Infovaticana
El interés de Letizia por el ocultismo
Noticias

El interés de Letizia por el ocultismo

Redacción
27 junio, 2015

Portada_Angeles_Fosiles_Alan_Moore_prensa-2-9fda2 En la Feria del Libro, la reina de España adquirió un ejemplar de Ángeles Fósiles del anarquista Alan Moore con influencias del satanista Aleister Crowley. La reina Letizia acudió este año, como es su costumbre, a la Feria del Libro de Madrid. Los medios informaron que había tratado de pasar desapercibida, sin éxito. Tal vez esta discreción no se debiera tan sólo a un deseo de tranquilidad, sino que guardaba relación con el libro que la reina de España decidió adquirir en esta feria. El diario El Mundo publicó que Doña Letizia se había hecho en esta feria con un ejemplar de Ángeles Fósiles, del británico Alan Moore. Este escritor anarquista define su obra como “una llamada a las armas” y un ensayo sobre ocultismo en el que se dan cita sus héroes, entre ellos Aleister Crowley y la sociedad secreta ocultista del Alba Dorada. Los presentes en la caseta de Atom Comics donde Doña Letizia compró su ejemplar quedaron atónitos ante la elección de la reina: ni más ni menos que una obra que los críticos han recomendado para “los amigos del paganismo y el ocultismo”. Y es que Ángeles Fósiles es ante todo un tratado de Magia y Artes Oscuras que recibe influencias personajes como Aleister Crowley, uno de los padres del satanismo. Aleister Crowley tuvo dos grandes obsesiones en su vida: el sexo y el diablo. Iniciado en el esoterismo y en el ocultismo a través de su ingreso en la sociedad secreta Alba Dorada, fundó su propia secta Astrum Argenticum (A. A.) o Estrella de Plata, de la que hoy siguen existiendo adeptos en España. Crowley también se inició en el tantrismo, pero sin duda su gran obsesión fue el satanismo. Un ejemplo de esta obsesión, relatado por d. Manuel Guerra en su diccionario enciclopedico de las sectas, es que después de una sesión de espiritismo con su primera mujer, Crowley decidió pasar a denominarse a sí mismo como “La Gran Bestia” (en referencia a cómo se denomina al diablo en el libro del Apocalipsis) y con su número 666. En 1920, Crowley fundó la satánica Orden-Abadía Thelema, convencido de que lograría aniquilar al cristianismo. Con este objetivo, este personaje “bautizó” a una rana y la crió para crucificarla y quemarla, pensando que así destruiría al Hijo de Dios. Parece, por tanto, que Letizia es lectora que disfruta con los libros de ciencias ocultas, en la línea de los escritos por Aleister Crowley, que fue considerado por sus coetáneos como “uno de los seres más pervertidos y perversos del momento”.

Redacción