PUBLICIDAD

La buena noticia en Portugal

|

Por  Filipe Avillez

Cuando leas “Portugal”, la mayoría de ustedes pensarán inmediatamente en Fátima. Sí, somos el país que Nuestra Señora eligió visitar. En muchos sentidos, nosotros, la nación más occidental de Europa continental, somos la tierra en la que Dios plantó la semilla que destruiría la gran herejía comunista del Oriente. 

Y para estar seguro, ser católico y vivir tan cerca de Fátima, en un país donde la devoción mariana está profundamente arraigada en la estructura cultural, es un privilegio. Pero no siempre es un paseo por el parque. 

En 1997, luchamos, y ganamos. Salimos a las calles en grandes cantidades cuando nuestro Parlamento debatió la legalización del aborto a pedido. Luego nos fuimos a casa para ver la votación en la televisión y nos quedamos boquiabiertos ya que los votos estaban empatados y solo un diputado, un socialista, todavía tenía que hablar. Él votó no. Nos regocijamos.  

En 1998, después de las elecciones, lo intentaron de nuevo y ganaron, pero la oposición exigió un referéndum. Salimos a las calles, hicimos campaña, rezamos. Las encuestas de opinión atribuyeron la victoria a los grupos pro-aborto. Las encuestas fueron incorrectas. La vida ganó en un 1 por ciento. Nos regocijamos.  

En 2007, pudimos hacer poco. Mientras que mi primer hijo crecía en el útero de mi esposa, alrededor de dos tercios de la nación nos informaron que mi hijo por nacer no tenía ningún valor inherente. 

Uno de los puntos de inflexión fue en 2005 cuando un conjunto de pequeños partidos de izquierda se unió para formar el Bloque de Izquierda, que se presentó como la cara nueva y moderna de la izquierda, más progresista que los socialistas, más ‘guay’ y más urbano que los Comunistas. Hicieron un impacto inmediato, convirtiéndose en la fiesta atractiva para los jóvenes de clase media con sus bufandas de Arafat y sus camisetas de Che Guevara. 

El resultado fue que tanto los socialistas como los comunistas, hasta entonces los únicos jugadores reales en el lado izquierdo del campo, comenzaron a unirse a cada causa progresiva que surgió, con la esperanza de frenar la pérdida de votantes. El Partido Socialista, que una vez fue hogar de influyentes católicos de izquierda moderados, como el actual secretario general de la ONU António Guterres, fue debidamente purgado. 

A partir de ahí, resistir las políticas progresistas del país se siente como tratar de detener un tren a alta velocidad levantando la mano y pensando pensamientos felices. En 2010, días después de que Benedicto XVI terminó una visita triunfal al país, Portugal se convirtió en la quinta nación en el mundo en legalizar el llamado matrimonio gay. Luego vino la adopción gay, completa con la vieja cartelera de “Jesús tenía dos padres”. Y finalmente obtuvimos el cambio de sexo para menores sin certificado médico y subrogación, aunque el Tribunal Constitucional derribó a este último y nuestro actual presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, vetó el primero. 

Y recientemente vino la eutanasia. Cuatro proyectos de ley se sometieron a votación, lo que fue sorprendente en sí mismo, ya que solo un partido había incluido la eutanasia en su manifiesto. Ese fue el Partido de las Personas, los Animales y la Naturaleza (PAN) que, paradójicamente, había logrado recientemente hacer ilegal la eutanasia de gatos y perros callejeros. 

PAN tiene solo un diputado, pero el Bloque Izquierdo estaba allí para echar una mano. El parlamentario José Manuel Pureza, un ex profesor universitario mío y, posiblemente, el único autoproclamado católico en una posición de alto rango en el partido, escribió una petición, dirigida al Parlamento, solicitando la legalización de la “muerte asistida”. La petición fue entregada y enviada a una comisión especial, encabezada nada menos que por Pureza. 

Sí, lo leíste bien... Este hombre escribió y firmó una petición, dirigida esencialmente a él mismo, luego dirigió la comisión para discutirla y evaluarla. Para sorpresa de nadie, su informe brillaba en sus elogios. 

PUBLICIDAD

Entonces, el Bloque de Izquierda presentó un proyecto de ley, y luego el Partido Verde presentó el suyo y, finalmente, los socialistas también presentaron uno. 

Sin embargo, noté algo interesante en este debate. Uno piensa que la gente desaprobaría más fácilmente el aborto, la muerte de un inocente, que la eutanasia, que siempre se presenta como el cumplimiento del deseo de alguien en gran sufrimiento y dolor terminal. Trágicamente, sin embargo, el feto ha sido deshumanizado a tal punto que la mayoría de la gente ya no se niega a la idea de matarlo. No es tan fácil deshumanizar a los enfermos y ancianos. 

No solo el actual presidente de la Asociación de Doctores sino también sus cinco predecesores vivientes se opusieron a la legalización de la eutanasia, como lo hicieron muchas personas que simplemente no encajaban con el estereotipo del católico conservador. Aun así, parecía que iba a ser un voto bastante seguro para los progresistas en el Parlamento. 

Y luego sucedió lo inesperado. El Partido Comunista Portugués anunció que sus 16 parlamentarios votarían en contra de la ley. ¿Por qué? Lo llamaron un paso de civilización hacia atrás. Cierto. También puede haber razones menos nobles, una necesidad política de distanciarse de los socialistas gobernantes, a quienes han estado dando apoyo parlamentario y un deseo de superar al Bloque de Izquierda. Cualquiera sea la razón, no nos quejábamos; dieciséis votos podían ser cruciales. 

Entonces, el día que nos reunimos afuera del Parlamento, escuchamos discursos, cantamos consignas y agitamos banderas, y luego nos dirigimos a casa para ver cómo las leyes eran rechazadas, una por una, por un margen de solo cinco votos en un caso. ¡Nunca los comunistas han sido tan populares entre los asistentes a la misa! 

Y entonces nos regocijamos. (Fue fácil para mí, como lo fue en el cumpleaños de mi hijo de cuatro años, un día que comparte con Chesterton, aunque mi esposa no me dejó llamarlo Gilbert). 

Nos regocijamos incluso cuando los progresistas amargados juraron que regresarían con este tema el próximo año, incluso mientras escribían artículos que criticaban nuestra “intolerancia” y falta de caridad. 

Volverán y pueden ganar en algún momento. Lo sabemos. Pero ellos no ganaron ese día. Ese día fue nuestro. Y así nos regocijamos, levantamos nuestros espíritus un poco, y nos preparamos para el siguiente ataque, sabiendo que la única derrota verdadera es rendirse. 

Sobre el autor:

Filipe d’Avillez es un reportero de asuntos religiosos con Renascença, un grupo de medios católicos. Tiene un título en relaciones internacionales y una maestría en historia y teología de la religión y actualmente vive en Lisboa con su esposa y seis hijos. Desde 2012, ha trabajado con The Catholic Thing traduciendo artículos al portugués. Él bloguea en Actualidade Religiosa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *