Infovaticana
“Toda disciplina deportiva tiene un valor, no solo físico y social, sino también moral”
Noticias

“Toda disciplina deportiva tiene un valor, no solo físico y social, sino también moral”

Lola González
7 Mayo, 2015

Lazio “Que su sociedad deportiva sea siempre una casa abierta, donde se pueda experimentar la fraternidad y la armonía entre las personas”, exhortación del Obispo de Roma a los miembros de la Sociedad Deportiva “Lazio”, a quienes recibió en Audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano. El Santo Padre saludando a los dirigentes y deportistas de este Club, recordó que “en estos 115 años de vida, su asociación se ha esforzado por mantener vivo los ideales que la han caracterizado desde sus orígenes”. De hecho, dijo el Papa “la intención de este grupo de fundadores era difundir el deporte en todos los niveles y en todas las categorías sociales. Por eso los animo a continuar siendo acogedores, a valorizar los diversos talentos. Que su sociedad deportiva sea siempre una casa abierta, donde se pueda experimentar la fraternidad y la armonía entre las personas”. Asimismo, el Pontífice resaltó el patrimonio moral y deportivo de esta Sociedad expresado en la frase del autor latino Sallustio: «“En la armonía las pequeñas cosas crecen, en la discrepancia las más grandes desaparecen”. Y un mérito de la sociedad deportiva Lazio es haber dado una igual dignidad a todos los deportes». En este sentido, el Santo Padre alertó que se corre el riesgo de hablar siempre de fútbol y descuidar los otros deportes. Y por ello afirmó que “toda disciplina deportiva tiene un valor, no solo físico y social, sino también moral, en cuanto ofrece la posibilidad a las personas, especialmente a los niños y jóvenes, de crecer en el equilibrio, en el auto control, en el sacrificio y en la lealtad hacia los demás”. De otro lado, el Papa Francisco recordó que no se debe olvidar que la persona humana es un todo, espíritu y cuerpo. Por esto dijo, “los animo a cultivar siempre, junto a la actividad deportiva y competitiva, también la dimensión religiosa y espiritual. A veces sucede que un joven o una joven, por los entrenamientos y las competiciones, deja de lado la Misa, la catequesis… Esto no es un buen signo, quiere decir que se ha perdido la escala de valores. Como también no se debe descuidar el estudio, la amistad, el servicio a los pobres”. Al respecto el Pontífice precisó que “el verdadero deporte favorece la construcción de un mundo más fraterno y solidario, contribuyendo a superar situaciones de injusticia y dificultad humana y social”. Antes de concluir con sus saludos, el Obispo de Roma felicitó a todos los miembros de esta Sociedad Deportiva por su larga y productiva actividad, además los exhortó a proseguir en este camino al servicio de los jóvenes y de las familias.

Lola González


Únete a InfoVaticana

Y recibe las noticias más importantes de la Iglesia. Es GRATIS.
Nombre:
E-mail: