La diócesis de Alcalá de Henares ayuda a los transexuales

|

La web de la diócesis de Juan Antonio Reig Pla ofrece recursos formativos sobre el deseo de cambiar de sexo (DCS) en adultos, jóvenes y niños. Como propuesta a la libertad de sus lectores, y desde el más exquisito respeto hacia todas las personas, la página web del Obispado de Alcalá de Henares (España) ha preparado una Sección (www.obispadoalcala.org/transexualidad.html) en la que se ofrece, a la luz del Magisterio de la Iglesia Católica, una primera aproximación a la cuestión referida al deseo de cambiar de sexo (DCS) en adultos, jóvenes y niños. Laicos (padres, tutores, educadores, catequistas, etc.), religiosos, religiosas, diáconos, sacerdotes y también los profesionales que suelen intervenir en estos casos (psiquiatras, psicólogos, orientadores familiares, pediatras, etc.) podrán encontrar en esta Sección el Magisterio de la Iglesia Católica sobre este tema tan delicado. La Iglesia, como el Buen Samaritano, se acerca a esta realidad con amor y comprensión, ofreciendo, al mismo tiempo, acogida y ayuda desde el «respeto a la verdad del hombre» (Papa Francisco, 15-06-2013), es decir, desde «la verdad que salva» (San Juan XXIII, 23-12-1959). La Sección cuenta con dos grandes apartados. El primero de ellos recopila algunos documentos del Magisterio de la Iglesia de manos de los papas Benedicto XVI y San Juan Pablo II, así como del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, del Pontificio Consejo para la Familia y de la Conferencia Episcopal Española; se añaden aquí, entre otros, artículos sobre la materia de los cardenales Carlo Caffarra y Elio Sgreccia, este último traducido recientemente al español. Un segundo apartado recopila información y documentos que hablan por sí solos, y que son indicativos de la situación en la que ya nos encontramos. Es urgente que las familias, los sacerdotes y catequistas, los docentes y los profesionales conozcan bien el Magisterio de la Iglesia y sus fundamentos, y, al mismo tiempo, tomen conciencia de la campaña que se está llevando a cabo, así como de las gravísimas consecuencias que se derivan de tomar decisiones equivocadas; por ello es necesario recordar lo que explica el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios:«No se puede violar la integridad física de una persona para el tratamiento de un mal de origen psíquico o espiritual. En estas circunstancias no se presentan órganos enfermos o funcionando mal; así que su manipulación medicoquirúrgica es una alteración arbitraria de la integridad física de la persona. No es lícito sacrificar al todo, mutilándolo, modificándolo o extirpándole una parte que no se relaciona patológicamente con el todo. Es por esto que no se puede correctamente asumir el principio de totalidad como criterio de legitimación de la esterilización antiprocreativa, del aborto terapéutico y la medicina y cirugía transexual». (Carta de los Agentes Sanitarios, en español n. 66 y nota 148). En todo caso, también aquí, de manos de Cristo y de su Iglesia, «la esperanza no defrauda» (Rm 5, 5). Respecto a la terminología, es importante saber que las expresiones “transexualidad”, “trastorno de la identidad de género”, “disforia de género”, “transgender”, «identidades trans», – y algunas otras -, aunque comúnmente utilizadas, no responden – en virtud de la ideología subyacente que inoculan -, a la “antropología adecuada” enseñada por la Iglesia Católica. Sobre el deseo de cambiar de sexo (la así llamada “transexualidad”): http://www.obispadoalcala.org/transexualidad.html

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles