PUBLICIDAD

La libertad religiosa en la Alemania actual

People awaiting COVID-19 vaccination at Cologne Cathedral on Christmas Eve, 2021. [REUTERS/Thilo Schmuelgen]
|

Por Michele McAloon

Vivo en un pequeño pueblo alemán, no muy lejos de Frankfurt. La semana pasada, apareció un cartel impreso en letras rojas grandes y gruesas en las puertas de la iglesia católica local en el que se advierte que no se permite la entrada a las personas que no puedan demostrar que están vacunadas contra el COVID-19, que se han recuperado recientemente o que han dado negativo en la prueba en las últimas veinticuatro horas. Durante la única misa dominical -el único momento en que la iglesia está abierta-, un miembro de la parroquia se sitúa en la entrada, actuando como una especie de guardia de la puerta, verificando el pasaporte electrónico de vacunas de todos los que quieren rendir culto.

En un país donde la asistencia a la Iglesia en los últimos años ha sido anémica, en el mejor de los casos, este último golpe puede ser fatal para la vida espiritual de los alemanes. Sin embargo, los obispos alemanes guardan silencio sobre las restricciones estatales y locales por COVID-19.

Con la excepción de la última Semana Santa, cuando la ex canciller de Alemania, Angela Merkel, intentó cancelar la Semana Santa como medida de protección contra el COVID-19 -no es broma-, no ha habido informes en los medios de comunicación alemanes de ciudadanos individuales o incluso de prelados católicos que protesten por los edictos del gobierno en cuanto a quién servirá la Iglesia durante la pandemia. Merkel acabó permitiendo las celebraciones de Semana Santa, pero sólo tras las protestas y la presión de los empresarios y comerciantes alemanes.

La comparación entre la respuesta estadounidense y la de los alemanes a la regulación de las reuniones eclesiásticas dice mucho sobre la diferencia en la comprensión de la libertad religiosa en ambas naciones.

La reacción de EE.UU. a los mandatos gubernamentales sobre las reuniones religiosas no podría haber sido más marcadamente diferente. En abril de 2020, cuando se introdujeron restricciones estatales y locales a la asistencia a las iglesias para evitar la propagación del COVID-19, surgió una verdadera tormenta de demandas judiciales, en las que se alegaba que tales medidas violaban la Primera Enmienda.

Las batallas por la libertad religiosa se libraron apasionadamente tanto en los tribunales como en las redes sociales, ya que organizaciones como el Fondo Becket para la Libertad Religiosa y la Alianza para la Defensa de la Libertad presentaron demandas en los tribunales federales contra los gobernadores que emitieron órdenes estatales para bloquear los servicios religiosos. La reacción del público fue fuerte y rápida. Como resultado, durante esta última ronda de pánico pandémico, las iglesias estadounidenses han permanecido abiertas en su mayoría; los gobernadores son reacios a enfrentarse a los votantes enfadados.

Pero a diferencia de Estados Unidos, donde la Cláusula de Establecimiento de la Constitución prohíbe la intromisión del gobierno federal en los asuntos religiosos, la Constitución alemana no contiene ese límite al poder del Estado. Oficialmente, no existe una Iglesia estatal en Alemania, pero desde 1919, el gobierno alemán ha recaudado un «impuesto eclesiástico» (Kirchensteuer en alemán).  Este impuesto convierte a la Iglesia alemana en una especie de agencia estatal.

Si un individuo está oficialmente registrado como católico o como miembro de cualquier otro grupo religioso, debe pagar un 8-9% adicional de impuesto sobre la renta. La única manera de evitar el impuesto es hacer una declaración oficial de renuncia a la pertenencia religiosa. Una vez que se renuncia a la pertenencia, el individuo ya no puede recibir los sacramentos o un entierro cristiano.

En 2020, este impuesto generó 7.750 millones de dólares para la Iglesia católica alemana, a pesar de un número récord de católicos que abandonaron la Iglesia. En 2019, 272.771 personas se fueron, un aumento significativo con respecto a la cifra de 2018 de 216.078. El dinero, sin embargo, ha comprado el silencio y muy poca oposición por parte de los obispos (que reciben un sueldo del Estado) cuando el gobierno interfiere en asuntos religiosos.

James Madison, nuestro cuarto presidente y artífice de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, podría haber señalado a la Alemania actual como argumento contra la financiación estatal de las iglesias. Jay Cost, en su brillante biografía, James Madison; America’s First Politician, muestra cómo el joven Madison entró en la arena de la política a través de la lucha por la libertad religiosa.

La colonia de Virginia designó el anglicanismo como religión estatal y luego procedió a recaudar impuestos para mantener esta iglesia. El trato desigual y a veces abusivo que recibían otras confesiones religiosas dentro de la colonia -tanto por parte de los funcionarios del gobierno como de la ciudadanía- horrorizó a Madison. En su argumento ante la Asamblea de Virginia, observó que las iglesias patrocinadas por el Estado «tienden a una gran ignorancia y corrupción» debido a la promoción del «orgullo, la ignorancia y la picardía entre el sacerdocio» y «el vicio y la maldad entre los laicos».  Madison acabó convenciendo a sus compatriotas virginianos para que se desentendieran de la financiación de las iglesias. Esta experiencia a nivel estatal subrayó la necesidad de la Primera Enmienda en la Constitución de Estados Unidos.

No es de extrañar, dadas las diferencias en la legislación alemana, que el infame Camino Sinodal de la Conferencia Episcopal Alemana (con una estrecha participación de laicas particularmente estridentes) haya virado hacia un camino de corrupción (como advirtió Madison), intentando bendecir las uniones entre personas del mismo sexo, la ordenación de mujeres e incluso la abolición del sacerdocio. Mientras tanto, la evangelización -la misión central de la Iglesia- se ha olvidado casi por completo.

Las repetidas peticiones del Papa Francisco, que insta a los obispos alemanes a centrarse en la evangelización ante la «creciente erosión y deterioro de la fe», han caído en saco roto. En una carta de 28 páginas dirigida a los obispos, el Papa Francisco escribió: «Cada vez que una comunidad eclesial ha intentado salir sola de sus problemas, confiando únicamente en sus propias fuerzas, métodos e inteligencia, ha terminado multiplicando y alimentando los males que quería superar.» Irónicamente, como respuesta, los obispos han redoblado la apuesta. Desde 2019, cuando el Papa escribió la carta, varios obispos han alentado públicamente la bendición de las uniones del mismo sexo. Sin embargo, los obispos como cuerpo han permanecido en silencio ante las restricciones por COVID-19 en el culto.

La mayoría de los alemanes que permanecen en los bancos son católicos ortodoxos y fieles. No están de acuerdo con la vía sinodal. Por miedo a las represalias de una sociedad alemana no integrada racialmente, intolerante desde el punto de vista religioso y seguidora de las normas, permanecen en silencio. Está por ver si estos pocos creyentes -el último bastión de católicos fieles en Alemania- cumplirán con los requisitos de entrada por COVID-19 en sus iglesias locales.

No es históricamente ocioso o intolerante preguntarse qué es lo que llena el vacío en una Alemania espiritualmente desprovista, o en cualquier otra nación. Pero hay que dar las gracias por el ruido y el rencor de una política estadounidense inquieta, por muy preocupante que pueda parecer en el momento actual. Desde la fundación de nuestro país hasta hoy, nuestra continua lucha por la libertad religiosa tiene consecuencias más allá de las fronteras de Estados Unidos.

Acerca de la autora:

Michele McAloon es esposa, madre, oficial retirada del Ejército de los EE. UU. y abogada canónica. Su podcast Cross Word está disponible en Spotify, Apple y arcangelradio.com.

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.