PUBLICIDAD

Santo Dominguito del Val

|

Santo Dominguito del Val fue un mártir y monaguillo de Zaragoza, torturado, crucificado y asesinado por un ritual anticristiano en la edad media.

Biografía de Santo Dominguito del Val

Dominguito nació en la ciudad de Zaragoza, capital del Reino de Aragón, en el año 1243. Fue hijo de los infanzones Sancho del Val, notario de la ciudad, e Isabel Sancho, su mujer. Desde pequeño, Dominguito fue infante del coro y monaguillo de la Seo de Zaragoza, a donde iba cada día a ayudar en la liturgia, aprender cantos y rezar. Entre los demás niños y compañeros de la catedral, Dominguito tenía fama de gran devoción y piedad personal.

Durante la edad media, la península ibérica estaba aún en proceso de reconquista, y dentro de sus fronteras vivían personas de distintas razas y religiones. En esa mezcla de culturas, era común encontrar grandes supersticiones y creencias alejadas de la Verdad y la Fe. Hasta la creación del Tribunal de la Inquisición, no había un órgano formal que guiara a los fieles en el discernimiento de la Verdad, y aún así, lo que pertenecía a las demás religiones quedaba fuera de la jurisdicción de la Inquisición, y éstas también estaban invadidas y deformadas por supersticiones y creencias fuera del ámbito estricto de sus creencias.

Las palabras del rey Alfonso X el Sabio

Entre estas supersticiones se recoge una surgida dentro de la comunidad judía acerca de la necesidad del derramamiento de sangre de cristianos para acabar con la “opresión” a la que se sentían sujetos. Surgieron entonces, numerosos crímenes a lo ancho de la cristiandad que le fueron atribuidos a rituales perpetuados por judíos. Algunas de las víctimas de estos crímenes fueron reconocidas como mártires por la Iglesia, siendo canonizados en distintos siglos, alcanzando una gran devoción en distintos países. Hoy en día, numerosos escritores sionistas atribuyen estas crónicas medievales al antisemitismo, sin embargo, la extensión de estos casos por toda la edad media cristiana, hace improbable ese argumento.

En el caso de Dominguito del Val, el crimen al que fue sujeto causó una gran indignación en su comunidad, y la naturaleza de estas prácticas era ya muy común. El mismo rey Alfonso X el Sabio escribió en las Siete partidas: «Y porque oímos decir que, en algunos lugares, los judíos hicieron y hacen el día del Viernes Santo remembranza de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo en manera de escarnio, hurtando los niños y poniéndolos en la cruz, o haciendo imágenes de cera y crucificándolas cuando no pueden conseguir niños.»

La desaparición de Dominguito

El 31 de agosto de 1250, Dominguito desapareció a los siete años de edad, causando un gran revuelo en su familia y en toda la ciudad. A los siete meses de aquel hecho, unos hombres dijeron ver un fuego fatuo en la orilla del Ebro, que es una lumbre que sale repentinamente debido a los gases desprendidos de materias descompuestas. Los hombres avisaron a las autoridades, quienes excavaron y encontraron el cuerpo de un niño, de la edad y complexión de Dominguito. El cuerpo se encontró con agujeros provocados por clavos en las palmas de las manos y en los pies, el costado abierto, y decapitado. Inmediatamente se relacionó este hecho a crímenes cometidos de manera similar, vinculado a rituales de superstición judía medieval.

Dominguito fue canonizado como mártir y su devoción se extendió por toda España. Años más tarde, otros casos parecidos surgieron en la península, como aquél del Santo Niño de la Guardia. En Zaragoza, Santo Dominguito del Val sigue siendo muy venerado, siendo considerado patrono de los monaguillos y de los infantes de la escolanía de la ciudad.

Altar en la Iglesia de San Felipe Neri

En la Iglesia de San Felipe Neri, de Sevilla, se construyó un altar en devoción a Santo Dominguito, que hasta el día de hoy lleva la siguiente inscripción: «Fue martirizado por los judíos en el año 1250 en Zaragoza, su patria, a la edad de 7 años. Sus reliquias encontradas milagrosamente se veneran en el templo del Salvador de dicha ciudad, y su culto se extendió, por rescripto de N.S.P. el Papa Pío VII de 9 de julio de 1808. Este altar erigido por sus parientes en el año 1815, trasladado a esta iglesia por un individuo de su familia en diciembre de 1863, es hoy propiedad del Exmo. Sr. Dn. Rafael Merry y del Val, pariente de dicho santo.»

0 comentarios en “Santo Dominguito del Val
  1. Me imagino que no tardarán en aparecer los “habituales” explicando que la existencia de “niños sacrificados ritualmente por judios” es una invención derivada de los “libelos de sangre”, etc…

    A estas personas les aconsejo que se informen sobre el libro publicado en 2007 por Ariel Toaff, “Pasque di sangue: Ebrei d’Europa e omicidi rituali”.

  2. No he podido leer el artículo entero porque es infumable, pero creo que no han mencionado ustedes el hecho de que el culto a Santo Dominguito está suprimido (por ser un personaje puramente de leyenda) desde 1969…

  3. Hay más pruebas de los hechos narrados sobre Santo Dominguito que sobre la veracidad de la Guerra de las Galias, libro compuesto para agradar a Julio Cesar

    cualquier día niegan los evangelios y niegan el “caiga sobre nosotros y nuestros descendientes la sangre de este hombre”

  4. El libro de Toaff no se sostiene ante la crítica histórica, el autor simplemente reproduce lo que dicen los textos de la Inquisición del proceso sobre el Beato Simon de Trento, si no me equivoco (que por cierto a finales de los sesenta, fue suprimido su culto por la Iglesia). Evidentemente un testimonio obtenido bajo tortura, que era la práctica común en esa época carece de veracidad, sin decir que todo ese supuesto ritual que menciona el artículo (de que los judíos creían que si sacrificaban a niños cristianos) es absurdo en si mismo.

    Así que dejen de “canonizar” el trabajo de Toaff, que tiene serias deficiencias en cuanto a la práctica de investigación histórica. (Más bien evidencian judeofobia al querer sostener semejantes leyendas carentes de sentido, que incluso los propios Papas del pasado trataron de combatir)

  5. En todos los sitios, cuecen habas. Hay de todo en la viña del Señor. Lo importante es saber los principios fundacionales del creador de cada religión y si se siguen fielmente, por que de tal palo, tal astilla.

  6. PUES sí fue un crimen ritual y a los sonistas les duele, sangran por la herida, quieren borrar la historia de la resurreccion suplantandola por la teologóa del holocausto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles