Un sacerdote recién secularizado entre las víctimas del tifón de Filipinas

|

ps10-priest-wide-20131110203043805811-620x349

Aunque ningún religioso o religiosa ha muerto a causa del tifón, tristemente el único sacerdote católico que ha perdido la vida ha sido  Kevin Lee, un ciudadano australiano de 49 años, procedente de la diócesis de Sydney.

Kevin Lee fue reducido al estado laical el pasado mes de mayo después de conocerse que estaba casado en secreto con Josefina, una mujer filipina, y era padre de una niña.

El cuerpo sin vida de Kevin Lee se encontró el pasado 10 de noviembre en una playa en la isla de Samar, después de haber desaparecido entre el oleaje.

La pareja se había conocido en un karaoke en Manila en 2011, cuando Lee, que ejercía como sacerdote en la parroquia del Padre Pío en Glenmore Park, en el oeste de Sydney, se encontraba de peregrinación con otros miembros de su parroquia.

Se casaron poco después, pero antes de abandonar el sacerdocio  Lee se reunió con Tony Abbott para ver si se presentaba a las elecciones por Lindsay.

Su amigo Ray King recordó a Lee como un sacerdote superdotado que se sabíalos nombres de todos sus feligreses y los niños en las escuelas católicas locales.

Lee había presenciado el encubrimiento de delitos sexuales graves, mientras era sacerdote, y había hecho campaña en favor de las víctimas de abuso sexual. Incluso escribió un libro, llamado «Maldito Silencio» , que pretendía «exponer los  bien protegidos y oscuros secretos de la Iglesia».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles