«O se sirve al Señor o se sirve al espíritu del mundo»

|

santa marta

«No se puede servir a dos padrones: o se sirve al Señor o se sirve al espíritu del mundo». No se pueden «mezclar» «No se puede servir a dos padrones: o se sirve al Señor o se sirve al espíritu del mundo». No se pueden «mezclar». Lo dijo esta mañana el Papa Francisco en la homilía de la Misa en la Capilla Santa Marta, reflexionando sobre el pasaje de las Beatitudes. El Pontífice explicó que la salvación implica vivir en la «consolación» del Espíritu Santo, no en la del espíritu del mundo.   Para el Papa, los «mandamientos humanos» en sí mismos no llevan a la Salvación. «Pero, ¿no se puede negociar un poco por aquí y un poco por allá? –se preguntó Francisco. Hacer un poco de macedonia, ¿no? Un poco de Espíritu Santo y un poco de espíritu del mundo…». «¡No! Una cosa o la otra», afirmó.   Según indicó la Radio Vaticana, concelebraron la misa de hoy el cardenal Stamislaw Rylko, mons. Josef Clemens y mons. George Valiamattan, arzobispo hindú de Tellicherry. Además, participó un grupo de sacerdotes y colaboradores del Pontificio Consejo para los Laicos. [youtube http://www.youtube.com/watch?v=V–JqMNk9xk?feature=player_embedded] «La Salvación es esto: vivir en la consolación del Espíritu Santo, no vivir en la consolación del espíritu del mundo. No, esa no es la salvación, eso es pecado –dijo el Papa en la homilía. La Salvación es seguir adelante y abrir el corazón, para que llegue esta consolación del Espíritu Santo, que es la salvación».   Al hablar sobre el tema de las Beatitudes, explicó que «solo se entienden si uno tiene el corazón abierto, si entienden sobre la consolación del Espíritu Santo», mientras que «no se pueden entender solo con la inteligencia humana». «Son los nuevos mandamientos». Pero si no tenemos el corazón abierto al Espíritu Santo, parecerán tonterías. “Ya, mira, ser pobres, templados, ser misericordiosos no parece algo que puede llevar al éxito».   Si no tenemos el corazón abierto y si no hemos saboreado esa consolación en el Espíritu Santo, que es la Salvación, explicó Bergoglio, «no se puede entender esto». Según el Papa, «esta es la ley para los que han sido salvados y han abierto sus corazones a la salvación. Esta es la ley de los libres, con la libertad del Espíritu Santo».   Uno, dijo el Pontífice, «puede regular su vida, acomodarla según una lista de mandamientos o procedimientos», una lista «meramente humana». Pero esto, «al final, no nos lleva a la Salvación»; solo el corazón abierto, según Francisco, nos conduce hacia ella.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles