PUBLICIDAD

El Papa se escapa a por unas gafas a Roma

|

Francisco necesitaba unas gafas y se acercó ayer por la tarde a via del Babuino a una Optica Spiezia, cerca de Piazza del Popolo. El papa Francisco acudió el jueves a una óptica en el centro de Roma para renovar sus gafas y ha sorprendido así a los turistas que se encontraban en la zona. El pontífice llegó en un vehículo hacia el fin de la tarde y entró solo a una muy concurrida óptica de la Via del Babuino, en el centro histórico, a dos pasos de la famosa Piazza del Popolo, provocando movimiento de gente frente a la vitrina de la tienda. Francisco se hizo revisar la vista antes de ensayarse algunas gafas, durante unos cuarenta minutos. Según la agencia de informaciones religiosas I-Medias, el Papa le pidió al encargado de la tienda que le cobrara el precio normal, sin hacerle reducciones ni favores. “No quiero unas gafas nuevas, solo hay que cambiar los lentes, no quiero gastar”, habría dicho el Papa, según contó el optómetra Alessandro Spiezia. Francisco, que sería hipermétrope y sufre presbicia, fue cliente en el pasado de esta tienda, así como el papa emérito Benedicto XVI, según el sitio internet del negocio. A continuación algunas fotografías del momento. IMG_20150903_212201 IMG_20150903_211523

0 comentarios en “El Papa se escapa a por unas gafas a Roma
  1. Cualquiera puede pensar que Bergoglio ha ido
    a comprarse las gafas para leer la Civiltà Cattolica.
    Y es que el paparazzi pontificio ataca de nuevo.
    Esta vez reuniendo en un volumen de la jesuítica revista artículos
    de interés sinodal, en la línea bergokasperiana, por supuesto.

    El editorialista parte de un tópico carente de fundamento, pretendiendo elevarlo a la categoría de axioma indiscutible.
    El axiotópico es el siguiente: como la mentalidad hodierna ha cambiado, hay que ponerse “en la posición correcta”, y cambiar el lenguaje de la antropología cristiana para hacerlo inteligible al
    hombre de hoy.
    O sea que la antropología personalista de Juan Pablo II, la teología sacramental de Ratzinger, la filosofía fenomenológica de Hildebrand, etc. etc, ya no sirven. Plumazo y fuera, que llegan los jesuitas con la nueva propuesta, con la nueva “antroecología”, radicada en la nueva “populogía” para marcar el rumbo sinodal.

    ¿Y los contenidos?
    Pues miren tres ejemplos.
    Primero: Padre Brena, “Misericordia y verdad”, lo pulverizó magistralmente el Cardenal Caffarra evidenciando la manipulación semántica que hacía Brena identificando la “verdad” con la norma legalista.

    Segundo: Padre Pani, “Matrimonio y segundas nupcias en el Concilio de Trento”. Es la archisabida cuestion de “los venezianos”, presentada como un descubrimiento…
    Copio aquí parte de la respuesta del mejor invetigador del tema.

    DAMNATIO MEMORIÆ?
    de E. Christian Brugger
    .
    El sacerdote jesuita Giancarlo Pani, profesor de Historia del Cristianismo en la Universidad de Roma “La Sapienza”, ha publicado recientemente un ensayo en “La Civiltà Cattolica” titulado “Matrimonio y ‘segundas nupcias’ en el Concilio de Trento”, con el que defiende la práctica matrimonial ortodoxa de la “oikonomia” según la cual los matrimonios fracasados pueden ser disueltos y los esposos tienen permiso para casarse de nuevo o, lo que sucede más a menudo, que “sus nuevos matrimonios sean declarados válidos” por la Iglesia “después de un periodo de penitencia”. El autor claramente desea que esta “tolerante tradición” se abra paso en la Iglesia Católica.

    Para poder ver realizada esta aspiración, él reivindica ni más ni menos la autoridad del Concilio de Trento, que según él aprobó implícitamente la práctica ortodoxa del divorcio en sus “canones de sacramento matrimonii”.

    Sus argumentaciones tienen dos fallos. Hago aquí una simple mención al primero y más serio. En su ensayo el autor no sólo asume, sino que afirma varias veces, que esta forma de divorcio y segundas nupcias no está en conflicto con la doctrina de la indisolubilidad, pero no presenta un razonamiento que apoye su afirmación. Dicha afirmación fue rechazada por Germain Grisez, John Finnis y William E. May hace veinte años en su crítica respuesta a los obispos alemanes Walter Kasper, Karl Lehman y Oskar Saier, que habían propuesto una solución para que los católicos divorciados y que se han vuelto a casar en Alemania pudieran acceder a la eucaristía.”

    Tercero: Howland Sank, “Una Iglesia que puede y no puede cambiar”,
    Apoyándose en Bourdieu invierte y pervierte el núcleo esencial de la tradición eclesial, representado por San Vicente de Lerins, San J.H. Newman y Congar, infiltrando otro desvarío semántico-pastoral que puede resumirse así: lo que importan en la transmisión de la fe son “los procesos socioculturales”, no son los contenidos dogmático-sacramentales. Es la “teología enzimática” del Paparazzi.
    ¿Les suena la música?

    Esperemos que las gafas del jesuita Bergoglio esten bien graduadas
    para discernir entre el Bien evangélico y el falso bien mundanal; entre la Verdad de la Iglesia y el error complaciente que propone la Civiltà.
    ***

  2. Es triste ver como el espíritu de muchos, que no todos, los “lideres” de centro y surámerica están infectados del virus que les encanta: el Populismo.
    Y si eso es triste como decía en los “líderes”, cuanto más en el Responsable y Cabeza visible de la Iglesia Católica. En la texitura que estamos con un Pontífice aunque huído o por mejor decir con un Obispo emérito con derecho a retirarse, que se lo ha ganado, pero que como otros anteriores fue la conciencia moral de este planeta y la voz que representaba a los que no cuentan en estas sociedades de este tiempo.
    Tristísimamente nos tenemos que merendar un hacerdor de noticias intranscendentes ocupado en hacer ver que esta Piedra escogida es como cualquier otra del camino y que los menesteres que anteriormente se realizaban de dar aldabonazos para despertar conciencias ya no es su función. Ya no importa los que no tienen voz importa el YO. Yo comprando gafas, yo paseando, yo haciendo cualquier cosa igual que hace todo mortal sin tener que contravenir el modus operandis del mundo. Yo como todos vosotros y finalmente ocupado sólo en las cosas que me incuben en ir todavía más aggiornando esto que han puesto en sus manos los que han colaborado para que esto suceda, aquellos que se comprometen hasta dar du sangre por lo que pusieron a su vez otros en sus manos pero que parecen que lo han olvidado.
    Descanse en paz con los necesitados la conciencia moral mundial y demos la bienvenida a la frívola moralidad a lo que un día fue voz y puntal de todos los que no contaban para este mundo. Siga Ud. Comprando tranquilamente lentes para preparar sus maletas que luego las tendrá que pagar

  3. Me deprime esta sandez. Noticias como esta me hacen sentirme más olvidada y despreciada del mundo. A mí nadie me fotografía lleno de admiración cuando voy al supermercado, ni se agolpan para verme cuando hago la cola en el banco, ni me admiran los periódicos del mundo entero por aguardar pacientemente mi turno en el centro de salud… Nadie alaba mi humildad ni mi normalidad. Juan Pablo II y Benedicto XVI no me hicieron nunca sentir tan mal; ellos me animaban a pensar en Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles