PUBLICIDAD

Todo sobre el caso de la secta de los Miguelianos (I)

|

brujo-miguel2

Contamos todos los detalles de la secta fundada por Miguel Rosendo. Cómo comenzó, dónde y cuándo lo hizo, los abusos sexuales que cometió, sus estafas económicas y la forma en la que engañaba a sus víctimas hasta anularlas como personas y robarles lo más valioso que poseemos, la dignidad.

Todo comenzó a finales de la década de los 80, cuando Feliciano Miguel Rosendo Da Silva abrió una herboristería en la calle Cruz Blanca de Vigo. Trabajaba como autónomo en su tienda, donde todo aquel que entraba por razones de diversa índole como personal, familiar o de salud, le conocían como curandero o vidente. Todas las personas que posteriormente tuvieron vinculación con la Asociación Orden y Mandato de San Miguel Arcángel iniciaron su contacto a través de esta herboristería entre los años 1989 y 2006.

Contacta con ellos, establece relación y los selecciona

Miguel “sanaba” a sus clientes mediante la imposición de manos, colocación de objetos sobre la parte afectada mientras recitaba “oraciones en arameo” o círculos de velas, entre otros. Buscaba conocer todos los detalles de la vida de sus clientes, con el fin de controlarlos y manipularlos.

Familias enteras acabaron siendo clientes acudiendo a sus consultas, por las que el “brujo” podía cobrar hasta 60 euros.

Ir por un camino y regresar por otro, baños de miel, bañarse con hierbas preparadas por él o encender velas en casa eran algunos de los rituales que Miguel Rosendo aconsejaba hacer a sus clientes, a los cuales estudió y seleccionó para conformar el denominado Grupo San Miguel Arcángel.

Al finalizar el horario de atención al público, Feliciano Miguel convocaba a un grupo de clientes, previamente seleccionados -incluidos menores de edad- para realizar rituales, leer cartas astrales o realizar lo que él denominadaba “bodas espirituales” en una capilla que él mismo había construido dentro del local. Miguel hacía creer a sus seguidores que el Arcángel San Miguel entraba en su cuerpo y a través de él transmitía mensajes de Dios, haciéndoles creer que el espíritu de San Miguel Arcángel entraba en su cuerpo, y haciendo unos sonidos muy extraños y aspavientos hizo creer que entraba en trance llegando rasgarse su camiseta y a hacer que sangraba por el costado.

En una ocasión, se quedó a solas con una menor, tras escucharse gritos, golpes de objetos y alaridos de la niña, Miguel explicó que le había sacado el espíritu de su abuelo ya fallecido “que le estaba haciendo mal”.

El pequeño grupo de clientes terminó convirtiéndose en un coro que acudía a cantar a las iglesias, conocido como Grupo San Miguel Anrcángel. Más tarde, las actividades se ampliaron a caminatas, acampadas y peregrinaciones. En las acampadas, dormían separados por sexos a excepción de Miguel, quien compartía tienda con las jóvenes del grupo.

brujo-miguel

5 comentarios en “Todo sobre el caso de la secta de los Miguelianos (I)
  1. Señor Joaquín… ¿Esto es información o una pelea contra Vidal? Qué bueno sería que cada uno informase desde su punto de vista… ¿O acaso Infovaticana es poseedora de la Verdad Absoluta? ¡Viva la libertad de prensa!

  2. Pero si me he leido todo y no habeis dicho nada. Así que cobraba 60 €, y exhortizó a una niña de un abuelo….pero que es lo que decís? que payasada de información habéis dado

  3. Aplicaros más en la información:
    1º.- El resto sospechaba algo de que Miguel durmiese con las chicas y los demás con separación de sexos.
    2º.- El origen tiene que analizarse más.
    3º.- Lo habéis pintado como si de una panda de ingenuos se tratase.
    4ª.- Si es así, es una secta pura y dura.
    ¡ESFORZAROS MAS, ESTA INFORMACION ES POBRISIMA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles