PUBLICIDAD

¿Quién es…Jesús Murgui Soriano?

|

 jesus-murgui-soriano

Obispo de Orihuela-Alicante   Jesús Murgui Soriano nació en Valencia en 1946, cursó sus estudios sacerdotales en el Seminario Metropolitano de Valencia, siendo ordenado sacerdote el día 21 de septiembre del año 1969. Posteriormente se licenció en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca. Más tarde también se doctoró en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. Como sacerdote fue Coadjutor entre los años 1969 y 1973, desde el último año hasta 1979 fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior, también desde 1973 hasta 1993 trabajó como párroco en diferentes parroquias pertenecientes a la Archidiócesis de Valencia, y desde 1975 hasta el 1979 volvió a ser consiliario diocesano, pero esta vez de la organización Acción Católica. El día 25 de marzo del año 1996 el papa Juan Pablo II, lo nombró Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de Valencia, recibiendo el Sacramento del Orden el día 11 de mayo del mismo año, a manos del entonces Arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco Vicente, y teniendo como co-consagrates a el -entonces Arzobispo de Barcelona- cardenal Ricard Maria Carles y a – el entonces Nuncio Apostólico en España- Lajos Kada. m3 Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 obtuvo el cargo de Administrador apostólico de la Diócesis de Menorca, sucediendo al eclesiástico Francesc Xavier Ciuraneta y Aymí, hasta que en el año 2001 fue sucedido por el obispo Juan Piris Frígola. Posteriormente el día 29 de diciembre del año 2003, fue nombrado por el papa Juan Pablo II como nuevo Obispo Titular de la Diócesis de Mallorca tomando posesión del cargo el día 21 de febrero del año 2004, donde sucedió en el cargo de obispo a Teodoro Úbeda Gramage.

Dicen que llegó a la diócesis de Mallorca con grandes intenciones pero el clero lo aisló por completo y no le dejo hacer. La realidad es que el legado de su predecesor no había sido bueno y tuvo que afrontar grandes retos en la diócesis mallorquina. En los entornos eclesiales se comentaba que Jesús Murgui llegó acomplejado a Mallorca. Ya que era plenamente consciente de que su antecesor, Teodor Úbeda, también valenciano, había calado hondo no solo en la diócesis, también en la isla, después de nada menos que 30 años de episcopado, y no sería fácil superar esa etapa.
m4
Mientras tomaba posesión de la cátedra episcopal, el 21 de febrero de 2004, dedicó varios momentos a loar la figura del fallecido prelado, de quien, dijo, “hizo cosas grandes” y “dejó una profunda huella” en la historia reciente de Mallorca. La puesta en escena de su primera Eucaristía en la catedral palmesana no gustó a gran parte del clero mallorquín, ya que concelebró en el altar rodeado de los cardenales arzobispos de Madrid, Barcelona, y Valencia –Antonio María Rouco Varela, Ricard Maria Carles y Agustín García-Gasco, respectivamente– considerados “conservadores” por parte del clero. Tampoco gustó que pronunciase su primera homilía en castellano y catalán.
m2
Se dice que otorgó demasiado poder a su Vicario General LLuc Riera, el que, dicen sus detractores, mandaba en la diócesis. También dicen esas voces que Murgui era una gran persona pero que no servía para gobernar. Cuando ya se anunció su marcha, circuló por la red una carta que le envió un religioso mallorquín en el que ironizaba e intentaba ridiculizar al obispo. Les dejamos un fragmento para que juzguen ustedes mismos: “Excelencia, yo ya supongo que, a estas alturas, usted ha asumido que [ya] no es obispo auxiliar de Valencia y que, por tanto, a quien correspondía marcar el ritmo, los tiempos y sobretodo el rumbo de la Iglesia en Mallorca, no era a otro más que a usted. No lo ha hecho, simplemente se ha inhibido, ha delegado porque, o no ha sabido, o no ha querido (…) En este caso también el raro es usted”.
m5
En 2011 el obispo expulsó del sacerdocio a Pere Barceló Rigo por considerarlo culpable de pederastia. El sacerdote ejerció hasta 2011 como párroco de Can Picafort, en Santa Margalida. El proceso penal eclesiástico abierto contra el religioso concluyo en 2013, cuando Murgui ya no era obispo de la diócesis, con una condena a la “pena máxima de expulsión del estado clerical”, lo que supone la prohibición terminante del ejercicio de las funciones propias de un sacerdote. El condenado podrá apelar ante el Supremo Tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe. A Pere Barceló se le abrió el procedimiento penal canónico en 2011 a raíz de la orden del papa Benedicto XVI, de que se aclarara “cualquier indicio” de pederastia.
m6
 El día 27 de julio del año 2012 el papa Benedicto XVI le designó obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, donde tomó posesión en la Catedral de Orihuela, sucediendo al anterior obispo, Rafael Palmero Ramos, siendo sucedido en Mallorca por el nuevo obispo, Javier Salinas Viñals.

En la Conferencia Episcopal Española, Jesús Murgui comenzó siendo miembro desde el año 1996, donde a pertenecido como miembro de la Comisión Episcopal para el Clero entre 1999 hasta 2005 y donde pertenece actualmente a la Comisión de Liturgia. Sobre la renuncia de Benedicto XVI en 2013 comentó “A mí también me ha sorprendido la decisión del Santo Padre, pero leyendo su declaración, veo que está muy reflexionada delante de Dios y refleja una actitud de servidor responsable. Me preparo a recibir el nuevo Papa como un don de Dios a su Iglesia”. De Benedicto XVI dijo “Este Papa precisamente ha dado muestras de una evidente humildad y sencillez”.

m7

Jesús Murgui Soriano, en la homilía de acción de gracias tras la elección del Papa Francisco, destacó la “humildad y sencillez” del Papa Francisco y valoró especialmente que sabe “romper protocolos para acercarse a la gente”. También dio las “gracias a Dios” por haber “regalado un auténtico lujo de papas, modélicos para servir a la Iglesia católica”, tanto en referencia al nuevo pontífice como al ya emérito, Benedicto XVI.

0 comentarios en “¿Quién es…Jesús Murgui Soriano?
  1. Creo que la Iglesia debe encontrar un modo digno para que los obispos que han demostrado su incompetencia, aunque doctrinalmente sean de fiar, y que la mitra les viene grande, no sean promovidos a otras diócesis. Esta “patada hacia arriba” no resuelve nada.

    Aunque no conozco a este obispo la Vox populi es que en Mallorca no lo ha hecho bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles