PUBLICIDAD

Los obispos gallegos callan ante la ley liberticida y homosexualista de Galicia

|

Provincia Eclesiastica_0017Infovaticana ha intentado obtener, sin éxito, una condena por parte de los obispos de Galicia a la nueva ley del gobierno gallego. Los Obispos se han remitido a la reunión que mantendrán a finales de este mes. Con el fin de obtener de los obispos gallegos una condena firme a la nueva ley gallega al servicio del lobby homosexual, Infovaticana se ha puesto en contacto con los obispos titulares de las cinco diócesis gallegas. El Arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, y responsable de la provincia eclesiástica gallega, no ha querido atender a las insistentes llamadas y correos electrónicos de Infovaticana. Sí lo ha hecho Javier Aguado, su jefe de prensa, que de manera cortés se ha remitido a la reunión de finales de este mes. Hay que recordar que fue precisamente Julián Barrio quien cedió el mes pasado la catedral de Santiago de Compostela al gobierno gallego para realizar un acto pagano. 131182El Obispo de Mondoñedo-Ferrol, Manuel Sánchez Monge, en conversación con Infovaticana, se ha mostrado sorprendido por el contenido de esta ley, que, ha dicho, desconocía: “No sé si es que los medios de comunicación lo han silenciado aquí, pero no sabía nada de esta ley”.  Respecto a la postura que van a tomar al respecto, Sánchez Monge se ha remitido a la próxima reunión de los obispos de Galicia, y nos ha asegurado que tomarán una decisión al respecto, y por este motivo, no ha querido hacer una valoración particular de la ley. “Supongo que en la primera ocasión que tengamos de reunirnos (los obispos de Galicia), que será en el Corpus de Lugo, tomaremos una postura clara al respecto.” El Obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, por su parte, tampoco ha querido hacer declaraciones a este medio. Sí lo ha hecho su responsable de prensa, que nos ha dejado claro que el Obispo no quiere hacer ninguna declaración antes de haberse reunido con sus compañeros obispos de Galicia. La responsable de prensa de José Leonardo Lemos, Obispo de Orense, nos ha aclarado que “el tema es uno de los temas pendientes para tratar en la próxima reunión de la Provincia Eclesiástica. En estos casos, al ser un tema regional, puede ser que hagan pública alguna nota conjunta, aunque no sé seguro si será el caso porque ellos aún no lo han tratado.” Infovaticana no ha logrado contactar con el Obispo de Tuy-Vigo, Luis Quinteiro, a pesar de haber llamado en diferentes ocasiones al Obispado. La próxima reunión de Obispos de la provincia eclesiástica gallega tendrá lugar después del Corpus. Para entonces habrán pasado más de dos meses desde que el parlamento gallego aprobara su ley liberticida.  Actualización a las 14.00 La Secretaría de Medios de Comunicación del Arzobispado de Santiago de Compostela nos ha enviado un texto que pueden leer a continuación PRECISIONES DE LA SECRETARÍA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN DEL ARZOBISPADO DE SANTIAGO

0 comentarios en “Los obispos gallegos callan ante la ley liberticida y homosexualista de Galicia
  1. Me parece increible la obsesion que tienen ciertos circulos de la iglesia con los homosexuales.
    Señores dejad vivir en paz a todos y todas por igual.
    Que complejo de salvadores del mundo tienen algunos sectores.
    Dios es Padre y es Amor, no da LIBERTAD desde el comienzo del mundo.
    A ver si tomamos ejemplo.
    VIE CON AMOR Y DEJA VIVIR A LOS DEMAS.

  2. Y qué obsesión tiene los homosexuales en convertirnos a todo el mundo en homosexuales, obligando a estudiar sus tesis sexuales desde la tierna infancia, por qué tienen esa obsesión con propagar la homosexualidad por el globo terráqueo bajo pena de ostracismo al que no comulga con sus tesis promulgando leyes a su favor bajo penas grqavísimas al que no las acata. Que nos den libertad de educar a nuestros hijos como queramos, y que nos dejen vivir en paz que hagan ellos lo que quieran sin inmiscuirse en nuestras vidas, por favor.l

  3. no hay ninguna obsesion desde los homosexuales a doctrinar a nadie ni convertir a nadie en nada.
    La unica obsebsion de muchos homsexuales es de vivir en Paz y armonia con su propia sexualidad, la que Dios Padre le ha dado y el no ha elegido.

    Todos somos iguales ante los ojos de Dios que nos ha creado tal y como somos y por tanto debemos serlo ante los ojos de los Hombre.

    Nadie elige su sexualidad, le viene dado por la creacion De Dios.

    o creeis que la vida de un Homosexual es Facil?

  4. ¿A estas alturas alguien esperaba que los obispos, en este caso los gallegos, denunciasen lo que es su obligación ante semejante fechoría?

    Estamos acostumbrados que los obispos callen cobardemente haciendo uso de la omisión, y por algo será, digo yo.
    Exceptuando la intervención de algún obispo, que actúa muy de vez en cuando y como verso suelto, la cobardía impera en la Jerarquia Eclesiástica.

    Decirle al comentarista que defiende la homosexualidad, que una cosa es la homosexualidad en sí, y otra es la implantación del “lobby gay” que actúa como ordena y manda dentro del Nuevo Orden Mundial.

    No hay que dejarse confundir, el asunto es mucho más grave de lo que parece y hay que tener las ídeas muy claras para saber a lo que debemos enfrentarnos.

  5. Al menos hasta la fecha y por lo que yo conozco, el origen de la tendencia homosexual no es genético, es conductual; y como conductual que es, se adquiere o en la infancia o en la adolescencia.

    Hoy día en realidad, personas que desarrollan con aparente normalidad e integración en su personalidad conductas heterosexuales, a los 40 años, 50, o así, “salen del armario”: abandonan mujer, u hombre, hijos, se embarcan en aventuras homosexuales…

    Salta a la vista que todo lo anterior no sería posible si no hubiera detrás toda una “campaña” de promoción, difusión, promoción, normalización de la homosexualidad. Y de tal campaña son responsables los colectivos promotores del activismo gay.

    Más clara, el agua.

  6. Después de una reposada lectura del artículo Infovaticana con la firma de nuestro estimado Gabriel Ariza, así como de los comentaristas que me preceden más arriba, deseo dejar de forma breve mi opinión:
    En primer lugar aclaro que soy cristiano católico creyente y practicante y que no tengo la condición propia para integrarme en ningún colectivo de personas gays y, menos aún, de lesbianas.
    Y en segundo lugar debo manifestar que comparto las opiniones que ha dejado “Daniel”, por considerarlas realmente evangélicas y cristianas respetuosas con el don divino de la libertad responsable que a todos nos concede Dios, para que hagamos uso de ella de forma individual, porque de forma individual hemos de dar cuenta detallada a Dios del buen o mal uso que hayamos hecho de nuestra libertad.
    Pero nunca será aceptable imponer a los demás mis criterios, porque los caminos de Dios para salvar a cada persona son infinitos.
    Finalmente me gustaría que cada fiel cristiano deje actuar libremente a su obispo para que cumpla con su misión de Pastor de la Iglesia que tiene encomendada. En este asunto de las Leyes aprobadas por los diputados de Galicia, lo sensato es dejar que los obispos, con su mejor grado de información y saber, actúen de la forma que mejor convenga a la Iglesia y a los fieles que tienen bajo su misión pastoral.
    Saludos cordiales a todos.

  7. Estimada Maite C
    Aunque creo que este sitio cumple mejor su misión cuando cada visitante que lo desea deja expresada su opinión en un comentario, y respeta la opinión de los demás, y no considero sea lugar para enfrentamientos ni disputas entre comentaristas, hago esta excepción para exponerle dos aclaraciones.
    Efectivamente creo que es justo agradecer a Gabriel su dedicación y trabajo a este sitio que nos sirve a tantos, y reconocer que hace su trabajo con honestidad y caridad para todos, en primer lugar para la Iglesia de Cristo.
    Discrepo amablemente de usted en su teoría de que hay que salir a combatir contra lo que no nos gusta en la vida y gobierno de la Iglesia. A mí nadie me ha dado cargo ni título alguno para hacer esta guerra, que con toda seguridad va contra la voluntad de Dios.
    Le sugiero lea detenidamente y se entere de forma correcta qué es lo que nos enseña el Divino Maestro en el Evangelio según San Mateo, 26, 51-54, respecto a apuntarse a “salvadores espontáneos de la Iglesia”
    Saludos cordiales.

  8. A los amables comunicantes que me han aludido directamente al responder a mis comentarios, me siento movido a ofrecerle unas breves aclaraciones, con el fin de que si guardo silencio, no sea interpretado como menosprecio.
    Opino que la mejor norma para estos sitios sean provechosos y no se conviertan en una gresca entre comunicantes, sería que cada cual dejemos nuestros comentarios discrepantes con el contenido del artículo que nos ofrece Infovaticana, o compartiendo lo que dice el artículo… o lo que haya escrito algún comentarista.
    Me siento capacitado y firme en mi fe “para glorificar al Señor en mi corazón, dispuesto siempre para dar explicación a todo el me pida una razón de mi esperanza, pero con delicadeza y con respeto…” (1Pe 3, 15-16a)
    Pero esta firmeza no me va empujar para imponer a otros mis opiniones con la razón de la fuerza, sino a ofrecer mis criterios por si alguien los acepta por la fuerza de la razón.
    A quienes se sientan movidos por ardor guerrero para salir a combatir a los infieles con la espada de cortar cabezas les aseguro que no moveré ni un solo dedo para impedirlo. Pero reclamo mi derecho a no compartir su actitud.
    Me despido con afectuosos saludos para todos.
    ¡Dios sea bendito!

  9. Ellos saben, nosotros sabemos, El sabe.
    Parafraseando a Churchill: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra (escandalo)… elegisteis el deshonor y tendréis la guerra (escandalo)”.

  10. San Agustín dijo que si todas las naciones se contaminaban con el vicio de la sodomía todas por igual serian igual de culpables. Si Dios nos hizo libres incluso cualquiera es libre de elegir el infierno y condenarse eternamente. La homosexualidad es eso un SUICIDIO ESPIRITUAL y aunque es nuestro deber informarles a una personas los riesgos espirituales y físicos emocionales y mentales de las personas que asumen un estilo de vida homosexual cada hombre elige por que puerta ha de entrar si ha de entrar por la puerta ancha de la condenación o por la puerta de la autorenuncia y decirle libremente que no a ese vicio. Pero nosotros como Cristianos tenemos un deber moral de avisar pues de lo contrario nos hacemos cómplices de los pecados de otros. Así que aquellos que abogan por la libertad de pecar deben de respetarnos a nosotros la libertad de proclamar la verdad y cada cual así se hace responsable de sus actos y no puede excusarse que no lo sabia pues lo estaría haciendo contra la verdad que le ha sido predicada.

  11. De que se trata ?
    Yo no puedo ver la Actualización a las 14.00 ?

    La Secretaría de Medios de Comunicación del Arzobispado de Santiago de Compostela nos ha enviado un texto que pueden leer a continuación

    No se abre el archivo

  12. Maite C, yo no soy tan buen cristiano como Antonio, así que te diré que me da miedo el futuro de la iglesia con gente como tú en ella. Cómo puedes coger un mensaje como el del evangelio, troncharlo de esa forma y hacerte esclava de la tinta sin ningún sentido común, criterio ni sensibilidad con los mensajes de peso que rezuman todos sus pasajes y que condenan actitudes como la tuya precisamente, de fariseo puro, en las que se antepone la ley a las personas? Me hablarás de la palabra de Dios, del mensaje eterno, de la Verdad, del Bien y el Mal en afanosa lucha por las almas, de las llamas del Infierno, y te diré que no has entendido nada, y yo tampoco mucho, pero al menos lo sé. La tragedia de este mundo es que los tontos están llenos de seguridad y los inteligentes llenos de dudas

  13. Ignacio, la ley de Dios está siempre por encima de la de los hombres.

    Esto es básico para cualquier persona católica, apostólica y romana. Sí no entiende esto, apaga y vámonos.

    Los tontos y los buenistas no ven nada más que lo que pasa. Hay que estar alerta para defender a Dios nuestro Señor ante todo.

    Que la vaya bien, aunque pensando así, lo dudo.

  14. Queridísima Maite C, si me explicara usted la relación entre “defender a Dios nuestro Señor” y joder y juzgar al prójimo, me daría por satisfecho

  15. Le doy gracias a Dios Padre por tener dentro de nuestra iglesia a personas como Ignacio o Antonio Jara, muchas gracias.

    Y le pido al Padre por todas las personas no tolerantes y excluyentes como Maite C, etc, que el Señor Misericordioso les abra el corazon y los convierta al Amor.

  16. Francisco: “Quién soy yo para juzgar…”

    Por último y acabo: Agradézcanle a su “papa” en última instancia y concretamente a esa fracesita suya toda esta dinámica diabólica que acabará por arrasar los cimientos de la Iglesia.

    Si no se juzga que está mal y que está bien, la Iglesia como tal, tiene sus días contados. El daño de Bergoglio en toda su profundidad sólo lo vemos ahora unos cuantos. Cuando lo vea la mayoría -que no creo que llegue ese día- el daño ya será irreparable.

    Señor Jesús ven pronto

  17. Y por favor, no alimenten al degenerado DRC; “Perdone ud. llevo años practicando la homosexualidad ”

    NO tienen porqué tratar con un demonio. A los demonios se les combate y se les fumiga con la oración, no con la conversación. A escandalizar que se vaya al antro donde lo ponen mirando para la Meca.

  18. Siguiendo con el mundillo LGTB -con el que es imposible “razonar”, porque no razonan, solo embisten-, en un intento de demostrar su instalación en la irrealidad, en la ciencia ficción, no en un intento de “razonar” con ellos, porque no se puede -ni están dispuestos ni preparados para ello-, sino en un intento de dar criterio a la gente normal y corriente, esa gente que NO “vive para el vientre”, como denunció ya san Pablo, sino que las cosas del sexo las ponen en su sitio, en sexto y noveno lugar, no en el primero, y se den de bruces, inermes, con la corriente sexualizada y corrompida que no invade.
    ¿Por qué han ganado todas estas batallas?, preguntaba y acababa el comentario anterior. Pues porque se han juntado varias cosas que han sabido explotar, como he dicho. Vamos a verlas.
    Se ha juntado, en primerísimo lugar, la descristianización de las sociedades. Estando la causa dentro de la misma Iglesia. El peligro para la Iglesia no le ha venido de fuera -las cosas de fuera nunca han sido el verdadero peligro para Ella, sino de dentro, en primer lugar por las dejaciones de la misma Jerarquía en las funciones que le eran propias, especialmente entre los obispos, y superiores de Órdenes y Congregaciones religiosas de muy distinto pelaje. Este ha sido el primer motor que ha ayudado a este desastre.
    La descristianización -montarse la vida personal y la vida social “como si Dios no existiese”-, “matar a Dios”. ha traído, necesaria e inevitablemente la “muerte” del hombre. La persona sin Dios -hay comentarios más arriba que lo confirman totalmente- no sabe lo que es, se desconoce a sí misma, porque “solo Dios revela al hombre lo que es el hombre”: fue uno de los anuncios autorizados y reiterados de san Juan Pablo II, y de Benedicto XVI. Y cada vez se hace más patente el desastre que ha supuesto: la sociedad creada a la medida del hombre, por el propio hombre, sin lugar para Dios, es una sociedad inhumanamente cruel; y se ceba con los más débiles: los niños no nacidos, los enfermos, los ancianos y, aunque haya gente que no le guste, con la mujer, que es la gran apaleada, aunque no se lo crea.
    Y seguiremos. Que quedan cosas.

  19. Continuando con el tema del mundillo LGTB y su éxito, que ni ellos mismos se lo creen, aunque lo explotan bastante bien, añadiremos que, a la descristianización, se ha sumado, en segundo lugar, uno de los temas más importantes del siglo XX y del que hemos comenzado: la indiferencia, cuando no el desprecio, por la VERDAD.
    “La democracia es incompatible con la verdad. Esto es evidente”. Y esto no lo ha dicho ningún Cardenal de la Iglesia Católica, al que el mundillo de la progrez-regrez, descalificaría automáticamente. No. Lo dijo públicamente, y bien alto, para el sonrojo de la progrez, el señor Vattimo (o Vatimo), italiano, intelectual, político y comunista de pro: vamos, de los de toda la vida. Lo decía hace un par de veranos. Y se publicó en toda Italia.
    El problema sobreañadido, se admita o no, es que el desprecio de la verdad, lleva necesariamente al desprecio del hombre, que está hecho para la verdad; a todos los niveles: desde el conocimiento del mundo material, hasta el conocimiento de Dios, pasando por el conocimiento del hombre.
    Por aterrizar: toda la corrupción, instalada como sistema en las democracias occidentales, es fruto, de esto, directamente.
    Seguiremos, que hay más cosas que añadir y comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles