PUBLICIDAD

La opción preferencial por los jóvenes

John Paul II in Puebla
|

Por Michael Pakaluk

“Las diversas teologías de la liberación se sitúan, por una parte, en relación con la opción preferencial por los pobres reafirmada con fuerza y sin ambigüedades, después de Medellín, en la Conferencia de Puebla, y por otra, en la tentación de reducir el Evangelio de la salvación a un evangelio terrestre. Recordemos que la opción preferencial definida en Puebla es doble: por los pobres y por los jóvenes. Es significativo que la opción por la juventud se haya mantenido totalmente en silencio.”

Así escribió el cardenal Ratzinger en 1984 en la Instrucción sobre algunos aspectos de la «Teología de la liberación», de la CDF, en un pasaje que establece los principios para extraer lo bueno de lo malo. El criterio que establece aquí es el siguiente: hablar de una opción preferencial por los pobres, sin tener en cuenta una opción preferencial igualmente convincente para los jóvenes, es probablemente erroneo.

Para apoyarse, hace referencia al Documento de Puebla de Juan Pablo II, donde el gran papa insta a los obispos de América Latina a redoblar sus esfuerzos de evangelización. El santo escoge tres temas para que los obispos los enfaticen especialmente, lo que hoy nos puede parecer inquietantemente distante.

El primero es la familia como Iglesia doméstica: «Pensad», dice, «en las campañas favorables al divorcio, al uso de prácticas anticoncepcionales, al aborto, que destruyen la sociedad.». El segundo son las vocaciones: «una de las pruebas del compromiso del laico es la fecundidad en las vocaciones a la vida consagrada.».

La tercera es la opción preferencial por los jóvenes: “¡Cuántas energías circulan en la juventud, en América Latina, que necesita la Iglesia! Cómo hemos de estar cerca de ella los Pastores, para que Cristo y la Iglesia, para que el amor del hermano calen profundamente en su corazón.»

Dejemos un punto fácil fuera del camino. Es imposible mostrar una opción preferencial por los jóvenes mientras los molestan o no los protegen de los abusadores. Pastores así han desinflado las «energías» de los jóvenes y los han llevado a cerrar sus corazones a la Iglesia y a Cristo. Estos obispos han sido anti-evangelizadores. Según el criterio de la CDF, tampoco podríamos confiar en lo que dichos pastores tienen que decir sobre la opción preferencial por los pobres.

Es cierto que siempre fue posible interpretar la opción preferencial por los pobres, correctamente, como la inclusión de los niños. Nunca he visto a un bebé con una superfluidad de bienes materiales. Los padres deben vestir, alimentar, alojar, enseñar y consolar a sus hijos, sin cesar, durante muchos años.

Por el principio de subsidiariedad, tan importante para el pensamiento social católico, vemos que las familias lo hacen mejor que los gobiernos y lo mejor de todo, la familia natural. Por lo tanto, por una línea de razonamiento directo e inmediato, vemos que el pensamiento social católico debe incluir todas las enseñanzas sobre la familia que los guerreros de la justicia social suelen ignorar e identificar con los «conservadores sociales». Rusty Reno ha argumentado este punto de manera excelente.

Entonces, incluso la moral sexual es una parte necesaria del pensamiento social católico, lo cual tiene sentido, dado que se supone que el sexo es social y la familia es la célula básica de la sociedad. «No cometerás adulterio» viene justo después de las proscripciones contra las transgresiones de asesinato y robo que destruyen la sociedad. De hecho, permitir el aborto (¿un asunto sexual?) es permitir el asesinato. Permitir el divorcio es permitir el adulterio.

Debemos recordar que fue Jesús quien insistió en este último punto. Lo que lleva a la interesante conclusión de que aquellos que ignoran la opción preferencial por los jóvenes también deben ignorar la Biblia. Por ejemplo, la página web de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) sobre «La opción para los pobres y vulnerables» tiene muchos versículos bíblicos sobre los pobres, pero ninguno sobre los niños.

Entonces «La opción para niños, nacidos y no nacidos, y los jóvenes» debería tener su propia página web. Sin embargo, en el momento en que uno dice que la única opción es doble, o que hay dos opciones iguales, entonces cualquier chapucero acerca de cómo «el aborto necesita ser contextualizado dada la grave injusticia estructural en la sociedad”, etc., se vuelve insostenible, porque estamos llamados, sin ninguna ambigüedad, a utilizar el mismo razonamiento para ambos.

PUBLICIDAD

Supongamos que para resolver la molestia de los clamorosos pobres, algunas naciones permitieran que los ricos los matasen a voluntad, y cientos de millones hubiesen sido eliminados de esta manera. ¿Podría algún comentarista decir seriamente, en este caso, que los católicos podrían en conciencia votar por un político que orgullosamente apoyó tal política, con el argumento de que este político favoreció un salario mínimo más alto y se opuso a un muro fronterizo?

La página de USCCB cita con aprobación la siguiente declaración de Gaudium et Spes, 69: «Quien se halla en situación de necesidad extrema tiene derecho a tomar de la riqueza ajena lo necesario para sí», que a primera vista parece irresponsable, como incitación a la violencia. Supongamos que una página análoga, sobre la opción preferencial co-igual por los jóvenes, afirma de manera similar que, en casos de extrema necesidad, si un humano inmaduro es arrastrado para ser asesinado, otros que actúen en su nombre tienen derecho a hacer lo necesario para detenerlo. Son aplicaciones iguales del principio de necesidad.

En su página, la USCCB no incluye la nota de pie de página del Concilio a esa oración, que descarta tanto la revolución violenta como el socialismo como remedios para las desigualdades de larga data. Se refiere a Aquino que dice, en efecto, que el principio del destino universal de los bienes está contrarrestado por el principio de la ley natural de que «a cada uno se le confía la administración de sus propias cosas, para que de ellas pueda llegar la ayuda a los necesitados».

Por lo tanto, si bien existe un principio de derecho natural que contrarresta el reclamo de necesidad en el caso de los pobres, nada lo hace en el caso de los jóvenes. Ciertamente no un derecho a la privacidad.

Todo esto quiere decir que si se siente la misma urgencia hacia la opción por los jóvenes, como por los pobres, estos últimos ciertamente no dominarán, lo que presumiblemente es la razón por la cual «la opción por la juventud se haya mantenido totalmente en silencio«.

Acerca del autor:

Michael Pakaluk, un erudito de Aristóteles y Ordinario de la “Pontifical Academy of St. Thomas Aquinas”, es profesor en la “Busch School of Business and Economics” en la Universidad Católica de América. Vive en Hyattsville, MD, con su esposa Catherine, también profesora en la “Busch School”, y sus ocho hijos.

1 comentarios en “La opción preferencial por los jóvenes
  1. Muy buen artículo. Sólo una obsevación menor. «Nunca he visto a un bebé con una superfluidad de bienes materiales», dice el autor. Pues yo los veo todos los días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *