PUBLICIDAD

Una indiscreción de Fernández Díaz destapó el nombre del nuevo Arzobispo de Madrid

|

fernandez-diaz-12abr13El Ministro del Interior reveló el nombre de Carlos Osoro a un grupo de sacerdotes.

El 21 de agosto por la tarde la noticia era publicada por primera vez, el 22 estaba ya en todas las portadas. Monseñor Carlos Osoro sería nombrado nuevo arzobispo de Madrid, tal como confirmaban «fuentes del gobierno», sin embargo, el anuncio aún no se había hecho oficial (hasta ahora sigue sin hacerse), y la nunciatura solicitaba urgentemente el permiso para hacer público el nombramiento, que estaba ya en todos los medios. ¿Cómo pues se había filtrado el nombre? ¿Cuáles eran las «fuentes del gobierno»?

Antes de las enmiendas de 1976 al concordato entre España y la Santa Sede, el Estado Español gozaba del «derecho de presentación», que en definitiva significaba poder recomendar ciertos nombres para ocupar las sedes episcopales, o bien desaconsejar el nombramiento de otros. A partir de las enmiendas realizadas en dicho año, el Estado perdió este privilegio, y la situación ha cambiado bastante desde entonces. Ahora, la Santa Sede nombra al obispo de su elección, y simplemente se lo comunica al gobierno.

Cuando la Santa Sede elige a un nuevo obispo para dirigir una diócesis, máxime si se trata de una importante, como la de Madrid, espera del gobierno el más estricto silencio, pues es competencia de la Iglesia, y no del Estado, el hacer público un nombramiento que pertenece al gobierno de la Iglesia, y no del Estado.

Para el nombramiento del sucesor del cardenal Rouco en el episcopado madrileño, el mismo presidente del gobierno, Mariano Rajoy, había pedido a sus ministros el más estricto silencio, lo que algunos medios han calificado de «secreto pontificio», en alegoría a la rigidez y severidad que se espera en el mantenimiento de este secreto. ¿El objetivo? Permitir que fuera la Santa Sede quien pronunciara el anuncio, y evitar al cardenal Rouco interferir en el proceso. ¿Porqué Mariano Rajoy estaba tan preocupado porque Rouco no se enterara del nuevo nombramiento? Difícil de decir.

El silencio no fue tan rígido ni tan estricto como se esperaba. La Santa Sede aún no había querido hacer público el nombramiento, pues se espera que el día 28 se anuncien importantes cambios en el nuevo ordenamiento de la Iglesia española, sin embargo, alguien se adelantó, y el día 21, la noticia estaba ya por todas partes. Si Mariano Rajoy ordenó tan estricta disciplina ¿quién entonces rompió el «silencio pontificio»?

El nombre de Carlos Osoro se manejaba ya desde hacía varios meses para todos los puestos, desde su posibilidad de ser elegido nuevo presidente de la Conferencia Episcopal hasta su candidatura como uno de los favoritos a suceder a Rouco en la sede madrileña o a Sistach en la barcelonesa. Sin embargo, sería imposible conocer con absoluta certeza la verdad sobre un nombramiento tan confidencial, a menos que fuera filtrado desde la Santa Sede, la Nunciatura o el Gobierno. En este caso podría haber sido el gobierno.

Un grupo de sacerdotes se hicieron eco la semana pasada de una tertulia con uno de los miembros del gobierno de España, aquel para cuya cartera se exige el mayor compromiso de discreción: El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cercano a la prelatura.

En esa conversación, según los sacerdotes, el ministro habría roto el «secreto pontificio» ordenado por el presidente, y revelado al grupo de sacerdotes el nombre de Carlos Osoro como inminente sucesor de Rouco Varela en el arzobispado de Madrid.

Lo que parece claro es que el Papa Francisco ha hecho oídos sordos a las peticiones del gobierno español, que pedían el nombramiento del Cardenal Cañizares como Arzobispo de Madrid.

31 comentarios en “Una indiscreción de Fernández Díaz destapó el nombre del nuevo Arzobispo de Madrid
  1. Además Carlos Osoro es amigo de la prelatura. Todos los años cena y ve una película en la sede de la delegación del Opus Dei en Valencia para ver los fuegos artificiales en las fiestas

  2. Me parece alucinante q digas q una orden religiosa no debe meterse en asuntos d sacristía. Entonces en donde tiene q meterse. Es como decir q un médico no debe ocuparse d la medicina. Penoso….

  3. Hermegildo como puedes decir que la elección del arzobispo de Madrid es un «cotilleo de sacristía»? y como puedes decir que los del opus no tienen que ocuparse de asuntos de sacristía? Es como decir que un médico no tiene que ocuparse de la medicina… Penoso

  4. La incompetencia de este «caballero» es como el universo según Einstein: «No conoce límites».Cada vez que abre la boca, su partido pierde votos a chorros.¿No había nadie más capacitado para su cargo?

  5. Fernández Díaz es ministro, no por sus méritos profesionales o personales, sino por su amistad / vasallaje con Rajoy, fraguada desde principios de los ’90 (cuando Vidal-Quadras envió a Fernández Díaz a la travesía del desierto). Como vasallo de Rajoy, Fernández Díaz ha servido para soltar Bolinagas y cosas por el estilo, pero es un tonto de remate, como ha demostrado con esta «indiscreción». Eso es lo que pasa cuando pones a un tonto como ministro. Eso, y cosas peores, por desgracia.

  6. Yo jurarìa q la indicreción es del artista q no puede mantener cerrado el pico y chivatea el nombre al señor ministro. Por cierto, cada vez que lo escucho hablar me entran unas ganas terrible de llorar. No he conocido una persona mas triste en mi vida. Tendria q retrotaerme a Arias Navarro o Pakito el chocolatero. No confundir seriedad con tristeza. Este tipo es triste. Mucho.

  7. Los sacerdotes, sean del Opus Dei, sean jesuitas o sean dominicos, merecen un respeto. Asi que si tan católicos somos todos, mejor empezamos por ahí.

  8. No sé que es peor por parte del gobierno si la filtración, si la intervención para que fuera nombrado el cardenal Cañizares.
    Desde luego que con Rouco las presiones del gobierno o de la Corona, seguro que caían en saco roto: Rouco en todo momento no permitió injerencias por parte de nadie en la misión e independencia de la Iglesia, y mantuvo a raya a todo el mundo ajeno la la propia Iglesia. Seguirá siendo así una vez que el cardenal sea relevado?
    Ojalá el que le sustituya tenga esa firmeza y sentido de la independencia.

  9. Gabriel, comprendo que por ciertos respetos no lo hagas, pero te invito a dar la información completa: el bocazas lo soltó en plena tertulia ¡durante su convivencia anual! Y no fue exactamente en Valencia. Sobre la indiscreción de los sacerdotes de la Prelatura presentes habría alguna cosa que decir en términos canónicos, porque DOS son de la diócesis de Madrid. Hay también un ilícito constitucional, porque el ministro supo el nombre durante las deliberaciones del Consejo de Ministros, que son secretas por mandato de un artículo concreto de la Constitución de 1978 y sobre las que juró secreto al jurar su cargo ante crucifijo y Biblia. Vaya pieza el ministro…

  10. Aquí todos lo han hecho mal. Los curas no tenían el deber de mantener el silencio, salvo que lo hubieran expresado en la misma tertulia. La indiscreción es del ministro y la vendida es por parte de los curas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles