Infovaticana
Francisco recibe a una ‘arzobispa’ luterana en el Vaticano
Noticias

Francisco recibe a una ‘arzobispa’ luterana en el Vaticano

Lola González
5 mayo, 2015

antje-jackelen-arzobispa-luterana Durante el encuentro, el Santo Padre aseguró que había que abordar temas polémicos como el matrimonio o la sexualidad, aunque se ponga en riesgo el ‘consenso ecuménico’. Que la familia, el matrimonio y sexualidad no sean silenciados por temor a poner en peligro el consenso entre los cristianos. Este fue el llamamiento que realizó el Papa Francisco durante su encuentro con una delegación de la Iglesia Evangélica de Suecia, encabezada por la ‘arzobispa’ de Upsala, Antje Jackelen, a quien el Santo Padre dedicó el saludo inicial de su discurso con un afectuoso: “¡Estimada Señora Jackelén, querida hermana!”. En su encuentro con la Iglesia luterana sueca, Francisco quiso reiterar su decisión de seguir abordando temas que nunca están exentos de polémica, aunque pueda ponerse en riesgo el consenso ecuménico. “Las temáticas relacionadas con la familia, el matrimonio y la sexualidad no pueden ser silenciadas o ignoradas por temor a poner en peligro el consenso ecuménico ya alcanzado. Sería una pena si sobre estas cuestiones tan importantes se consolidasen nuevas diferencias confesionales”, aseguró el Pontífice. Durante su discurso, Francisco hizo referencia al decreto del Vaticano II ‘Unitatis Redintegratio’, en el que se invitaba a todos los fieles católicos a emprender el camino de la unidad para superar la división entre los cristianos, que “no sólo se opone abiertamente a la voluntad de Cristo, sino que es también escándalo para el mundo y perjudica a la más santa de las causas: la predicación del Evangelio a toda criatura”. Ante una mujer que ha sido nombrada ‘arzobispa’ y otros miembros de la Iglesia luterana, el Papa quiso hacer hincapié en los elementos que unen a los católicos con cristianos de otras confesiones. “En realidad no deben ser percibidos como adversarios o competidores, sino reconocidos por lo que son: hermanos y hermanas en la fe”, se manifestó a este respecto Francisco. La trágica situación de los cristianos perseguidos por la violencia yihadista también fue uno de los temas abordados durante el encuentro. Aliviar a las víctimas de la persecución religiosa es una tarea que une a las distintas iglesias, tal y como reconoció el Santo Padre. En este sentido, ha subrayado que “católicos y luteranos deben buscar y promover la unidad en las diócesis, parroquias y comunidades de todo el mundo” y, en ese sentido, ha mencionado el reciente documento ‘Del conflicto a la comunión. La conmemoración conjunta luterano-católica de la Reforma en el 2017’, publicado por la Comisión Luterano-Católica para la Unidad. “Esperamos sinceramente –ha indicado– que esta iniciativa lleve a dar, con la ayuda de Dios y nuestra colaboración con Él y con los demás, más pasos en el camino de la unidad”. A su juicio, la llamada a la unidad también implica “una exhortación apremiante al compromiso común en el ámbito caritativo en favor de todos aquellos que en el mundo sufren por causa de la miseria y la violencia”. Concretamente, ha recordado a los cristianos perseguidos. Finalmente, Francisco ha dado las gracias a la Iglesia luterana sueca por haber acogido a tantos emigrantes sudamericanos en tiempos de las dictaduras, un hecho que “hizo crecer a las familias”, y por “la delicadeza” con que Antje Jackelén nombró al amigo del Papa, el pastor Anders Root que le ayudó “mucho” en su vida espiritual.

Lola González