PUBLICIDAD

¡Ay de aquel que escandalice a uno de estos pequeños!

|

IsisLos asesinos del DAESH, mal llamado Estado Islámico, enseñan a los niños a decapitar infieles en unas imágenes de extraordinaria dureza.

Las imágenes son aterradoras, pero los niños no parecen impresionarse por la crueldad de sus mayores. Ya lo advierte el mismísimo Jesucristo en el Evangelio: “Es inevitable que haya escándalos, pero ¡ay de aquel que los ocasiona! Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de moler y lo precipitaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños.”

Los mercenarios asesinos de DAESH, mal llamado Estado Islámico, enseñan a sus niños a decapitar infieles. Varios mercenarios decapitaron en Libia a un soldado del ejército de ese país frente a una mezquita mientras varios niños de menos de ocho años veían lo que ocurría.

La salvaje ejecución se llevó a cabo en la ciudad portuaria de Derna, que fue tomada por militantes de ISIS en octubre del año pasado. Las imágenes muestran al soldado Abdulnabi Shurgawi vestido de naranja mientras está arrodillado frente a los yihadistas en una plaza pública para ser ejecutado.

En una segunda foto se ve a un militante sosteniendo la cabeza del hombre mientras que los pequeños niños están rodeando el cuerpo que yace en el suelo todo lleno de sangre. Los terroristas dijeron que la ejecución se llevó a cabo delante de los niños por “fines educativos”.

Además de obligar a los niños a convertirse en soldados, ISIS expone regularmente chicos a ejecuciones brutales. La idea es que, con una actitud insensible hacia la matanza y el lavado de cerebro implacable con la propaganda criminal y antioccidental, ISIS está creando poco a poco una red de yihadistas para durar generaciones. 0012760106

2 comentarios en “¡Ay de aquel que escandalice a uno de estos pequeños!
  1. El mayor escándalo (piedra de tropiezo) es que desde la Iglesia de Cristo se haya llegado a enviar a los musulmanes mensajes de felicitación con motivo del fin del ramadán, en vez de evangelizarlos allí donde sea posible, ¡como si Jesucristo hubiese mandado felicitar a quienes están en el error para congraciarse con ellos en vez de anunciar el Evangelio (el Reino de los Cielos) a todo el mundo para su salvación! Algunos cristianos tienen que darse cuenta de que en la revelación coránica no solo se insta muchas veces a los musulmanes a hacer la guerra (la tristemente famosa yihad) para extenderse por el mundo e imponer la ley islámica, como llevan haciendo desde sus orígenes donde han tenido ocasión, sino que se contradicen expresamente los fundamentos de la tradición judeocristiana, especialmente las figuras de Jesús y Abraham. Más les valdría recomendar encarecidamente a los musulmanes que reflexionen sobre si están sirviendo realmente al Dios de Abraham o están siendo engañados por Satanás, el príncipe de los ángeles rebeldes y padre de la mentira, que además los utiliza para perseguir a los cristianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles