PUBLICIDAD

¿Quién es…Braulio Rodríguez Plaza?

|

braulio Arzobispo de Toledo, Primado de España   Braulio Rodríguez Plaza nació en Aldea del Fresno (Madrid) el 27 de enero de 1944, siendo el séptimo en una familia de nueve hermanos. Desde 1960 estuvo en los Seminarios Menor y Mayor de Madrid, donde realizó estudios humanísticos, filosóficos y teológicos. braulio1 En 1973 obtuvo la Licenciatura en Teología Bíblica en la Universidad Pontificia de Comillas. Tras dos años de estudio -1979-1981- en L’École Biblique de Jerusalén, se diplomó en Sagrada Escritura, y ya en 1990 alcanzó el grado de Doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología del Norte, con sede en Burgos, con la tesis doctoral “El proceso de Jesús ante el Sanedrín y la catequesis cristiana primitiva”. Posee amplios conocimientos en los campos bíblico, litúrgico y de pastoral familiar. Desde que fue ordenado presbítero en Madrid, el 3 de abril de 1972, por el Cardenal Vicente Enrique y Tarancón, sirvió a esa diócesis durante 15 años en las parroquias de Cubas de la Sagra (cura ecónomo, 1972-77), San Miguel en Carabanchel (vicario parroquial, 1977-79, iniciando la Escuela de Catequistas) y San Fulgencio (cura ecónomo, 1981-84). braulio2 También fue capellán de la conocida ermita de San Isidro. Entre 1984 y 1987 fue miembro del Equipo de Formadores del Seminario Diocesano de Madrid, ayudando a numerosos jóvenes en su camino hacia el presbiterado, e inició la secretaría de la revista Estudios Bíblicos. Fue nombrado obispo de Osma-Soria el 13 de noviembre de 1987, siendo ordenado el 20 de diciembre, y permaneció en esa diócesis hasta ser nombrado obispo de Salamanca el 12 de mayo de 1995, tomando posesión el 9 de julio. Sobre su lema episcopal, comentaba “Mi lema episcopal “No me avergüenzo del Evangelio” no es que yo lo vea cumplido o no en las diferentes diócesis donde he sido pastor, sino que adecue o no mi vida y mi respuesta de fe allí donde esté teniendo en cuenta ese Evangelio de Jesucristo o, si se quiere, a Jesucristo mismo como Aquél ante el cual nada tengo que anteponer. Esa es mi lucha de cada día y no siempre lo consigo”. braulio3 Durante sus siete años en Salamanca, emprendió la remodelación del antiguo Seminario Calatrava como Casa de la Iglesia, redistribuyó las parroquias en trece áreas pastorales, nombró varios delegados laicos, creó la Escuela Diocesana de Animadores Cristianos e hizo partícipe a la diócesis de acontecimientos como el Jubileo del año 2000 o la capitalidad cultural de Salamanca en 2002, con exposiciones, festivales y encuentros, mostrándose siempre su talante cercano y humano. En junio de 1998, estuvo a punto de ser agredido por un grupo de vecinos de Vitigudino. El obispo, en visita pastoral al pueblo, tuvo que refugiarse en un colegio de monjas para evitar la furia popular. ¿Su pecado? Trasladar la fiesta del Corpus del jueves tradicional al domingo, siguiendo las órdenes de la CEE. Dentro de la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de las comisiones episcopales de Liturgia (1987-96 y desde 2005), Doctrina de la Fe (1987-90) y Apostolado Seglar (1990-99), presidiendo la Subcomisión de Familia y Vida (1996-99) y la Comisión de Apostolado Seglar (1999-2005). También por designación de la Conferencia Episcopal es Vice-Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca desde 1995. braulio4 El 28 de agosto de 2002 se hizo público su nombramiento por el Santo Padre como 13º Arzobispo Metropolitano y 39º obispo de Valladolid; tomó posesión el 13 de octubre del mismo año, y el 29 de junio de 2003 recibió en Roma el palio de manos del entonces Papa Juan Pablo II. En Valladolid restableció el buen nombre de la curia, jubilando a un ecónomo salpicado por el escándalo de Gescartera y poniendo a un ex banquero en su puesto. braulio5 Uno de los profesores de la Universidad de Salamanca, Ángel Galindo, le define como “un auténtico pastor, cercano, capaz de ponerse al nivel de la gente sencilla”. Visitó parroquias, barrios marginales y, por supuesto, la cárcel de Topas. “Lo hacen todos los obispos”, señalaba Emiliano de Tapia, capellán de la prisión. Aunque reconoce que Rodríguez le dejó trabajar en paz entre los marginados.   El 16 de abril de 2009 Benedicto XVI lo nombró Arzobispo electo de Toledo, en sustitución del Cardenal Antonio Cañizares Llovera, tomando posesión de la Sede el día 21 de junio de 2009. Es el Arzobispo 120 en la sucesión apostólica de los Pastores que han presidido la archidiócesis primada. braulio6 El arzobispo declina hablar de su persona. “No gasto tanto tiempo en definirme a mí mismo: procuro dedicar mi tiempo a los demás” decía en una ocasiónLos que conocen bien al arzobispo dan otra explicación a su parquedad. “Es un hombre serio”, reconoce Maribel Hernández, alcaldesa de Aldea del Fresno, donde nació monseñor Rodríguez, “pero muy buena persona”. Hernández le ha visto mil veces, siendo ya arzobispo, pasearse por Aldea. “Hace unos días me lo encontré. Venía con su hermana del circuito biosaludable que hemos instalado”. Don Braulio es más que una celebridad. “Porque artista o cantante lo puede ser cualquiera, pero cardenal, no”. Así que ya han encargado una placa nueva para la calle del que pronto, piensan, será cardenal. Alto y fuerte, aficionado al baloncesto, Braulio Rodríguez aparenta menos de los años que tiene. El contraste con su antecesor, el cardenal Antonio Cañizares, es llamativo. Las relaciones entre ambos “han sido fraternas y de confianza”, asegura monseñor Braulio. El obispo titular de Toledo dicen es más próximo al cardenal Antonio Rouco, al que en una entrevista en 2003 calificó de “astuto”. “Si dije eso del cardenal Rouco fue sin duda un elogio, pues es sinónimo de sabiduría y perspicacia en hacer la voluntad de Dios”. braulio8 Con uno y otro le une, desde luego, la devoción por el anterior Papa. “Es un hombre de Dios y un sabio que el Espíritu Santo ha puesto al frente de su pueblo” decía el arzobispo de Toledo años atrás. Ante las voces que atribuyen su fulgurante ascenso “eclesiástico” a su pertenencia al área conservadora del episcopado, respondió “Ese tipo de planteamientos aparece en los ámbitos en los que se desconoce por completo a la Iglesia. Me preocupa ser buen obispo, no si soy considerado conservador o progresista”. braulio9 Como presidente de la subcomisión episcopal de matrimonio y familia, se encargó de echar más de un rapapolvo a los responsables de la programación televisiva. Y su firma ha estado casi siempre al pie de documentos de condena episcopal ya fuera contra la píldora abortiva, la ley del aborto, Educación para la Ciudadanía o el matrimonio gay. Aunque no acudió a la gran marcha de 2005 para denunciar el proyecto de ley, lo calificó de “profundamente injusto”.  braulio11   Ante la pregunta de un periodista que le dijo que la Iglesia había perdido influencia dijo “A nosotros nos preocupa que haya muchos cristianos, pero no hay angustia, ni buscamos posiciones relevantes en la sociedad española: somos la Iglesia católica, eso es, universal”, puntualizó. “De cualquier forma, es curioso que la Iglesia interese tanto en los medios. ¿Será porque entre 8 y 10 millones de españoles sigan asistiendo a la misa dominical?”. En 2008, el arzobispo Rodríguez alzó la voz contra las campañas en favor del uso del preservativo. Su ineficacia “no es una opinión, es un dato”, dice. Y añadió “que el aborto como solución o planteado como derecho de la mujer o el hombre a un embarazo no deseado es injusto y no es una solución”.  braulio12 Preguntado sobre qué había aprendido en las diferentes diócesis que ha gobernado manifestó “En Osma-Soria, a ser obispo. Tenía 43 años. En Salamanca, a enfrentarme a problemas de más envergadura, en una ciudad universitaria con una universidad católica, y a ver el contraste – que se da en casi todas las diócesis de Castilla y León-entre la capital y pueblitos de 40 habitantes. Valladolid supuso afrontar un tema cultural, en el sentido que daba a la cultura Juan Pablo II, es decir, lo que mueve a las personas, sobre todo a los jóvenes. También empecé a ver los retos de la inmigración. En Toledo, las poblaciones son más grandes, y hay más sacerdotes, con lo que se puede llegar a más gente. Es una diócesis extensa, con una parte en Extremadura, que incluye Guadalupe. Si quieres estar en la realidad como obispo, tienes que viajar mucho”. braulio13 Sobre el asunto de las tensiones con la politización de la Iglesia en Cataluña dijo “Ese aspecto se puede dimensionar demasiado, porque la realidad concreta es que, cuando tenemos encuentros, convivimos. No me rasgo las vestiduras porque vea a obispos de Cataluña hablando en catalán entre sí, o a los de Valencia hablando en valenciano. Y no veo que en la realidad de la gente haya tanta diferencia, es decir, con cristianos catalanes que visiten Toledo, y lo mismo con los de allí que vienen aquí”. braulio14   Y añadió “La Iglesia no debe entrar en la lucha política. Si se entiende por política estar en una polis,en una sociedad, y que los católicos deben participar en la vida pública, hay matices. Existen problemas políticos en España, y puedo tener mi opinión, pero me la reservo. Las cosas son más sencillas. Mis hermanos bisbes de Catalunya son mis hermanos, igual que los de Astorga o los de Getafe”.   En septiembre de 2013, en la Misa de consagración de su nuevo obispo auxiliar, Fernández Collado, le dijo “Sí, querido hermano, no te canses nunca de anunciar a este Jesucristo, de quien tantos ya han oído hablar, pero nunca conocido suficientemente”. Comentó también la belleza de ser obispo “el obispo delante de los fieles para marcar el camino; el obispo en medio de los fieles, para ayudar a la comunidad y el obispo detrás de los fieles, porque éstos muchas veces tienen el olor de las calles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles