Infovaticana
La Pascua es fundamentalmente apostólica
hrist Appearing to His Disciples After the Resurrection by William Blake, c. 1795 [National Gallery of Art, Washington, D.C.]
The Catholic

La Pascua es fundamentalmente apostólica

thecatholic
15 abril, 2018

hrist Appearing to His Disciples After the Resurrection by William Blake, c. 1795 [National Gallery of Art, Washington, D.C.]

Por Michael Pakaluk

La Pascua es una gran fiesta y conlleva un significado maravilloso, tal es así, que la Iglesia nos pide que no solo la celebremos, sino que también la vivamos por un tiempo. Dado que un domingo no es suficiente, celebramos una semana “perfecta” de domingos. Y luego tomamos ese número perfecto siete veces más para obtener la duración de la temporada, que se extiende a “Pentecostés”: Griego para “Cincuenta” (el número que uno obtiene al contar cuarenta y nueve inclusive).

Quizás la Cuaresma te pareció larga. Pero sospecho que la tristeza y la contrición nos vienen más fáciles para la mayoría de nosotros que la alegría y la esperanza. ¿Cómo lograr vivir una Pascua Cristiana sin falta hasta el 20 de mayo? Es simple: hay que encontrar a otros cristianos que acepten intercambiar cada día la respuesta antigua: “¡Cristo ha resucitado!” – “¡Ha resucitado realmente!” O haga de María su compañera en este ejercicio, diciendo o cantando la Regina Caeli al mediodía.

Podemos obtener información sobre la temporada, para ayudarnos a vivirla mejor, al contrastarla con la Navidad, también una temporada. La Encarnación y la Pasión son los dos grandes eventos en la historia de la humanidad. Ambos se unen en el sacrificio de la Misa: el centro de nuestra vida cristiana y la acción de gracias que presentamos a Dios por su gran amor hacia nosotros. Y, sin embargo, las fiestas y las estaciones son muy diferentes.

La Navidad es como una fiesta del mundo. Mientras que la Pascua, es una fiesta de la Iglesia. Al mundo le encanta celebrar una temporada de Navidad. Incluso sin el obsequio, todos aprecian los villancicos cantados a un niño rey en su cuna, o la promesa de reconciliación entre Dios y el hombre.

Pero no hay una temporada de Pascua para el mundo. Es como si, al menos en los países del norte, se sintiera como que tienen primavera, y por lo tanto no necesitan vacaciones con una procedencia sobrenatural. El esfuerzo correcto de la cristiandad para reclamar símbolos paganos de la primavera para el cristianismo generalmente ha sido un fracaso. Vemos en nuestros días que el mundo ya ha pasado a la Semana de Maestros y los días de apertura en los estadios.

Pero la Pascua no está en primera instancia para el mundo: es para la Iglesia. La Iglesia, después de todo, no existía en la Natividad. Ese misterio tenía testigos elegidos de entre el mundo como si fueran aleatorios. Y estos testigos no tenían oficina o tarea como resultado. Los magos regresaron a sus propias tierras. Los pastores regresaron a sus campos y volvieron a cuidar sus ovejas. El evangelista Marcos ni siquiera incluye la Natividad en su Evangelio.

La historia de la Natividad podría haberse perdido sin una pérdida esencial para la enseñanza cristiana. De hecho, María estudió las escenas y, “guardándolas en su corazón”, las contempló. Ella seguramente fue la fuente de otros evangelistas, pero siempre manteniéndose en su rol general como Madre de la vida contemplativa de la Iglesia.

Sin embargo, la Iglesia nació de la Pasión, y los testigos de la Resurrección fueron elegidos de antemano y entrenados para ese oficio. Es comprensible que deseemos presentar el Evangelio como dirigido a todos. Vivimos en una era de egos frágiles y sentimos que los demás anhelan la aceptación y la afirmación. Y, sin embargo, el Jueves Santo es también el aniversario de la institución del sacerdocio. Es la fiesta del Nuevo Mandamiento, que solo un seguidor de Cristo puede observar intencionalmente.

El Viernes Santo es también la Fiesta del Nacimiento de la Iglesia: como lo expresa el Catecismo, “como Eva se formó del lado dormido de Adán, así la Iglesia nació del corazón traspasado de Cristo colgando muerto en la cruz”. Además, es la fiesta de nuestra adopción, en la Iglesia, como hijos de María: “He aquí tu madre”.

En cuanto a la Resurrección, siempre es un enigma por qué Nuestro Señor apareció casi exclusivamente a sus seguidores: “Este hombre Dios levantó en el tercer día y concedió que sea visible, no a todas las personas, sino a nosotros, los testigos elegidos por Dios de antemano” (Hechos 10:40).

El Cardenal Newman, en un sermón astuto sobre el problema (“Testigos de la Resurrección”), dice que Dios seguramente eligió el método que era mejor. Si Jesús se apareció a la gente en general, como lo hizo en su ministerio público, los habría sorprendido al principio, pero luego los habría rechazado nuevamente. Solo unos pocos hombres conocían a Jesús lo suficientemente bien como para estar seguros de que era el hombre resucitado el mismo que había sufrido. Quizás lo más importante es que Dios tenía la intención de propagar las Buenas Nuevas, “por medio de sus propios amigos íntimos”.

La Resurrección, entonces, es un misterio en primera instancia revelado a la Iglesia y recibido por la Iglesia. La Pascua es, pues, fundamentalmente una fiesta apostólica. Es imposible celebrar la Pascua sin celebrar la tradición Apostólica al mismo tiempo. Es por eso que nuestros hermanos protestantes, sin este último, a veces intentarán hacer que la creencia en la Resurrección sea una prueba forense.

Un cristiano que trata con el mundo puede verse tentado a dar un paso al costado. En su libro sobre el Concilio Vaticano II, Fuentes de Renovación, el entonces Arzobispo de Cracovia, Karol Wojtyla, dijo que la pregunta fundamental del Concilio era Ecclesia, quid dicis de te ipsa? (“Iglesia, ¿qué dices de ti?”)

La respuesta del Consejo tiene sus raíces en la Semana Santa. No podemos hacer nada mejor, en la temporada de Pascua, que volver a enamorarnos de la Iglesia y llegar a ser más profundamente apostólicos.

Acerca del autor:

Michael Pakaluk, un erudito de Aristóteles y Ordinarius de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino, es profesor de la Facultad de Negocios y Economía Busch de la Universidad Católica de América. Vive en Hyattsville, MD, con su esposa Catherine, también profesora en la Escuela Busch, y sus ocho hijos.

thecatholic


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *