PUBLICIDAD

¿Quién es Raymond Burke?

Descubra la biografía y obra de Raymond Leo Burke, Cardenal de EE.UU. Toda la información de la Santa Sede y la Iglesia, a tu alcance.
|

Raymond Burke es un Cardenal estadounidense. Antiguo Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

Estadounidense, nació en Wisconsin el 30 de junio de 1948 siendo el menor de seis hermanos. Entre 1962 y 1968 estudió en el seminario de la Santa Cruz en Wisconsin para pasar luego a estudiar Filosofía en la Universidad Católica de América.

La fomación de Raymond Burke

En 1971 marchó a estudiar a Roma, a la Pontificia Universidad Gregoriana, donde estudió Teología hasta 1975, siendo ordenado ese mismo año por el Papa Pablo VI. Regresó a Wisconsin donde fue rector de la Catedral de San José Obrero y enseñó religión en el «Aquinas High School».

En 1980 vuelve a Roma para doctorarse en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana. En 1984 es nombrado moderador de la curia y vice-canciller de su diócesis en Wisconsin (La Crosse).

Vuelve a Roma por tercera vez en 1989 cuando Juan Pablo II le nombra defensor del vínculo del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica. En 1994 este mismo Papa le nombra obispo de su diócesis natal (La Crosse).

Raymond Burke

Arzobispo de Saint Louis de Missouri

En 2003 es nombrado arzobispo de Saint Louis (Missouri), una de las diócesis más antiguas y prestigiosas de Estados Unidos. Ahí realizó una intensa labor pastoral. Muy devoto del Sagrado Corazón de Jesús, consagró sus diócesis a él, incluso dedicó un altar de la catedral de Saint Louis.

En 2008 Benedicto XVI lo nombra Prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, sustituyendo al cardenal Agostino Vallini.

Fue creado Cardenal Diácono en el Consistorio del 20 de noviembre de 2010 por Benedicto XVI, de la Diaconía de «Sant’Agata de’Goti». En la curia romana es miembro de la Secretaría de Estado, de la Congregación para el Culto Divino y de la Congregación de los Obispos.

Raymond Burke

Gran amante de la liturgia

Los que le conocen dicen que a su simpatía y sencillez natural se une la valentía para decir la verdad y encarar los problemas con decisión. Gran amante de la liturgia. Es uno de los cardenales que más ha favorecido la difusión de la forma extraordinaria del rito romano y el esplendor litúrgico en general.

PUBLICIDAD

En una de las famosas filtraciones de documentos del Vaticano se encuentra una carta del cardenal Burke al cardenal Tarcisio Bertone, fechada el 14 de enero de 2012. En dicha carta  Burke muestra su malestar por la aprobación de la Liturgia «neocatecumenal», aprobada sin su conocimiento.

Raymond Burke

La carta decía «como fiel conocedor de la enseñanza del Santo Padre sobre la reforma litúrgica, que es fundamental para la nueva evangelización, creo que la aprobación de tales innovaciones litúrgicas, incluso después de la corrección de las mismas por parte del Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, no parece coherente con el magisterio litúrgico del Papa.»

Su visión del Papa Francisco

Raymond Burke es un cardenal muy bien visto desde los sectores tradicionalistas del orbe católico, entre otras cosas por ser un firme defensor de la ortodoxia litúrgica.

Raymond Burke

En una entrevista en Zenit decía, sobre el Papa Francisco: «Yo no lo veo en absoluto diferente a Benedicto. El Santo Padre claramente no ha tenido la oportunidad de enseñar en una clase de manera autorizada sobre la sagrada liturgia, pero en las cosas que ha dicho sobre la sagrada liturgia veo una perfecta continuidad con el Papa Benedicto XVI. Veo en el Santo Padre, también, una gran preocupación por el respeto al magisterio del Papa Benedicto XVI y su disciplina.»

Raymond Burke

Además, decía sobre la liturgia: «La primera lección importante que tiene que ser enseñada es que la sagrada liturgia es la expresión del derecho de Dios a recibir de nosotros la adoración que se le debe, y que se deriva de lo que somos. Somos criaturas de Dios y el culto por lo divino, de una manera muy particular, expresa al mismo tiempo la majestad infinita de Dios y también nuestra dignidad como la única criatura terrestre que le puede ofrecer la adoración, es decir que podemos levantar nuestros corazones y las mentes a él en alabanza y adoración.»

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles