PUBLICIDAD

Sarah: «Nos encontramos entre la ideología de género y el ISIS: Ambos con origen demoniaco»

|

Sarah

El Cardenal Robert Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, ha hecho pública su intervención, en la que pide para el Sínodo «libertad, transparencia y objetividad».

El cardenal africano Robert Sarah ha hecho pública su intervención en el Sínodo de obispos sobre la Familia que se está llevando a cabo en Roma. Durante su discurso, el prelado ha advertido de los dos grandes peligros que amenazan en la actualidad a la familia y a la sociedad: la ideología de género y el terrorismo islámico. 

«Nos encontramos entre la ideología de género e ISIS», ha señalado este cardenal, también prefecto de la Congregación para el Culto Divino, que ha calificado a estas realidades como «dos bestias apocalípticas» y ha recalcado su origen demoníaco.

Un origen demoníaco que se demuestra en que tanto los defensores de la ideología de género como los terroristas islámicos son exigen una «regla universal y totalitaria» y son «violentamente intolerantes, destructores de familias, la sociedad y la Iglesia, y son abiertamente cristianófobos».

Sarah ha querido poner rostro a estas amenazas y ha señalado como manifestaciones de la ideología de género al grupo radical feminista Femen, el lobby LGBT y la multinacional abortista Planned Parenthood. También ha recordado a los obispos presentes en el Sínodo «las masacres islámicas» que se produjeron el pasado 26 de junio en Francia, Kuwait, Somalia y Túnez.

En opinión de este prelado, nuestra sociedad se enfrenta por un lado a la «desintegración de la familia en el Occidente secularizado» a través del «divorcio rápido y fácil, el aborto, las uniones homosexuales y la eutanasia» y por otro a la «pseudo-familia del Islam ideologizado que legitima la poligamia, la subordinación femenina, la esclavitud sexual, el matrimonio infantil».

A continuación, la intervención de Robert Cardenal Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos:

Sínodo Ordinario de la Familia, octubre 2015

Su Santidad, Sus Eminencias, Sus Excelencias, participantes en el Sínodo:

Propongo estas tres líneas de pensamiento:

Más transparencia y respeto entre nosotros.

Experimento una profunda necesidad de invocar al Espíritu de Verdad y Amor, la fuente de la parresía al hablar y de la humildad al escuchar, el cual es el único capaz de crear verdadera armonía en la pluralidad.

Lo digo francamente: en el Sínodo previo, en relación a varios asuntos experimenté la tentación de rendirme a la mentalidad del mundo secularizado y del occidente individualista. Reconocer las así llamadas «realidades de la vida» como un locus theologicus significa renunciar a la esperanza en poder transformador de la fe y del Evangelio. El Evangelio que alguna vez transformó culturas está ahora en peligro de ser transformado por ellas. Además, algunos de los procedimientos utilizados no se enfocaron a una discusión enriquecedora y a la comunión, en la medida en que promovieron un cierto estilo de los grupos de las Iglesias más ricas. Esto es contrario a una Iglesia pobre, de un gozoso, evangélico y profético signo de contradicción en el mundo secularizado. No se puede entender por qué algunas declaraciones que no fueron aceptadas por la mayoría cualificada del último Sínodo aparecieron en la Relatio y, posteriormente, por qué hubo quienes ejercieron presión en asuntos de gran actualidad (tales como la ideología de género), y que fueron en cambio ignorados tanto en los Lineamenta como en el Instrumentum laboris.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, la primera esperanza es que, en nuestra labor, gocemos de más libertad, transparencia y objetividad. Por esto, sería benéfico publicar los resúmenes de las intervenciones, para facilitar la discusión y evitar cualquier prejuicio o discriminación al aceptar los pronunciamientos de los Padres sinodales.

Discernimiento de la historia y de los valores.

Una segunda esperanza: que el Sínodo honre su histórica misión y no se limite a sí mismo al hablar sólo sobre ciertas cuestiones pastorales (como ocurre en el caso de la posible comunión para los divorciados vueltos a casar, sino que ayude al Santo Padre a enunciar claramente verdades y una guía real a escala global. Hay nuevos retos con respecto al sínodo celebrado en 1980. Un discernimiento teológico nos hace capaces para visualizar en nuestra época dos amenazas inesperadas (casi como dos «bestias apocalípticas») ubicadas en polos opuestos: por una parte, la idolatría occidental de la libertad: por otra, el fundamentalismo: el secularismo ateoversus fanatismo religioso. Para usar un lema, nos encontramos nosotros mismos entre «la ideología de género e ISIS.» Las masacres islámicas y las demandas libertarias regularmente contienden por la primera plana de los diarios. (¡Recordemos lo que ocurrió el 26 de junio último!). A partir de estas dos radicalizaciones surgen las dos mayores amenazas para la familia: su desintegración subjetivista en el occidente secularizado a través del acceso rápido y fácil al divorcio, al aborto, a las uniones homosexuales, a la eutanasia, etcétera (cf. La teoría de género, el FEMEN, los grupos de presión LGBT, IPPF…). Y, en el otro extremo, la seudo familia del Islam ideologizado, la cual legitima la poligamia, la servidumbre de la mujer, la esclavitud sexual, el matrimonio infantil (cf. Al Qaeda, Isis, Boko Haram…).

Son varias las claves que nos permiten intuir el mismo origen demoníaco de estos dos movimientos. A diferencia del Espíritu de Verdad que promueve la comunión en la diversidad (perichoresis), aquéllas promueven la confusión (homo-gamia) o la subordinación (poli-gamia). Además, se caracterizan porque son «violentamente intolerantes, destructores de las familias, de la sociedad y de la Iglesia, y son abiertamente cristianofóbicos».

«No estamos luchando contra creaturas de carne y sangre…» Necesitamos ser incluyentes y dar la bienvenida a todo lo que sea humano; pero lo que viene del Enemigo no puede y no debe ser asimilado», apuntó. «¡No puedes unirte a Cristo y a Belial (príncipe de la oscuridad! Lo que el nazismo fascista y el comunismo fueron en el siglo XX, lo son hoy en día las ideologías homosexual y abortista en occidente y el fanatismo islámico.

Proclamar y servir a la belleza de la Monogamia y de la Familia.

Enfrentados con estos dos mortales y sin precedentes retos («homo-gamia» y la «poli-gamia»), la Iglesia debe promover una verdadera epifanía de la familia. Tanto el Papa (como portavoz de la Iglesia) como los obispos y pastores del rebaño cristiano, en su actuar individual, pueden contribuir a esto: «la Iglesia de Dios, la cual Él ha obtenido al precio de su propia sangre» (Hech.: 20:28).

Junto con una firme y clara Palabra del Supremo Magisterio, los Pastores tienen la misión de ayudar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo a descubrir la belleza de la familia cristiana. Para hacer esto, se debe primero promover todo lo que represente una genuina Iniciación cristiana de adultos, ya que la crisis del matrimonio es esencialmente una crisis de Dios y, al mismo tiempo, una crisis de fe, lo que implica una pueril iniciación cristiana. Por esta razón debemos discernir aquellas realidades que el Espíritu Santo está ya revelándonos en la Verdad sobre la Familia como una comunión íntima en la diversidad (hombre y mujer) que es generosa con el don de la vida. Nosotros, los obispos, tenemos el urgente deber de reconocer y promover los carismas, movimientos y las realidades eclesiales en las cuales la Familia es genuinamente revelada, este prodigio de armonía, amor y esperanza en la Eternidad, esta cuna de fe y escuela de caridad. Y existen tantas realidades ofrecidas por la Providencia, junto con el Concilio Vaticano Segundo, en el cual se ofrece este milagro.

Traducción de InfoCatólica

0 comentarios en “Sarah: «Nos encontramos entre la ideología de género y el ISIS: Ambos con origen demoniaco»
  1. Muchísimas gracias, Cardenal Robert Sarah, por su intervención en el Sínodo y por su libro «Dios o nada». Le encomiendo vivamente al Espíritu Santo y ojalá un día, le podamos ver como Pastor Supremo de nuestra Iglesia Católica, Apostólica y ROMANA.

  2. Menudo batiburrillo, meter en el mismo saco el divorcio, Femen… y compararlo con el ISIS. Y la guinda, la mención al nazismo.

    A mí esto de la ideología de género que supuestamente se infiltra para socavar la sociedad me recuerda a lo que oía de pequeño sobre la confabulación judeomasónica.

    Me gustaría oír al cardenal Sarah criticar la política de estados como Uganda, donde por el simple hecho de ser homosexual puedes terminar en la cárcel. Es una legislación aberrante que ha sido criticada por medios tan «subversivos», como el diario ABC y el «Vatican Insider».

  3. Fantástico el Cardenal Sarah. Alabado sea Dios.

    Abundando en el tema, quiero hacer unas consideraciones desde Alemania.
    Iglesia rica y moribunda en Alemania. El Estado financia la iglesia con impuestos de los que se declarán católicos. Un párroco joven gana unos 5.000 Euros al mes. Muchos tienen segunda residencia en propiedad. Prácticamente no catequizan y se dedican casi todo el tiempo a gestiones administrativas. El consejo parroquial de laicos manda en la «pastoral» de la parroquia. De Evangelizar, nada de nada de nada.

    Muchos hermanos inmigrantes de Latinoamérica no se dan de alta en la Iglesia por que no pueden (ni quieren) pagar el impuesto religioso. Ellos no existen para la parroquia ni tienen derecho a exequias católicas. Increíble pero cierto. Nadie les atiende y se alejan de la Iglesia

    No confiesan, salvo honrosas y muy muy minoritarias excepciones (entre ellos algunos sacerdotes Kikos, muy denostados por los que mandan).

    UNA IGLESIA QUE SE DEDICA A PEINAR OVEJAS

    ¿Cómo vamos a permitir que ellos nos digan lo que tenemos que hacer?

  4. Coincido con Sarah y es raro que yo coincida con un cardenal, esta es la raiz de los problemas del mundo de hoy,la lucha actual entre el bien y el mal. Ademas de paliar los efectos, que es lo que hace la Iglesia de occidente ,resolvamos las causas, origen de estos perversos efectos,ahi esta la batalla contra el relativismo,contra la ideologia de genero,contra el fanatismo islamico. La Iglesia sabe, o deberia saber, que la ultima batalla es contra la Familia, imagen de la Trinidad, luz en la oscuridad, querida por Dios desde el Principio. No hay batiburrillo alguno, los extremos se tocan, unos esclavizan a la mujer de una manera y otros de otra, tratan de corromperla, como satanas corrompio a la primera y asi lo que fue creado a Imagen y semejanza de Dios dejara de serlo, las consecuencias duran hasta hoy.

  5. «(…)SE DEBE primero PROMOVER todo lo que represente una genuina INICIACIÓN CRISTIANA DE ADULTOS, ya que la crisis del matrimonio es esencialmente una crisis de Dios y, al mismo tiempo, una crisis de fe, lo que implica una pueril iniciación cristiana. Por esta razón DEBEMOS DISCERNIR AQUELLAS REALIDADES QUE EL ESPÍRITU SANTO ESTÁ YA REVELÁNDONOS EN LA VERDAD SOBRE LA FAMILIA como una comunión íntima en la diversidad (hombre y mujer) QUE ES GENEROSA CON EL DON DE LA VIDA. Nosotros, LOS OBISPOS, TENEMOS EL URGENTE DEBER de RECONOCER Y PROMOVER LOS CARISMAS, movimientos y las realidades eclesiales en las cuales la Familia es genuinamente revelada, este prodigio de armonía, amor y esperanza en la Eternidad, esta cuna de fe y escuela de caridad. Y EXISTEN tantas REALIDADES OFRECIDAS POR LA PROVIDENCIA, JUNTO CON EL CONCILIO VATICANO SEGUNDO, EN EL CUAL SE OFRECE ESTE MILAGRO.»

    De que estará hablando?

  6. Gracias a Dios por la claridad del cardenal Sarah. A ver si se siguen sus deseos y se publican todas las intervenciones para que, «luz y taquígrafos», eviten la manipulación sinodal.
    Y un gozo ver que Dios no abandona a la Iglesia sino que la guía por santos pastores. Que no cese en su hablar y en su oponerse a ideologías totalitarias actuales. Quien no quiere ver esta realidad no ve y es incapaz de guiar a otros, y sí de hacer que ellos y otros caigan a la fosa.
    «Fontes» te supongo bien informado de lo que dices de la iglesia alemana. ¿Por qué el papa no les habla a ellos más directamente para que sean pastores, no con olor a oveja, sino preocupados por las ovejas de verdad, dándoles el alimento que salva. Parecen «asalariados que ven venir al lobo, abandonan las ovejas y huyen». ¿Estos adocenados son los que quieren llevar a la Iglesia por derroteros inmorales de matrimonio y familia? Está claro que no ven a Dios con ojos limpios y quieren ser acomodaticios con el mundo, el demonio y… la cerveza.

  7. Hay obispos y obispos: los hay pastores buenos preocupados por la salvación de las almas de la grey que les es encomendada, y aun la grey universal, y los hay miserables, es decir, lobos disfrazados con piel de cordero.

    Entre los obispos españoles,abundan los lobos disfrazados con piel de cordero.

  8. ¡Alabado sea Dios!
    Se puede decir más alto, pero no más claro.
    Si, Unoquepasabaporaqui, este hombre de Dios ve lo que los ojos de otros no ven, esta lucha no es contra carne ni sangre, sino contra principios y potestades.
    A poco que leas, veas y analices la realidad, como católico, llegarás a la misma conclusión que ha llegado este Cardenal y si además tienes cerca a personas que han caído en la trampa del maligno…te digo que si, este hombre está pero que muy acertado.
    Todo esto forma parte del Nuevo Orden Mundial que la masonería quiere imponer en todo el mundo, ¿que te lo contaban de pequeño? pues que bien, ya sabes por donde va la cosa, pero te advierto que no es para tomárselo a risa, más bien es para no parar de rezar y pedirle al Altísimo la salvación.
    ¡Que Dios lo bendiga!

  9. El Cardenal Sarah es un don del Espiritu Santo
    a la Iglesia.
    Como buen pastor sabe enseñar con claridad.
    Con su humildad es ejemplar.
    Es uno de los 14 cardenales que escribieron la carta
    al papa Francisco.
    ¿Acaso debe arrepentirse por haberlo hecho?
    Seguramente no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles