PUBLICIDAD

Reza más, reza con más fervor

King David at Prayer by Pieter de Grebber, c. 1640 [St. Catherine’s Convent Museum, Utrecht, Netherlands]
|

Por Casey Chalk

Las últimas semanas han sido un verdadero golpe para los apologistas católicos. El escándalo de McCarrick, que afectó terriblemente a una de las oficinas más altas de la Iglesia, causó daños. Esto fue pronto seguido por el anuncio del Vaticano sobre la revisión del Catecismo de la Iglesia Católica con  respecto a la pena capital. Luego, las inundaciones se desataron con la noticia de encubrimientos de abuso sexual que se aplicaron durante décadas en varias diócesis de todo el país. Los críticos de la Iglesia Católica tienen suficiente forraje para durar años. ¿Qué debe hacer un apologista?

Mi sugerencia: Cállate y reza.

Este pensamiento se materializó después de una conversación reciente con un amigo, otro apologista laico, que lee lo que escribo para varias publicaciones católicas. Pidió mi consejo sobre cómo dar sentido al cambio en la enseñanza sobre la pena de muerte, así como sobre el pontificado de Francisco en términos más amplios.

Me sentí honrado, y un poco preocupado, de que alguien quisiera mi consejo sobre temas tan complejos. Pero mi amigo, aunque tiene poca capacitación formal, está bien versado en Teología, Sagrada Escritura y apología católica. Sin embargo, estaba tropezando, particularmente con respecto a nuestro Santo Padre. Pensando en las prácticas católicas comunes que implican orar por las intenciones del Papa, le pregunté con qué frecuencia rezaba el rosario. Él dijo: “aproximadamente una vez a la semana.”

Ahí comienza el problema. No estoy señalando con el dedo a mi amigo, al menos él fue honesto. De hecho, debo reconocer que para alguien que escribe públicamente sobre diversos temas católicos, sé que no estoy orando lo suficiente. A veces, aunque no en este momento, siento un fuerte impulso para dejar mi trabajo de posgrado o mis escritos y simplemente rezar. Para mi vergüenza, admito que casi siempre ignoro esa voz suave y quieta. Sin embargo, cualquiera de nosotros que busca defender la fe católica descuida la oración bajo nuestro propio riesgo.

A los que se dedican a la apologética católica les encanta citar Pedro 3:15, nuestro lema: “Prepárense siempre para defender a cualquiera que los llame para dar cuenta de la esperanza que hay en ustedes, pero háganlo con gentileza y reverencia”. De hecho, ese versículo se usa para justificar toda una industria dentro del catolicismo y el cristianismo en general.

Sin embargo, en realidad es un poco raro si consideramos las Sagradas Escrituras en su totalidad. Algunos otros versículos e historias, como anécdotas en Hechos de los Apóstoles  sobre San Pablo, también señalan la importancia de la apologética. Pero estos son lejanos y eclipsados ​​por el énfasis de la Biblia en la oración.

En las Escrituras, hay aproximadamente 650 oraciones, y aproximadamente 450 respuestas registradas a la oración. Jesús ora alrededor de 25 diferentes momentos durante su ministerio terrenal. Pablo menciona la oración, incluidos los informes de oración, solicitudes de oración y exhortaciones para orar, 41 veces. La primera vez que se menciona la oración en la Biblia es en Génesis 4:26, ¡eso es mucho más temprano que cualquier referencia a la apologética!

Los católicos expresan mucha energía mental y emocional en los debates sobre nuestra fe. Las editoriales católicas y los ministerios laicos dedican recursos masivos a libros apologéticos, programas de radio, panfletos y sitios web. Aunque mi impresión es, por supuesto, solo anecdótica, creo que es seguro decir que probablemente haya docenas, si no montones de sitios web que ofrecen muchas de las mismas respuestas a objeciones comunes a la fe católica. Ciertamente, la redundancia puede ser útil: cuanto más divulguemos esta información en la Web, más probabilidades habrá de que las personas la encuentren. Sin embargo, deberíamos ser igual de diligentes, si no más, en la difusión de nuestras oraciones en este mundo, así como también en Internet.

Si queremos involucrarnos en el debate público o la defensa de nuestra fe católica, deberíamos, como mínimo, incorporar la lectura de las Escrituras, el Rosario y la oración libre en nuestra rutina diaria. La Misa diaria, para aquellos cuyos horarios lo permitan, también es un arma poderosa en nuestro arsenal de apologética. En estos tiempos de tremendo malestar dentro de la Iglesia, necesitamos esas armas de guerra espiritual aún más.

Además, hay un cierto semipelagianismo implícito, que funciona en gran parte de nuestro trabajo apologético. Aunque todos los apologistas, tanto laicos como eclesiásticos, deben ser elogiados por gastar tiempo y energía por defender a la Iglesia, a veces me pregunto si algunos de estos esfuerzos reflejan una falta de voluntad para simplemente entregarle las cosas a Dios.

PUBLICIDAD

Presionamos y presionamos, escribimos, tipiamos, debatimos, discutimos, esperando que, eventualmente, algo funcione para persuadir a nuestros interlocutores de que la Iglesia es quien dice ser, poseedora de la plenitud de la fe, donde Cristo habita en la Eucaristía. ¿Estamos a veces, indispuestos a dejar que Dios nos guíe, a regresar a Él en oración, a unirnos a Cristo, buscar su rostro y pedirle que construya su Iglesia?

Hay una anécdota famosa sobre la Madre Teresa: Una monja tenía dificultades para manejar su complejo y apretado horario. Se sintió abrumada y buscó el consejo de su superiora. Tal vez esperaba que la madre Teresa le brindara mejores medios para planificar su agenda, o tal vez esperaba que la santa le concediera unas vacaciones.

De cualquier manera, la respuesta de la Madre Teresa es una que todos necesitamos: ella le dijo a la monja que pasara más tiempo en oración. La verdad es que siempre habrá más debates, más ataques contra la Iglesia, más personas que necesitan escuchar un caso fuerte y convincente para el catolicismo. Sin embargo, fuimos hechos para Dios, y si tratamos de hacer su trabajo aparte de su presencia, nuestro ministerio sufrirá.

Entonces, para todos aquellos cuyas cabezas están girando a causa de las muchas crisis que azotan a nuestra amada Iglesia, les ofreceré un solo consejo, y luego lo tomaré yo mismo: reza más, y reza con más fervor.

Acerca del autor:

Casey Chalk es editor del sitio web ecuménico “Called to Communion” y estudiante de posgrado en “Notre Dame Graduate School of Theology” en “Christendom College”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *