PUBLICIDAD

Separando lo civil de los casamientos religiosos

The Wedding of the Bohemian by Edvard Munch, 1925 [Munch Museum, Oslo, Norway]
|

Por David Carlin

Supongo que todos los católicos estarán de acuerdo en que sería inapropiado que un sacerdote católico que preside un casamiento concluya la ceremonia diciéndole a la pareja de recién casados: «Ustedes acaban de entrar en una de las relaciones humanas más importantes de todas, pero les advierto que no se lo tomen demasiado en serio. Por ejemplo, no piensen que es una relación permanente. Los votos que acaba de tomar se expresan en el idioma católico tradicional, y este respeto por la tradición es algo hermoso. A todos nos encanta. Pero los votos son simplemente poesía; no significan mucho».

Sin embargo, esto es exactamente lo que dicen los sacerdotes, al menos por implicación, cuando presiden el casamiento civil que acompaña al casamiento sacramental de una pareja católica. En Estados Unidos, a pesar de su famosa separación de Iglesia y Estado, los sacerdotes realizan dos ceremonias de casamiento al mismo tiempo, la religiosa y la civil. Las leyes de la Iglesia le dan al sacerdote el poder de realizar (más bien, presidir) una ceremonia sacramental, mientras que las leyes de nuestros Estados otorgan el poder a los sacerdotes católicos para realizar una ceremonia de casamiento civil.

El matrimonio sacramental es vinculante para la vida; pero el matrimonio civil, dadas nuestras leyes de divorcio sin culpa, no se une en absoluto. Según las leyes de nuestros estados, cualquiera de los cónyuges es libre de abandonar el matrimonio en cualquier momento, y el cónyuge que se va no necesita tener una razón más importante para salirse que «Ya no me gusta estar casado con esta otra persona» (razón que los tribunales ahora reconocerán como suficiente para disolver un matrimonio).

La pregunta que deseo formular hoy es esta: ¿Deberían los sacerdotes católicos participar en tales ceremonias civiles? Escribo esto como una pregunta puramente retórica, porque creo que la respuesta es obvia: NO.  Los sacerdotes católicos deben realizar bodas sacramentales solamente.

Hace mucho tiempo, el matrimonio civil en Estados Unidos se parecía mucho al matrimonio católico: era prácticamente indisoluble. No lo era perfectamente, ya que el país era en el pasado protestante, y los países protestantes reconocían el divorcio por una razón: el adulterio.

A fines del siglo XIX y principios del XX, el divorcio civil, disponible en la mayoría de los estados por más razones añadidas a la del adulterio, se volvió más común en Estados Unidos. Pero era raro y no era fácil de obtener: ni legalmenteni socialmente, ya que la opinión pública todavía se oponía firmemente a ello.

A mediados del siglo XX, debido, al menos en parte, al ejemplo dado por muchas estrellas de Hollywood, el divorcio y el re-matrimonio se habían convertido en algo mucho más común en Estados Unidos: aun así, existían barreras legales y atribuidas a ellas un estigma de opinión pública.

Sin embargo, a finales de la década de 1960 y en la de 1970, Estados Unidos experimentó una «revolución del divorcio». A lo largo de la década, las tasas de divorcio se dispararon, alcanzando un máximo en 1979, después de lo cual se estabilizaron en una meseta alta durante un par de décadas; la tasa ha bajado un poco en los últimos años, pero sigue siendo alta.

Había dos razones para las altas tasas de divorcio, estas dos superpuestas en gran medida entre sí.

Una fue la revolución sexual de los años sesenta y setenta: esta revolución erosionó o destruyó casi todas las restricciones sobre el comportamiento sexual; y dado que el matrimonio las implica necesariamente, no es de extrañar que sea fácil de disolver.

La otra razón fue que las leyes de divorcio sin culpa se promulgaron en aproximadamente el mismo período. Estas leyes permitían el divorcio, aunque ninguna de las partes hubiera cometido lo que antes se consideraría como una «culpa» legal. A partir de ese momento, comenzó a ser posible que las parejas se divorciaran porque afirmaban que su matrimonio se había «roto irremediablemente» o que tenían «diferencias irreconciliables”.

PUBLICIDAD

Si hubo un momento en la historia de Estados Unidos en el que la idea estadounidense de un matrimonio civil se parecía mucho a la idea católica de un matrimonio sacramental, ese tiempo había desaparecido por completo a fines de los años setenta.

¡Pero esperen! ¡Se pone aún peor! Dado el «matrimonio» entre personas del mismo sexo, que ha sido una realidad legal en todos los estados de Estados Unidos desde el fallo de Obergefell de  la Corte Suprema de EEUU en junio de 2015, la cita hipotética que figura en el primer párrafo de esta columna debería ampliarse.

El sacerdote, en la medida en que es el ejecutante de una boda civil, ahora tendrá que agregar esto: «Usted acaba de entrar en una unión civil que es entre un hombre y una mujer, o entre un hombre y un hombre, o entre un mujer y una mujer. La institución civil de matrimonio en la que acaba de elegir participar no tiene permanencia ni especificidad de género. No tiene absolutamente ninguna semejanza con la institución católica tradicional del matrimonio. Pero es un gran honor y un gran privilegio poder realizar esta ceremonia absolutamente no cristiana: esta caricatura ridícula del verdadero matrimonio».

Reconozco que hay buenas razones por las cuales una pareja casada en una ceremonia católica también desearía recibir los beneficios del matrimonio civil, aunque esa institución se haya degradado. Pero esto es fácil de cuidar. Después delcasamiento sacramental en una iglesia católica, la pareja puede hacer un pequeño desvío en su camino a la recepción. Pueden detenerse en el ayuntamiento o en el juzgado y pasar por una segunda ceremonia, un casamiento civil.

Sin embargo, que la Iglesia participe en la realización de casamientos civiles, además de ser insultante al oficio sacerdotal, en efecto da el mensaje de que no tiene realmente ninguna objeción a la idea no cristiana predominante del matrimonio civil.

A la inversa, si la Iglesia católica en Estados Unidos dijera: «Ya no participaremos en estos matrimonios falsos», se habrá entregado el mensaje contrario. La Iglesia dirá, tanto a sus propios miembros como al mundo en general, «Creemos sinceramente en la idea católica tradicional del matrimonio».

Acerca del autor:

David Carlin es profesor de sociología y filosofía en la“CommunityCollege” de Rhode Island y autor de “The Decline and Fall of theCatholicChurch in America”.

4 comentarios en “Separando lo civil de los casamientos religiosos
  1. Efectivamente, creo que hay que distinguir en que el matrimonio católico tenga efectos civiles y que existan dos celebraciones del matrimonio presididas por el sacerdote.

    Lo que creo que habría que exigir comenzando por los fieles católicos laicos que para eso estamos y siguiendo por la Iglesia Jerárquica que es quien tiene la autoridad, que ese reconocimiento de efectos civiles sea pleno, esto es, que quien libremente se decide casarse por la Iglesia conforme a las normas de derecho canónico, quede sujeto, en lo que se refiere a este matrimonio, a dicho ordenamiento, siendo el estado un mero reconocedor de esa libertad.

    Esta es la solución que creo más razonable y que haría que solo se casasen por la Iglesia aquellos que realmente quieran

    1. Otra cosa es la presencia de los católicos en los matrimonios extrictamente civiles (como invitados me refiero), sobre todo si los contrayentes son bautizados. Ahí sí que no pinta nada un católico. No olvidemos que contraer matrimonio civil, excluyendo el sacramental, es excluir a Dios de la vida matrimonial, dejarlo a un lado. ¿Qué pinta ahí un católico? ¿Qué ha de celebrar? ¿Que los novios excluyen a Dios?

  2. Desconozco la legislación americana, pero en España no es así. Aquí no se realizan dos matrimonios, sino sólo uno, canónico, y el Estado reconoce su validez civil, convalida, por decirlo así. Es posible por los acuerdos Iglesia-Estado.

    En cualquier caso, tanto en Usa como en España, me cuesta trabajo creer que un clérigo sea o se sienta (yo por supuesto que no) de alguna manera partidario o copartícipe de los desmanes civiles en temas matrimoniales. Sólo presidimos un matrimonio sacramental, reconocido, además, como civil por el Estado.

    No somos de ninguna manera funcionarios, pues los que gestionan y validan como civil el matrimonio, son precisamente los funcionarios públicos del Registro civil. Con su firma en la documentación, el clérigo sólo testifica que el matrimonio canónico se realizó. El funcionario es el que lo valida civilmente.

    Muy en desacuerdo con el autor.

    1. Creo que no ha entendido bien al autor. Tampoco hay «doble» ceremonia (civil y religiosa) por parte de los sacerdotes católicos que «ofician» matrimonios. Hay una sola ceremonia, la canónica, a la que el Estado reconoce efectos civiles.

      Lo que sucede es que esos «efectos civiles» que reconoce el estado casi nada tienen que ver con el matrimonio católico, ni siquiera con el matrimonio natural.

      Lo que defiende el autor es que la Iglesia Católica diga a partir de ahora: no nos interesan para nada los efectos civiles del matrimonio canónico. Nos limitaremos a celebrar matrimonios católicos. Y que sean los cónyuges los que a continuación acudan a las oficinas del Estado para conseguir esas «migajas» de efectos civiles que dispensa el estado.

      Esto tendría una gran virtud pastoral. Pues los fieles distinguirían perfectamente el matrimonio auténtico: el católico, de esa pantomima civil de «matrimonio evanescente», que no requiere lealtad, ni permanencia, ni fidelidad, ni complementariedad de sexos, etc… y que se puede disolver a capricho por repudio de uno de los cónyuges sin causa ninguna.

      En suma reconocer que el actual mal llamado «matrimonio» de las legislaciones civiles ya no es matrimonio ni nada que se le parezca. Genera más compromiso una sociedad civil que un matrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *