PUBLICIDAD

La fuente del arte y la belleza

St.-Roch, Paris
|

Por Juan Horvat II

París es la Ciudad de la Luz, llena de espectáculo, belleza y arte. Sin embargo, en estos tiempos lúgubres de cierre por el coronavirus, los teatros y salas de conciertos están silenciosos y oscuros. La belleza artística no encuentra refugio de las restricciones draconianas que constriñen el cuerpo y sofocan el alma.

La crítica cultural del The New York Times en París, Laura Cappelle, trató de llenar recientemente el vacío cultural. Encontró consuelo en lo que llamó el único evento cultural auténtico ahora permitido por las autoridades: La misa católica. De hecho, ella afirma que la misa católica celebrada por tradición en las magníficas iglesias de la ciudad es el único escenario donde el arte puede descansar imperturbable. Es «el único espectáculo de la ciudad«.

Por supuesto, la misa no es un espectáculo, pero hay algo profundo en su afirmación. La Iglesia enseña que la Misa es un acto de culto por el cual los católicos cumplen con su obligación de adorar a Dios. Muchas veces, los fieles no se dan cuenta de la sublime belleza o de la riqueza cultural expresada en la Misa. A veces se necesitan los ojos de un no creyente declarado para ayudar a los adoradores a apreciar los tesoros que hay entre ellos.

Tradicionalmente, la Iglesia ha hecho todo lo posible para apelar al sentido estético de la humanidad. El objetivo principal de la liturgia es el culto público de Dios, pero esa actividad también produce una intensa belleza. Antes de que las innovaciones modernas intervinieran, las antiguas liturgias de la Iglesia eran espectáculos de expresión poética y ritual solemne.

Todo lo litúrgico tiene un significado y propósito que enseña las verdades de la Fe con gran dignidad y seriedad. Los arreglos corales se componen teniendo en cuenta las alegrías celestiales, no la felicidad terrenal. La Iglesia entendió que la belleza de su liturgia era una ocasión para que la gracia actuara en las almas para que pudieran conocer, amar y servir mejor a la Santísima Trinidad.

Así, la búsqueda de arte y belleza de la Srta. Cappelle en la misa tiene sentido, aunque sea limitado. Se siente atraída por «los elaborados trajes, las florituras coreografiadas y la música en vivo» que encontró al asistir a las misas celebradas en varias parroquias parisinas. En la iglesia de San Sulpicio, le impresionó especialmente una misa pre-amanecer que comienza en la oscuridad, iluminada sólo por la luz de las velas, y termina con los primeros rayos del sol asomando por las ventanas. Celebrada durante el Adviento, la Misa Rorate simboliza la Luz de Cristo, que amanece poco después el día de Navidad.

Desafortunadamente, la perspectiva de la autora se limita a la esfera estética, en la que circula. Su estándar de comparación es únicamente el teatro y las artes escénicas. Sin embargo, está impresionada por «la naturaleza ritualista del evento, la acumulación dramática de escena en escena – incluso los monólogos ligeramente trabajados». Ella es testigo de una amplia gama de estilos, desde la intimidad cálida y simple a «la pompa de la vieja escuela, con procesiones completas y genuflexiones coreografiadas». La Iglesia entiende el arte y por lo tanto domina esa tensión dramática que se encuentra en el «tire y empuje entre la actuación y la solemnidad, la extravagancia y la contención».

La música de las iglesias también encanta con una amplia variedad de coros y organistas. La acústica de las antiguas iglesias y sus finos órganos proporcionan una atmósfera para la apreciación de los compositores clásicos y la música sagrada. La autora está expuesta al canto gregoriano, que describe como «una forma sagrada y virtuosa» de la Edad Media, que expresa «una belleza deslumbrante».

La crítica de arte también observa a los asistentes al servicio, a quienes encuentra sorprendentemente jóvenes. Todo es pacífico y meditativo, ya que los presentes mezclan «reflexión tranquila y unión» en su creciente búsqueda de la unión con Dios. Estos elementos se unen para presentar una experiencia de otro mundo que toca lo sublime.

El mayor espectáculo para ella fue en la parroquia de San Roque, conocida como la «iglesia de los artistas». Lo que atrae a los artistas de allí es la celebración de la tradicional misa latina tridentina en todo su esplendor. La autora está sorprendida por las más de 400 personas que encuentra en la iglesia, la mayor multitud que ha visto en el interior desde que comenzó la pandemia.

En esta misa, ella es la que más se acerca a tener una experiencia religiosa, comentando que «me conmoví, en la misa, por el amor y la devoción que reconocí en muchos asistentes». Rápidamente lo comparó, sin embargo, con sentimientos similares a los que experimenta en el teatro. Sin embargo, la Misa tocó un acorde profundo. Defendió a los feligreses de los críticos de las artes seculares que creen que las iglesias deben ser cerradas: «no hay razón para envidiar a los creyentes por su culto.»

El informe de Laura Cappelle tiene lecciones para los católicos.

El primero es que el esplendor tradicional de la Iglesia es extremadamente atractivo para las almas postmodernas. A través de la Srta. Cappelle, incluso el The New York Times registra la sublime belleza que se encuentra en la antigua liturgia. El informe refuta los mitos sobre lo poco atractivo de la Iglesia tradicional. De hecho, la autora se sorprende al encontrar jóvenes y artistas atraídos por la Misa. Los católicos harían bien en tomar nota. Mucha gente podría convertirse a la Fe si se expone al gran apostolado de la belleza.

En segundo lugar, lo que atrae a la gente a la Iglesia no son los sermones de justicia social, la lúgubre música contemporánea o las imitaciones baratas del mundo moderno. La gente busca autenticidad, certezas y verdad. El arte de la Iglesia expresa profundas doctrinas, enseñanzas firmes y una larga tradición. Cuando la verdad y la bondad moral se mezclan, surge una belleza que no puede dejar de hablar a los que buscan a Dios. Sólo la Iglesia puede saciar la insaciable sed de lo sublime que forma parte de la naturaleza humana.

Finalmente, el retorno a la belleza sólo es posible con un retorno a Dios, sobre el cual San Agustín escribió: «Demasiado tarde te he amado, oh Belleza tan antigua y tan nueva. Demasiado tarde te he amado». El mundo postmoderno se está agotando rápidamente. Esperemos que – pronto – una humanidad castigada llegue a ver la locura de abandonar los caminos de la belleza y se tome en serio estas palabras del santo.

Acerca del autor:

John Horvat II es becario, investigador, educador, orador internacional y autor del libro Return to Order. Se desempeña como vicepresidente de la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, la Familia y la Propiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *