«Salvamos y rescatamos, no acosamos»

|

manoscorazonReproducimos el comunicado de una Asociación Provida que está siendo acosada por quienes tienen las manos manchadas con sangre de bebés asesinados. Ante la campaña de calumnias en los medios organizada desde Ginecenter en Málaga, Corazón de María  asegura que nadie ha intimidado jamás con violencia de ningún tipo. Lo ocurrido es lo contrario -de lo que hay muchos testigos-.Nunca hemos estado para  la polémica y la denuncia, sino para la oración, el rescate y la concienciación social. Llevamos dos años acudiendo a los abortorios en Málaga concienciando, rezando y ayudando a mujeres presionadas o en dificultades que no desean abortar y a las que nadie ayuda. Si cuatro mujeres se dan la vuelta, el negocio pierde unos 2.000 euros y eso puede doler. Es fácil de entender esta campaña. Estudiantes, psicólogos, psiquiatras, miembros de movimientos cristianos, hermanos cofrades, maestros, etc. Nuestros voluntarios. Malagueños concienciados del inmenso dolor y la vergüenza de esos miles de bebés no nacidos descuartizados o ahogados en sales en los vientres de sus propias madres, en medio del silencio social. Hemos visto salir a tantas chicas destrozadas de esos negocios que tanta falsedad reciente no va a hacernos callar ante este Holocausto moderno que ya denunciara San Juan Pablo II(«Memoria e identidad» 2005). Se lo ofrecemos al Señor y con eso nos basta. Es muy triste lo que nosotros sí conocemos tras tantas horas en la calle y nadie cuenta: Los  rescates a mujeres que no querían abortar. Curiosamente las dos últimas comparten escenario: ambas habían acudido a abortar presionadas por sus madres bajo amenaza de expulsión del hogar, en contra de la opinión de amigas o novios. Los voluntarios les ofrecieron información sobre la realidad del aborto y las ayudas que existen para ellas. Ambas se dieron la vuelta, y se concertaron citas con voluntarias de Red Madre que las asistieron con todo tipo de ayuda. A una de ellas Ginecenter le ofreció un descuento de unos 80 euros por la anestesia si abortaba en ese momento, como ella  misma nos contó. De esta catadura moral estamos hablando y la sociedad debe conocerlo. ¿Un descuento de 80 euros si abortas ya, rápido-no-te-lo-pienses?. Tenemos el testimonio grabado de esta pareja, dándonos las gracias  por haber «..salvado una vida. ¿Lo sabéis no?. Gracias Corazón de María!«. Pero nadie lo pide, nadie parece interesado en ello. Nosotros salvamos, ni acosamos ni matamos. ¿Ante este Holocausto moral debemos mirar para otro lado y llamarlo «derechos de la mujer»? ¿Y la mitad de esos 120.000 bebés acaso no son niñas? Esos bebés no pueden ni votar ni levantar pancartas. Efectos colaterales de una falsa «libertad». Acudimos al llamado del Papa  Francisco a  «armar lío» junto a miles de jóvenes en otras ciudades de occidente que hacen lo mismo. Un «lío» evangélico tranquilo, con amor pero con verdad también. Los vecinos y la Policía pueden dar testimonio de nuestro correcto comportamiento a cualquier periodista honesto. No coreamos gritos ni consignas, no porque sea incorrecto, sino por preferencia espiritual. Ofrecemos ayuda e información y quien no la desea entra tranquilamente al “establecimiento”. ¿Donde está el triunfo para una «feminista» en que una madre mate a su propio hijo en vez de ayudarla en lo que anhela su corazón? La confusión moral está en otras aceras, no en las nuestras. Nos basta el llanto y agradecimiento de Rosario, que el martes mismo nos abrazaba en lágrimas por la ayuda inesperada. Viviendo como «okupa», con un bebé seismesino y con un mundo de problemas a cuestas,  alguien le había dado esperanza y ayuda concreta. Desde ese  mismo día Loli, de Red Madre, los atiende y ayuda con su habitual eficacia y amor. Esta es la verdadera «calle» que nosotros conocemos. Se enfadan muchos al parecer porque hablamos como San Juan Pablo II de este moderno Holocausto. Pero lo cierto es que ya  hemos descuartizado a 2 millones de bebés en nuestra querida España, la Tierra de María Santísima, dentro de los vientres de sus propias madres. ¿Seguro que estas virtudes les faltaban a nuestros padres, abuelos y antepasados? ¿Es que se equivocaban nuestras abuelas al enseñarnos lo contrario? ¿Qué han hecho con nosotros, con nuestras mentes y corazones?. Pues bien, a pie de calle nosotros seguiremos preguntando: «¿También vamos a llegar a los 6 millones?». Toda esa sangre inocente nos salpica. Es tanta que nadie saldrá inmune. Nosotros mismos tampoco. Llevaremos el dulce y firme corazón maternal de María a todo el que quiera escuchar y habrá  emoticonos de corazoncitos, oraciones y aplausos con cada mujer rescatada, con cada bebé salvado, en nuestros alegres whatsapp. Que triste sociedad cuando una madre salvada es una derrota para una «feminista»; y una pérdida de unos 500 euros para unos hombres y mujeres llamados a  más nobles labores. ​Rodeemos los abortorios en nuestros barrios y ciudades, llenémoslos de oraciones y palabras de amor y esperanza. Y denuncia.  Rodeadlas a todas horas y despertad de la anestesia a la Tierra de María. Madre, enséñanos a amar. Totus Tuus! . En Cristo y María.   Málaga, a 17 de Septiembre de 2014

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “«Salvamos y rescatamos, no acosamos»
  1. OS ANIMO A SEGUIR ASÍ, SUPONGO QUE EL DEMONIO ESTARÁ BASTANTE CABREADO, POR QUE ESTÁIS SALVANDO VIDAS, COMO SOY DE MÁLAGA ESTOY DISPUESTO A A IR CON MI MUJER Y MIS SEIS HIJOS A REZAR CON VOSOTROS DELANTE DE LA CLÍNICA.
    NUESTRA LUCHA NO ES CONTRA LA CARNE NI LA SANGRE SINO CONTRA LOS ESPÍRITUS DEL MAL QUE VIVEN EN UN MUNDO TENEBROSO.
    AL MAL SE LE VENCE CON EL BIEN
    ANIMO . ANIMO , ANIMO

  2. Domingo 21 de septiembre, a las 12:00 desde la confluencia de Gran Vía con San Bernardo. Marcha por la vida convocada por Derecho a Vivir. Ven a protestar contra la retirada de la reforma del aborto por parte del gobierno. No te quedes callado/a, participa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles