Santos Cosme y Damián

|

Los santos Cosme y Damián fueron dos hermanos médicos de Cilicia, en la actual Turquía, que fueron martirizados en el siglo III dando testimonio de su Fe.

Los hermanos gemelos San Cosme y San Damián nacieron en la ciudad romana de Cilicia, en la actual Turquía en algún momento del siglo III. Los médicos ejercían como tal en Siria, y daban auxilio a los más pobres, ofreciendo sus servicios y atención de manera gratuita, por lo que se ganaron la calificación de Ανάργυροι, que significa los «santos anargiros«, término utilizado para quienes no cobraban por sus servicios, viniendo a significar algo así como lo contrario a un mercenario.

Muy poco se sabe de la vida de estos santos mártires, a parte de la tradición que recoge que su Fe era tan grande que curaron muchas enfermedades tan solo con el poder de la oración. Se sabe que fueron martirizados durante la persecución del emperador Diocleciano. El prefecto de Cilicia, llamado Lisías, ordenó su apresamiento y pidió que fueran torturados hasta que renunciases a su Fe. Los médicos no sucumbieron, a pesar de haber sido colgados de una cruz, apedreados, flechados, y finalmente degollados.

Cosme y Damián no fueron los únicos miembros de su familia en ser martirizados, a ellos les siguieron sus hermanos Antimio, Leoncio y Euprepio, sin embargo, los dos gemelos médicos fueron los más afamados por los milagros que realizaron y siguen realizando hasta nuestros días.

Muy poco después de su muerte, se conoce la existencia de diversos templos construidos en su nombre en Jerusalén, Egipto y la antigua Mesopotamia. La devoción a los dos santos médicos se expandió rápidamente debido a la gran cantidad de milagros que realizaban, así como al testimonio admirable de su Fe. En el siglo VI, el emperador Justiniano el Grande ordenó que la ciudad de Ciro fuese dedicada a ellos, y la restauró de manera admirable. En Constantinopla, el mismo emperador ordenó la construcción de una gran basílica en su nombre, donde se venerarían sus reliquias.

En la misma época, el Papa Félix IV consagró la antigua Bibliotheca Pacis de Rina como Basílica de los Santos Cosme y Damián.

Ambos santos reciben una gran veneración en nuestros días, y son conocidos por sus innumerables curaciones milagrosas. Los Santos Cosme y Damián son patronos de los médicos, cirujanos, farmacéuticos y de los niños.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “Santos Cosme y Damián
  1. Queridos santos, Cosme y Damián, qué felicidad sería que todos los médicos fueran como ustedes, curaban con el poder de la oración, eso es hermoso, ahora hay tan poca oración que estamos enfermos del espíritu, Rueguen por nosotros, para que nos aliviemos de ésa pandemia, queridos Cosme y Damián

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles