Empiezan los grandes movimientos en la Curia

|

curia Como ayer adelantaba el vaticaninsider, el Papa Francisco ha dado un gran paso en lo que se refiere a cambios en la Curia. Dos nuevos nombramientos: el arzobispo Beniamino Stella como nuevo Prefecto de la Congregación del Clero y el nombramiento de Lorenzo Baldisseri como nuevo Secretario del Sínodo de los Obispos.   Hoy la Santa Sede anunciará dos importantes cambios en la Curia. El cardenal Mauro Piacenza, prefecto para el Clero, deja el puesto que le había encomendado Benedicto XVI hace tres años. Y también el arzobispo croata Nikola Eterovic será sustituido como Secretario del Sínodo de los obispos, en donde ha estado nueve años. El cardenal Piacenza asumirá el papel de Penitenciario Mayor, que ocupa actualmente el cardenal portugués Manuel Monteiro de Castro. El nuevo Prefecto de la Congregación para el Clero será un diplomático con sotana, el arzobispo Beniamino Stella, el actual presidente de la Academia Eclesiástica, el instituto en el que son instruidos y formados los futuros Nuncios de la Santa Sede. curia2 Stella, que nació en la provincia de Treviso (Italia), es presidente de la Academia desde 2007. Nikola Eterovic, en cambio, asumirá el puesto de Nuncio Pontificio ante Alemania, en Berlín. Dentro de poco también podría darse el nombramiento de mons. Crociata, actual Secretario general de la Conferencia de los Obispos italianos, como Ordinario militar en Italia. El «cambio» se produce a pocos días de la primera reunión colegial del Papa Francisco con los ocho cardenales de todo el mundo que serán sus consejeros para la reforma de las estructuras de la Iglesia. La reunión comenzará el primero de octubre. Se trata del primer gran cambio que ha llevado a cabo el Pontífice con respecto a la estructura que heredó de Benedicto XVI, además del nombramiento del arzobispo Pietro Parolin como sucesor del Secretario de Estado del Papa Ratzinger, el cardenal Tarcisio Bertone. curia3 Como sucede normalmente en estos casos, no se ofrecen las razones de los cambios, que son una prerrogativa pontificia. Mauro Piacenza empezó a trabajar en la Congregación para el Clero en 1990, antes de ser nombrado presidente de la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales y de volver al Clero como secretario cuando el prefecto era el brasileño Claudio Hummes, gran elector, según algunos, del Papa Francisco. Piacenza sucedió a Hummes en 2010 cuando este último se jubiló por razones de edad. Desde hace algunos meses, la Congregación para el Clero asumió la tarea de encargarse de los seminarios, e inmediatamente comenzaron las visitas, en particular a las instituciones romanas. La gestión de estos últimos años se vio marcada por la publicación del nuevo Directorio para los sacerdotes, por textos que en ocasión del aniversario de los 50 años del Concilio Vaticano II tendían a corregir interpretaciones erróneas y por un fuerte apego a una visión espiritual, más que administrativo-jerárquica, de la figura del sacerdote. El cardenal Piacenza, de Génova, cuenta con el aprecio de Benedicto XVI y de su Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, tanto por las notables capacidades para trabajar como por el conocimiento profundo de la «máquina» y de los problemas de la Congregación, además de ser intérprete de una línea eclesiástica que se preocupa por la tradición. Su sucesor, Beniamino Stella, tiene un currículum «clásico» de diplomático: de 1987 a 2007 estuvo en diferentes nunciaturas de todo el mundo, antes de volver a ser llamado nuevamente a Roma para ocuparse de la formación de los futuros embajadores del Papa. Se puede decir lo mismo sobre el nuevo Secretario para el Sínodo, el arzobispo Lorenzo Baldisseri. El «cambio» parece indicar que el Papa Francisco quiere a «sus» hombres en dos puntos que para él son centrales, sobre todo en relación con sus acciones en el futuro.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles