Santa Catalina de Siena

|

matrimonoiSanta catalina de Siena nació en Siena el 25 de marzo de 1347 y murió en Roma el 29 de Abril de 1380. Virgen y doctora de la Iglesia, es considerada una de las grandes místicas de su siglo, destacando sobre todo por su contribución al regreso del Papado a Roma tras el exilio de Aviñón.   Catalina Benincasa, conocida y venerada como Santa Catalina de Siena fue favorecida desde pequeña con gracias extraordinarias: tenía un gran amor a la oración y a las cosas de Dios. A los siete años, consagró su virginidad a Dios en privado, haciendo voto de castidad. Su familia, que desconocía esto, intentaba persuadirla para llegar al matrimonio: le hacían preocuparse de su apariencia y le imponían trabajos duros o difíciles para que así olvidara la soledad y oración. Ella sobrellevó todo esto con dulzura, logrando otro tipo de soledad: en lugar de retirarse a su celda para orar, hizo un lugar en su corazón en el que estar a solas con Dios, en silencio y sin ninguna tribulación, en medio de sus ocupaciones. Un día mientras oraba, se le posó sobre la cabeza una paloma. Su padre presenció esto, con lo que aprobó su devoción y deseos piadosos. Ya a los quince años asistía a los pobres con generosidad, servía a los enfermos y consolaba a los prisioneros y afligidos. Tras incorporarse a la tercera orden de Santo Domingo a los 18 años, permaneció en su celda, rezando y mortificándose durante tres años, sin  ni si quiera hablar con nadie salvo con su confesor. En ese tiempo se le presentaron terribles pensamientos y enormes tentaciones que supo vencer. Más tarde, cuando estas dificultades desaparecieron, preguntó a Jesús dónde estaba Él durante esa situación de abandono y terror que había soportado la santa. Escuchó una voz que respondía: “hija, estaba en tu corazón, fortificándote por la gracia”. En 1366 experimentó un matrimonio místico con Jesús: la Virgen a llevó hasta Él, y se le fue dado un anillo que la desposaba con Cristo, y que significaba que podría soportar cualquier tentación que viniese. Ese anillo era invisible para la gente, pero visible para Catalina.   Tras sus tres años retirada a la oración sintió la llamada a una vida más activa. Dios recompensó su caridad con los pobres a través de grandes milagros. La gente quedaba conmovida al escuchar las palabras de la santa, y muchos se convirtieron. Pero uno de sus mayores logros fue llevar de vuelta a Roma al papado, tras su desplazamiento a Francia: estando en Aviñón, aconsejó al Papa Gregorio IX y logró que este se trasladara a Roma. Durante una estancia de Santa Catalina en Roma, para extender la obediencia al verdadero Papa, falleció de un ataque súbito a los 33 años. Su cabeza, incorruptible, se conserva en Siena, en la Basílica de Santo Domingo, y su cuerpo en Roma. Fue canonizada en 1461 y el Papa Pablo VI la nombró Doctora de la Iglesia en 1970.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
0 comentarios en “Santa Catalina de Siena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles