PUBLICIDAD

Salvar a las escuelas católicas

The Class of 1960 at St. Wenceslaus School in New Prague, MN
|

Por David G Bonagura, Jr.

La situación de las escuelas católicas estadounidenses en el último medio siglo es bien conocida. Las monjas huyeron, las matrículas subieron, el catolicismo retrocedió. A esto le siguió un precipitado descenso de las matriculaciones. En 1960, había 5,2 millones de estudiantes en 13.000 escuelas católicas; estas cifras se han reducido a 1,7 millones de estudiantes en 6.200 escuelas en 2020. A lo largo de estas décadas, la disminución de las matrículas y los cierres de escuelas precedieron ominosamente a la disminución de la asistencia a las iglesias y a sus cierres.

Se han hecho múltiples esfuerzos para salvar la educación católica, incluida la creación de la «Semana de las Escuelas Católicas», que comienza mañana, para celebrar la educación católica y comercializarla entre los futuros estudiantes. Durante años, el ángulo de marketing suele proclamar los beneficios de incluir la fe como parte de la empresa educativa. El tema de este año, por ejemplo, es «Fe. Excelencia. Servicio». Esta es la razón por la que, según el argumento de venta, los padres deberían elegir la educación católica en lugar de la educación pública gratuita disponible a la vuelta de la esquina.

El criterio sobre esta campaña de marketing reside en las cifras: las inscripciones siguen bajando, las escuelas siguen cerrando. Vender una educación centrada en la fe a los católicos cuya fe es nominal no ha funcionado. Admitámoslo: los padres no se sentirán atraídos por -o no pagarán por- aquello en lo que sólo creen marginalmente.

Sin embargo, sabemos que los padres pagarán enormes sumas para ayudar a sus hijos a progresar en el mundo secular – clases de atletismo y música, tutores de preparación para el SAT y, sí, escuelas privadas – con tal de que estas escuelas prometan una ventaja en la admisión a la universidad y salir adelante en la carrera de la rata.

El objetivo principal de las escuelas católicas es llevar a sus alumnos al cielo, no a Harvard. Pero mientras la gran mayoría de los católicos prefieran esto último para sus hijos, el marketing de las escuelas católicas debe responder a esa realidad. Es decir, las escuelas católicas deben ofrecer descaradamente una educación académica más rigurosa en contenidos que en las escuelas públicas, y libre de las falsas teorías pedagógicas y de los dogmas seculares que han destruido la escuela estadounidense.

Una vez matriculados los alumnos, las escuelas católicas pueden empezar a catequizar a los niños -y, a través de ellos, a sus padres- mediante un sólido plan de estudios de religión y una identidad católica omnipresente. Si las escuelas hacen bien su trabajo, los alumnos y sus padres se graduarán con el corazón puesto en el Cielo, y con el objetivo de convertir a Harvard.

Los planes de estudio de las escuelas católicas, por lo tanto, tienen que diferir de los de las escuelas públicas en cuanto a su contenido y a su impartición. La adopción generalizada de los estándares educativos Common Core por parte de la escuela católica eliminó los últimos vestigios del programa académico distintivo del catolicismo que floreció durante siglos: una base profunda en el estudio tradicional de las matemáticas y las artes del lenguaje. Como resultado, académicamente hablando, no hay nada que distinga a las escuelas católicas pagas de sus homólogas gratuitas, patrocinadas por el Estado. Teniendo en cuenta este hecho, no es un misterio por qué las escuelas católicas están cerrando.

Las artes liberales de la gramática, la lógica y la retórica, enseñadas con una pedagogía probada en el tiempo, fueron en su día la base de las escuelas católicas de todo el mundo, y siguen siendo la base óptima para el aprendizaje y la vida futura. Este es el conocimiento que un número creciente de padres quiere que tengan sus hijos, el mismo conocimiento que las escuelas públicas han descartado como aburrido, irrelevante y asfixiante. Las escuelas católicas que han reintroducido las artes liberales tradicionales, ahora comercializadas como «educación clásica», han visto multiplicarse rápidamente el número de matrículas. (Testimonios, como sólo dos ejemplos, el Institute for Catholic Liberal Education y la Chesterton Schools Network.)

Romper con las normas académicas públicas requerirá valor por parte de las escuelas católicas, que con demasiada frecuencia temen cruzar espadas con sus homólogas de la educación pública para no perder el mísero dinero del gobierno, repartido a través de los distritos escolares públicos locales, que reciben anualmente. Pero ya debería ser dolorosamente obvio que mendigar unas migajas del César no es suficiente para mantener las escuelas abiertas. Sólo un aumento de las matrículas lo hará. Las matrículas sólo aumentarán cuando los sólidos planes de estudio, desde la diagramación de oraciones hasta el cálculo tradicional, hagan de la búsqueda de la verdad su objetivo, y toda la verdad apunta a Dios. Lo que nos devuelve al propósito más profundo de la educación católica: llevar a todas las almas al Cielo.

El lúgubre nihilismo de nuestro mundo secular, con su consiguiente negación de la verdad, ha impregnado los planes de estudio de las escuelas públicas, incluso en los cursos más jóvenes. Sólo este hecho debería convencer a los obispos y administradores de las escuelas católicas de que nuestra diferencia con las escuelas públicas es nuestra fuerza. La diferencia no puede ser meramente externa: sólo uniformes y crucifijos, por muy importantes que sean. La diferencia tiene que ser religiosa y curricular, y una refuerza a la otra. Las artes liberales tradicionales conducen a Dios. También forman ciudadanos bien educados, capaces de tener éxito en todo tipo de carreras y de afrontar los retos del mundo.

La evangelización exitosa encuentra a las personas donde están, y luego las eleva a Dios. Al ofrecer con orgullo un programa académico superior, podemos atraer a más católicos-sin-iglesia a nuestras escuelas, que bien pueden ser el medio final para comunicar la fe católica y la cultura católica en un mundo que ha abandonado ambas.

Así que volvamos a las artes liberales y a la pedagogía tradicional que una vez hicieron envidiables a las escuelas católicas, y rodeémoslas de una fe renovada en Jesucristo y su Iglesia. Entonces podemos considerar un nuevo eslogan para la Semana de las Escuelas Católicas del próximo año: «Entra en Harvard. Entra en el Cielo».

Acerca del autor:David G. Bonagura Jr. enseña en el Seminario St. Joseph, Nueva York. Es autor de Steadfast in Faith: Catholicism and the Challenges of Secularism (Cluny Media).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *