PUBLICIDAD

“La falta de familias es el problema más importante para el Papa”

|

20150411_121421El Cardenal Rodríguez Maradiaga ha concedido una entrevista a un reducido grupo de periodistas entre los que estaba presente INFOVATICANA.


El Cardenal Rodriguez Maradiaga se encuentra en Madrid, donde ha participado en las jornadas del Instituto Teológico de Vida Religiosa. Con este motivo ha concedido una entrevista a un reducido grupo de periodistas en el Colegio Mayor Jaime del Amo, en Madrid, entre los que ha estado presente INFOVATICANA. Jesús Bastante, de RD, ha abierto la sesión preguntando por el mensaje del Papa a la cumbre de las américas, y lo califica como un mensaje potente: “No es suficiente con que los pobres recojan las migajas de la mesa de los ricos”. Responde Maradiaga: “Creo que es muy importante la cumbre de las américas”, “solían ser cumbres borrascosas porque se llegaba a leer el comunicado preparado a priori y no se sacaba nada en claro. Ha ido cambiando y esta tiene particular importancia”. “Creo que esta cumbre se hará en la verdad. Me encanta que el Papa haya tocado el punto clave: ¿Para que una cumbre si no es para enfrentar directamente los problemas subyacentes? Y uno de ellos es la pobreza: No podemos hacer como los avestruces, es imprescindible, no puede haber desarrollo sin más equidad, y tristemente Latinoamérica es uno de los continentes menos equitativos en el mundo.” ¿Qué imagen tiene usted de la Iglesia española?  “No conozco mucho la situación de la Iglesia en España, conozco mucho Barajas porque me toca cambiar de aviones, pero conozco poco de la Iglesia en concreto. Pero es una Iglesia grande, con mucho potencial, y de la que hemos recibido tanto… España es uno delos países con más misioneros en América Latina. Hemos tenido tantos hermanos y tenemos tantos hermanos obispos en muchos países, en Honduras ahora tenemos dos, y apreciamos muchísimo. Hay mucha fraternidad, nos sentimos en casa con los españoles. Y si hablamos de la vida consagrada, claramente en muchos países no existiría la Iglesia de no ser por la vida consagrada. En mi país todos los obispos, hasta el año pasado, éramos de la vida consagrada. EL año pasado fue nombrado el primer obispo diocesano, porque no existía el clero diocesano, consecuencia de la independencia. José Lorenzo, de Vida Nueva, pregunta por el segundo aniversario de la elección del Papa. ¿Qué ha cambiado en estos dos años? Ustedes desde la tribuna de la prensa constatan más que nosotros. A mí me ha tocado por la Caritas Internacional dar vueltas por todo el mundo, y lo que yo he visto en estos dos años no se conocía antes. El Papa es noticia casi todos los días, y no porque lo busque, sino porque sus palabras, sencillas (ciertamente no son tratados de teología, pero hay puntos clave en la vida). El Santo Padre es un pastor con olor a oveja. Las encíclicas del Papa son sus gestos, un beso a una persona llena de tumores dio la vuelta al mundo, y no se necesitaba una encíclica sobre la misericordia. Eso es un mensaje. Anteayer en Portugal una señora me enseñó un video de su sobrina de 5 años, que le preguntaba: ¿Qué piensas del Papa? Y la niña decía: “Que quiere mucho a los niños”, y esto es por las encíclicas de sus gestos, que no son demagógicos, porque son espontáneos. Son gestos, como el de recibir a los de la calle y llevarlos a un pequeño tour por la capilla Sixtina, no son cosas calculadas, le salen del corazón, como mandar hacer unas duchas y una peluquería para los más pobres, son pequeños detalles que nos dicen que la Iglesia no es simplemente una institución de concreto y de barreras, sino una madre cercana a sus hijos. Sobre Cuba, le preguntan por las relaciones entre Obama y Raúl Castro y el papel mediador del Vaticano. Era necesario que el mundo se abriera a Cuba y Cuba se abriera al mundo. Sobre todo en la fe, y la fe necesita de educación. Reunión del C9, ¿qué pueden aportar los consagrados? Muchísimo, el Santo Padre tiene como uno de los centros la pobreza, y los religiosos la tomamos como forma de vida, y una pobreza evangélica, que es la libertad para servir mejor a Cristo en la Iglesia. El Papa nos la anuncia desde todo punto de vista INFOVATICANA pregunta a Maradiaga: Se habla de que reformada la estructura económica de la Curia, el C9 pasará a tratar la unificación de los dicasterios dedicados a la caridad, y que usted presidirá ese gran dicasterio, con la ayuda de Monseñor Omella. De eso no se nada, porque no se me ha dicho nada, pero yo estoy muy bien donde estoy. De Monseñor Omella le puedo decir que lo conozco mucho y lo quiero mucho, por la Cáritas, porque fue encargado de Cáritas, y hemos trabajado juntos mucho tiempo, pero no lo sé, de este tema no sé todavía. INFOVATICANA pregunta por el Sínodo Extraordinario de la familia. ¿Qué pasos cree que pueden darse en la pastoral de situaciones extraordinarias e irreversibles? El Sínodo que pasó fue el primero, siguiendo el método de ver, juzgar y actuar. El primero fue ver, ahora se trata de juzgar. Por eso los problemas de índole teológica que surgieron han sido reportados a comisiones teológicas, y luego los sondeos que se envían, que tiene mucha importancia, el ver tiene que llevar a actuar. No sabemos si al final de sínodo de octubre se clausurará el proceso, o si el Papa convocará un tercero, podría ser, porque se trata de cosas tan importantes… Es más, en la perspectiva del Papa este es el problema más importante en el mundo y en la Iglesia: La falta de familia, y es que en todas partes el sondeo dio que ahora la gente no se quiere casar, ni por la Iglesia ni por lo civil, y el evangelio de la familia tiene que ser anunciado, porque es el proyecto de Dios, y tiene que ser sumamente para la Iglesia. No es como algunos medios han dicho que si los divorciados vueltos a casar pueden comulgar, no, hay cosas mucho más profundas y tienen que ser abordadas en el Sínodo.  

0 comentarios en ““La falta de familias es el problema más importante para el Papa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles