PUBLICIDAD

La televisión de los obispos españoles defiende abiertamente el «derecho a blasfemar»

|

13tvEn el editorial de su informativo, Alfredo Urdaci, director de informativos de 13Tv, pidió defender el derecho a blasfemar, quea su juicio «forma parte de la esencia de nuestra civilización». 


 Alfredo Urdaci abrió su informativo de ayer valorando el abominable asesinato cometido por fanáticos islamistas en París. «Hoy es un buen dia para desempolvar ese viejo manifiesto que también firmó Charlie Hebdo», afirmó Urdaci, que pidió «no renunciar al espíritu crítico para no ser tachados de islamófobos».

En su editorial, el responsable de informativos de 13Tv, propiedad del episcopado español, afirmó que «hoy es un día para recordar que existe un cierto derecho a la blasfemia, sí, que debemos defender, por mucho que pensemos que el ataque se dirige a algo que consideramos sagrado. Derecho que está contenido en ese derecho a la libertad de expresión que reconocen todas las constituciones de occidente«.

Olvida la estrella de la televisión de los obispos españoles que la blasfemia en España no sólamente no es un derecho, faltaría más, sino que es un delito tipificado como tal en el Código Penal, que establece en su artículo 525:

Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

13Tv ha subido el video del editorial de Alfredo Urdaci a la propia página web de la televisión, y pueden verlo aquí.

Muy diferente ha sido la valoración que el Obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha hecho en Twitter y Facebook de este asunto. El obispo ha publicado los siguiente tuits.

46 comentarios en “La televisión de los obispos españoles defiende abiertamente el «derecho a blasfemar»
  1. No tiene nada que ver que en España la blasfemia sea delito.Aquí la ley civil no importa un rábano. Este hombre habla en y desde un medio destinado a evangelizar, propiedad de los sucesores de los apóstoles. Entonces si se le ocurre decir:»“hoy es un día para recordar que existe un cierto derecho a la blasfemia, …», bueno señores, este hombre no puede durar una hora más en el cargo que ostenta.
    Caso contrario, uno puede pensar legítimamente que el medio no pertenece a los sucesores de los apóstoles. O que si pertenece, entonces hace dudar que los tales sean sucesores de los apóstoles.
    Y hace dudar muy seriamente.

  2. El Espíritu Santo, que ha hablado por el Magisterio perenne y siempre vivo de la Iglesia se expresa en términos muy distintos a los de estos sujetos poseídos de otros espíritus:
    D-1690 (Beato Pío IX) Partiendo de esta idea, totalmente falsa, del régimen social, no temen favorecer la errónea opinión, sobremanera perniciosa a la Iglesia Católica y a la salvación de las almas, calificada de «delirio» por nuestro antecesor Gregorio XVI, de feliz memoria (3), de que «la libertad de conciencia y de cultos es derecho propio de cada hombre, que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida, y que los ciudadanos tienen derecho a una omnímoda libertad, que no debe ser coartada por ninguna autoridad eclesiástica o civil, por el que puedan manifestar y declarar a cara descubierta y públicamente cualesquiera conceptos suyos, de palabra o por escrito o de cualquier otra forma». Mas al sentar esa temeraria afirmación, no piensan ni consideran que están proclamando una libertad de perdición (4), y que «si siempre fuera libre discutir de las humanas persuasiones, nunca podrán faltar quienes se atrevan a oponerse a la verdad y a confiar en la locuacidad de la sabiduría humana (v. l.:mundana); mas cuánto haya de evitar la fe y sabiduría cristiana esta dañosísima vanidad, entiéndalo por la institución misma de nuestro Señor Jesucristo» (1)

  3. D-1868 Ahora bien, de estas enseñanzas de los Pontífices debe absolutamente entenderse que el origen del poder público debe buscarse en Dios mismo y no en la muchedumbre; que la licitud de las sediciones repugna a la razón; que no tener en nada los deberes de la religión o guardar la misma actitud ante las varias formas de religión, no es lícito a los particulares ni es lícito a los Estados; que la inmoderada libertad de sentir y de manifestar públicamente lo que se sienta, no está entre los derechos de los ciudadanos ni debe en modo alguno ponerse entre las cosas dignas de gracia y protección.

  4. D-1876 Por semejante manera no puede tampoco la Iglesia aprobar aquella libertad que engendra desprecio de las leyes santísimas de Dios y pretende eximir de la debida obediencia a la potestad legítima. En realidad, es más bien licencia que no libertad y con toda razón es por San Agustín llamada libertad de perdición (2) y por el bienaventurado Pedro, capa de malicia [1 Petr. 2, 16]; antes bien, como quiera que está fuera de lo razonable, es verdadera servidumbre, pues el que comete pecado, esclavo es del pecado [Ioh. 8, 34]. Por el contrario, aquélla es genuina libertad, aquélla debe ser apetecida que, si a lo privado se mira, no consiente que el hombre sea esclavo de los errores y pasiones que son los más tétricos tiranos; si a lo público, dirige sabiamente a los ciudadanos, les procura facilidad de aumentar ampliamente sus fortunas y defiende al Estado de toda ajena ingerencia.

  5. D-1932 Así, pues, de lo dicho se sigue que no es en manera alguna lícito pedir, defender ni conceder la libertad de pensar, escribir y enseñar, ni igualmente la promiscua libertad de cultos, como otros tantos derechos que la naturaleza haya dado al hombre. Porque si verdaderamente los hubiera dado la naturaleza, habría derecho a negar el imperio de Dios y por ninguna ley podría ser moderada la libertad humana. Síguese igualmente que esos géneros de libertad pueden ciertamente ser tolerados, si existen causas justas, pero con limitada moderación, a fin de que no degeneren en desenfreno e insolencia…
    D-1933 Donde el poder sea opresor o amenace uno de tal naturaleza que vaya a tener al pueblo oprimido por injusta fuerza o a obligar a la Iglesia a carecer de la debida libertad, lícito es buscar otra forma de régimen, en que se conceda obrar con libertad; porque entonces no se ambiciona aquella libertad inmoderada y viciosa, sino que se pretende un alivio por causa de la salud de todos, y este sólo se hace para que donde se concede licencia para el mal, no se impida el poder de obrar honestamente.

  6. D-1613 Tocamos ahora otra causa ubérrima de males, por los que deploramos la presente aflicción de la Iglesia, a saber: el indiferentismo, es decir, aquella perversa opinión que, por engaño de hombres malvados, se ha propagado por todas partes, de que la eterna salvación del alma puede conseguirse con cualquier profesión de fe, con tal que las costumbres se ajusten a la norma de lo recto y de lo honesto… Y de esta de todo punto pestífera fuente del indiferentismo, mana aquella sentencia absurda y errónea, o más bien, aquel delirio de que la libertad de conciencia ha de ser afirmada y reivindicada para cada uno.
    D-1614 A este pestilentísimo error le prepara el camino aquella plena e ilimitada libertad de opinión, que para ruina de lo sagrado y de lo civil está ampliamente invadiendo, afirmando a cada paso algunos con sumo descaro que de ella dimana algún provecho a la religión. Pero «¿qué muerte peor para el alma que la libertad del error?», decía San Agustín (Epist. 166 (1)). Y es así que roto todo freno con que los hombres se contienen en las sendas de la verdad, como ya de suyo la naturaleza de ellos se precipita, inclinada como está hacia el mal, realmente decimos que se abre el pozo del abismo [Apoc. 9, 3], del que vió Juan que subía una humareda con que se oscureció el sol, al salir de él langostas sobre la vastedad de la tierra…

  7. Qué distinto piensan el Espíritu Santo y los fariseos modernos que se han aggiornado y mundanizado, olvidando aquello de San Pablo: NO OS ACOMODÉIS A ESTE MUNDO (Rom XII. 2), es decir no os mundanicéis, no os adaptéis, no adoptéis las costumbres depravadas de este siglo, no dejéis las leyes de Dios para adoptar las de las constituciones democráticas de la Unión Europea!!!

  8. El problema no es Urdaci. El problema es la cobarde, timorata y juramentada Jerarquía que tenemos. Es una vergüenza indignante. Ojo, que el portavoz, o lo que sea, de la Conferencia Episcopal, como periodista dice que se siente hermano de la revista blasfema:
    http://www.cope.es/player/Gil-Tamayo-condena-el-atentado-de-Paris-en-nombre-de-los-Obispos-espanoles&id=2015010813540001&activo=10

    Son patéticos. Y la de calificativos que me estoy callando.

  9. Y el Papa, vergonzoso. Tan dado a poner a caldo a los católicos con cara de pepinillo de vinagre, pero al condenar este atentado se pone a hablar de la crueldad humana. Toma poesía al viento.

    Al pobre Benedicto XVI lo pusieron a caer de un burro EN TODO EL MUNDO por decir la verdad sobre esa peste que es el Islam. Y, qué casualidad, uno de esos que lo criticó fue el portavoz del entonces card. Bergoglio.

    Aquí, en España y Europa en general, lo que falta son Fe y c… Los mismos que tuvieron nuestros ancestros para defender la Cristiandad.

  10. Hace solo 80 años en ESPAÑA tuvimos cientos de mártires por la FE CATÓLICA, que fueron canonizados por el gran Benedicto XVI. ¿Nos van a preocupar ahora Obispos miedosos, musulmanes terroristas y rojos endemoniados? VELAN POR NOSOTROS CASI MIL MÁRTIRES.

    Los españoles mandamos a paseo a D. Oppas en la Reconquista y mandaremos a donde haga falta a todo el mundo.

    ¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA ESPAÑA!

  11. Han salido a la calle montones de personas para defender la libertad de expresión…
    Es libertad de expresión publicar dibujos blasfemos contra la Santísima Trinidad?
    Es libertad de expresión ciscarse en Mahoma’
    Eso es TODO menos libertad de expresión.
    Me gustaría saber que harían los de la “libertad de Expresión” si pusiesen a difamar a ellos a sus mujeres y sus hijos.
    Pero claro esto NO se puede decir.

  12. Claro, claro… Como hay un derecho a la blasfemia que bien, que bonito todo, que aquí se estrena una representación que se titula «Me cago en Dios» , escrita y dirigida por el cuñado de la pia y muy patriótica Sra. Esperanza Aguirre, y no pasa nada.

    Todo sea por ese ilimitado derecho a blasfemar, superior al derecho a la vida o a que las víctimas del terrorismo tengan la mínima compensación de la justicia de ver a los asesinos en la cárcel.

    Que bonito todo. Que idílico. Que democrático, liberal y pastoril. Vaya mundo más «modenno» y tolerante para lo que da la gana nos hemos dado los occidentales…

    Eso sí, si por un casual a alguien se le ocurre meterse con la madre de alguno de los dibujantes o teatreros irreverentes y blasfemos, ya tenemos la querella en el juzgado en manos de un juez totalmente tolerante y justo. Porque claro, no es lo mismo mentar a la madre que parió que a la madre del Señor, o cagarse en Dios o asar un Cristo a fuego lento como ya ha ocurrido en España. Dónde va a parar. Porque una cosa son los sentimientos personales y otra muy diferente intransigencia religiosa…

  13. Por favor, pero que ha hecho la humanidad para teneros dentro de ella, pensamientos cavernicolas, aprender de una vez por todas que la blasfemia no esta considerada en el derecho civil o penal español. La ofensa, perfecto, por causa de los sentimientos de unos. A mi no me ofenden en absoluto, por mas que digan, hablen, o escriban… Os erigis en jueces de los demás, puaffff puafffff, que Dios os juzgue a vosotros, que pareceis mas miembros de la santa inquisición asesina de la edad media, que personas racionales del siglo XXI, sois mas parecidos a los del EI radical islámico que seguidores del Evangelio. Dios me libre de vosotros.

  14. ¿El derecho a blasfemar “forma parte de la esencia de nuestra civilización”. ?
    Doy gracias a mi difunto padre, por no haberme dicho que tenía derecho a tal cosa.
    De verdad en este país, no cabe un tonto más.

  15. Como católica, esta televisión no me representa, por esta y otras razones.
    Es España no hay ningún medio de comunicación realmente católico.

  16. Hoy se conmemora el martirio de san Eulogio y santa Lucrecia. Fueron mártires en Córdoba, en el siglo IX, víctimas de la «tolerancia» islámica. El presbítero Eulogio, preconizado arzobispo de Toledo, fue decapitado por catequizar, bautizar y proteger a santa Lucrecia, virgen musulmana, rea de apostasía del Islam, también mártir. ¡Y la Junta de Andalucía quiere reislamizar la catedral de Córdoba!
    Yo creía que la libertad es para el bien. La libertad de blasfemar, como la de pecar o hacer el mal, es negativa y destruye a quien la práctica. La libertad del mal difunde el mal y lo acrecienta.

  17. El NOM, a cuyo servicio está 13TV, quiere presentar a todas las religiones por igual. De esa forma, la gente que odia el islam, odiará a su debido tiempo la religión cristiana y la verá mala como aquella, «todas las religiones son iguales», es el argumento frecuente de los ateos.

    Así se prepara el terreno para una sociedad sin religión, dominada por el enemigo de Dios.

  18. Los dueños de 13TV deberían plantearse si no están destrozando la fe de la que son custodios. Es una pena tener pastores que en realidad son lobos.

  19. Señores Obispos , ustedes están primeramente para defender el honor de Dios! ¿Cuándo exhortaron a «Charlie Hebdo» para que dejase de blasfemar contra Dios? (Solo hay un Dios verdadero, los otros ni dioses son)
    En segundo lugar, Señores Obispos, ustedes están para salvar las almas, ¿cuándo alertaron a los periodistas de «Charlie Hebdo» que sus almas se iban a ir al infierno si seguían blasfemando? Digan que ese «libertinaje de expresión (que no libertad) lleva las almas al infierno.
    Señores Obispos ustedes son responsables de que el demonio violente (y con que violencia!) las almas de los condenados por la eternidad.

  20. Los masones del Gran Oriente de Francia (GODF) y de la Gran Logia Femenina de Francia (GLFF) están «de luto porque entre los muertos de «Charlie Hebdo» hay masones (principalmente Bernard Maris, el mismo que fué a México a soliviantar la «revolución» Zapatista de Chiapas)). Las obediencias masonicas participaran con sus uniformes masonicos el domingo(11 de enero) en la manifestación «republicana» de Paris . Si, el domingo salen todas las obediancias masonicas a las callles de Paris. (Fuente de información «Le salon Beige»)
    Señores Obispos por favor y por caridad por sus almas: defiendan a Dios!

  21. La libertad de expresión no está reñida con la libertad de acción. De hecho, si el que tengo delante se mete con mi madre, día sí, y día también, es de naturaleza cerrarle la boca, aunque quiera continuar. Es de naturaleza sí soy más fuerte, naturalmente, como papá estado hace cuando no quiere que se habla libremente, por ejemplo de la homosexualidad como un mal o desviación, etc.
    Yo creo que no denunciar y luchar contra el mal en todas sus formas para defendernos de él, como también lo es la difamación, falta de respeto, etc, es participar del mal y ser tan culpable de ese asesinato, como los mismos asesinos

  22. Es digno de observar cómo los masones de los mass media, al unísono con Francisco, buscan disimular la musulmanidad del ataque y presentarlo como un atentado a la «libertad de expresión»!!
    Es justamente al revés, por culpa de la «libertad de expresión», condenada oportunamente por el Magisterio perenne, siempre vivo de la Iglesia, o sea por el Espíritu Santo, que Europa permitió la entrada de los musulmanes, cuya ideología religiosa, porque el Islam no es verdadera religión, es la causante de esta guerra religiosa, pues no se trata de un mero atentado ni tampoco de un acto de fanáticos aislados. El islam es lo satánico y con esto no hay «diálogo interreligioso» posible

  23. El Sr.Urdaci se equivoca completamente. No existe ningún derecho al insulto al prójimo. Y el insulto puede ser por cualquier motivo, siendo el religioso especialmente ofensivo.

    Sorprende su desconocimiento de lo más básico del derecho (es periodista, pero algo debería saber por su profesión, ¿le sonará algo los procedimientos penales por injurias y calumnias de nuestro Derecho?) y hasta lo más elemental de la ética o la moral.
    Pero, incluyo, extraña su desconocimiento de la historia reciente de España.
    ¿Ignora lo que sucedió en España durante la época de la República y de la Guerra Civil? En esa época no es que se «insultase» a los cristianos, curas, monjas… es que se llegó a matarlos.
    El odio llama al odio.
    Sinceramente, esperaba más de este señor. Pero errar es de humanos, hay que disculparle, la ignorancia se descubre hasta en las personas más inesperadas.

  24. No tengo palabras ante tanta majadería. Lo malo es malo en todo momento. El mal no lo pedemos justificar nunca. No seas creador de violencia en tus informacciones sino de paz. Así conseguirás unión y y paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles