PUBLICIDAD

Tolkien, la película

|

Por Brad Miner

JRR Tolkien fue un escritor que, a veces parece, lanzó mil libros y ahora mil películas (exagero). Y desde ya tengo que decir que no soy un fan.

Por supuesto me encanta la vida de Tolkien, la idea de él: el joven erudito que se convirtió en soldado y luego en don de Oxford, y luego creador de lo que, más allá de su labor académica como lingüista y filólogo, seguramente se puede llamar un legado sin igual de la literatura de fantasía. Sin igual, excepto, quizás, por su amigo y colega de Oxford, CS Lewis.

Los libros de Lewis son, para mí, más accesibles, y eso incluye su trabajo académico. Su «Alegoría del amor: un estudio sobre tradición medieval» es uno de mis favoritos. Y mis hijos, cuando eran jóvenes, amaban de verdad las Crónicas de Narnia.

He intentado leer El señor de los anillos de Tolkien y he fallado. Mi problema con Tolkien es similar a mis luchas con Tolstoy: la prolijidad. Y nunca he encontrado el equivalente Tolkien de Anna Karenina, un libro mejor y más corto que el tedioso Guerra y Paz.

El trabajo de los escritores mencionados anteriormente ha recibido un excelente tratamiento en la pantalla, aunque las versiones de Peter Jackson de la trilogía de El Señor de los Anillos (y la trilogía de la película El Hobbit) han superado con creces las de la serie de las Crónicas de Lewis en términos de aclamación, crítica y éxito financiero. Nuevamente, encuentro las películas de Narnia (dirigidas por Andrew Adamson y Michael Apted) más entretenidas.

Ahora viene la película biográfica Tolkien, del director finlandés Dome Karukoski, diseñada para hacer lo que, con sus propias palabras, Tolkien dijo que nunca quiso hacer: en general, películas hechas de sus novelas de fantasía y, específicamente, cualquier intento de explicar dónde «consiguió» la Tierra Media. «El libro», dijo a The Telegraph de Londres en 1968 (refiriéndose al Señor de los Anillos, publicado en 1954), «no se trata de nada más que de sí mismo. No tiene intenciones alegóricas, actuales, morales, religiosas o políticas. No se trata de guerras modernas o bombas H, y mi villano no es Hitler».

Pero la nueva película comienza a diferir, aunque no fue la Segunda Guerra Mundial el telón de fondo que nos dio la Tierra Media sino la Primera Guerra Mundial, en la que sirvió el estudiante de Exeter College, casado y con 23 años de edad, a partir del segundo año de la Gran Guerra. Se desplegó brevemente en Francia pero estaba demasiado enfermo para el combate y fue repatriado a Inglaterra después de cuatro meses en las trincheras.

La película comienza con las visiones del joven Tolkien sobre caballeros y dragones y luchas infantiles con espadas de madera. Su madre le enseña latín a él y a su hermano menor, lo que despierta su interés por los idiomas.

Inicialmente «leería» historia en Oxford antes de cambiar a filología bajo la guía del profesor Joseph Wright (interpretado por Derek Jacobi). Tolkien eventualmente podría hablar muchos idiomas y leer unos treinta y cinco, incluyendo desde todas las versiones del inglés que existió hasta el esperanto. Fue un genio.

Ojalá esto se encontrara en el guión y en la actuación de Nicholas Hoult. Su Tolkien es serio e inteligente y hay algunas escenas rápidas de él hablando esta o aquella lengua, incluso aquellas que el propio Tolkien inventó. Eso sí, Hoult es un buen actor, y su actuación cobra vida cuando comparte una escena con Lily Collins como la mujer que se convierte en su esposa. Pero hay algo que falta… aunque Miss Collins es, como dicen, radiante como Edit Bratt Tolkien.

Pero, una y otra vez, el Sr. Karukoski interrumpe su narrativa de amor y erudición con flashbacks sobre la guerra, insistiendo (suplicando) que entendamos que fue en el crisol de la batalla que nació el arte de Tolkien. Sin duda la guerra lo afectó mucho, pero hubo otras influencias tan fuertes como más fuertes.

PUBLICIDAD

Como se dijo el año pasado en el catálogo de la exposición «Creador de la Tierra Media» en la Biblioteca Bodleiana de Oxford sobre los papeles y el arte de Tolkien, este «deseó más que nada» volver a hacer Inglaterra católica «y, al hacerlo, reintroducir belleza, pureza, y amor a su país”. Y creo que es apropiado sugerir que el catolicismo, junto con los mitos y la literatura de la Inglaterra medieval (y el resto del norte de Europa), están más en el corazón del trabajo de Tolkien que sus experiencias en la Primera Guerra Mundial.

Pero usted no sabría sobre la influencia católica en las películas de Peter Jackson, lo cual es comprensible ya que se trata de la Tierra Media, o en la biografía del Sr. Karukoski, que no tiene sentido. Tolkien muestra algunas de las interacciones del joven con el sacerdote, el Padre Francis Xavier Morgan, quien era su tutor y quien había sido asistente de John Henry Newman en el Oratorio de Birmingham, en el cual creció Tolkien pasando nueve años allí. La película muestra la oposición inicial del Padre Morgan al romance de Tolkien con Edith Bratt, quien era protestante, una unión que el sacerdote finalmente bendijo, pero la película no se molesta en señalar que Edith se convirtió al catolicismo.

Sospecho que los espectadores cristianos expertos se sentirán decepcionados por la falta de atención a la fe cristiana de JRR Tolkien dada por el Sr. Karukoski (y los guionistas David Gleeson y Stephen Beresford), y es difícil no imaginar que Karukoski y otros vean al catolicismo como un riesgo comercial.

No es necesario asumir que John Henry Newman fue el modelo para Gandalf, o, de lo contrario, esforzarse para conectar la vida católica de Tolkien con todos los aspectos de su narración posterior, pero es extraño, si no es bizarro, ignorar por completo esa conexión en la película. El juego de rugby de la universidad de Tolkien recibe más atención que su fe religiosa.

Y la beca de Tolkien también es menospreciada, aunque ciertamente se alude a ella. El Sr. Karukoski pudo haber examinado a Little Man Tate de Jodie Foster, A Beautiful Mind de Ron Howard o The Imitation Game de Morton Tyldum para obtener pistas sobre cómo un genio puede ser representado de manera efectiva en la pantalla

Pero debo agregar que Tolkien es una película agradable con una actuación sólida y algunas fotos encantadoras de Oxford y la Inglaterra rural, los «condados» que tanto amó Tolkien. Colm Meaney y el Sr. Jacobi son tan sólidos como el Padre. Morgan y el Prof. Wright, y Patrick Gibson, Tom Glynn-Carney y, especialmente, Anthony Boyle son excelentes compañeros de Tolkien en travesuras y aprendizaje, rugby y guerra: el TCBS (Tea Club and Barrovian Society), una temprana e influyente comunidad.

Acerca del autor:

Brad Miner es editor principal de The Catholic Thing, miembro principal del “Faith & Reason Institute” y secretario de la Junta de Ayuda a “Church In Need USA”. Él es un ex editor literario de National Review. Su nuevo libro, Sons of St. Patrick, escrito con George J. Marlin, ya está a la venta. ”The Compleat Gentleman”, está disponible en audio.

1 comentarios en “Tolkien, la película
  1. Qué pesados con Tolkien y Lewis. A ver si los canonizan de una vez, junto con Chesterton, y los anglo-devotos nos dejan dedicarnos a otra cosa en el intervalo que permita la incoación de los procesos de beatificación de Evelyn Waugh, Agatha Christie y Oscar Wilde…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *