PUBLICIDAD

La falacia de la escuela

Jacob blessing Ephraim and Manasseh by Rembrandt van Rijn, 1656 [Gemäldegalerie Alte Meister, Kassel, Germany]
|

Por David Carlin

Una característica sorprendente de las discusiones y debates actuales en Estados Unidos -ya sea que tengan que ver con la religión, la política o cualquier otra cosa- es la abundancia de razonamientos falaces. A la nación le vendría bien un buen curso de introducción a la lógica, con especial atención a los capítulos sobre falacias formales e informales.

Una de las mayores falacias informales, me parece, es algo que puede llamarse «la falacia de la escuela». Se comete cuando alguien asume que los términos «educación» y «escolarización» son exacta o aproximadamente sinónimos.

Imagina un círculo (o dibújalo en una pizarra, como solía hacer yo cuando aún daba clases).  O imagina una pizza circular, si lo prefieres. Que ese círculo/pizza represente toda la educación de un joven. Y luego imagina una porción de ese círculo/pizza equivalente al 25% del total. Ese trozo, o un trozo algo más grande o algo más pequeño, representa la parte de la educación de un joven que proporciona la escolarización.

La educación de un niño o niña en crecimiento es algo mucho más grande que la escolarización. La educación general de un niño incluye mucho más que la instrucción que le imparten los profesores de la escuela. Incluye la educación (incluida la mala educación) proporcionada por los padres y otros familiares, por los amigos y compañeros de juego, por los entrenadores de las ligas menores, por los sacerdotes y ministros y rabinos e imanes, por la televisión y las películas, por la música popular, por los videojuegos, por los libros, por las celebridades, por la pornografía, etc.

También debo señalar que el impacto de la educación dentro de las escuelas no proviene únicamente de los profesores. También proviene de los compañeros. Algunos compañeros refuerzan lo que los profesores intentan enseñar. Otros socavan los esfuerzos de los profesores. Y en muchas escuelas, sobre todo las situadas en zonas carenciadas, los socavadores superan ampliamente a los reforzadores.

De todos estos educadores no escolares, los más influyentes son, al menos en la primera docena de años de vida, los padres. En la adolescencia, los compañeros suelen ser los educadores más influyentes. En general, en los años que transcurren entre el nacimiento y el bachillerato, los profesores no son más que la tercera influencia educativa más importante, si es que lo son.

Hay que distinguir entre dos tipos diferentes de educación: (1) cognitiva o informativa y (2) moral o afectiva. Cuando los profesores son buenos, lo que hacen es impartir el primer tipo de educación. Los padres y los compañeros, independientemente de si son buenos o malos, son muy eficaces a la hora de impartir el segundo tipo.

Y de los dos tipos (1 y 2), el 2 es mucho más importante, en muchos aspectos, para el individuo. Puedes crecer sin saber, por ejemplo, el nombre del presidente inmediatamente anterior a Lincoln, o sin entender el teorema de Pitágoras, o sin saber el nombre de la madre de Hamlet, o sin saber qué río pasa por Budapest. Esto es lamentable. Puede permitir que algunas personas mejor informadas te miren por encima del hombro. Incluso puede perjudicarle en la competencia por un puesto de trabajo.

Pero si creces sin aprender e interiorizar ciertas reglas de buena conducta -por ejemplo, abstenerse de robar, de consumir drogas, de beber en exceso, de fumar, de robar, de violar, de golpear a la esposa, de ser grosero, de cometer adulterio, de ser un «sabelotodo» en el trato con la policía, etc.- puedes acabar divorciado o sin trabajo o en la cárcel o como centro de atención en una funeraria. Por no hablar del destino eterno de tu alma.

La instrucción informativa es importante, pero mucho más importantes son las lecciones que aprendemos sobre la conducta correcta y la incorrecta, sobre la conducta prudente y la insensatez. Y estas lecciones de moralidad (o inmoralidad) sólo pueden darlas las personas con las que tenemos relaciones íntimas, basadas en las emociones; es decir, los padres, otros parientes cercanos y los amigos íntimos.

Rara vez o nunca los niños tienen esas relaciones íntimas con los profesores de la escuela; por lo tanto, es en vano esperar -como pretende mucha propaganda educativa- que los profesores de la escuela puedan proporcionar a los niños una educación moral. Si un niño no recibe una buena educación moral en casa en sus primeros años y de sus compañeros bien educados en su adolescencia, probablemente nunca la recibirá, a menos que (cosa rara) tenga una profunda conversión religiosa más adelante.

Cabe señalar que entre las buenas actitudes que deben inculcarse a los niños y niñas están las buenas actitudes hacia la escolarización. Para aprovechar la educación cognitiva que ofrece la escuela, los niños y las niñas tienen que acercarse a ella con una buena actitud.  Los profesores de la escuela hacen una contribución relativamente pequeña a nuestra educación general, y la magnitud de esa contribución depende al menos tanto, si no más, de nuestra receptividad como estudiantes como de la capacidad de nuestros profesores.

Cuando los estadounidenses celebramos debates sobre políticas públicas en relación con la calidad (o la falta de ella) de la educación en esta nación, estos debates suelen centrarse totalmente en las escuelas. Las personas que participan en estas discusiones dicen que necesitamos un salario más alto para los profesores, o que necesitamos menos estudiantes por aula, o que necesitamos más ordenadores en las escuelas, o que necesitamos preservativos gratuitos para los chicos en la escuela secundaria e incluso antes, o que necesitamos normas escolares nacionales impuestas por el gobierno federal – y sobre todo que necesitamos más dinero de los contribuyentes para las escuelas.

Pero nunca oímos a un funcionario público decir: «Para que los niños estadounidenses estén mejor educados, necesitan tener mejores padres y mejores amigos y mejores programas de televisión y mejor música popular».

La Iglesia católica tiene una serie de enseñanzas anticuadas que, si se aplicaran, supondrían toda la diferencia educativa del mundo. Estoy pensando en tres en particular:

(1) La primera y más importante institución educativa de un niño es el hogar y la familia.

(2) Los padres son la máxima autoridad en lo que respecta a la educación del niño.

(3) Un niño tiene derecho a crecer con dos padres casados.

Es lamentable para nosotros, los estadounidenses, que no hayamos abrazado -apenas reconocido- estas tres verdades educativas básicas. Y es vergonzoso para nosotros los católicos, y especialmente vergonzoso para nuestro liderazgo clerical, que no hayamos pasado los últimos cincuenta años gritando estas verdades básicas desde los tejados.

Acerca del autor:

David Carlin es profesor retirado de sociología y filosofía del Community College de Rhode Island y autor de The Decline and Fall of the Catholic Church in America.

Ayúdanos a seguir informando

1 comentarios en “La falacia de la escuela
  1. Articulo muy interesante y lúcido, lleno de sentido común y de la lógica católica. Incide de forma clarividente en la diferenciación entre educación y escolarización, conceptos distintos, y frecuentemente confundidos por padres y dirigentes políticos. En el primer caso, por ignorancia y desistimiento culpable. En el segundo, por intereses ideológicos inconfesables la mayor parte de las veces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *