PUBLICIDAD

Gänswein confirma la lucha entre los partidarios de Ratzinger y el ‘club de la mafia’

|

Georg Ganswein

El secretario personal del Papa Emérito Benedicto XVI reconoce que en el año 2005, antes de la elección de Ratzinger, se produjo una lucha de poder entre el así llamado “Partido de la sal de la tierra” y el así llamado “Grupo de San Galo”.

Monseñor Georg Gänswein, secretario personal de Benedicto XVI y Prefecto de la Casa Pontificia de la Santa Sede, acudió a la presentación del libro Más allá de la crisis de la Iglesia. El pontificado de Benedicto XVI de Roberto Regoli, Director del Departamento de Historia de la Iglesia en la Pontificia Universidad Gregoriana.

En la presentación de este libro, según informa Adelante la Fe, Gänswein confirmó que en el año 2005, durante el cónclave en el que fue elegido papa Joseph Ratzinger, se produjo una lucha de poder entre el “Partido de la sal de la tierra” (“Salt of Earth Party”) en torno a los cardenales López Trujillo, Ruini, Herranz, Rouco Varela o Medina y el así llamado “Grupo de San Galo” en torno a los cardenales Danneels, Martini, Silvestrini o Murphy-O’Connor.

Las declaraciones de Gänswein hacen referencia a la confesión del cardenal Godfried Danneels, quien hace unos meses, en la presentación de su biografía, reconoció la existencia de un grupo de cardenales centroeuropeos que desde 1996 se confabularon para controlar la sucesión de Juan Pablo II e impedir que accediera a la silla de Pedro el cardenal Joseph Ratzinger.

Respecto a la renuncia de Benedicto XVI, Gänswein sostuvo en declaraciones recogidas por Rome Reports que «Benedicto no renunció por culpa del pobre y mal aconsejado mayordomo, ni por los cotilleos sobre su apartamento y que en el caso ‘Vatileaks’ circularon por Roma como moneda falsa y se comerciaron en el resto del mundo como lingotes de oro».

El secretario personal de Benedicto XVI afirmó que «ningún traidor, cuervo o periodista cualquiera habría podido empujarlo a tomar esa decisión. Era un escándalo muy pequeño para algo tan grande”.

Gänswein también quiso informar sobre el estado de salud del Papa Emérito: «Es un hombre lucidísimo, pero con la salud de un hombre de 89 años, con problemas en las piernas. Le cuesta caminar, pero con el andador puede andar muy bien porque le da seguridad y estabilidad”.

A continuación, las declaraciones de Gänswein en la presentación del libro traducidas por Adelante la Fe:

«[…] Igualmente brillante e iluminadora es la exposición de profundidad y bien documentada de don Regoli de las diferentes fases del pontificado. Sobre todo en su inicio durante el cónclave de abril de 2005, en el cual Joseph Ratzinger, después de una de las elecciones más breves de la historia de la Iglesia, resulta electo después de sólo cuatro escrutinios seguidos de una dramática lucha entre el así llamado “Partido de la sal de la tierra” (“Salt of Earth Party”) en torno a los cardenales López Trujillo, Ruini, Herranz, Rouco Varela o Medina y el así llamado “Grupo de San Galo” en torno a los cardenales Danneels, Martini, Silvestrini o Murphy-O’Connor; grupo que, recientemente, el mismo cardenal Danneels de Bruselas de manera graciosa lo ha definido como “una especie de club de la mafia”.

La elección fue ciertamente el resultado de un encuentro, cuya clave casi la había proporcionado el mismo Ratzinger como cardenal decano, en la histórica homilía del 18 de abril de 2005 en San Pedro; y ahí precisamente donde, a “una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como último recurso sólo el propio Yo y sus deseos”, había contrapuesto otro recurso: “El Hijo de Dios es verdadero hombre” como “la medida del verdadero humanismo”. Esta parte del inteligente análisis de Regoli se lee hoy casi como un impactante misterio con una asombrosa puesta en escena no lejana aun en la mente del espectador, mientras que la “dictadura del relativismo” desde hace tiempo se expresa abrumadoramente a través de los muchos canales de los nuevos medios de comunicación que, en el 2005, apenas si podían imaginarse […]»

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

11 comentarios en “Gänswein confirma la lucha entre los partidarios de Ratzinger y el ‘club de la mafia’
  1. Donde entra aqui Muller?
    Habran pactado… dos periodos?
    Los de Sant gallen querian el jubileo del CVII.. por coincidir con jubileos judios.. preparando la venida del falso mesias?

  2. Ya lo reconoció el cardenal Danneels en su biografía: Que él y otros cardenales progres formaron una «mafia» (según sus propias palabras) para echar a Benedicto XVI a patadas y poner a Francisco. No es nada nuevo.

  3. Gänswein y otros miembros del clero fiel a Cristo no dan puntada sin hilo, si están hablando ahora no es por casualidad. Creo que estamos asistiendo a una nueva fase en la «guerra civil» que hace mucho se viene librando en la Iglesia entre masonería eclesiástica y clero fiel. A cada acción le sucede una reacción, la línea roja que se cruzó con la publicación de Amoris Laetitia no iba a quedar sin respuesta. A día de hoy no alcanzo a vislumbrar cómo puede evolucionar esta situación, sólo sé que Jesús hizo una promesa a Su Iglesia que SIEMPRE cumplirá. Le pido al Señor Jesús que, si es posible, la cizaña se termine de separar y arda cuanto antes. Y también que me perdone cuando diga o haga algo que a Él Le ofenda o no desee.

  4. Fue en la misma semana del viaje de Francisco a EEUU (viaje plagado de simbología masónica, parte de la cual detallé en mis comentarios aquí: http://www.infovaticana.com/2016/03/07/los-masones-agradecen-a-su-hermano-el-cardenal-ravasi/ ) cuando saltaron esas explosivas declaraciones de Danneels admitiendo (e inmediatamente después negando) que él formó parte de un complot, una mafia de cardenales para bloquear la elección de Joseph Ratzinger al papado primero y para hundir su pontificado después. Recuerdo que cuando supe de esas declaraciones inmediatamente me vino a la mente un pensamiento: los murales masónicos del aeropuerto de Denver. Los Illuminati siguen a rajatabla una norma satánica, y es la de admitir públicamente, aunque sea de una manera indirecta, un crimen cometido o por cometer. No pude evitar relacionar dicha norma Illuminati con las palabras de Danneels admitiendo, para luego negar, su pertenencia a esa mafia cardenalicia.

  5. Por favor podría indicar el anterior comentarista o cualquier otra persona dónde leer la negación del cardenal Danneel de su pertenencia al grupo de San Gallo .
    Gracias

  6. Mikel, ¿estás seguro de eso de «Gänswein y otros miembros del clero fiel a Cristo»? ¿Te suena a algo eso del «lobby gay»? Porque puestos a hablar de mafias de cardenales que quitan y ponen papas (se supone que pro-mafias también ellos), ¿para que iba a querer el Papa Francisco limpiar la Curia y no quedarse ni siquiera a dormir en los palacios papales? ¿Por qué Benedicto no ha dicho nada de la «mafia» que le «echó» del papado? A lo mejor todo esto no va de la guerra entre «la masonería eclesiástica y el clero fiel» como tú dices, sino que se trata de otra guerra.A mí ni me va ni me viene, lo digo por comentar…

  7. Ruego corrijan la traducción. En el artículo ponen: «La elección fue ciertamente el resultado de un encuentro». Está mal. La traducción correcta es «La elección fue ciertamente el resultado de un enfrentamiento (scontro)». El sentido es completamente distinto. No hubo pacto, sino una lucha dramática, como dice el propio Gänswein en su declaración. Y sí, tiene razón Mikel: entre la facción satánica de la masonería eclesiástica y el partido católico fiel, ahora minoritario.

  8. Yo sigo pensando que Benedicto y su secretario son los dos testigos del apocalipsis..que atormentaron a los moradores de la tierra… un periodo..moradores no es exhaustivo de hombres sino de espiritus malignos.
    Vestidos de cilio
    Son 2 lamparas encendidas y 2 olivos
    Benedicto es la gloria del olivo.
    Con un ministerio expandido…por la vejez de Benedicto su secretario actua en activo.
    Con el poder de abrir el Cielo y cerrarlo.
    Con el poder de enviar plagas..es decir que por su favor pueden detener la ira de Dios..si desfalleciesen podian pedir justicia

  9. Muchas gracias Rexjhs, acabo de leer los comentarios, tú sabes mucho mejor que yo lo complicado que es transmitir ciertos mensajes y que se entiendan, lo único que sé es que el Señor obra a través de ellos. Por cierto, no había reparado en lo que comentas de la traducción:

    «La elección [de Ratzinger] fue ciertamente el resultado de un ENFRENTAMIENTO, cuya clave casi la había proporcionado el mismo Ratzinger como cardenal decano, en la histórica homilía del 18 de abril de 2005 en San Pedro; y ahí precisamente donde, a “una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como último recurso sólo el propio Yo y sus deseos”, había contrapuesto otro recurso: “El Hijo de Dios es verdadero hombre” como “la medida del verdadero humanismo”.»

    Me reafirmo en que Gänswein nos está dando la clave de una lucha interna que se está recrudeciendo con cada día que pasa y que llevó a que (yo no tengo dudas) el Papa Benedicto XVI haya dado ese «paso al lado» y esté desempeñando su función de la manera en que lo hace. Un abrazo grande hermano, creo que nos tenemos que alegrar mucho porque el clero fiel está dando batalla, gloria a Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles