PUBLICIDAD

San Simón Stock

|

Nace en el condado de Kent (Inglaterra) en el año 1165. Su apellido Stock hace alusión a un “hueco de tronco” donde de pequeño y de joven, Simón pasaba largas horas en oración como un ermitaño.

(Santopedia)- Cuando llega el primer carmelita a Inglaterra ingresa a la Orden. Lleva allí una vida ejemplar y piadosa.

En un capítulo general reunido en Aylesford fue nombrado general de la Orden del Carmelo. Desempeñará este servicio hasta su muerte.

Era muy devoto de la Virgen María, por lo que se le ha llamado “el amado de María”. A Ella le componía himnos, que luego recitaba.

Rezaba así San Simón Stock cada día pidiendo por su Orden:

Flor del Carmelo Viña floridal esplendor del cielo; Virgen fecunda y singular; oh Madre dulce de varón no conocida; a los carmelitas, proteja tu nombre, estrella del mar. Una de sus mayores preocupaciones era la difusión de los carmelitas en Inglaterra y toda Europa; por ello funda diversos conventos en las principales ciudades universitarias como por ejemplo Oxford (Inglaterra), Cambridge (Inglaterra), Boloña (Italia) y París (Francia).

A él se le aparece el 16 de julio de 1251 la Virgen ( en ese entonces Superior de la Orden del Carmen) y le entrega un escapulario mientras le dice: “Toma este hábito, el que muera con él no padecerá el fuego eterno”. Llevar el escapulario constituye una promesa de morir en gracia y salir del purgatorio lo antes posible (a más tardar el sábado siguiente a la muerte). No es un amuleto o protector mágico sino es un compromiso a vivir en forma mariana o sea imitando las virtudes de la Santísima Virgen. Esta devoción se divulgó rápidamente.

Muere en Burdeos (Francia) el 16 de mayo de 1265, haciendo una visita pastoral. Es enterrado allí. En el año 1951 es trasladado a Aylesford.

Aunque es venerado por los Carmelitas desde por lo menos 1564 nunca ha sido oficialmente canonizado, aunque el Vaticano aprueba que los carmelitas celebren esta fiesta.

Fuente: santopedia

2 comentarios en “San Simón Stock
  1. Tomás, el racionalista, el que quiere que todo sea palpable, le dice: “no sabemos a dónde vas ¿cómo vamos a saber el camino?”. Jesús le responde que Él es el camino, o sea, la única forma de poder llegar al Padre, la verdad, como ratificando la divinidad de Cristo, y la vida, es decir, la meta que hay que alcanzar, la gloria definitiva, la vida eterna. Y para reafirmar lo dicho les advierte: Nuestra vida carecería de sentido si no estuviera enfocada hacia el camino que nos marca Jesús, todo lo demás nos puede resultar apetecible, pero nos desvía de nuestra auténtica meta. ¿Es Jesús nuestro camino?
    ¿Tenemos claro a donde queremos llegar y con quién?

  2. !¿No lo han canonizado?!
    ! Pues , que cosas pasan en ésta vida!
    Se canoniza al primero que pase por la acera de enfrente, y no a un hombre que vió, platicó y sirvió en todo a la Madre de Dios.
    Bueno, sabemos que está en el cielo, y allá le pedimos por todos los que traemos el Santo Escapulario, y los que no lo traigan, para que ya lo hagan, que rezar y encomendarnos, es todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles