PUBLICIDAD

¿Son las iglesias fácilmente dispensables?

Ristorante Santa Felicità, Verona
|

Por Inés A. Murzaku

“Reduce, reutiliza, recicla” es un eslogan que nos ayuda a utilizar más y desperdiciar menos. Nos alienta a reutilizar todo lo posible, incluso antes de reciclar. Obviamente, el buen reciclaje supone una carga menor para la madre tierra. Pero, ¿deberían los edificios eclesiásticos, es decir, edificios de iglesias, abandonados por los fieles, en barbecho por falta de sacerdotes, o que incurran en altos costos para sus diócesis seguir la misma trayectoria que el plástico o el vidrio?

Aunque el número exacto de iglesias que han sido desconsagradas o reutilizadas no está disponible, muchos edificios eclesiásticos en Europa y Estados Unidos han sido “reutilizados” como museos, restaurantes, pubs, hoteles, complejos exclusivos de cuatro estrellas, etc.

Por ejemplo, la Iglesia de Santa Felicitas, cerca del Duomo en Verona, Italia, una de las más antiguas de la ciudad, consagrada en 1207, ha sido des-consagrada y transformada en un restaurante de lujo con el nombre de Ristorante Santa Felicità.

La Iglesia de Santa María en Dublín, Irlanda, construida a principios de los 18 º siglo y cerrada en 1964, fue abandonada durante varios años hasta que fue comprada y transformada en un restaurante y bar en 1997. La transformación participó de los “Dublín City Neighborhood Awards 2006”, donde ganó el primer premio en la categoría de Mejor Edificio Antiguo. Ahora lleva el nombre de “The Church Bar and Restaurant”.

La sección de destinos de viaje de “The Telegraph” (Londres) señala que, en el corazón histórico de Asís, Italia, puede disfrutar del Spa y Museo Nun Assisi Relais: “Este elegante convento convertido en hotel disfruta de un lugar tranquilo en el corazón histórico de Asís. Una renovación inspirada no solo transformó la estructura del siglo XIII en un refugio elegante y minimalista, sino que también descubrió las ruinas de un anfiteatro romano, que ahora alberga un ‘museo de spa’ atmosférico”.

¿Pueden los edificios eclesiásticos ser reciclados, rediseñados o transformados sin profanación?

El mes pasado, el Papa Francisco envió un mensaje  a los participantes en una conferencia titulada “¿Ya no habita Dios aquí? Dimisión de lugares de culto y gestión integrada de los bienes culturales eclesiásticos”, organizada en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Francisco advirtió que cada decisión tomada debe ser“el resultado de una reflexión coral llevada a cabo dentro de la comunidad cristiana y en diálogo con la comunidad civil” y que “la cesión no debe ser la primera y la única solución en la que pensar, ni jamás debe llevarse a cabo con escándalo de fieles”.

El Código de Derecho Canónico (Can.1222-2) también es claro acerca del uso adecuado de los edificios eclesiásticos. Incluso si son re-propuestos, el enfoque debe ser para el bien de las almas y el bien de los fieles que durante siglos han contribuido a construir las iglesias: “El Obispo diocesano no debe dar el consentimiento a no ser que, oído el consejo presbiteral y los rectores de las iglesias vecinas, juzgue que la nueva iglesia puede servir para el bien de las almas y que no faltarán los medios necesarios para edificarla y para sostener en ella el culto divino.”

Pero queda una pregunta: ¿es vender y transformar iglesias la única forma de salir de la crisis contemporánea en el catolicismo? ¿Se está rindiendo el cristianismo? ¿La “iglesia pobre” de Francisco significa, a veces, ninguna iglesia? Y si hay un reavivamiento cristiano, ¿por qué los cristianos están renunciando a las iglesias?

Una iglesia está construyendo y la gente, ladrillos y mortales, un recuerdo inmortalizado. Las iglesias son propiedad común construida por una comunidad cristiana. En el Sermón  336, al comentar sobre “The Building and Dedication of God’s House within Us”, San Agustín de Hipona afirma que nosotros mismos somos la casa de Dios: “Esta es, en efecto, la casa de nuestras oraciones, pues la casa de Dios somos nosotros mismos. Si nosotros somos la casa de Dios, somos edificados en este mundo para ser dedicados al fin del mundo.”

PUBLICIDAD

El edificio de la iglesia evangeliza incluso con su presencia, y si éste ya no está físicamente presente en los lugares históricos, plazas, centros de pueblos pequeños o en la memoria de la gente, ¿cómo puede esta Iglesia evangelizar o recibir el sustento de los fieles? La Iglesia se vuelve más pobre, y no de buena manera.

Las “dos monedas pequeñas de poco valor” (Marcos 12:41) ofrecidas por la viuda pobre no se están usando correctamente; de hecho, se está abusando de ellas si hay prisa por reutilizar y vender iglesias y monasterios. No podemos destruir lo que las generaciones de ancestros fieles han construido a lo largo de los siglos.

Además, las autoridades de la Iglesia tienen muchas otras propiedades para vender. ¿Por qué no vender primero mansiones, casas en la costa y apartamentos de lujo, todos los cuales han aparecido recientemente en las noticias? Vender iglesias es una salida fácil. Es renunciary regalar la tienda; está abandonando la batalla y convirtiéndose en la iglesia del hospital de campaña, atendiendo únicamente a los heridos y pobres.

La Iglesia de Cristo, en cambio, debe evangelizar y encontrar las razones por las cuales las iglesias están vacías. ¿Cómo puede transmitirse la fe a la generación Z(la que sigue a los millennials, la menos cristiana hasta la fecha) cuando el cristianismo comienza a despojarse de sus iglesias históricas y de la memoria de fe colectiva?

La limpieza religiosa de la memoria no servirá para evangelizar. La destrucción de la memoria significa la destrucción de las personas que la construyen, y en el catolicismo significa la destrucción de la fe y las generaciones de fieles. Las iglesias fueron construidas en los corazones de las ciudades. ¿Cómo pueden las ciudades ser despojadas de su corazón?

¿Qué pasa con los muertos, enterrados en las criptas de iglesias y monasterios? ¿Serían parte de los contratos? Son los antepasados ​​del cristianismo, votando con sus huesos. Chesterton escribió en Ortodoxia: “La tradición rehúsa someterse a la pequeña y arrogante oligarquía de aquellos que casualmente, andan por ahí.” Así debería hacerlo la Iglesia.

La tradición en forma de edificios de iglesias, que están formados por morteros y mortales, no está a la venta. Debeconservarse y transmitirse a las próximas generaciones. Es lo menos que podemos hacer para honrar nuestra fe, nuestros antepasados ​​y nuestro futuro.

Acerca del autor:

Ines Angeli Murzaku es profesora de Historia de la Iglesia en la universidad de Seton Hall. Su extensa investigación sobre la historia del cristianismo, el catolicismo, las órdenes religiosas y el ecumenismo ha sido publicada en múltiples artículos académicos y cinco libros. Su último libro, editado y traducido con Raymond L. Capra y Douglas J. Milewski, es “TheLife of Saint Neilos of Rossano”, parte de la Biblioteca Medieval DumbartonOaks. La Dra. Murzakuha aparecido con frecuencia en medios nacionales e internacionales, periódicos, entrevistas de radio y televisión, y blogs.

1 comentarios en “¿Son las iglesias fácilmente dispensables?
  1. La cuestión es que mucho bla,bla,bla,bla, los pobres por aquí los pobres por allá, pero los conventos que han quedado vaciós, se han vendido para hoteles, restaurante, o lo cualquier otra razón. ¿ese dinero se lo han dado a los pobres?. Cerca de mi casa hay un convento de monjas que ha quedado vacío, un lugar privilegiado para la construcción, cuando lo vendan lo darán para los pobres?. De todas formas es doloroso, pero Dios no habita ya en esos templos tan grandes. Quizás la religión católica que ha sido dominante y ocupado puestos altos en la sociedad influyéndola para bien, desde luego, pero también desgraciadamente en política a través de los tiempos, ha llegado a su fin. Tendrá que replegarse y acostumbrarse a que ni su voz ni su presencia pinta mucho. Es la hora de los evangangelizadores y el fin de los profesionales de la religión asentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *