«No hay nada más importante que proteger a los niños, ni siquiera el deseo de evitar el escándalo»

|

SacerdoteEl Papa Francisco ha dirigido una carta a todos los sacerdotes del mundo en la que recuerda que «no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores.»


  El Papa Francisco ha dirigido una carta a los Presidentes de las Conferencias Episcopales, y los Superiores de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica con motivo de la creación de la Pontificia Comisión para la tutela de los menores. Lea la carta a continuación. En marzo del año pasado instituí la Pontificia Comisión para la tutela de menores, anunciada ya en diciembre de 2013, con el fin de ofrecer propuestas e iniciativas orientadas a mejorar las normas y los procedimientos para la protección de todos los menores y adultos vulnerables, y he llamado a formar parte de dicha Comisión a personas altamente cualificadas y notorias por sus esfuerzos en este campo. El siguiente mes de julio, en la reunión que tuve con algunas personas que han sido objeto de abusos sexuales por parte de sacerdotes, me sentí conmovido e impresionado por la intensidad de su sufrimiento y la firmeza de su fe. Esto confirmó una vez más mi convicción de que se debe continuar haciendo todo lo posible para erradicar de la Iglesia el flagelo del abuso sexual de menores y adultos vulnerables, y abrir un camino de reconciliación y curación para quien ha sufrido abusos. Por estas razones, he añadido el pasado mes de diciembre nuevos miembros a la Comisión, en representación de las Iglesias particulares de todo el mundo. Y dentro de pocos días, todos estos miembros se reunirán en Roma por primera vez. En este contexto, considero que la Comisión será un nuevo, válido y eficaz instrumento para ayudarme a animar y promover el compromiso de toda la Iglesia en sus diversos ámbitos – Conferencias Episcopales, diócesis, Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, etc. – para poner en práctica las actuaciones necesarias para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables, y dar respuestas de justicia y misericordia. Las familias deben saber que la Iglesia no escatima esfuerzo alguno para proteger a sus hijos, y tienen el derecho de dirigirse a ella con plena confianza, porque es una casa segura. Por tanto, no se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración, de la naturaleza que sea, como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo, porque no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores. También se debe vigilar atentamente que se cumpla plenamente la circular emanada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el 3 de mayo de 2011, para ayudar a las Conferencias Episcopales en la preparación de las líneas maestras para tratar los casos de abuso sexual de menores por parte de clérigos. Es importante que las Conferencias Episcopales adopten un instrumento para revisar periódicamente las normas y comprobar su cumplimiento. Corresponde al Obispo diocesano y a los Superiores mayores la tarea de verificar que en las parroquias y en otras instituciones de la Iglesia se garantice la seguridad de los menores y los adultos vulnerables. Como expresión del deber de la Iglesia de manifestar la compasión de Jesús a los que han sufrido abuso sexual, y a sus familias, se insta a las diócesis y los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica a establecer programas de atención pastoral, que podrán contar con la aportación de servicios psicológicos y espirituales. Por todos estos motivos, pido vuestra colaboración plena y atenta con la Comisión para la tutela de los menores. La tarea que le he encomendado incluye la asistencia a vosotros y a vuestras Conferencias, mediante un intercambio mutuo de «praxis virtuosas» y de programas de educación, formación e instrucción por lo que se refiere a la respuesta que se ha de dar a los abusos sexuales. Que el Señor Jesús infunda en cada uno de nosotros, ministros de la Iglesia, ese amor y esa predilección por los pequeños que ha caracterizado su presencia entre los hombres, y que se traduce en una responsabilidad especial respecto al bien de los menores y adultos vulnerables. Que María Santísima, Madre de la ternura, nos ayude a cumplir, con generosidad y rigor, nuestro deber de reconocer humildemente y reparar las injusticias del pasado, y a ser siempre fieles a la tarea de proteger a quienes son los predilectos de Jesús. Vaticano, 2 de febrero de 2015 Fiesta de la Presentación del Señor

FRANCISCUS

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
5 comentarios en “«No hay nada más importante que proteger a los niños, ni siquiera el deseo de evitar el escándalo»
  1. habla de pedofilia, esto está relacionado directamente con la homosexualidad, o ese tema no le preocupa? digo por sus amigos, como Battista Ricca…..

  2. Muy lindo todo lo que dice el Papa, pero este es un problema que tiene su origen en la falta de control de los seminarios, en los cuales muchos hombres, afeminados y con claros desvíos sexuales ingresan al mismo buscando una salida a su problema. Así me lo dijo un amigo mio que dejo el seminario de Devoto :»la mitad de los seminaristas son afeminados». Este es un problema que el Papa no quiere ver, no va a la raíz del problema, quiere ayudar cuando el daño ya esta hecho, y todo por sostener su bandera falsa de «no discriminación» que alaba el mundo y destruye la Iglesia de Cristo.

  3. Bergoglio entroniza las causas y pone cadalso a las consecuencias, muy al estilo del NOM. La homosexualidad ensalzada y su derivada directa la pedofilia condenada. Como minimo es incongruente, por no decir algo peor. La misecordia que Jesus practico con la adultera a Bergoglio no le vale, prefiere lapidar al pecador y dar puñetazos a los que no comparten sus ideas.

  4. Este hombre, Bergoglio, acabará desquiciando con el tiempo a toda la Iglesia. El daño que hace con su doble discurso, sus diabólicas equidistancias y su anfibología es demoledor. Pidamos al Señor que pase pronto este periodo de prueba y purificación por el bien de las almas. Es difícil soportar.

  5. Perdón, YO CREÍA QUE EL ESPOSADO ERA EL PADRE SANTIAGO GONZÁLEZ, AL QUE SE PROHIBE PUBLICAR ARTÍCULOS Y SERMONES.

    Pero ya veo que la noticia es sobre otra cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles