PUBLICIDAD

Mis ojos han visto tu salvación

Christ Rescuing Peter from Drowning by Lorenzo Veneziano, 1370 [Staatliche Museen, Berlin]
|

Por Michael Pakaluk

En el verano después de mi primer año en la universidad, fui en bote con un amigo a una isla de la costa de Long Island, y nos fuimos a nadar en el Atlántico. La marea me llevó rápidamente varios cientos de metros hacia el mar. Mi amigo, que había podido regresar a la orilla, se arrodilló en la playa para rezar por mí. Era un «cristiano evangélico», y yo era (entonces) un ateo. Por temor a que yo fuera al infierno si moría, él rezó para que Dios me salvara.

Y eso fue lo que pasó. Era una playa desierta, a kilómetros de caminos y edificios. Habíamos tomado un bote para llegar allí. Las personas familiarizadas con los barcos de pesca dijeron cosas como: en veinte años nunca habían visto a nadie en esa playa. Pero inmediatamente después de que mi amigo rezara, tres hombres en trajes de baño negros vinieron caminando por la playa. Mi amigo me señaló frenéticamente, un lugar en el mar a la distancia. Uno de ellos se metió tranquilamente en el agua, nadó hacia mí y, colocando su codo debajo de mi barbilla (¡contra la marea!), me remolcó al estilo de un salvavidas hasta la orilla.

Cuando llegué allí, agotado, empezando a desfallecer, tuve el pensamiento voy a morir; debería rezar. Pero rechacé esa idea por el sentimiento de hipocresía de un ateo: rezar en ese momento y solo entonces. Esa idea fue tonta, por cierto. Pero tuve esta buena conclusión: en retrospectiva, no podría haber ninguna duda de que no hice absolutamente nada para ayudar a rescatarme. Mi contribución fue, una vez que el rescate estaba en marcha, dejar de luchar, permanecer en paz y dejarme remolcar.

El tipo que me salvó me dejó caer al principio en dos pies de agua. Todavía me iba a ahogar allí, porque no tenía fuerzas para arrastrarme fuera del agua o incluso levantarme. Permaneció frente a mí durante lo que pareció un largo tiempo, mirando hacia abajo (como pensé, con desprecio). Y finalmente, me arrastró hasta la arena seca. Él y sus compañeros simplemente se alejaron, sin siquiera intercambiar un saludo.

Lo que cuento es verdad: lo presencié. Por eso puedo decir: «mis ojos han visto la salvación de Dios», ya sea que mi salvador, con una fuerza aparentemente sobrehumana, fuera o no un ángel, como creen muchos de los que han escuchado esta historia.

Ese día fui salvado simplemente de ahogarme en el mar, por un hombre o un ángel. Pero como sabemos, este tipo de salvación está destinada a ser una imagen de la verdadera salvación, del pecado y la muerte, por parte del Hijo de Dios. «Sígueme, y te haré pescador de hombres», dijo Jesús.

Debemos recordar que los hombres no pertenecen al mar. Como comentó el Papa Benedicto en la homilía de la misa de inicio de su ministerio petrino:

para el pez, creado para vivir en el agua, resulta mortal sacarlo del mar. Se le priva de su elemento vital para convertirlo en alimento del hombre. Pero en la misión del pescador de hombres ocurre lo contrario. Los hombres vivimos alienados, en las aguas saladas del sufrimiento y de la muerte; en un mar de oscuridad, sin luz. La red del Evangelio nos rescata de las aguas de la muerte y nos lleva al resplandor de la luz de Dios, en la vida verdadera.

Los primeros cristianos sintieron con entusiasmo que el Señor los había sacado del mar, por así decirlo. Para proclamar este hecho, pero también para ocultarlo de los romanos, utilizaron un acróstico de la palabra griega para peces, icthys (ΙΧΘΥΣ), que representaba la declaración «Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador». Como ese compañero que nadó hacia las profundidades para sacarme del mar, y como dijo Tertuliano, Jesús se hizo a sí mismo como un gran pez para salvarnos a los pequeños.

Es fácil no ver algunas grandes verdades sobre el concepto de salvación. La salvación es algo que hace una persona por otra; el salvador «rescata», que implica una traducción de un «lugar» a otro.

Por lo tanto la salvación, vista correctamente, es completamente diferente de la superación personal, la cultivación, el crecimiento, la autorrealización, la realización o incluso la curación. Todos estos conceptos implican alguna remediación de una deficiencia en una persona. Educar es combatir la ignorancia. Curar es curar la enfermedad. Pero la salvación es un acto sobre una persona, no se trata de quitarle el mal, sino de sacarla del mal.

PUBLICIDAD

El año pasado la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó una carta a los obispos sobre la salvación, Placuit Deo, en la que expresó preocupación sobre cómo se distorsiona el significado de la salvación en el mundo contemporáneo. Caemos presos de un «neo-pelagianismo», que sostiene que nos salvamos con nuestros propios esfuerzos, y un «neo-gnosticismo», que sostiene que la salvación es un sentimiento puramente interno de cambio. La carta parece dar por sentado que todos tenemos un concepto de salvación y luego corrige las distorsiones en ese concepto.

Pero me pregunto si el problema más fundamental es que nosotros, los católicos, no pensamos que nuestra religión implique la salvación en el sentido estricto. Nuestra evangelización, al parecer, no toma como punto de partida que la humanidad en general, exceptuando Nuestro Salvador, es capturada por el pecado, la ignorancia y la muerte. Incluso Placuit Deo presenta la salvación cristiana como una respuesta a la búsqueda de la felicidad («Cada persona, a su modo, busca la felicidad, e intenta alcanzarla recurriendo a los recursos que tiene a disposición.») en lugar del rescate de los males terribles.

Aquí hay una señal de que no entendemos lo suficiente nuestra religión como salvación: alguien que ha sido rescatado nunca deja de dar gracias. Y nosotros no acudimos a la Eucaristía (lit. «acción de gracias») para expresar nuestra gratitud sin cesar.

Acerca del autor:

Michael Pakaluk, un erudito de Aristóteles y Ordinario de la “Pontifical Academy of St. Thomas Aquinas”, es profesor en la “Busch School of Business and Economics” en la Universidad Católica de América. Vive en Hyattsville, MD, con su esposa Catherine, también profesora en la “Busch School”, y sus ocho hijos.

1 comentarios en “Mis ojos han visto tu salvación
  1. Una historia maravillosa…Los ángeles Dios los manda a nuestro lado para que nos ayudan. Siempre ha sido así. . Están en esas «casualidades» inexplicables… si no fuera por la intervención divina .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *