” en su exposición Desenterrados.

Pese a la reciente sentencia judicial que ha archivado la causa, los católicos siguen sintiendo que el uso que hizo el “artista” Abel Azcona de las formas consagradas es una profanación, que además encuentra respaldo en la definición que hace de esta acción el diccionario de la RAE.

La Fiscalía de Pamplona rechazó el archivo de la causa contra Abel Azcona por su exposición vejatoria y presentó un recurso de apelación alegando que el autor despreció y faltó al respeto a  “uno de los elementos más sagrados para la religión católica” y sí cometió un delito contra los sentimientos religiosos.

3 comentarios en “Abel Azcona, de la profanación a la humillación de las víctimas del terrorismo
  1. A mí no me preocupan tanto las performances ególatras de Azcona como las , no menos ególatras, de Bergoglio, que conllevan profanaciones a millones, bendecidas por una roma que renuncia a ser Roma.

  2. El islam, el comunismo y las lgtb son creaciones del maligno y tienen en común su tolerancia y práctica de la sodomia y la pedofilia, ambas perversiones antinaturales están íntimamente relacionadas. Es por ello que coinciden y se unen en su odio y persecución hacia los cristianos y en especial los católicos.
    Este personaje se escuda en la supuesta actitud artística de sus actos terroristas culturales. Su cobardía le impide sincerarse. Lo que demuestra que nunca abusaron sexualmente de él, sino que él abusó sexualmente de los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles