El cardenal Becciu tacha las acusaciones contra él de «infames, absurdas e infundadas»

juicio Becciu El cardenal Becciu (de espaldas) ante el Tribunal (Vatican Media)
|

(Vatican News)-Decimocuarta audiencia de juicio, caracterizada por momentos de tensión entre los abogados. El cardenal leyó una declaración espontánea durante dos horas y media, y luego se sometió al interrogatorio del Promotor de Justicia. Perlasca forma parte civil

Desde las relaciones con la gerente Cecilia Marogna y con monseñor Alberto Perlasca, pasando por los traslados en Australia y los detalles de la venta del Palacio de Londres, hasta la fatídica audiencia con el Papa el 24 de septiembre de 2020 en la que perdió los derechos de la cardenalato Más de dos horas y media duró la lectura de la declaración espontánea del cardenal Angelo Becciu en la decimocuarta audiencia del juicio en el Vaticano por presuntos delitos cometidos con fondos de la Secretaría de Estado. La audiencia, presidida por Giuseppe Pignatone, se abrió con la noticia de que Perlasca, exjefe del Gabinete Administrativo de la Secretaría de Estado, considerado el «testigo clave» del juicio, ha comparecido como parte civil. Estará representado por el abogado Angelo Alessandro Sammarco.

Declaración espontánea de Becciu

Sentado en el centro de la sala polivalente de los Museos Vaticanos, con una carpeta de cuero azul en la mano, el cardenal -en el segundo interrogatorio- reafirmó con fuerza su «absoluta inocencia», así como su pesar por haber sido expuesto a un » picota pública de proporciones mundiales». Diciendo que estaba «desgarrado por un conflicto interior» entre la voluntad de defenderse y «la dignidad sacerdotal que me lleva a no señalar el mal hecho por otros», el cardenal de 10.05 a 12.35, sin interrupción, se centró en cada uno de los cargos.

La audiencia con el Papa el 24 de septiembre de 2020

En primer lugar, volvió al asunto de Cerdeña, luego a las transferencias a Caritas en Ozieri ya la cooperativa Spes, de la que es miembro su hermano Tonino. Sobre el miembro de la familia, el cardenal negó que se «hiciera pasar por reparador», donde es un hombre que ha gastado tanto por los pobres y la comunidad. Luego recordó el momento en que «por primera vez» le dirigieron tales acusaciones, es decir, la audiencia con el Papa a fines de septiembre de 2020, al final de la cual renunció. “El Santo Padre – dijo Becciu – me dijo que después de investigaciones ad hoc, le habían dicho que las sumas de los Pence de San Pedro enviadas por mí a la Caritas de mi diócesis de Ozieri habían servido para enriquecer a mis hermanos, en particular a mi hermano Tonino. También agregó que le entristecía que un semanario italiano ya tuviera noticias de esta grave acusación y que poco después saldría con un artículo sobre el tema”.

«Un escándalo de una gravedad sin precedentes»

El cardenal, explicó en la sala del tribunal, se quedó «sin palabras, esa acusación era tan absurda e infundada». “La reversión de los 125.000 euros fue la única acusación que me hizo. El Santo Padre me dijo explícitamente que no tenía otros. Por amor a la Iglesia, por tanto, consideré necesario, con inmenso dolor, renunciar al cargo que ocupaba ”. A partir de ahí, su vida dio “un vuelco”: “Fui arrojado a las portadas de los diarios de todo el mundo; privado de cualquier cargo eclesiástico; relegados a los márgenes de la Curia y de la Iglesia». El cardenal dijo que sigue preguntándose aún hoy «por qué estas falsas acusaciones fueron comunicadas al Papa», creando en la Iglesia «un escándalo de una gravedad sin precedentes».

Inversiones de la Secretaría de Estado

«Infames», según Becciu, son también las acusaciones de malversación de inversiones con fondos de la Secretaría de Estado: la falta de legitimidad para disponer de las finanzas internas y el uso de los peniques de San Pedro para fines distintos a los benéficos. «Hubiera abusado de mis poderes para enriquecer a personas que son esencialmente desconocidas para mí», dijo. «Todas las acusaciones totalmente infundadas».

Perlasca y «la investigación que lo abrumó»

Durante mucho tiempo el cardenal se detuvo en la figura de monseñor Perlasca. «Técnico de gran experiencia y alta dedicación al oficio», hombre de «máxima confianza», pero también de personalidad «malhumorada y quisquillosa», «celoso de su autonomía», con la gran ambición de llegar a ser nuncio apostólico, Perlasca Siempre tuvo relaciones positivas con el suplente, hasta la investigación “que lo postró terriblemente”.

Monseñor terminó «en medio de una profunda soledad» y la «gran amargura» de haber sido destituido de su cargo en el Dicasterio. Pidió ayuda al cardenal para defender su posición y poder entrevistarse con el Papa, audiencia que tuvo lugar pero que no mejoró su estado de ánimo. Tanto es así que en un dramático mensaje de texto anunció que quería suicidarse, arrojándose desde la ventana de su habitación. «La única solución posible, según él, para salir de una situación que le dejaba sin posibilidades de demostrar su inocencia». Becciu alertó a varias personas, incluidos los gendarmes, y se dirigió personalmente a Santa Marta, donde residía Perlasca. El sacerdote también recibió un sedante esa noche. En la sala Becciu dijo que siempre había estado junto a su colaborador que, pasado el verano, le invitaba a cenar «para retribuir la atenta asistencia».Lo Scarpone , sin embargo, encontró «un hombre diferente, muy extraño y sensible». «Después de esa cena se alejó de mí».

Una «cifra inquietante»

La situación se agrava con la entrada en escena de una «figura inquietante»: una mujer que dijo llamarse Genevieve Putignani, de nacimiento Genoveffa Ciferri, que se puso en contacto con Becciu como persona cercana a Perlasca y, con tono brusco, le preguntó “hablar con el Papa para defender su inocencia”. La mujer, que dijo ser una exagente del servicio secreto, comenzó a asaltar al cardenal con llamadas telefónicas, acusándolo de no haber hecho nada por monseñor. Un día se presentó en su apartamento «beatificando» a Perlasca, reprochando a Becciu y expresando «un aprecio poco benévolo al Papa». El cardenal se impacientó y la despidió. Salió con una amenaza: «Si no hace todo lo posible para devolver el honor y el empleo a Perlasca, perderá su capelo cardenalicio». Por teléfono con el otro hermano del cardenal, Mario, «Le dije que se preparara para visitarme en la cárcel». “El 10 de septiembre dijo que entre el 15 y el 30 del mes perdería mi cardenalato. La perdí el 24 de septiembre”, dijo hoy Becciu, revelando entre otras cosas que, con base en investigaciones realizadas por abogados, descubrió que Genoveffa Ciferri en 2017 había donado un inmueble a Perlasca a cambio de “adecuada asistencia moral y espiritual”. la seguridad de “celebrar o hacer celebrar misas gregorianas en sufragio o post mortem durante cinco años según el arancel diocesano”.

Cecilia Marogna «muy competente»

Otra mujer fue la protagonista de la declaración de Becciu: Cecilia Marogna, la gerente del Cagliari (también imputada) le presentó como experta en inteligencia y aspirante a colaboradora de la Santa Sede para liberar a los religiosos secuestrados en territorios difíciles. Una misión para la que el cardenal le habría proporcionado cuantiosas sumas de dinero que la mujer habría destinado luego a compras «incompatibles con el fin que le encomendó la Secretaría de Estado». La Marogna conoció al cardenal en 2016 e inmediatamente tuvo una «buena impresión», viéndola particularmente «competente», con buenos conocimientos en el Vaticano y entre los servicios secretos italianos. La “señora” se propuso como intermediaria para la liberación de sor Gloria Cecilia Navaes Goti, una franciscana colombiana secuestrada en Malí en 2017. “Me habló de una agencia de inteligencia inglesa, Inkerman, con la que podría haber interactuado provechosamente interviniendo en todas las operaciones necesarias para la liberación de sor Gloria”. Becciu informó al Papa que «estaba feliz» y «inmediatamente comprendió la necesidad de no exponer el Vaticano a una publicidad inútil y, de hecho, dañina». “Él me dio la autorización para proceder y, cuando le pregunté explícitamente si tenía que hablarlo con el Comandante de Gendarmería, me respondió que no, agregando que el asunto debía quedar confidencial entre él y yo”, dijo Becciu. De hecho, la monja fue liberada el 21 de octubre de 2021. En Marogna, de vez en cuando se realizaban pagos a diferentes cuentas. Los gastos estaban destinados a la liberación de la monja, pero, según la acusación,

Inversión con Falcon Oil

A dos puntos todavía quería enfrentarse a Becciu. En primer lugar, la inversión con Falcon Oil, una empresa petrolera en Angola, propiedad del empresario Antonio Mosquito, su «amigo» en el momento de la nunciatura en el país africano. Mosquito, «benefactor de la Nunciatura», propuso la compra del derecho de explotación de yacimientos en el Pozo 15, también propiedad de Eni. Becciu informó a la Secretaría de Estado de la posible inversión: “Mi intervención se limitó a informar de la simple propuesta y en varias ocasiones alenté a Perlasca a realizar con rigor todas las investigaciones necesarias para proteger a la Santa Sede de cualquier posible riesgo financiero”. La negociación no se llevó a cabo. Becciu no protestó porque, explicó, se preocupa más por el «bien superior de la Santa Sede» que por cualquier «interés personal».

El caso pell

El segundo punto es, en cambio, la historia de las transferencias enviadas a Australia, por un valor aproximado de 2,3 millones de dólares australianos, durante el período del juicio por abusos contra el cardenal George Pell. Algunos medios sugirieron hace dos años la hipótesis de que el entonces suplente había financiado falsos testimonios en perjuicio del cardenal con el que tenía desacuerdos en la Curia. “Acusación vergonzosa”, “inferencia innoble e insoportable”, exclamó hoy Becciu, al leer una carta de Parolin en la que afirma que la suma fue utilizada para pagar el dominio de Internet “.catholic” . De una correspondencia Becciu descubrió que, entre otras cosas, era el propio Pell con una carta de 2015 para autorizar este pago. «Lamento que hayas caído en este malentendido».

El interrogatorio del Promotor de Justicia

El resto de la audiencia, de 13.50 a 16.25, estuvo ocupado por el interrogatorio del Promotor de Justicia adjunto, Alessandro Diddi. Casi tres horas caracterizadas por una fuerte tensión entre el Promotor y los abogados defensores, al punto de impacientar a Pignatone que exclamó: “¡Basta! Estoy cansado de sus riñas” y pidió un descanso de cinco minutos “para calmar a todos”.

Despertó los agravios de los abogados el hecho de que Diddi le pidiera al cardenal que explicara mejor la conversación con el Papa el 24 de septiembre, dado que muchos detalles ya habían sido reconstruidos en la citación contra el diario L’Espresso.“Analíticamente, minuto a minuto”. Becciu, sin embargo, quiso responder, añadiendo otros detalles como que el Papa le dijo que a partir de la investigación de la Guardia di Finanza, después de que el cardenal hubiera enviado el dinero (entonces 100 mil euros) a Ozieri, los magistrados vaticanos habían visto “que la manita de su hermano Tonino le quitó el dinero”. El Papa también había oído hablar de «un periódico que está a punto de sacar una noticia» y por eso dijo: «Frente a la opinión pública tengo que distanciarme de uno de mis colaboradores al que acusan de robar dinero». Becciu, una vez en casa, telefoneó al obispo de Ozieri ya su hermano preguntando dónde estaba ese dinero. Ambos confirmaron que estaban firmes por cuenta de la Diócesis.

La rueda de prensa tras la dimisión

Al día siguiente de la audiencia, Becciu convocó a los periodistas a una rueda de prensa en una institución a tiro de piedra de San Pedro. Un gesto leído por muchos como una desgracia para el mismo Pontífice. El cardenal, a petición del Promotor, se justificó diciendo que quería celebrar la conferencia porque tras el comunicado de la Oficina de Prensa vaticana lo «acosaban muchas llamadas telefónicas» de «periodistas que pensaban que había dimitido por delitos sexuales». «. “Me molestó enormemente, me puso muy nervioso. Yo no quería que me acusaran de esos delitos”.

Carlino y milone

Becciu aclaró entonces su vinculación con monseñor Mauro Carlino, también acusado: para él siempre y sólo un secretario. Mientras que definió las relaciones con el ex auditor general, Libero Milone, «muy amables». Sobre el «destino» del auditor, que cesó en su cargo en el Vaticano en 2017 (declaró contra su voluntad), el cardenal no quiso responder «por amor al Santo Padre».

Contribuciones especiales

También hubo muchas preguntas del Promotor Adjunto sobre las inversiones de la Secretaría de Estado. En el aula, Diddi también exhibió un gráfico que enumeraba todas las contribuciones pagadas a las diócesis en los años en que Becciu fue suplente, incluidas Buenos Aires, Carpi, Rieti, Norcia, Bucarest. “Ehh, Ozieri el primero de todos en siete años. Estoy orgulloso de ello”, exclamó el cardenal. Luego reiteró que siempre había sido muy «severo» en el hecho de que los recursos de los peniques de San Pedro no fueran destinados a fines distintos a los de la caridad. Y también dijo que la Secretaría de Estado era una especie de “torre de marfil”, con soberanía propia sobre las finanzas donde nadie podía entrar. Así, al menos, siempre ha sido y ha seguido siendo incluso después del nacimiento de los verdaderos organismos económicos instituidos por el Papa Francisco.

Credit Suisse, Lombard y Mincione

Finalmente, se pidió a Becciu que contabilizara la llamada inversión “lombarda”, el traspaso de todos los fondos disponibles de la Secretaría de Estado a una sola cuenta para poder beneficiarse de los intereses. En 2013, todos los depósitos se transfirieron a Credit Suisse. ¿Por qué están todos allí? El cardenal dijo que no recordaba ni conocía las modalidades de la operación, planeada por «insiders» como Fabrizio Tirabassi y el financiero Enrico Crasso, consultor de la Secretaría de Estado desde la década de 1990, con el consentimiento de Perlasca. Credit Suisse «parecía un banco de confianza». El mismo banco propuso el nombre del corredor Raffaele Mincione (también acusado) como experto en el sector petrolero para guiar la negociación con Falcon Oil. Mincione -sobre el que la Secretaría de Estado pidió información a la Gendarmería tras pequeños artículos «elogios»- sugirió entonces la inversión en el edificio Sloane Avenue de Londres. Deal luego pasó al corredor Gianluigi Torzi. El resto es historia más o menos conocida sobre la que el procedimiento judicial quiere arrojar luz. Incluso si, dijo Pignatone, “todavía estamos en la periferia del proceso”.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles