PUBLICIDAD

No, Cardenal Marx, la Iglesia no puede bendecir a las parejas del mismo sexo

The Arrest of Jesus (The Judas Kiss) by Giotto di Bondone, c. 1305 [Scrovegni Chapel, Padua]. This is one of many images in Giotto’s Life of Christ that line the walls of the chapel.
|

Por Eduardo J. Echeverría

Una vez más, el arzobispo alemán, el cardenal Reinhard Marx, respondió positivamente a la pregunta: «¿Qué haces cuando una pareja homosexual te pide una bendición episcopal?” Afirma que no está promoviendo una solución eclesial general y, por lo tanto, una bendición litúrgica pública y general para las relaciones entre personas del mismo sexo. E incluso rechaza llamar matrimonio a esas relaciones. Sin embargo, dice, «la decisión debe tomarse ‘sobre el terreno y [considerando] al individuo bajo cuidado pastoral'».

Otro alemán, esta vez Johannes zu Eltz, decano de la ciudad de Francfort del Meno, se dedica a la pastoral de los homosexuales. Dice: «la cuestión es si la Iglesia es capaz de aprender que en estas relaciones ocurren cosas buenas; que las parejas homosexuales… por su compañerismo dan a luz bienes morales para sí mismos y para los demás: amor, lealtad, compromiso, fecundidad, castidad. Si esto es verdad, entonces existe la posibilidad de confirmar estos bienes y de pedir la providencia y la guía de Dios para estas parejas. Eso es lo que llamamos una bendición».

Un razonamiento similar proviene del obispo Franz-Josef Bode de Osnabrück, vicepresidente del episcopado alemán.

Hablan de «bendecir» a las parejas homosexuales. El teólogo anglicano Ephraim Radner tiene razón: «Como sabemos, cuando estos últimos [parejas del mismo sexo] son mencionados en la Escritura y en la tradición, son rechazados precisamente en el contexto de la fecundidad que sostiene las afirmaciones bíblicas sobre el carácter de la bendición (por ejemplo, Lev 18-19, Rom 1)».

Puesto que Dios es la fuente y el fin de todas las bendiciones, surge aquí la cuestión antropológica relativa a la particularidad de la voluntad y el propósito de Dios al crear al hombre como varón y mujer (Gn 1:27; 2:24). Esta creación de varón y mujer recibe el juicio de bondad de Dios, que es su bendición. La Iglesia siempre ha entendido que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son incompatibles con la Escritura, la tradición, el razonamiento de la ley natural y, en particular, con la antropología cristiana, que enseña que la moralidad sexual y, por tanto, el matrimonio es una unión intrínsecamente masculina y femenina.

Por lo tanto, contra Marx y otros, la unión de una sola carne de varón y mujer no es sólo un postulado de la ley eclesiástica. Jesús no fue un positivista o convencionalista eclesiástico. Más bien, nos llama a la ley de la creación (San Marcos 10:6-7) que fundamenta un nexo inextricable de permanencia, de doblez y de diferenciación sexual para el matrimonio.

Como señala acertadamente San Juan Pablo II, «La ley debe considerarse, pues, como una expresión de la sabiduría divina: sometiéndose a la ley, la libertad se somete a la verdad de la creación». (Veritatis Splendor §41) En particular, el matrimonio es tal que requiere la diferencia sexual, el acto sexual del cuerpo, como un prerrequisito fundamental, de hecho, como intrínseco a una unión de una sola carne de hombre y mujer. «Así que ya no son dos sino una sola carne». (San Marcos 10:8)

El Catecismo de la Iglesia Católica comenta:

Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación, la tradición siempre ha declarado que «los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados». Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una auténtica complementariedad afectiva y sexual. En ningún caso pueden ser aprobadas. (CCC §2357).

Pero eso es precisamente lo que Marx y otros, están haciendo: aprobando los actos sexuales del mismo sexo.

De manera útil, Efraín Radner indaga más profundamente que Marx. Supongamos que concedemos el punto de que hay «bienes» como tales en estas relaciones – «amor», «compromiso», «fidelidad», «mutualidad». Sin embargo, no debemos tratarlos como bienes neutrales abstraídos de un comportamiento sexual particular, que la Iglesia rechaza inequívocamente, y de la cultura amplia de la homosexualidad – por no hablar de la visión del mundo (¡la revolución sexual!) que sustenta la interpretación de estos bienes.

Una vez situados en ese contexto interpretativo, estos «bienes» no son «conformes al evangelio en su integridad, y mucho menos en su plenitud», es decir, «la plenitud de la verdad de Dios en Cristo Jesús».

Además, dice San Pablo, la Iglesia debe tomar una posición en contra de toda clase de pecado sexual advirtiendo a los creyentes ofensores que si continúan en la inmoralidad sexual no heredarán el Reino de Dios. También deberíamos preguntar al Cardenal Marx y a otros defensores de este enfoque pastoral cómo se proponen ayudar a estos creyentes ofensores a ser «salvados» del juicio «en el día del Señor». (1 Cor 5:5)

¿Qué hay de la enseñanza de San Pablo de que las prácticas sexuales inmorales en serie y sin arrepentimiento ponen a uno en riesgo de no heredar el reino eterno de Dios? (1 Cor 6, 9-10; 2 Cor 12, 21; Gal 5, 19-21; Rom 1, 24-27; 6, 19-23; Col 3, 5-10; Ef 5, 3-6, 4, 17-19; 1 Ts 4, 2-8)

Además, teológicamente, si el origen último de la condición homosexual es nuestra naturaleza humana caída, entonces no habría justificación para ver la homosexualidad desde el orden de la creación como un dato creativo, una variante normal de la sexualidad, y por lo tanto no habría paridad entre la homosexualidad y la heterosexualidad a la luz de ese orden.

Por lo tanto, la condena de las Escrituras de la homosexualidad pertenece no sólo a los actos externos sino también a los deseos e inclinaciones internas constitutivas de la condición misma. Porque, de acuerdo con las Escrituras, no sólo son las acciones las que están mal, sino también el deseo de hacer tales acciones. (ver Mt 5:27-29; Rom 13:14; Col 3:5-6; 1 P 2:11)

Este punto debe quedar claro a partir del hecho de que Jesús interioriza las exigencias de la ley moral, condenando no sólo los actos exteriores de adulterio sino también el «adulterio de mero deseo». (Catecismo de la Iglesia Católica §2380) «Y Jesús dijo: ‘Lo que sale de una persona es lo que la contamina’. Porque de adentro, del corazón del hombre salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, el robo, el asesinato, el adulterio, la codicia, la maldad, el engaño, la sensualidad, la envidia, la calumnia, la soberbia, la necedad. Todas estas maldades salen de adentro y contaminan a la persona». (San Marcos 7: 20-23)

Dada esta constante enseñanza de la Iglesia, ¿cómo se puede encontrar un lugar de bendición, privado o público, para una pareja homosexual dentro del contexto de la Iglesia? ¿Cómo puede una pareja homosexual encontrar un camino para recibir la Comunión cuando están viviendo en pecado mortal?

No, Cardenal Marx, la Iglesia no puede bendecir las uniones del mismo sexo.

Acerca del autor:

Eduardo J. Echeverria es profesor de Filosofía y Teología Sistemática en el Sacred Heart Major Seminary en Detroit. Entre sus publicaciones se encuentran El Papa Francisco: el legado del Concilio Vaticano II (2015) y Divine Election: A Catholic Orientation in Dogmatic and Ecumenical Perspective (2016).

2 comentarios en “No, Cardenal Marx, la Iglesia no puede bendecir a las parejas del mismo sexo
  1. Si bendecir significa «bien decir» tal vez podría decirse bien de cada uno de ellos, pues dice el padre Jorge Loring que bien pueden ganarse el cielo si llevan su vida santamente.
    Pero ya en pareja, pues,,
    ¿Cómo quieren?
    Y ése Marx,,,,dándoles alas.

  2. CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA
    SOBRE LA ATENCIÓN PASTORAL A LAS PERSONAS HOMOSEXUALES.
    5. El Concilio Vaticano II se expresa al respecto de la siguiente manera: « Es evidente, por tanto, que la Sagrada Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia, según el designio sapientísimo de Dios, están entrelazados y unidos de tal forma que no tienen consistencia el uno sin los otros, y que juntos, cada uno a su modo, bajo la acción del Espíritu Santo, contribuyen eficazmente a la salvación de las almas » (Dei Verbum, n. 10). A la luz de estas afirmaciones se traza ahora brevemente la enseñanza bíblica al respecto.
    13. Es evidente, además, que una clara y eficaz transmisión de la doctrina de la Iglesia a todos los fieles y a la sociedad en su conjunto depende en gran parte de la correcta enseñanza y de la fidelidad de quien ejercita el ministerio pastoral. Los Obispos tienen la responsabilidad particularmente grave de preocuparse de que sus colaboradores en el ministerio, y sobre todo los sacerdotes, estén rectamente informados y personalmente bien dispuestos para comunicar a todos la doctrina de la Iglesia en su integridad.
    17…Se deberá retirar todo apoyo a cualquier organización que busque subvertir la enseñanza de la Iglesia, que sea ambigua respecto a ella o que la descuide completamente. Un apoyo en este sentido, o aún su apariencia, puede dar origen a graves malentendidos. Una especial atención se deberá tener en la práctica de la programación de celebraciones religiosas o en el uso de edificios pertenecientes a la Iglesia por parte de estos grupos, incluida la posibilidad de disponer de las escuelas y de los institutos católicos de estudios superiores. El permiso para hacer uso de una propiedad de la Iglesia les puede parecer a algunos solamente un gesto de justicia y caridad, pero en realidad constituye una contradicción con las finalidades mismas para las cuales estas instituciones fueron fundadas y puede ser fuente de malentendidos y de escándalo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *