PUBLICIDAD

Roma prohibe que el transexual de Cádiz sea padrino

|

El Obispado de Cádiz ha hecho pública una nota en la que afirma que la Santa Sede ha denegado la solicitud, de conformidad con la doctrina católica. 

En relación con las declaraciones aparecidas en diferentes medios en referencia a la denegación o aceptación como padrino de bautismo de una persona que se presenta como transexual, tengo el deber pastoral de manifestar pública y definitivamente lo siguiente:

Los padrinos del Sacramento del Bautismo asumen, ante Dios y su Iglesia y en relación con el bautizado, el deber de cooperar con los padres en su formación cristiana, procurando que lleve una vida congruente con la fe bautismal y cumpla fielmente las obligaciones inherentes. En vista de esa responsabilidad, el Catecismo de la Iglesia Católica pide que los padrinos sean «creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado … en su camino de la vida cristiana»(CEC, n. 1255). Por todo ello, al ser una función eclesial la ley de la Iglesia exige, entre otras condiciones, que sólo sea admitido como padrino o madrina quien tenga capacidad para asumir seriamente estas responsabilidades y lleve un comportamiento congruente con ellas (cf.CIC, can. 874 §1, 3). Si no fuera posible hallar una persona que reúna las cualidades necesarias, el párroco puede conferir el Bautismo sin padrinos, que no son necesarios para celebrar este Sacramento.

Ante la confusión provocada entre algunos fieles al haberme sido atribuidas palabras que no he pronunciado, y por la complejidad y relevancia mediática alcanzada por este asunto, teniendo en cuenta las posibles consecuencias pastorales de cualquier decisión al respecto, he elevado una consulta formal ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuya respuesta ha sido: “Sobre este particular le comunico la imposibilidad de que se le admita. El mismo comportamiento transexual revela de manera pública una actitud opuesta a la exigencia moral de resolver el propio problema de identidad sexual según la verdad del propio sexo. Por tanto resulta evidente que esta persona no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino (CIC can 874 §3), no pudiendo por tanto ser admitido al cargo ni de madrina ni de padrino. No se ve en ello una discriminación, sino solamente el reconocimiento de una objetiva falta de los requisitos que por su naturaleza son necesarios para asumir la responsabilidad eclesial de ser padrino».

En efecto, el Papa Francisco ha afirmado en varias ocasiones, en continuidad con el Magisterio de la Iglesia, que esta conducta es contraria a la naturaleza del hombre. En su última encíclica acaba de escribir: “La ecología humana implica también algo muy hondo: la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, necesaria para poder crear un ambiente más digno. Decía Benedicto XVI que existe una «ecología del hombre» porque «también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo». En esta línea, cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»” (Laudato si, n.155).

Por estas razones,se ha hecho saber a los interesados que no puede aceptarse su solicitud.

La Iglesia acoge a todas las personas con caridad queriendo ayudar a cada uno en su situación con entrañas de misericordia, pero sin negar la verdad que predica, que a todos propone como un camino de fe para ser libremente acogida.

0 comentarios en “Roma prohibe que el transexual de Cádiz sea padrino
  1. Primero -el Párroco- ¡que no!
    Luego -el Obispo- ¡que sí!
    Ahora -la SC Doctrina de la Fe- ¡que no!
    ¿Apelarán al Papa?
    ·
    ¡Que en pleno s XXI se genere tanta confusión por cualquier cosa!
    ¿Alguién ha pensado en «los efectos pastorales» de todo esto?

  2. A los que participan con sus comentarios se les está olvidando una arista del asunto. La carta la firma la CDF, tengan eso presente porque en uno de sus primeros actos Francisco recibió en audiencia a los religiosos progresistas y liberales latinoamericanos, a quienes les advirtió que siguieran adelante sin importar si recibieran cartas amonestantes de la CDF. Los religiosos bailaron en una pata y sintieron patente de corso para seguir subvirtiendo las ovejas y salieron a contarlo en «Reflexión Y Liberación». Después de eso se armó la grande y les tocó retractarse sin retractarse, diciendo que lo que habían dicho no eran palabras textuales atribuibles al Papa, etc…

    Otro caso es el de otras dos mujeres de Argentina, de diferentes ciudades y no relacionadas la una con la otra, las cuales en privado (por teléfono o por carta) recibieron permiso de Francisco de comulgar estando en estado grave de pecado.

    Así que, lo que yo puedo colegir de este asunto es que por ser plato mediático de primer orden, los afectados (padres y potencial madrina/padrino) lle escribirán a Francisco con la espera que les responda e «imparta la contraorden». ¿Se imaginan donde eso llegue a ocurrir, la cantidad de tinta que van a gastar para anunciar que Francisco en un grande acto de misericordia ha permitido al transexual fungir de madrina o padrino?

    Por ahora yo no daría el tema por clausurado.

  3. Hay otra arista que se escapa. Todavía más importante.
    Y es que los Dicasterios de la Santa Sede actuan en nombre
    y con la autoridad del Papa, no por cuenta propia.

    El montaje del G9, la denostación de la Curia, las
    estupideces que han soltado el trucho y el zorro
    van a desplegarse ante toda la Iglesia ahora.
    Santa Marta muy mediática, pero nada operativa para
    el bien de la Iglesia.
    Lío, kasperazo, «lenguaje eficaz»…

    ¿Se han enterado Bergoglio y los jesuitas de la que
    han preparado?

    Y queda por ver todavía por dónde saldrá el popularísimo…

  4. Alguien tenía que poner las cosas en su sitio con este asunto. Y esto no resta un ápice de cariño hacia la persona y de acogida. Pero enseñándole la verdad sobre Dios y sobre el orden natural.

    En cuanto al obispo de Cádiz, me temo que si no tenía las cosas claras desde el principio, no debería ser pastor de una diócesis. Creo que su pecado es más de cobardía que de ignorancia. Hasta Pedro negó a Cristo tres veces. Ojalá experimente el arrepentimiento.

  5. Dios escribe derecho sobre renglones torcidos. El Papa Francisco es el mismo Bergoglio, jamás se pronunciará contra la Fe, los que lo quieren interpretar como les guste, es cuestión de ellos y de sus ansiedades. Misericordia es una cosa populismo es otra, como católicos al menos seamos respetuosos de la Jerarquía.

  6. En el mismo CEU hay un profe muy conocido que convive con otro que es profesor de una asignatura que por la materia implica coherencia de vida. Y es una universidad «católica». ¿Dicen algo los de la universidad? Nada ¿los propagandistas? Ni están ni les esperan ¿dice algo Osoro? Dirá que el no les juzga.
    Así nos va

  7. Esta situación de ambigüedad y sus consecuencias la vienen sufriendo sacerdotes y niños apadrinados. Bienvenida la hora en la que la autoridad confirme lo que parece obvio.

  8. Si nos apegásemos mas a las Santas Escrituras encontraríamos que ellas no han tenido doblez.
    1 Corintios 6.9-10 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles